Canal RSS

NI URUGUAYO NI FRANCÉS……ARGENTINO… Y BIEN PORTEÑO

Publicado en

 

ACLARACIÓN:   este no es un post para discutir la nacionalidad de Gardel. Es un post para mostrar como esta estéril e inconducente discusión es una pieza más de nuestro patrioterismo provinciano.

Pasó un nuevo 24 de junio y, como siempre, se recordó la muerte de Gardel. Y junto a los tangos también volvieron a resonar los viejos y absurdos chovinismos de aquellos a quienes les interesa demostrar que Gardel era uruguayo, nacido en Tacuarembó, hijo ilegítimo del Coronel Escayola.

A decir verdad, poco me importa donde nació Gardel;  me parece totalmente irrelevante. Por otra parte El Mago no se encuentra en la lista de mis cantantes favoritos. Sin embargo, el tema de la polémica sobre la nacionalidad de Gardel tiene su interés en función de cómo de este lado del Río de la Plata la controversia se nutre y es reflejo de algunas de nuestras peores características nacionalistas y complejos provincianos.

Desde hace unos cuantos años un grupo de “investigadores”uruguayos,   (Erasmo Silva Cabrera “Avlis”, Nelson Bayardo y Ed

uardo Payssé González)  se han dedicado a hurgar en el tema, no con el afán de buscar la verdad sobre la nacionalidad de Gardel, sino a tratar de encontrar argumentos que apoyen la tesis que a ellos les gusta creer (la llamada teoría “uruguayista” sobre el origen de Gardel). Operan de la misma forma que un abogado defensor: no buscan la verdad objetiva respecto a si el acusado cometió un delito o no, simplemente tratan de recopilar selectivamente la mayor cantidad de argumentos a favor de la inocencia de éste, y si para ello tienen que tergiversar los hechos lo harán. En ese intento han arrastrado a buena parte de la opinión pública uruguaya, armando una historia que es creída por la mayoría de la población, sin que los creyentes se detengan a analizar los fundamentos que la sostiene. Basta que los argentinos sostengan que Gardel nació en Francia para que la mayoría de los uruguayos se alinee sin manejar fundamentos detrás de la posición uruguayista, como si se tratara de una disputa futbolística. De última, como los argentinos nos han tratado de robar el mate, el asado, la Cumparsita, el dulce de leche, es lógico que también quieran sacarnos a Gardel. No se trata de buscar la verdad, sino de ganarle una a los argentinos. Así de provincianos nos comportamos.  El complejo antiporteño se manifiesta en una de sus más absurdas versiones.

No me gustaría meterme en la estéril polémica sobre la nacionalidad de Gardel – una verdadera masturbación mental – pero, lamentablemente, para mostrar lo que significa en términos de chovinismo, es imposible no hacerlo.

Sobre Gardel hay dos historias. La oficial, que dice que nació en Toulouse y la alternativa, que afirma que nació en Tacuarembó.

La primera es más o menos así: Gardel nació el 11 de diciembre de 1890 en Toulouse, bajo el  nombre Charles Romuald Gardes,  Era hijo de una madre soltera: Berthe Gardes. Huyendo de la pobreza Berthe decide emigrar con su hijo, partiendo rumbo a Buenos Aires, donde obtiene trabajo como planchadora. Ambos adaptarán sus nombres al castellano:   Berta y Carlos Gardes. Cuando el niño cumple 6 años Berta lo deja al cuidado de una amiga, y el niño comienza  a concurrir a la escuela.  En setiembre de 1904 el chico huye de su casa y es detenido por la policía a instancias de Berta.  Es en esa época cuando comienza a deambular por la zona de El Abasto. En 1905 se fuga nuevamente de su casa y no se reencuentra con Berta hasta 1910.  Por entonces comienza su carrera como cantante, formando dúo con el  uruguayo José Razzano.  En 1924, en ocasión de una gira a España, viaja junto con Berta a Toulouse y conoce a sus familiares, entre ellos a su abuela. El resto de su historia es bien conocida hasta su muerte en Medellín.

Pero para completar la historia es importante analizar el tema de su documentación. Gardel necesitaba un pasaporte para poder ir a Europa. No podía obtener documentos argentinos, ya que para ello necesitaba una partida de nacimiento argentina y él no era nacido ahí, y, por otra parte , si hubiera logrado falsificar una, habría estado igualmente en infracción porque no se había enrolado al ejército antes de los 19 años, como obligaban las disposiciones vigentes. Por otra parte, no podía sacar pasaporte francés, ya que corría el riesgo de tener que hacer el servicio militar o ser declarado desertor. Recordemos que Francia estuvo en guerra entre 1914 y 1918 y no hubiera quedado muy bien para su imagen que sus coterráneos se enteraran que Charles era un francés que se había quedado cantando en la Argentina mientras que …“al grito de guerra los hombres se matan, llenando de sangre los campos de Francia”. Así que elige la vía indirecta de declararse uruguayo, aprovechando la laxitud de la legislación oriental,  y con ese antecedente pedir ser naturalizado ciudadano argentino. En efecto, para ser declarado uruguayo no  necesitaba presentar una partida, alcanzaba con presentar testigos que aseveraran que había nacido del lado oriental del Río. Así, en 1920 se presenta en el Consulado Uruguayo en Argentina con dos testigos a registrarse como uruguayo residente en Argentina.   Con este documento y su residencia, obtiene en 1923 la ciudadanía argentina y el consiguiente pasaporte   en el que figuraba como ciudadano argentino, nacido en Tacuarembó, Este pasaporte fue encontrado entre los restos del avión que se estrelló en Medellín, dando pie al origen de la otra versión.  Todo ese proceso de obtención de documentos es muy desprolijo y a lo largo de toda su vida Gardel dio pistas falsas y contradictorias respecto a su origen, todas cortinas de humo para tapar que era hijo de una madre soltera , que había desertado de un país en guerra y el hecho mismo de que  había fraguado su documentación. Incluso los documentos uruguayos que tramitó – que normalmente son considerados por los uruguayistas como las pruebas principales – son contradictorios entre sí: Gardel declara  tres madres diferentes, dos uruguayas (María Gardel y Berta) y una argentina (María Martínez, nacida en Mendoza)  y dos padres de nombre Carlos, uno nacido en Salto y otro en Tacuarembó. Gardel además alimentaba su propia leyenda inventando historias sobre su vida, lo que fue dado en llamar la “sanata gardeliana”. En otras palabras, era un mitómano. Pero no sólo mentía por fantasioso: necesitaba hacerlo para mantenerse coherente con sus documentos falsificados. Finalmente, en noviembre de 1933, antes de partir a una dilatada gira, en la cual encontraría la muerte, Gardel escribe, a instancias de su representante Armando Defino, lo que sería su famoso testamento, en el cual se declara francés, nacido en Toulouse y en el que deja todos sus bienes a su madre Bertha.

La segunda historia es un poco más truculenta, digna de una telenovela, y además las versiones difieren según los autores:  Carlos nació en Tacuarembó, hijo ilegítimo del Coronel Carlos Escayola y de la cuñada de éste,  María Lelia Oliva (según la primera versión de Avlis la madre era una tal Manuela Bentos) . Para agregarle una nota de mayor patetismo al culebrón algunos autores sugieren la idea de que Gardel era fruto de un incesto, ya que en realidad María Lelia Oliva sería hija del mismo Coronel Escayola.  La fecha del nacimiento difiere según los distintos autores: para Silva Cabrera y Nelson Bayardo nació en 1882, para Payssée González en 1884, y en los documentos uruguayos dice 1887. En 1886 Escayola –para evitar el escándalo –  entrega el niño al cuidado de Bertha Gardés, quien entre 1882 y 1883 había llegado a Tacuarembó y trabajaba  en la estancia de Escayola (aparentemente también fue amante de éste, por lo cual si alguna vez un examen de ADN dice que Gardel es hijo de Berta ya estará el terreno preparado para darle un pequeño giro a la historia). En 1889 Escayola enviuda y se casa con su propia cuñada, María Lelia Oliva, (como se ha dicho la madre de Gardel), pero pese a ello no reconoce a Carlitos.  Ese año Berta lleva al niño – al cual todos conocían en Tacuarembó como “el guachito de Escayola” – a Montevideo y lo deja al cuidado de una persona, mientras se vuelve a Toulouse donde da a luz a  Charles Romuald Gardes. Carlitos, mientras,  concurre a una escuela del Barrio Sur hasta que en 1891, Berta vuelve a Montevideo, se lleva a Carlitos a Buenos Aires, lo deja ahí y después vuelve a Toulouse a buscar a Charles Romuald, con el cual llega a Buenos Aires en la misma fecha que en la historia oficial (es el tercer viaje que hace Bertha entre Francia y el Río de la Plata).  Berta y Escayola hacen un pacto por el cual ésta cuida a Carlos y el CoronCover for Action Comics #457 (1976)el le pasa una importante suma de dinero. En Buenos Aires uno de los niños pasa a vivir con Berta y el otro con una amiga. En esa época, entonces, en Buenos Aires coexisten dos Gardes: Carlos, el hijo de Escayola, y Charles, el hijo de Bertha. Como ocurre con Clark Kent y Superman, los dos hermanos de crianza nunca aparecen juntos, Todo lo que está documentado hasta un cierto momento se le atribuye a Charles y Carlos anda perdido por ahí. Luego el protagonismo pasa a Carlos y Charles se esfuma.  En 1898 Carlitos es internado en un establecimiento para menores y se fuga a Montevideo, donde queda hasta 1901. Por esa fecha, además, es visto cantando en Tacuarembó. Luego deambula por las calles de Buenos Aires vendiendo diarios. Entre 1907 y 1910 vuelve a Montevideo, visita a su padre en Tacuarembó, discute con él y éste le pega un balazo en una pierna. Carlitos regresa a Buenos Aires y a partir de ahí, más o menos, las historias se unifican. Charles Romuald Gardes, en tanto,  desaparece sin dejar rastro.  Aparentemente se enrola para pelear en la Primera Guerra Mundial, donde muere. Otras versiones, ante la evidencia de que no existe documento que acredite su ingreso al ejército francés, dicen que murió en Buenos Aires (aunque  tampoco hay documentos). Por otra parte, de acuerdo a esta versión, – y aquí está uno de los argumentos más importantes – el testamento de Gardel es fraudulento, y forma parte de una maniobra de su apoderado Armando Defino para dejarle a la impostora Berta toda la riqueza de Gardel. Es la forma indirecta que encuentra Defino para quedarse con lo que era de Gardel, cuando Berta, a su vez,  se lo lega  en su testamento a Defino…. cosa que ocurre …. unos 8 años después !!!.  . La verdad que Defino era un tipo complicado. Porque ya que iba a falsificar un testamento, hubiera sido más fácil seguir con la historia de que Gardel era uruguayo, saltearse a Berta que en esa hipótesis no era su madre y simular que Gardel le legaba todo a él y no esperar 8 años, durante los cuales corría el riesgo de que Berta lo mandara a pasear y se quedara con todo.

Gardel podrá haber nacido en Toulouse o en Tacuarembó, pero convengamos que la historia del Gardel uruguayo es bastante rebuscada. Suena a que un grupo de personas se aferró al hecho de que el pasaporte del cantante decía que era nacido en Tacuarembó, y a partir de ahí fueron inventando toda una novela.  Como la trama chocaba con determinados datos documentados de la historia oficial inventaron el cuento de la coexistencia de dos niños y tuvieron que ir agregando elementos para superar las inconsistencias que se iban generando.  Es que además, la historia oficial, está bastante documentada. Su nacimiento quedó inscripto en la página 314 del Libro de Nacimientos de Toulouse, asiento 2481. El ingreso de Bertha y Charles a Buenos Aires consta en el Libro de la Dirección Nacional de Migraciones. También están los certificados de sus estudios escolares, calificaciones incluidas. Cuando en setiembre de 1904 es detenido por la policía,  deja sus huellas digitales en la Comisaría, es  registrado como francés y su firma ya tiene los trazos de su caligrafía. En cambio la historia alternativa se basa puramente en conjeturas. En ese sentido, es muy significativo lo que afirma el historiador Juan Carlos Esteban, al respecto de que la versión alternativa contiene una gran cantidad de hechos que si hubieran sido ciertos deberían haber dejado algún rastro documental: la llegada de Bertha a Tacuarembó desde Francia, la partida de nacimiento del niño, el certificado de adopción por Bertha (de lo contrario ¿cómo habría podido llevarse a Carlitos a la Argentina?), documentos de inscripción en la escuela del Barrio Sur, certificado de migraciones de los otros viajes de Bertha a y desde Toulouse (dos  viajes de ida y vuelta y uno de ida ), certificado de migraciones de la salida de Charles Romuald para ir a la guerra, certificado de enrolamiento de éste en el ejército francés, certificado de su muerte o desaparición en el campo de batalla, etc. etc. Ninguno de estos documentos existen.  Y curiosamente, de todos los supuestos viajes de Bertha de Europa a América , que alimentan la leyenda, del único que existe constancia es el que hizo para ingresar a Buenos Aires con Charles Romuald, o sea, el de la historia oficial.  Por otra parte en ningún momento existe mención alguna de Gardel a su alter ego Gardes, ni nada que denote la tristeza de doña Bertha por la muerte o desaparición de su hijo, o del propio Carlitos por su hermano de crianza.  Al respecto es muy significativo que cuando Gardel desaparece Bertha lo busca, al punto que hace una denuncia policial. En cambio la desaparición definitiva de Charles Romuald parece pasarle desapercibida, simplemente se esfuma. Ella nunca habló sobre ese otro presunto niño, su – supuestamente – verdadero hijo.

Toda la teoría del Gardel uruguayo fue ganando presencia en la opinión pública, apoyada por la complicidad chovinista de los medios de prensa y de algunos intelectuales que se entusiasmaron con la idea, sin reparar demasiado en la validez de los argumentos esgrimidos. La máxima de Goebbels de que una mentira repetida mil veces se transforma en verdad fue utilizada hábilmente en este caso. Para muchos, negar la nacionalidad uruguaya del cantor se transformó en una especie de traición a la patria, de entreguismo a los porteños, que ya nos habían sacado el dulce de leche. Por otra parte, los únicos militantemente interesados en la polémica eran los uruguayos. A los argentinos no les importaba demasiado porque se sabía que no había nacido en su país y porque además – lo que era más importante – Gardel era argentino por opción. Con eso les alcanza y sobra para satisfacer su ego nacionalista. Y los franceses nunca tuvieron demasiado interés en el tema. Como además a la gente les gustan la teorías conspirativas muchos repiten como loros que el testamento de Gardel era falso, parte de una maniobra fraudulenta, cosa que nadie ha podido probar.

También fue influyendo en la opinión pública el hecho de que Gardel es objeto de una adoración iconodúlica, (¿se acuerdan la indignación de los machitos gardelianos cuando una investigación sugirió la posibilidad de que Gardel fuera homosexual?), por lo que muchos de los argumentos uruguayistas se basan en que alguien tan endiosado como Gardel no podría haber hecho ciertas cosas “inmorales” que los francesistas le atribuían.  Un claro ejemplo es que Gardel no podía haber sido tan poco patriota como para no hacer el servicio militar. Así, por ejemplo Payssé González dice:

“Los argumentos de quienes insisten en tal tesis, se retuercen otra vez cuando alegan incluso, que Gardel no adoptó la nacionalidad argentina durante el lapso que transcurre desde su mayoría de edad hasta 1920, porque al eludir su servicio militar en Francia estaría obligándose a prestarlo en Argentina, donde al convertirse en ciudadano debía enrolarse. Entonces eligió se uruguayo, porque en el Uruguay no existía el servicio militar obligatorio. Es hora de preguntarse qué adversión irresistible e inexplicable tendría Gardel para recibir instrucción militar por muy pocos meses, tanto en Francia como en Argentina. Pregunta para la cual, desde el punto de vista lógico y moral no hay respuestas. “  (“Gardel páginas abiertas”,  Eduardo Payssé González. pág 60. Tercera edición.)

El silogismo es brillante: Si Gardel no hubiera hecho el servicio militar, hubiera sido un inmoral. Gardel no era inmoral. Entonces  el argumento de que sacó documento uruguayo para no hacer el servicio militar está mal. Entonces Gardel sacó el documento uruguayo porque era uruguayo. LQQD.

El pasado 24 de junio, al cumplirse 80 años de la muerte del Zorzal, el Diario El País puso a la venta el DVD de la película “El Padre de Gardel”, del director uruguayo Ricardo Casas. La película se propagandeaba como que en ella estaba la demostración definitiva de su nacionalidad y en la parte de atrás del estuche dice:

La película se plantea demostrar la hipótesis de que el actor y cantante de tango realmente nació en la estancia Santa Blanca en Valle Edén como hijo ilegítimo del coronel Escayola y de su cuñada menor de edad, María Lelia Oliva”.

Yo los invito a que la miren (si no tienen ganas miren el reportaje al director en el video más abajo). La película no aporta ninguna prueba, solo especula e intenta manipular al espectador. Así por ejemplo muestra – sin decirlo explícitamente, pero superponiendo imágenes –  supuestos paralelismos entre canciones o películas de Gardel y su vida, o presenta fotos de descendientes de Escayola y juega con un presunto parecido entre ellos y Gardel. La película gira la mayor parte del tiempo en contar la historia del Coronel y ninguno de los descendientes de éste que son entrevistados aporta una prueba o  dice que era pariente de Gardel. Participan varios historiadores, pero ninguno aporta nada, todos se centran en explicar quién y cómo era Escayola. Todos hacen hincapié en la existencia de un gran silencio sobre la vida de Escayola y su familia, de que había cosas de las que no se hablaba, lo cual es lógico, ya que el citado Coronel era políticamente un déspota, y seguramente lo fuera también en sus relaciones familiares. Ese silencio fabrica la “prueba” de que había un gran escándalo oculto en la familia, el nacimiento de Gardel. (que era uno de los 50 hijos naturales del Coronel). Es curioso que alguno de los entrevistados cuenta la indignación que  produjo en un descendiente de Escayola cuando Avlis lo entrevistó buscando que le llevara agua a su molino. Toda la película está plagada de afirmaciones del tipo de “se dice”. “dicen”, “hay testimonios de que”. La Directora del Museo Gardeliano de Tacuarembó es experta en este  tipo de afirmaciones.  La única “prueba” que aparece la aporta una simpática y pintoresca señora nacida en 1920, que,  con mucho desparpajo afirma haber conocido a Gardel en su juventud, haber andado a caballo, cantado con él, etc.

Y tanto la mentira se transformó en verdad que llegó al Parlamento. Increíblemente una ley decidió que Gardel era uruguayo.  El 2 de mayo de 1996 el Honorable Parlamento uruguayo sancionó la ley 16.742 por la cual se declara el 24 de junio de cada año “Día de Carlos Gardel”. Por Ley posterior (17.536) se denomina a dicho día “Día del Cantor nacional”. En dicha ley asimismo se dispone que los actos conmemorativos de dicho día se celebren en Tacuarembó. Pero lo más delirante de todo es la exposición de motivos.  Tiene frases como:

“ya no puede dudarse de la nacionalidad oriental de Gardel, gracias a una investigación que comenzara en la década del 60 el periodista Erasmo Silva Cabrera”.

La exposición de motivos  hace referencia a las “pruebas” de la orientalidad de Gardel que son de tres tipos:

1) El Parlamento establece que, jurídicamente,  la inscripción que hiciera Gardel como uruguayo en el Consulado en Buenos Aires tiene carácter absolutamente legal. Entonces si es legal, eso quiere decir que era uruguayo. Es increíble lo absurdo de este argumento. El que para las leyes uruguayas una inscripción de este tipo sea legal no quiere decir que sea cierto que Gardel fuera nacido en Uruguay. De hecho, en aquella época Uruguay tenía una política muy laxa para que la gente obtuviera su documentación, ya que le interesaba poblar el país. Alcanzaba con presentar dos testigos que dijeran que la persona era nacida en Uruguay´para otorgarle la condición de oriental. En el caso de Gardel uno de los testigos presentados fue el uruguayo Razzano…..que tenía la misma edad de Gardel !!. Y si el argumento es absurdo es un bochorno que el Parlamento lo recoja.

2) Luego citan 4 reportajes en los cuales Gardel reconoce su nacimiento en Tacuarembó. Otra bobada. Después que falsificara un documento diciendo que había nacido en Tacuarembó no podía desdecirse. Y los reportajes citados son posteriores a la obtención del documento.

3) Finalmente se cita una crónica de de un diario uruguayo sobre una actuación del dúo Gardel-Razzano, cuando no eran muy conocidos, en 1915, en la que se hace mención de “los jóvenes compatriotas”. Sin  duda una prueba concluyente y definitiva. Luego de leer estas consideraciones de la máxima autoridad legislativa de mi país me acordé que hace unos años, se había editado un disco que se llamaba “12 Conjuntos argentinos for export”. Entre esos conjuntos estaban Los Iracundos que yo siempre pensé eran de Paysandú y Kano y los Bulldog que siempre creí que eran uruguayos. Ahora me doy cuenta que viví engañado y que en realidad eran argentinos, puesto que si en un disco estaba impreso que eran argentinos debían serlo. Si así razonan los parlamentarios de mi país yo también debería hacerlo con esa lógica.

Luego la exposición de motivos continúa mencionando la maniobra fraudulenta referida al testamento y, los parlamentarios, muy sueltos de cuerpo, se suman a la teoría de la conspiración afirmando:

“Gardel nació en Tacuarembó, como por otra parte reza en todos sus documentos, salvo el testamento, que con toda probabilidad fue fraguado, y que le atribuye nacionalidad francesa, con claros fines de aprovechamiento económico”.

Ya es grave que una institución como el Parlamento uruguayo se ocupe de esta polémica. Más grave es que ante dos documentos que dicen cosas contradictorias entre sí opte por tomar como válido el que más le conviene, pero mucho más grave aún es que se suba al carro de hacer una acusación de fraude, que además involucra a todas las autoridades  que en su momento corroboraron la validez del testamento.

Y también se presenta como argumento el que Gardel  pronunciaba mal el francés . Y es cierto que lo hablaba bastante mal, basta oirlo cantar en ese idioma (ver video al final). Pero hay que tener en cuenta que cuando llegó a Buenos Aires tenía solo dos años.

Y en un alarde de chovinismo antiporteño se expresa, con una sintaxis lamentable:

“…esta verdad histórica, que ya no tiene retroceso, y que permite, que el patrimonio cultural uruguayo, diluido siempre en la consideración de genuinos hijos de esta patria, considerados genéricamente como “rioplatenses”, pueda enorgullecerse con la presencia de quien como Carlos Gardel es el máximo símbolo de identidad nacional y popular que podamos ostentar”

De paso se abroga el derecho de decretar quién es el máximo símbolo de identidad nacional y popular de Uruguay. No deja de ser curioso que ese símbolo sea culturalmente argentino.

(Toda la ley y la exposición de motivos se puede encontrar en el citado libro de Payssé González, pág 372)

Tal vez – ¿quién puede saberlo? –  sea cierto que Gardel fuera, efectivamente, nacido en Uruguay. Pero eso no se desprende para nada de los argumentos que normalmente se utilizan. Y los que se presentan en la exposición de motivos de la ley 16.742 son un verdadero insulto a la inteligencia.

Supongamos, entonces, por un  rato, que lo que dicen los uruguayistas es cierto y Gardel, realmente nació en Tacuarembó.  ¿Deberíamos los uruguayos sentirnos orgullosos por ello? ¿es realmente importante el lugar donde nació una persona? Con el mismo razonamiento ¿los colombianos deberían sentirse avergonzados porque allí el Zorzal criollo encontró su prematuro final? Los adoradores uruguayos de Gardel que quieren forzar su nacionalidad no se dan cuenta que   –   razonando desde sus propias valoraciones chovinistas  –  poco deberían tener para sentirse orgullosos si Gardel efectivamente hubiera sido uruguayo. Porque para un uruguayo, y sobretodo para un tacuaremboense imbuido en patriotismo y/o localismo la tesis “uruguayista” debería ser totalmente insoportable, ya que, salvo en su famosa documentación y en alguna declaración perdida hay muy poca cosa en sus actitudes que denoten algún tipo de apego a aquel departamento. Ni siquiera en la versión “uruguayista” Gardel cantó alguna vez, después de famoso, en Tacuarembó, y no se conocen canciones que haya dedicado a aquel pueblo. Nunca dejó claro que era de ahí. Ni siquiera fue nunca a hurgar sobre sus sombríos orígenes o a visitar a sus parientes. Ya el solo hecho de que existan dudas sobre su nacionalidad es un elemento para pensar que si Gardel efectivamente nació en Uruguay y no dejó marcas claras al respecto, era, en definitiva, un mal uruguayo.  ¿Se imaginan, dentro de 100 años, a la gente discutiendo sobre donde nacieron Los Olimareños, si lo hicieron en Treinta y Tres o en  Vigo? ¿o teniendo que rastrear documentos y efectuando hipótesis para tratar de averiguar si efectivamente Jaime Roos es de Montevideo?

Pero por otra parte hay algo que ninguna prueba podrá refutar. Artísticamente, si con una ciudad está identificado Gardel es con Buenos Aires. Argentina, sin duda, es su verdadera patria, por opción y por elección. Aún en el caso de que Gardel hubiera nacido en Uruguay reclamar su nacionalidad es tan absurdo como que Argentina reclamara para sí la nacionalidad de Fernando Muslera, Gustavo Matosas, Juan Eduardo Hohberg o Pablo Cuevas, todos nacidos de aquel lado del Río.

En resumen, sin querer ahondar en la polémica sobre la nacionalidad de Gardel, este artículo no busca necesariamente   desacreditar la poco probable eventualidad de que Gardel haya nacido en Uruguay. Pero sí pretende hacerlo respecto a los lamentables argumentos que se esgrimen y a cómo, en este caso también, los uruguayos hemos quedado entrampados en esta estéril polémica aferrados a nuestros más arraigados prejuicios nacionalistas y antiargentinos. La existencia misma de esta polémica, y el grado de agresividad que a veces alcanza, es una prueba de cómo perdemos el tiempo en pequeñeces dignas de chusmas que no tienen nada que hacer. Por las dudas aclaro que a veces cuando del otro lado del río se entra en el debate los argumentos también suelen ser agresivos, muchas veces retorcidos y tratando de desacreditar al autor. Pero en general – opinión personal – son más fundamentados. Y lo más determinante de todo: por donde se lo mire Gardel era argentino, bien porteño, en su forma de hablar, en el amor a su país, en la elección que hizo de dónde vivir.

Para terminar, cuatro videos. En el primero de ellos una señora argentina (un poco prepotente, convengamos)   da argumentos bastante contundentes contra las teorías de Avlis

Luego un poco de humor. Los dos primeros de humor involuntario. Gardel – es cierto – con pésima pronunciación,  cantando en francés e inglés. La canción “Cheating muchachita” tiene una parte cantada en ese idioma y parece joda como El Zorzal pronuncia or en lugar de on, (minuto 1:06 del video más o menos) lo cual es fácil de apreciar porque tiene los subtítulos. Parece que Gardel se estuviera parodiando a sí mismo. Como si fuera el propio cómico Pachu, el del último video en que inventa un Gardel cantando en su estilo canciones de los Beatles.

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas:

“Gardel, la biografía”. Julián y Osvaldo Barsky

“Gardel, páginas abiertas”. Eduardo Payssé González

Anuncios

»

  1. ” ..Y aunque el olvido
    que todo destruye
    haya matado mi vieja ilusión, ….”
    Había escrito un comentario de algunos cuantos renglones sobre su artículo.
    Parece que se cortó la internet
    Como buen uruguayo soy muy perezoso,,¿’es verdad esto que se nos atribuye ? y además sufro los degradantes síntomas del olvido inmediato diré dejando de lado el tema central de su trabajo que su elección de la portada del comic de Supermán ha sido nefasta.
    Supongo que como perezosos , ¿ es verdad esto que se nos atribuye ?., no leeremos los globitos de diálogo de la misma.
    De la imagen se desprende, sin atisbo de duda, que el alienígena de Kryptón, el tal Kal -.El, Supermán, Clark Kent acaba de abusar sexualmente del niño que llora desconsolado sobre la almohada.
    Si hasta veo el titular del diario El Planeta escrito por la alcahueta de Luisa Lane ” SUPERMAN ES CLARK KENT Y ADEMAS UN INMUNDO PEDOFILO AL IGUAL QUE EL URUGUAYO CARLOS GARDEL.
    Y no escribo más nada, me vino la modorra provinciana

    Me gusta

    Responder
    • Es cierto que la portada parece muy sugestiva. El niño está moribundo, y la forma que tiene superman de revelarle su secreto al niño es presentarse como clark kent y desvestirse delante de su lecho de muerte. Y si no leemos los globitos parece que es estuviera vistiendo después de haber consumado un acto aberrante.

      Me gusta

      Responder
  2. Pensar que si no fuera por la Convención preliminar de paz , este articulo estaría elucubrando sobre la identidad de Paul , analizando nuestra conquista Nro. 30 de la copa América o en su defecto la “brincadeira ” a un año de la 7ª copa mundial….etc. etc. Ah! y Los Mockers serían más famosos que Los Shakers.

    Me gusta

    Responder
  3. No comparto el criterio del autor. Es tendencioso en contra de los argumentos de que Gardel nació en Uruguay. Es sospechoso que cite a Bayardo en el artículo pero que en las lecturas recomendadas al final omita mencionar la obra “Carlos Gardel a la luz de la historia” o cualquier otro de los trabajos de Bayardo, imprescindibles para conocer cabalmente todo lo que hay a favor de que Gardel tuvo origen oriental, y las contradicciones insalvables que surgen de aceptar que nació en Francia y que tenía menos edad (al ubicar el nacimiento en 1890) que la real. Tampoco estoy de acuerdo con la minimización del argumento de su pésima pronunciación de francés simplemente porque llegó a la Argentina con dos años. Siendo su madre francesa, y habiendo testimonios de que le hablaba en francés (aunque esos testimonios digan que él no entendía) no se puede decir que el verdadero hijo de Berthe Gardes no hubiera tenido ningún contacto con ese idioma.
    Estoy de acuerdo con el autor en que Gardel eligió ser argentino y adoptó esa ciudadanía, y que su trayectoria artística comienza en ese país.
    Finalmente, y refiriéndome al comentario de Guayabox, comparto lo expuesto, excepto de que no debería mencionarse ninguna antinomia entre Shakers y Mockers. Larga vida al recuerdo de ambos grupos !!!

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    • Estimado:
      No leí a Bayardo, simplemente cito los que otros citan sobre él, incluso Paysé González que lo cita mucho e incluso tiene discrepancias sobre las fechas de nacimiento. Durante el artículo traté de que quedara claro que el tema del mismo no es la el tema de donde nació Gardel, que me importa bien poco y que debería importarle bien poco a todo el mundo, sino lo que significa en tanto reflejo de como la gente repite cosas sin informarse adecuadamente y de como se ha tomado este tema de la nacionalidad de Gardel como poco menos que una reivindicación patriótica. En un post anterior yo decía – hablando de fe – que la mayor parte de los musulmanes nacen de países musulmanas, y la mayor parte de los católicos nacen de países donde el catolicismo es mayoría. Creo que en esto es más o menos lo mismo. La mayor parte de los uruguayos están convencidos de que Gardel nació aquí, y la mayor parte de ellos sin fundamentos, porque estoy seguro que la mayoría nunca se informó. Simplemente toman como cierto que Gardel nació en Uruguay porque si los porteños lo niegan debe ser cierto y porque es una forma de ser patriota defender la nacionalidad de Gardel. No es algo de buscar la verdad objetiva, sino de creer que Gardel es uruguayo, porque queremos que sea uruguayo. Por lo que veo usted es una persona informada que probablemente haya llegado a esa conclusión objetivamente. Pero la mayoría de los argumentos qu se manejan a mí me dan la impresión que provienen de gente que quiere creer la historia, no de historiadores objetivos. Y lo más lamentable es que el parlamento se sume a eso, presentando argumentos totalmente absurdos. No quiero entrar en la polémica sobre la nacionalidad de Gardel porque eso sería algo de nunca acabar y no es el objetivo del post. Solo una cosa respecto a lo que usted dice de la pronunciación de Gardel. Un niño de dos años que llega a otro país, por más que sus padres le hablen en su idioma natal podrá entender el idioma, pero la pronunciación seguro que la pierde, porque adopta la forma de hablar del lugar, de la escuela, de sus amigos, etc.. Piense, por ejemplo, si no tiene algún amigo que haya emigrado a España de chico, con padres uruguayos a ver si no adquirió el acento español. Esto es lo mismo. Pero no es importante, lo importante es lo otro, como tomamos los uruguayos esta absurda polémica y como los “historiadores” manipulan los argumentos. De hecho el propio Bayardo ha admitido que el famoso testamento puede ser auténtico pero no veraz. O sea Gardel lo escribió pero mintió sobre su origen porque se estaba llevlando bien con Berta. o sea tanto lio con el testamento y abren la puerta de otra explicación por las dudas. Y dentro de todo esto lo más lamentable es lo que ha hecho el Parlamento uruguayo. Le agradezco que haya dado su opinión, (más allá que me tache de tendencioso y sospechoso…jee..jee). Saludos

      Me gusta

      Responder
      • diounahagootra

        Estimado Señor salmónbizarro, me causa un poco de risa, porque publican un video de Gardel cantando en el idioma francés y si verdaderamente fuese francés, sabrán que el idioma importa un acento marcado tanto en las “grrrr” como en las “SSS”, se lama linguo palatina, no hay r, eso es del español. Si el niño vino a los dos años, y en Argentina no habló jamás con nadie francés, el acento no se pierde nunca, pero si el dominio de la lengua “langue fraçaise”. Yo tengo mas acento y viví cinco años en Francia. Jamás pude tener el lunfardo porteño que tenía Gardel.
        En cuando a la conversión de la “n” en “r”, “targo, milorga o lo que verga” “carciones de la Parpa argertina”, son todos mocos. Gardel, ha sido un pobre botija del interior que tuvo la maldición de ser hijo natural y eso en un pueblo es “ser para toda la vida, el “guacho” de los mandados”. Gardel, envuelto en la vergunza, huyó a la Argentina, y estuvo hasta un tiempo cuando menor, en la cárcel de Ushuaia que también tenía un apartado para menores que andaban por la calle bagando.

        Le gusta a 1 persona

      • Amigo, siempre es bueno reirse, aunque no haya sido el objetivo de mis argumentaciones.
        ¿en que basa su análisis linguístico para decir que el acento no se pierde nunca? Me parece que eso es muy relativo y depende mucho de las personas. Y juega para un lado y para el otro. Le voy a poner un ejemplo. Mire este video. Se trata de un reportaje a Doña Berta Gardés, quien era francesa, y de lo cual no hay duda de ella en ninguna biografía (a menos que haya una nueva teoría). Fíjese como no conserva nada del acento francés. Ni arrastra una erre siquiera.

        Por lo cual me parece que su argumento no es muy fuerte que digamos.

        Pero más allá de esto, creo que no debemos perdernos en los árboles y mirar el bosque. Mi artículo no pretende ser un estudio sobre la nacionaqlidad de Gardel, sino sobre cómo tendemos a tratar de demostrar lo que nos gustaría que fuera la realidad. Los estudios sobre la nacionalidaad uruguaya de Gardel lo que buscan en realidad es tratar de “sdemostrar” lo que a la gente le gustaría, que Gardel fuera uruguayo, tratando de forzar argumentos.
        Mi crítica, además, es a ese orgullo nacionalista absurdo que nos lleva a vanagloriarnos del presunto hecho accidental de su nacimiento en Tacuarembó.

        Me gusta

    • Hola Ricardo:
      Me mencionaste y me diste la excusa para meter un bocadillo. A veces los prejuicios operan en varios sentidos ,sin lógica alguna, aún más cuando se atraviesa el orgullo, Y de paso voy a entreverar a Los Shakers . En mi pueblo, se celebraba una Kermesse en la Parroquia, a la fecha del Santo del pueblo . Duraba todo el día y venia gente de todos lados. Resulta que Perico, el técnico que arreglaba radios y que tenía el único amplificador del pueblo, se sintió indispuesto. Como sabía mi afición por los discos me dijo que le hiciera el aguante con la “musicalización” del evento ( algo así como la música incidental para “El cobayo “cuís” que decide quien gana el litro de vino dulce”). Ni corto ni perezoso corrí a buscar unos discos míos, saqué “al toque” al Cuarteto Imperial y coloqué aquel Pick up con una moneda arriba ( para que la gastada púa no saltara) sobre Break it all. Nunca había tenido la oportunidad de escuchar mis discos con más de 5 Watts de salida, aquellos 30 Watts eran el Shea Stadium para mí ( igual de fuerte e indescifrable). Les comento que eran los setiembres del 67 y en mi pueblo ni Los Iracundos eran aceptados , por lo que aquellos alaridos que surgieron de las bocinas de lata, hicieron girar cientos de cabezas amenazadoras. Pero la Divina Providencia hizo que un cura joven, que había venido de Montevideo a colaborar, vio venir el abucheo y con voz de sermón y haciendo señas, gritó algo así como “Dejen que los gurises escuchen lo que les guste” . Como por arte de magia y cual etiqueta RCA con su “His Master s Voice”, la jauría se sosegó y hasta esbozó un rictus tolerante. Ahí tome conciencia del poder de la religión, capaz de transformar odio en tolerancia… y viceversa.
      Si la autoridad levanta el dedo aprobador la masa modela hasta sus apetitos musicales. Siempre hay alguien que pone cara de cura párroco y fija el rumbo de la procesión.
      Bueno, si el salmón me aguanta ésta …es un santo (para no alejarme del leitmotiv).
      Mirá Ricardo Los Shakers tuvieron una mayor y merecida permanencia en la memoria colectiva. Si nos guiamos por las ventas es evidente que unos fueron y son más “famosos” que los otros. Por eso dentro de mi especuladora fantasía presumí que si seguíamos como Banda Oriental y argentinos seríamos rolingas y si quedábamos como Cisplatina los Fato se habrían adelantado a la Tropicália (Pelin y Caio solos.. hummm.., no sonaron muy originales). Pero igual, entendí lo que quisiste decir , y te cuento que compré los LP. de ambos grupos. Y me gusta Gardel !… pero en las horas impares.

      Me gusta

      Responder
    • Coincido contigo, Ricardo. El artículo de Salmón Bizarro “Es tendencioso en contra de los argumentos de que Gardel nació en Uruguay.”
      Siempre me sorprende la ligereza con que juzgan la biografía gardeliana personas que “tocan de oído” y sacan conclusiones basándose en lo afirmado por uno o dos autores, sin haber corroborado nunca que la opinión del autor estuviera correctamente fundamentada.
      El autor también minimiza la importancia de los INDICIOS, que aisladamente podrían no significar nada, pero sumados, muestran el camino a la verdad.
      Uno de los más sólidos indicios de que Gardel no era el hijo francés de Berta Gardes, lo constituye el hecho de que no supiera hablar ni escribir en esa lengua.
      Carlos Gardel fue un portentoso cantante enraizado en el sentimiento de la sociedad rioplatense en cuyo acento no había ni rastros de la lengua gala.
      En su adultez, y después de largos períodos viviendo en Francia, consiguió aprender un francés muy básico, pero su dicción siempre reveló que no era su lengua primigenia.
      Un estudio publicado recientemente en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences”, determinó que “Puede que las personas que abandonaron su país de origen de muy pequeñas ya no recuerden su lengua natal. Sin embargo, los patrones neuronales creados por el idioma que escucharon en sus primeros años de vida permanecen intactos en su cerebro.
      Y, estos patrones, se mantienen en el tiempo incluso si la persona no ha vuelto a estar en contacto con su primera lengua”.
      http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141119_lenguaje_olvidado_cerebro_bilingue_lp

      Me gusta

      Responder
  4. pero todo se arreglaria con un test de ADN, no? por que el gobierno argentino se rehusa a permitir los examenes geneticos?

    Me gusta

    Responder
    • Estimado: no es solo el gobierno argentino el que se niega. En varias oportunidades el parlamento uruguayo ha pedido al ejecutivo que solicitara al gobierno argentino el examen de adn y el ejecutivo se ha negado. Es que son tales las incógnitas y tan agresivo ha sido el debate que ninguno de los dos gobiernos ahora se quiere arriesgar a pasar una verguenza diplomática.

      Me gusta

      Responder
  5. Salmón:

    Concuerdo en un 100% con su entrada de blog.

    Agregaría dos cosas: los defensores de la teoría uruguayista jamás hablan del Charles Romuald francés, imprescindible para la misma. Si realmente quisieran probar su teoría, deberían enfocarse en esta supuesta persona, y encontrar algún dato que confirme los dos Gardel. (Eso sin considerar que entonces el Gardel cantor habría usurpado la identidad de su hermanastro desaparecido por más de 20 años…)

    Y segundo, respecto a la intención de querer a toda costa que sea uruguayo. Al igual que con la supuesta teoría del San Martín nacido en la Banda Oriental, todo surge de un sentimiento nefasto y provinciano de resentimiento. Lo importante no es que sea uruguayo, es negárselo a los argentinos. Es la misma actitud que tienen cordobeses o santafesinos respecto a los de la capital.

    Después de vivir once años en Argentina, entendí que el 90% jamás puso un pie en Uruguay, no conocen prácticamente nada (Uruguay tiene una ventana hipócrita y voyeurista a la Argentina llamada TV) y para muchos, uruguayos, paraguayos, chilenos, bolivianos y peruanos son esos cuatro millones de inmigrantes que viven aquí…

    Me gusta

    Responder
    • ¿Quién fue Carlos Gardel?

      A través de la documentación hallada en los últimos años, se ha probado la falsedad de la biografía francesa atribuida al cantor Carlos Gardel.
      Ninguno de los sostenedores del Gardel francés ha podido, hasta el momento, trazar una biografía francesa fidedigna que no colisione con la documentación existente.
      Los invitamos a intentarlo.

      GARDEL FRANCÉS: UN FRAUDE – Por Martina Iñiguez
      Cuando se pretende afirmar el francesismo de Gardel, se recurre permanentemente a un irregular “testamento ológrafo”, apoyado en un acta de nacimiento de un hijo de Berta Gardes que nunca supo cantar, nacido en Toulouse, que se contrapone a lo que el cantor siempre declaró en su documentación oficial jurídicamente perfecta: ser uruguayo, nacido en Tacuarembó e hijo de padres fallecidos, pero sin explicar jamás a qué se debieron la cantidad de falsedades difundidas para intentar sostener una biografía de Gardel más falsa aún: la del “Gardel francés” o “historia oficial”.

      Falsarios y difamadores ampliamente conocidos recurren a “chicanas judiciales” que jamás probaron nada más que su ineficacia y falta de credibilidad, o hacen risibles intentos de hacer creer que la historia la determinan supuestas posiciones o conductas oficiales imaginarias, para distraer del hecho real:
      Jamás se explicó por qué razón se aceptan las incongruencias de la “historia oficial” y la validez de un engendro fraudulento, movilizado por la avidez de poseer una herencia que de algún modo hubieran podido merecer Berta Gardes y los esposos Muñiz, pero que tuvo por finalidad que los bienes de Gardel quedaran bajo la administración y propiedad final del factótum de la operación: Armando Defino.

      Los DOCUMENTOS acumulados desde el nacimiento de los progenitores de Gardel hasta la fecha, hablan con la fuerza de su terca elocuencia. Paradojalmente, muchos trabajos que prueban la falsedad fueron elaborados por quienes consciente o inconscientemente, por interés o sin él, por comercialismo, frivolidad, chauvinismo, necedad o simple ignorancia, incidieron para tergiversar la biografía gardeliana.
      Son tantas las pruebas de la orientalidad de Gardel como las de las falacias de su presunto y absurdo francesismo.

      Hoy, con el rigor de la documentación escrita, con una avalancha de pruebas irrefutables e indestructibles:
      Publicaciones de la época, registros de CEMLA, planillas de censos, actas de nacimiento, matrimonio y defunción de los personajes involucrados en la vida de Carlos Gardel (Familias Escayola y Gardes, Anaïs Beaux, Fortunato Muñiz, Odalie y Esteban Capot, Romualdo López, Paul Lasserre, etc., fotografías correctamente datadas a través de la trayectoria de los estudios fotográficos, planos escolares que prueban el lugar exacto en que fue fotografiado Carlitos escolar cursando primer grado “C” en una escuela de Montevideo, trayectoria escolar documentada que demuestra que esa fotografía no correspondió a ninguna de las escuelas a las que asistió el suplantado Charles Romuald Gardes), la mentira ha sido desenmascarada, la verdad resplandece y América Latina recupera la totalidad de la identidad de este incomparable cantor nacido en la segunda sección judicial de Tacuarembó, que alcanzaría su esplendor en una ciudad como Buenos Aires, considerada en su época como “La Reina del Plata”.

      Me gusta

      Responder
  6. Señora Iñiguez: Me queda claro que usted es partidaria de la tesis uruguayista sobre la nacionalidad de Gardel. No era necesario que me lo escribiera 5 veces en otros tantos comentarios. Con uno me alcanzaba. También erró de discusión. Si leyó atentamente mi post, de pique aclaro en él que no es un post para discutir la nacionalidad de Gardel. Sinceramente me interesa muy poco donde nació Gardel. Es un dato absolutamente irrelevante el lugar donde nació una persona. No aporta absolutamente nada y creo que se gasta demasiada energía en esa discusión. Lo que yo intentaba demostrar en el post era justamente eso, lo absurdo de la discusión y como el provincianismo uruguayo ha llevado a muchos a querer demostrar a toda costa que Gardel era uruguayo, como si eso fuera algún mérito para el país. Quienes se ensarzan en esta discusión no buscan la verdad histórica, sino que quieren demostrar a toda costa que Gardel es uruguayo para agregarle al país un dudoso galardón. Puede que no haya pruebas de que Gardel fuera francés, pero las pruebas de que era uruguayo tampoco son demasiado sólidas. La mayoría de las veces carecen de rigor lógico, se basan en suposiciones y en debilidades de la teoría francesista más que en fortalezas de la teoría uruguayista. Errores de lógica. Si yo afirmo A y usted afirma B, el que mis argumentos para defender A sean endebles no hacen los suyos más fuertes. Esta discusión, por el lado uruguayo, es el más puro ejemplo de nuestros peores reflejos nacionalistas (y por extensión antiporteños), a los cuales se ha sumado de forma lamentable una institución tan importante como el Parlamento, que entre sus fundamentos para afirmar la nacionalidad uruguaya de Gardel llega a decir que no tenía acento francés (cuando llegó bien de chiquito a Argentina según la tesis francesista, por qué iba a tener acento?). lamentable. Me da vergüenza. Para finalizar, supongamos por un rato que Gardel nació efectivamente en Tacuarembó tal como dice la leyenda uruguayista. O bien eso no deja muy bien parado al cantor o bien no deja muy bien parado al país. Qué buen hijo de Uruguay puede haber sido quien – habiendo llegado a ser una persona tan importante – dejó dudas sobre su origen al punto que se generó toda esta discusión. Piensa que si el hubiera sido un buen hijo de Uruguay no hubiera quedado claro de donde era? Por qué fue tan ambiguo? Una respuesta es por toda lo que fue su turbia historia que él no quería recordar y reconocer. Entonces el que queda mal ahí es el país. Un país que maltrató y expulsó a uno de sus artistas más importantes, ahora se rasga las vestiduras enrogulleciéndose del lugar donde nació, que – según esa leyenda – fue el lugar donde nació pero también donde fue maltratado, vapuleado, ninguneado al punto de provocarle el trauma grande de negar públicamente su origen. Una verdadera vergüenza para el país. Así que, mejor que Gardel no sea uruguayo, que quiere que le diga.

    Me gusta

    Responder
    • Estimado Salmón:Agradeceré que deje uno solo de mis comentarios. El problema es que no aparece una respuesta que indique que el comentario entró. Y tampoco hay posibilidades de que el autor lo elimine.

      La nacionalidad de Gardel puede ser irrelevante para usted, sin embargo, cada persona es el resultado de sus circunstancias y no creo que para nadie fuera lo mismo ser el hijo natural de una sacrificada planchadora que el de una pareja aristocrática que reconoció a sus hermanos pero lo apartó a él.
      En general, los que dicen que no les interesa la nacionalidad de Gardel es porque tienen una creecnia prefijada, pero no tienen argumentos para sostenerla frente a quienes sí los tienen.
      Yo soy ARGENTINA, de modo que no me interesa atribuirle méritos al Uruguay, sino simplemente devolverle a una PERSONA admirable su verdadera biografía.
      A mí no me gustaría que me cambiaran mi biografía después de fallecida. ¿A usted sí?
      Además, no hay ninguna prueba de que Gardel fuera francés, pero sí las hay de que no lo fue y usted sabe tan bien como yo que los niños no nacen de repollos.
      Las fotografía escolar de Carlos Gardel no es una “suposición” sino un documento innegable que lo muestra cursando su primer grado en una escuela de Montevideo antes de que Berta Gardes llegara al Plata con su hijo. No pudo estar en Francia y en Montevideo al mismo tiempo.
      A casi todas las preguntas sobre el Gardel uruguayo se les puede dar una respuesta lógica en cambio la versión francesa no resiste ningún análisis.
      Con respecto a que “si Gardel nació efectivamente en Tacuarembó tal como dice la leyenda uruguayista, eso “O bien eso no deja muy bien parado al cantor o bien no deja muy bien parado al país”, me parece una conclusión absurda, en primer lugar porque el cantor nunca se dijo francés públicamente ni nunca se documentó como tal. ¿Era tan estúpido como para andar sufriendo la indocumentación hasta más allá de sus 30 años, cuando la ley de residencia lo obligaba a documentarse en 1912, ANTES de que se supiera que iba a haber una guerra en 1914? ¿Fue tan estúpido que no se naturalizó argentino entonces, quedando de esa manera definitivamente libre de obligaciones militares para con francia? ¿Era tan estúpido que prefirió tramitar un documento trucho entonces como argentino nacido en La Plata a través de un caudillo político?
      Sus peores reflejos nacionalistas no tienen nada que ver conmigo, ni con Ricardo Ostuni, Olga Orozco y Osvaldo Soriano, Gerardo Bra, Blas Matamoros, Tabaré Di Paula, Marcelo Martínez, porque somos argentinos. Tampoco tienen nada que ver los prestigiosos investigadores colombianos Luciaño Londoño López y Mauricio Umana.
      Su país no maltrató ni vapuleó a Gardel, en todo caso, esa responsabilidad le correspondió a su padre ¿Cree que el proxeneta Paul Lasserre, maltrató menos a su presunto hijo Charles Romuald Gardes?
      Repetir como loro las argumentaciones de quienes aceptaron como un dogma la falsa biografía francesa de Gardel, no le hace bien a la búsqueda de la verdad histórica ni a Gardel, qué quiere que le diga…

      Me gusta

      Responder
      • Señora:
        Aún en la discrepancia su argumentación venía bien hasta que en el final baja en el nivel y me insulta acusándome de “repetir como un loro”. No soy loro, soy salmón, le aclaro. Pero pasaré por alto tal caída de nivel y le contestaré. Usted utiliza algunos argumentos erróneos. Yo dije que Gardel nunca dejó claro que era uruguayo y usted me contesta que nunca dijo que era francés. Que tiene que ver una cosa con la otra? Yo simplemente quiero hacer notar que por algún motivo a Gardel no le interesaba demasiado decirse uruguayo. Usted prejuzga diciendo qu equienes no les interesa la nacionalidad de Gardel es porque tienen una creencia prefijada. Yo digo que los uruguayistas la tienen y tratan de sacar pruebas de donde no las hay. El ejército de los francesistas no es tan militante, no hay demasiada gente interesda en probar que Gardel fue francés. usted se pregunta si a mí me gustaría que después de muerto me falsearan mi nacinalidad. La verdad que no sé qué responderle a esa pregunta, porque como no sé qué hay después de la muerte (creo que nada), para mí es difícil saber si algo me gustaría o no después de muerto. En todo caso si me interesa que la gente no falsee mi identidad trataría en lo posible de hacerlo mientras vivo, no siendo ambiguo sobre mi nacionalidad, cosa que Gardel no hizo. Tendria sus razones, vaya a saber. No sé si Gardel era estúpido o no. Tal vez lo fuera, no lo sé. En todo caso no es una prueba una suposición sobre como debería haber sido un presunto comportamiento basado en decisiones racionales. Los individuos no siempre actuamos de forma racional, ni tenemos toda la información para tomar las mejores decisiones. Vaya a saber porqué Gardel pudo haber hecho toda esa elipsis. Otra cosa, el que gente de otra nacionalidad – como usted y todos los que citan – diga que Gardel era uruguayo no es prueba de nada. ¿qué tiene que ver que Lasserre haya maltratado a Charles Romuald? No entiendo. Le repito. Mi artículo apunta a que he visto muchos argumentos muy poco sólidos y traidos de los pelos por gente que a toda costa quiere que Gardel sea uruguayo.
        Muchos argumentos basados en suposiciones.
        Por ejemplo, en comportamientos ideales. Así por ejemplo, he leído el argumento de alguno de estos prestigiosos historiadores en el sentido de que si tenemos una madre y un hijo el comportamiento esperado es de un hijo atento, que siempre se ocupa de su madre, confidente, cariñoso y de una madre atenta y bondadosa. Si dos personas no se comportan de acuerdo a este modelo no son madre e hijo. Este caprichoso argumento es utilizado en varias oportunidades para justificar que Berta no es la madre de Gardel, por ejemplo, se dicen cosas tales como que nunca viajaron juntos o se fotografiaron juntos, que Berta nunca iba a las actuaciones de Gardel, que Gardel le escribía poco, de que en vida no le puso bienes a su nombre, de que a veces Gardel decía que no la soportaba, o de que al regreso de alguna gira lo primero que hizo Gardel no fue precisamente irla a vistirar etc. Como si las relaciones madre-hijo no fueran, en la época de Gardel y en todas las épocas, a menudo mucho más conflictivas que las que aquí se desprenden.
        O este otro de que Una persona hija de un país no puede negarse a hacer el servicio militar en ese país, no es de patriota, y menos si el país está en guerra, y menos si algunos parientes han muerto en esa guerra. Esa es la relación ideal de un hijo de un país con su patria. Ergo, si alguien se comporta de manera distinta no es de ese país. Entonces si Gardel era francés no podía haberse negado a ir a la guerra. Consecuencia: Gardel no es francés. Incluso en una parte del libro de Paysé uno de los argumentos es que mientras estaba averiguando sobre el tema de la deserción de Gardel al servicio militar un funcionario francés al cual le contaron la historia dijo algo así como “tenga seguro que ese hombre si procedió de esa manera no era francés”. Incluso llega a afirmar “Es hora de preguntarse qué adversión irresistible e inexplicable tendría Gardel para recibir instrucción militar pormuy escasos meses tanto en Francia como Argentina. Pregunta para la cual desde el punto de vista lógico y moral no hay respuesta. ” Qué quiere que le diga..para el autor es inmoral negarse a hacer el servicio militar…¿por qué Gardel iba a tener sus mismos valores?
        Otro argumento absurdo que usa Payssé y que le sigue quitando seriedad a lo que dice que los mejores amigos de Payssé eran uruguayos (o sea que si uno es de una nacionalidad sus mejores amigos tienen que ser de esa nacionalidad?) . Y podría seguir con otras cosas, como por ejemplo muchas veces frente a cosas contradictorias se toma la que más conviene (cosa que probablemente hagan también lo sfrancesistas). Si en un testamento aparece que Gardel era francés se dice que es fraguado. Si en un pasaporte dice que es de Tacuarembó se toma que es real. ¿por qué no razonarlo al revés, o de cualquier otra manera? .Después hay testimonios dudosos o indirectos, fulanito que le dijo a menganita, el director del colegio que se acordaba de Gardel ¡¡¡ 80 años después !!!, o el de una señora anciana en la película “EL hijo del Coronel” que dice que cantaba con él de chico. Toda la historia sobre los escayola y Gardel está basada en testimonios indirectos de ese tipo.
        En fin, no repito como loro, sino que me parece que hay una falta total de lógica en la mayoría de las argumentaciones, qué quiere que le diga. Saludos

        Me gusta

  7. Como disiento con el autor de esta nota, quien, aclara que “este no es un post para discutir la nacionalidad de Gardel”, pero opina sobre la misma, menciona a destacados “investigadores” uruguayos entre comillas, mientras da crédito a una difamadora contumaz y anónima que ampara su constante mendacidad tras el seudónimo “Canela”, cuya intención es apoyar a quienes desean que siga oculto el FRAUDE a través del cual le cambiaron la identidad a Carlos Gardel para quedarse con su herencia, a mi vez quiero aclarar que somos muchos los investigadores, sin comillas, argentinos, colombianos y españoles, ajenos al “chauvinismo” uruguayo sobre el tema, que defendemos la nacionalidad que el cantor de tangos más famoso de todos los tiempos, afirmó y firmó de puño letra durante toda su vida, públicamente y en toda su documentación legal.

    GARDEL, EL HOMBRE QUE NACIÓ DOS VECES – Por Mario Markic

    Entrevista trasmitida por canal 13 de Buenos Aires el 24 de Junio de 2008, realizada por el periodista argentino Mario Markic. Aquí vemos las conclusiones de los siguientes estudiosos gardelianos por orden de aparición:

    DR. CARLOS AREZO POSADA , uruguayo, Director General de Cultura, Turismo, Deporte y Juventud de la IMT:
    “CARLOS GARDEL, en 1920, en el Consulado Argentino DECLARA que es hijo de CARLOS y de MARÍA, ambos fallecidos, nacido en Tacuarembó Uruguay, CARLOS GARDEL SE DECLARA URUGUAYO”.

    Sr. JUAN CARLOS ESTEBAN , argentino, economista:
    “¡Y QUÉ VA A DECIR! si es un negocio inmobiliario, un negocio turístico, un negocio de juego…” “GARDEL era consecuente con la mentira”.

    Sra MARTINA IÑIGUEZ , argentina, poeta lunfarda y letrista:
    “El hecho de que GARDEL haya sido fotografiado en esa escuela de Montevideo significa que estaba ahí”.

    Finaliza diciendo Mario Markic: “O sea…, cuando todo parecía ser desestimado, GARDEL podría ser, EN DEFINITIVA: URUGUAYO”

    A través de estas entrevistas, vemos que el Dr. Carlos Arezo y yo misma, nos limitamos a exponer los ARGUMENTOS que dan sustento a la tesis del Gardel oriental, en tanto Juan Carlos Esteban, además de desacreditar al cantor diciendo que “GARDEL ERA CONSECUENTE CON LA MENTIRA”, sigue FALTANDO A LA VERDAD al afirmar que se documentó como uruguayo por temor a ser declarado desertor, cuando está PROBADO que si el “Morocho” hubiera sido el hijo francés de Berta Gardes, nada le hubiera impedido quedar libre de obligaciones militares para con Francia, con sólo naturalizarse argentino al llegar a la mayoría de edad, en 1911.
    Juan Carlos Esteban completa el cuadro difamatorio afirmando falsamente que para Tacuarembó, la defensa de su hijo dilecto, es un negocio inmobiliario, turístico y de juego(¿?), cuando los que hicieron el gran NEGOCIO Y FRAUDE GARDELIANO son quienes lo suplantaron por el hijo francés de Berta Gardes PARA QUEDARSE CON SU HERENCIA.

    Me gusta

    Responder
  8. Que Salmón Bizarro, que evidentemente es una persona inteligente y preparada, considere significativas las afirmaciones de un MISTIFICADOR como Juan Carlos Esteban, me da la pauta de lo fácil que es engañar a la gente cuando se tienen falta de escrúpulos y de honradez intelectual, ceguera mental, dinero para autopublicitarse y una postura dogmática.

    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/investigadores

    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/notas-y-reportajes/esteban

    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/investigadores/ultraje

    Me gusta

    Responder
    • Estimada Señora Martina:

      En primer lugar le agradezco su juicio respecto a mi inteligencia. Subimos el nivel del debate, me alegro. De paso la invito a visitar mi blog. Tal vez encuentre cosas interesantes más allá del tema de Gardel/Gardes.
      Pero veamos, vamos al debate. No sé quién es ese tal “Canela”, del cual usted dice que doy crédito. Nunca lo oí nombrar. Tampoco me baso en mis argumentaciones en Esteban específicamente. He leído una biografía muy interesante que es la de los Barsky, padre e hijo, me parecen bastante serios. También la de Payssé, del cual no puedo decir lo mismo. También he leído mucha cosa suelta por ahí. En internet hay mucha información y desinformación, pero no me gusta juzgar las opiniones por quién las emite. Es obvio que a Esteban no lo quieren mucho. Ahora bien, no sé que tipo de persona era, ni me interesa. Lo que me interesan son los argumentos. Claro que el artículo es tendencioso. Todo el que escribe algo donde se ha formado una opinión es tendencioso. Usted también lo es a favor de la tesis del Gardel uruguayo. Pero el que una persona sea “tendenciosa” no quiere decir que sus opiniones no sirvan. También es cierto, el post no pretende ser sobre la nacionalidad de Gardel, pero no tuve más remedio que leer algo. E interiorizarme. Y lo que tengo son muchas dudas. A mí me da la impresión que la versión francesista de Gardel tiene muchas lagunas, porque su vida está llena de lagunas. Pero también la tiene la uruguayista. Me da la impresión que quisieron armar una historia e inventaron otra fábula con ribetes de telenovela basada en suposiciones. Luego de su artículo estuve leyendo y releyendo algunas cosas. Estuve mirando su video, también. Muy interesante. No puedo menos que coincidir con lo que dice al principio “no es sencillo reconstruir su historia. Mucha leyenda se ha acumulado en torno a ella. Muchas falacias también”. Me llamó la atención que en lo que usted dice habla del dolor de Berta. Generalmente las historias uruguayistas que he oído la muestran como parte del complot de Defino, como una mujer fría y desalmada. Veo que no es su posición.
      Ahora van las preguntas, que me gustaría que me respondiera, sin ánimo de polemizar, simplmente porque no sé las respuestas. Seguro usted sí.
      1. ¿Cuál es a su juicio la prueba fundamental que afirma que Gardel era uruguayos?
      2. Berta ¿era realmente francesa? Seguramente le extrañe esa pregunta, porque nadie ha puesto en duda esta condición. Pero se la hago por lo siguiente: todos los uruguayistas, usted también, hablan del tema de la falta de acento francés de Gardel y lo toman como una prueba de que no podía ser francés por ello. Sin embargo, siguiendo con esa lógica concluiríamos que Berta tampoco era fancesa ya que su acento es típicamente porteño (en una de las respuestas que doy a otro lector pongo un video al respecto), y no hay rastros del acento francés. Si Berta – que nadie duda que era francesa y que además vino bastante mayor que Gardes al Río de la Plata – no tenía nada de acento francés, ¿por qué se lo exigimos a Gardel y tomamos esa falta del mismo como prueba de que no lo era? No le parece contradictorio?
      3. Usted nombra el plan que urdió Defino para quedarse con la fortuna de Gardel. Es una pieza fundamental en toda la argumentación de los uruguayistas. ¿qué pruebas hay de ello? ¿qué pruebas hay de que Defino urdió ese engaño? No me venga con las faltas de ortografía al escribir “Touluce”, etc. Pruebas, no suposiciones. Siempre me llamó la atención de que todos hablan de ese complot, pero nunca vi que nadie presentara una prueba de ello. Sin duda es una pieza que encaja bien en el puzzle de la historia, tal vez sea la pieza fundamental, pero ….¿y las pruebas?
      4. ¿no le era más fácil a Defino, ya que iba a falsificar un testamento, testarse a si mismo? ¿por qué eligió esta vía complicada?, él no podía saber si Berta una vez declarada heredera iba a entrar en 000000000000000000000000000000000000000000000000000la matufia.
      5. Olvidando el punto 4. Supongamos por un rato que lo de la estafa es cierto ¿por qué para hacer la estafa tenía que decir que Gardel era francés? Podía seguir con la historia del Gardel uruguayo nacionalizado argentino de padres desconocidos, ya que tenía toda su documentación “oficial”, y que testaba todo a nombre de su madre adoptiva.
      6. Usted acusa a Gardel de usurpar el nombre de su hermano muerto. ¿para qué lo hizo? Pero además no entiendo. Su Gardel era mayor que el Charles Romuald. ¿antes como se llamaba?
      7. Usted sugiere que Defino coimeó a funcionarios del registro civil para que perdieran los documentos que acreditaban la muerte de Charles Romuald. ¿cómo lo sabe? ¿ o sólo lo supone? ¿ tiene pruebas?
      8. Por qué en la famosa foto de la escuela no hay niños negros? (sí, esto lo tomé de Esteban, pero me parece válido).
      9. ¿tiene alguna documentación que acredite que Gardel concurrió a esa escuela? Por ejemplo que notas sacó, su registro, donde hizo los años anteriores y posteriores? O la prueba es solo una foto cuyo lugar – más alla de todas las disquisiciones geométricas sobre la arquitectura – es imposible comprobar si es el mismo porque ese lugar no existe más.
      10. ¿por qué Carlos y Charles nunca aparecieron juntos?
      11. ¿por qué nunca Berta –antes de que se consumara la estafa – habló de que había tenido un hijo que murió? ¿nunca había sentido dolor?
      12. ¿por qué tampoco Gardel habló nunca de su “hermano”.
      13. ¿hay algún registro de la entrada de Bertha a Uruguay por primera vez?
      14. ¿hay algún certificado de adopción de Bertha a Gardel? Si no lo hay ¿Cómo hizo para sacarlo de Uruguay ‘
      15. ¿está el certificado de aduanas (ya sea en Francia o Uruguay con el viaje de Berta a Francia
      16. ¿hay documentos que diga que Charles Romuald se fue a Francia? (aquí las tesis se contradicen un poco, usted dice que CHRG murió en Argentina y que hicieron desaparecer el certificado. He leído otras que dicen que murió en la guerra?
      17. Hay algún documento que diga que CHRG se f ue a Francia a la guerra?
      18. ¿aparece su certificado de enrolamiento?
      19. ¿su certificado de muerto en guerra?
      20. ¿de dónde sacaba la plata berta para hacer tantos viajees? mire que en esa epoca era caro viajar.

      Disculpe la extensión de esta respuesta con preguntas (después de todo es mi blog). Pero le agradecería que me desasnara con todas estas interrogantes. la cullpa es suya por tocarme el ego diciendo que soy inteligente.

      ah..y otra cosa..es cierto que la gente de Tacuarembó saca rédito económico de todo esto: hay un hotel gardel, un museo, se promocionan muchas cosas como atracción turísitica. Y es lógico. Lo mismo hicieron en Santiago de Compostela con la tumba del supuesto apóstol. No los culpo por ello. Y tampoco me parece que sea un argumento en contra de la tesis uruguayista. Que quede claro.

      saludos, le deseo que usted esté bien.

      Ah

      Me gusta

      Responder
  9. Estimado Salmón Bizarro:
    Voy a seguir halagando su ego diciendo que me encanta intercambiar opiniones con personas que usan la cabeza para pensar, ja,ja,ja,ja!
    No crea que no miré sus otros artículos. Lo hice y me parecieron bien argumentados, pero mi tiempo, si bien no es tan limitado como mis conocimientos, no me permite dispersarme en otros temas.
    Si me tomé el trabajo de responderle fue justamente porque pensé que, si en el tema Gardel, el Salmón Bizarro se dejó llevar corriente abajo, fue por falta de información suficiente.
    No espero que abrace la causa del Gardel oriental, simplemente me satisface haber despertado su curiosidad y acrecentado sus dudas
    Y voy a las respuestas, que, por razones obvias, iré respondiendo de a una.

    La tal “Canela” es la responsable del Youtube difamatorio de Avlis titulado “(AVLIS)ERASMO SILVA CABRERA EL GRAN MENTIROSO DEL SIGLO XX”, que usted lamentablemente incluye en su nota(contribuyendo a la difamación de un extraordinario investigador a quien los defensores del fraude gardeliano no pueden perdonarle su talento investigativo), una “señora” que toma su información de la página “CARLOS GARDEL – EL REY DEL TANGO ARGENTINO”, excelente en algunos sentidos por la cantidad de información que contiene, pero cuyo responsable, Jack Željko Lupić, un croata megalómano que no soporta crítica constructiva alguna, vive en Toronto e incluye en la misma las injurias, calumnias y descalificaciones de todos los difamadores de la tesis oriental, a las que suma las suyas propias. Cuanto más ruines sean, mejor!

    En el link http://www.antiquehistory.net/gardelweb/gardel-uruguayo.htm, Jack Željko Lupić incluyó un ridículo “montaje comparativo” TRUCHO, pretendiendo con ello desvirtuar la validez del Estudio Antropológico Forense publicado en el Diario “El País” de Montevideo” el 24 de Junio de 2002 en un suplemento titulado “La ciencia avalando la historia”, realizado por el Licenciado Horacio E. Solla (técnico del Instituto Técnico Forense de Uruguay y Miembro del American College of Forensic Examiners) entre dos retratos de infancia de Carlitos Gardel y Charles Romuald Gardes, quien determinó que correspondían a dos niños diferentes. Los mismos habían sido analizados años antes por el forense Juan. B. Gafurri, Comisario General de la Policía Federal Argentina durante 30 años, quien llegó a la misma conclusión.

    La investigación ampliada, correspondiente al año 1914, puede verse, en inglés, en el siguiente link:
    AN ANTHROPOLOGICAL COMPARISON OF TWO CHILDREN´S PHOTOGRAPHS By Horacio E. Solla, PhD

    http://www.theforensicexaminer.com/2014/pdf/Solla_Photographs.pdf

    Me gusta

    Responder
    • Gracias por comenzar a contestar. Luego le iré dando mi opinión.
      Le agrego algunas preguntas que s eme quedaron en el tintero:
      21. Cúales son las pruebas concretas que indican que Gardel era hijo de Escayola?
      22. Cuáles son las pruebas concretas que indican que Escayola le dio a Berta su hijo para que lo cuidara?
      23. ¿por qué AVLIS al principio atribuye a otra persona que no es Lelia (creo que bentos)ser la madre de gardel?
      24. ¿por qué nadie de uruguay se apareció a reclamar la herencia de Gardel?

      gracias

      Me gusta

      Responder
  10. Salmón Bizarro
    Respondo ahora a su pregunta Nº 1
    1. ¿Cuál es a su juicio la prueba fundamental que afirma que Gardel era uruguayo?

    Lo cierto es que el descubrimiento por parte del brillante investigador Erasmo Silva Cabrera (AVLIS) de la suplantación del cantor Carlos Gardel por el hijo francés de Berta Gardes, es la piedra fundamental que, sumada a la comprobación de que la foto escolar que le fue tomada cursando primer grado de la escuela primaria corresponde a la Escuela de Varones Nº27 de Durazno esquina Médanos, del barrio Palermo de Montevideo(*), constituye prueba incuestionable de la “EXISTENCIA Y COEXISTENCIA DE DOS SERES” diferentes, ligados a Berta Gardes: Charles Romuald Gardes, su hijo natural nacido en Toulouse, Francia, el 11 de diciembre de 1890 y el indocumentado que de adulto adoptó el nombre Carlos Gardel, nacido en Tacuarembó, Uruguay, en fecha indefinida, entre fines de 1883 y mediados de 1884.

    Estas pruebas fueron obtenidas a través de estudios científicos realizados por profesionales de reconocido prestigio. Están suficientemente expuestas en el siguiente enlace:

    INVENTO DE LOS DOS GARDELES – El francés era trucho…
    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/fraude/dos-gardeles

    Me gusta

    Responder
  11. No sé por qué entró esta segunda respuesta enviada y la primera no.

    Me gusta

    Responder
  12. Estimado Salmón Bizarro:
    Antes de seguir respondiéndole quiero hacer algunas aclaraciones.
    Usted parece creer que la investigación es una ciencia exacta y en cambio es como andar en terreno cenagoso, nunca sabemos si el próximo paso nos situará en un terreno firme.
    Invariablemente hay que llenar los vacíos con interpretaciones y éstas deben ser actualizadas cuando algún hecho o documento lo amerita.
    Hay que ser flexible, adaptable, no tener prejuicios, aceptar que un documento nuevo es una oportunidad y no una amenaza, cuando nos obliga a corregir la interpretación que hacíamos hasta el momento de un hecho determinado.
    Y no olvidar nunca que el principio de NO CONTRADICCIÓN es la base de la lógica y por extensión, de toda la Ciencia, incluyendo en ella a cualquier especialidad investigativa.
    Pide “pruebas concretas” y las mismas se obtienen a veces de la suma de indicios que aislados, pueden no significar nada.
    Un INDICIO es el carácter, pista o descubrimiento, que puede carecer de sentido pero da un rastreo objetivo y cognitivo de la idea planteada en el enunciado. El INDICIO sugiere, muestra un camino.
    Pero una cadena de INDICIOS, puede PROBAR o DEMOSTRAR la verdad o falsedad de una cosa, tanto en este tema como en cualquier investigación criminalística.

    Me gusta

    Responder
    • Bien…gracias por las respuestas que me está dando. Con ellas y las que sigan buscaré hacerme una composición de lugar. Tengo my claro que la investigación histórica no es una ciencia exacta y que nunca podemos tener un 100% de seguridad respecto a lo que encontremos.
      Una proposición para que tenga validez científica tiene que ser falseable. Yo lo que veo que en este debate está lleno por ambos lados de hipótesis completamente contrafactuaels. Además hay una gran agresividad – difícil de explicar – entre los dos bandos, con acusaciones de falta de honesticad intelectual, lo cual no ayuda demasiado a demostrar la verdad. Si mañana un estudio de adn o cualquier otra cosa llegara a una respuesta terminante sobre este tema en el sentido que fuera estoy seguro que la parte “perdedora” no aceptaría los argumentos y buscaría alguna forma de retorcerlos.
      gracias por las respuestas que me está dando.

      Me gusta

      Responder
  13. Voy a su siguiente pregunta
    2. Berta ¿era realmente francesa?
    La pregunta está mal planteada, en primer lugar porque actualmente existe documentación probatoria que lo confirma y en segundo lugar porque no interesa si Berta tiene acento francés al hablar en español.
    Para hacer la comparación no hay que analizar el acento de Berta cuando habla en español, sino cuando habla en francés, que es su lengua natal. No creo que haya perdido su acento original.
    Berta vivió en Venezuela entre 1875 y 1882, es decir, entre sus 10 y 16 años, edad en que los idiomas se fijan muy bien. Es posible que haya vivido en Uruguay entre 1886 y 1890. Y está probado que a partir de 1893, Buenos Aires fue su lugar de residencia. No es raro que hablara correctamente el español, conozco varios casos más.
    Pero ninguna de esas personas perdió el acento francés original cuando habla en su idioma natal.
    Henri Brune, pariente de Berta, que conoció a Gardel teniendo 13 años de edad, lo recordaba como un hombre amable y reservado, que hablaba bien el francés “pero con un acento español”.
    Al margen de su opinión personal, un estudio publicado en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” afirma que los patrones neuronales creados por el idioma que escucharon en sus primeros años de vida permanecen intactos en su cerebro.
    Y, estos patrones, se mantienen en el tiempo incluso si la persona no ha vuelto a estar en contacto con su primera lengua, según reveló
    http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141119_lenguaje_olvidado_cerebro_bilingue_lp

    Me gusta

    Responder
  14. EL “FRANCÉS” QUE HABLABA GARDEL
    Uno de los más sólidos indicios de que Gardel no era el hijo francés de Berta Gardes, lo constituye el hecho de que no supiera hablar ni escribir en esa lengua.
    En el acento de este portentoso cantante enraizado en el sentimiento de la sociedad rioplatense no había ni rastros de la lengua gala.
    En su adultez, y después de largos períodos viviendo en Francia, consiguió aprender ese idioma, pero al cantar, su dicción siempre reveló que no era su lengua primigenia, aunque resultara aceptable para los públicos de su época.
    Hay varios testimonios documentados que prueban que Gardel no sabía hablar francés de niño: de Berta Gardes, José Razzano, Jean Sablon, Edouard Pécourt, Isabel del Valle…
    Se pueden ver en el siguiente enlace tildando cada una de las fotografías:
    https://goo.gl/k5f92t

    Me gusta

    Responder
  15. Buenos días Salmón Bizarro
    Voy ahora a su siguiente pregunta:
    3. “Usted nombra el plan que urdió Defino para quedarse con la fortuna de Gardel. Es una pieza fundamental en toda la argumentación de los uruguayistas. ¿qué pruebas hay de ello? ¿qué pruebas hay de que Defino urdió ese engaño?”

    Como de costumbre, y al margen de otras opiniones, me baso en el principio de NO CONTRADICCIÓN y al análisis CRONOLÓGICO de los acontecimientos.
    Por la cantidad de elementos que la componen me veo en la necesidad de responderla por partes.

    En el mismo momento en que moría Gardel, caducaban las atribuciones de Armando Defino como apoderado suyo. En otras palabras, “se quedaba en la vía”.
    Ese mismo día, Edmundo Guibourg, en Crítica, se preguntaba si Gardel había nacido en Toulouse, en Punta Arenas o en Montevideo y el diario argentino NOTICIAS GRÁFICAS expresaba su total convencimiento de que Carlos Gardel había nacido en URUGUAY, basándose en “La ficha policial, única fuente de datos exactos con respecto a su filiación…”
    Este hecho le quitó el sueño a Defino, e hizo que inmediatamente pusiera en marcha una estrategia que le permitiera recuperar el beneficio perdido.

    La nota sobre la hasta entonces casi desconocida “madre de GARDEL”, Berta GARDEX(sic) que apareció en CRÍTICA el 25 de junio de 1935, a pocas horas de la tragedia, titulada “Era Natural de Toulouse el Primer Cantor Criollo”, fue inspirada por el ansioso apoderado, para tratar de ganar tiempo y minimizar el impacto que causaría la divulgación de la nacionalidad uruguaya de Gardel que certificaban sus documentos.
    El apresuramiento con que se mezclaron datos reales, hasta ese momento desconocidos, con otros falsos, tratando de conformar, “pour la galerie”, una biografía francesa del astro y su supuesta madre, roza lo grotesco.

    Defino envía también inmediatamente telegramas a Bogotá, que son reenviados a Toulouse con esa noticia, donde dos periódicos, “La Dépèche y L’Express du Midi, publicaron al día siguiente del accidente: “Détail particulier: Carlos Gardel, que l’on croyait Argentin, était Français” (“Detalle particular: Carlos Gardel, al que creíamos argentino, era francés”)
    Cablegrama que afirma también que el manager Armando Defino está dispuesto a embarcarse para Francia para acompañar la señora Berthe Gardes a su regreso a América para defender sus intereses (prueba de que fue enviado por Armando Defino, dos días ANTES de teatralizar la llamada telefónica a Berta en la que SIMULABA que la idea de la repatriación de los restos a Buenos Aires, había nacido de ella).

    Se ocupó también de impedir que fueran entrevistados Anaïs Beaux y Fortunato Muñiz, pareja que por convivir con Gardel durante casi toda su vida era la más autorizada para relatar su vida.

    EN NINGÚN MOMENTO DEFINO MENCIONA LA EXISTENCIA DE UN TESTAMENTO QUE, DE HABER SIDO YA REDACTADO, NO PODÍA DESCONOCER.

    Ver más información en el siguiente enlace:
    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/gardel-y-toulouse/berta

    Me gusta

    Responder
  16. martinalunfardo

    Continúo respondiendo a la pregunta 3, que en parte explica lo cuestionado en las preguntas 4 y 5:
    Tres días después de la primera nota, el 28 de junio, Crítica entrevista a Esteban Capot, un francés a quien se presenta como un “amigo de la infancia” de Gardel.
    Es llamativo que se entrevistara a un personaje que estaba alejado de Gardel desde hacía muchos años, cuando el periodismo no podía ignorar la importancia de entrevistar a las dos personas que además de que también conocían a Gardel desde la infancia, vivían con él en la misma casa: Anaïs Beaux y Fortunato Muñiz. El único que podía impedir que lo hicieran era Armando Defino.
    Defino eligió a Capot porque era francés y, como ignoraba la edad del hijo francés de Berta, pensó que tendría más o menos la misma edad que Gardel. Lo hizo aparecer entonces como “amigo de la infancia”, con quien convivió En Toulouse. Repite parte de lo afirmado en la primera entrevista.
    Era una versión ilógica porque no hay “amigos de la infancia” con 9 años de diferencia de edad. Pero él ignoraba ese hecho.

    Si Defino no hubiera estado YA EN ESE MOMENTO tramando la suplantación, no se habría equivocado tanto. No creyó además, que durante tanto tiempo, la biografía del cantor sería tan exhaustivamente estudiada, ni que el avance científico permitiría definiciones de una identidad biológica tan precisas como las de un ADN.

    Si el testamento hubiera estado escrito, Defino lo hubiera mencionado inmediatamente, sin necesidad de esperar a hablar con Berta para determinar cuál debía ser su contenido.
    Si su intención hubiera sido solamente la de proteger a Berta, le hubiera hecho escribir a Gardel un testamento en el que la nombrara heredera universal sin cambiar los datos de su identidad. Ella hubiera heredado, hubiera seguido siendo su única madre conocida y es probable que a nadie le hubiera interesado hurgar demasiado en su historia.
    Pero Defino necesitaba involucrar a Berta en un fraude, para lograr de esa manera el silencio de la misma Berta, de Razzano, Leguisamo, Bernat y de aquellos amigos íntimos que sabían cuánto quería el cantor a su madre adoptiva y, a la vez, asegurarse que Berta quedaría atada a sus decisiones de por vida, lo que le permitiría finalmente quedarse con la herencia de Gardel.

    No le habrá sido difícil convencer a Berta de que el mismo Carlos le había sugerido tal cosa.
    En esa época no había jubilaciones, Berta hubiera podido retirar los 70.000$ depositados en el Bank of Boston porque estaba también a su nombre y pagar la casa de Jean Jaurés. Los tres seguirían teniendo un lugar donde vivir, pero sin ingresos y con posibilidades casi nulas de trabajar por lo avanzado de sus edades. Es comprensible que se haya dejado convencer. O que haya deseado de manera inconsciente tener fe en ese apoderado que le daba una posibilidad de solucionar muchos de sus problemas y los de las personas queridas de su entorno, como los Muñiz y los Vacca.
    Es posible también que la pobre mujer cargara con una pesada culpa hasta el fin de sus días.

    RESUMIENDO:
    Defino tuvo que cambiar, a su regreso de Toulouse con Berta, esas primeras versiones de Crítica. Inventó una desaparición de “6 años” del joven cantor, período en el que Berta “llegó a creerlo muerto”. Está probado que esa “desaparición” NO EXISTIÓ, pero permitió que Berta no tuviera que explicar las contradicciones que surgían de los “6 años” de diferencia de edad de ambos niños. Simplemente, “no sabía” lo que había pasado entre 1904 y 1910.
    Otro hecho que, en mi opinión, indica que el testamento no estaba escrito, es que Defino ignoraba la verdadera grafía del apellido de Berta GARDES, a la que mencionó en esas dos entrevistas como Berta GARDEX o Berta GARDEL. Así es como figuraba en la ficha del cofre del Bank of Boston, en la que él también aparecía, pero solamente como persona autorizada a acceder a la misma.

    Ver más en:
    EL TESTAMENTO DE GARDEL, el sobre lacrado y el cofre del First National Bank of Boston
    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/fantasias-y-falsedades/bankofboston

    Me gusta

    Responder
  17. martinalunfardo

    4. ¿no le era más fácil a Defino, ya que iba a falsificar un testamento, testarse a si mismo? ¿por qué eligió esta vía complicada?, él no podía saber si Berta una vez declarada heredera iba a entrar en la matufia.

    Si en el testamento Defino se hubiera testado a sí mismo, NADIE LO HABRÍA CREÍDO AUTÉNTICO.
    Corría el riesgo de que principalmente Razzano y Leguisamo convencieran a Berta de que lo demandara.
    La solución era incluir a Berta en el fraude, ya que así lograba asegurar a la mujer, cosa que sería aceptada por todos los amigos de Gardel, a la vez que se aseguraba que nadie mencionara la palabra “suplantación” para no perjudicarla.
    Una vez declarada heredera, Berta no podía desdecirse sin admitir que había sido partícipe del fraude en la testamentaria.
    La vía más simple hubiera sido hacer el testamento a favor de Berta, pero eso no le aseguraba a Defino que seguiría administrando esos bienes. Sabía que Berta tenía una muy buena relación con los Razzano.

    Me gusta

    Responder
  18. martinalunfardo

    Pregunta 5
    Como dije anteriormente, si Defino no involucraba a Berta en un fraude, corría el riesgo de que ella decidiera buscar otro administrador de sus bienes, como Graciano Beaux, hermano menor de Anaïs, que era un comerciante exitoso, o Augusto Beaux, marino mercante que viajó varias veces a New York por negocios.

    Le gusta a 1 persona

    Responder
  19. Pregunta 6. “Usted acusa a Gardel de usurpar el nombre de su hermano muerto. ¿para qué lo hizo? Pero además no entiendo. Su Gardel era mayor que el Charles Romuald. ¿antes como se llamaba?”

    Decir que Gardel usurpó la identidad de Charles Romuald Gardes, no es una acusación sino una posibilidad de identificación que tuvo el cantor con la aquiescencia de Berta Gardes, ya que ésta podía afirmar, mostrando su pasaporte, que se trataba del hijo con el que llegó de Francia.
    En esa época las personas no portaban documento de identidad.
    La primera Cédula de Identidad le fue expedida al Comisario Rossi en 1907, pero su uso no se popularizó hasta después de los años 40.
    Las personas se identificaban “de palabra”, lo mismo para inscribirse en escuelas que si hacían una denuncia o eran detenidas.
    Recién a partir de 1904 comenzaron a registrar las huellas dactilares de los detenidos, por eso sabemos que era Gardel el detenido ese año en Florencio Varela, que dijo llamarse Carlos Gardes y tener 14 años de edad en 1904. Y era Gardel quien fue detenido en 1907 en Montevideo y dijo llamarse Carlos Garderes, ser oriental y tener 20 años de edad.
    Berta Gardes denuncia en 1913 la desaparición de su hijo en la Policía Federal y dice ser viuda y llamarse Berta Camarés de Gardes. (Camarés era el apellido de su madre)
    Y en 1933, en la ficha del Bank of Boston, figura como “madre del cantor nacional” llamada Berta Gardel.

    No podemos saber como llamaban a Carlitos antes de su llegada a Buenos Aires. Hay varias versiones- “El guachito de Escayola”, Julio, Jacinto, José Oliva y Carlitos. Avlis halló una matrícula de la Escuela Nº 27 a la que asistió Gardel, de un niño de este último nombre, de 10 años en 1893, que había sido retirado de esa escuela poco después de comenzadas las clases (justo cuando se presume que lo entregaron a Berta). Frente a la escuela Nº 27, existía un corralón y almacén de José Oliva (apellido materno de Gardel).
    Manuel Pizarro, que creía en el francesismo de Gardel y en que Berta era su madre, siempre afirmó, sin embargo, que lo había conocido de niño y que Gardel tenía 10 años más que él (Pizarro nació el 4 de noviembre de 1894). También afirmaba que por 1910 nadie sabía cuál era su apellido, solamente lo conocían por Carlitos.

    Me gusta

    Responder
    • gracias, sigo acumulando elementos.

      Me gusta

      Responder
      • Pregunta 7. Usted sugiere que Defino coimeó a funcionarios del registro civil para que perdieran los documentos que acreditaban la muerte de Charles Romuald. ¿cómo lo sabe? ¿ o sólo lo supone? ¿ tiene pruebas?

        Respuesta 7. No puedo probar que los coimeó, pero es muy probable. Teniendo en cuento que consiguió que funcionarios de Medellín adulteraran los certificados civil y eclesiástico de defunción que presentó en la testamentaria y que el Consul honorario de Uruguay en Toulouse, Félix Legrand, autenticara un acta de nacimiento de Charles Romuald Gardes expedida el 23 de agosto de 1921, salteándose algunos requisitos obligatorios, con más razón se habría ocupado de recurrir a sus amigos de Registro Civil de Argentina para que eliminaran un acta de defunción que ponía en peligro toda su maniobra.

        Me gusta

  20. Pregunta 8. Por qué en la famosa foto de la escuela no hay niños negros? (sí, esto lo tomé de Esteban, pero me parece válido).

    Respuesta:
    Juan Carlos Esteban se especializaba en encasillarse en detalles minúsculos e intrascentes para distraer de lo fundamental. Pretendía que en la foto hubiera niños negros pero guardaba silencio con respecto a la absoluta ausencia de NIÑAS.
    NUNCA VIO, o NO QUISO VER LO EVIDENTE Y EXTRAÑO: En la foto escolar de CARLITOS NO HABÍA NINGUNA NIÑA. SUS COMPAÑERITOS ERAN TODOS VARONES, en tanto el Primer Grado “B· de la Escuela de NIÑAS Nicolás Avellaneda que cursó Charles Romuald Gardes, estaba compuesto por 46 NIÑAS y 21 VARONES.
    En realidad, era CIEGO frente a todo lo que no le convenía.
    Afirmaba como un dogma que las fotos escolares en las que no aparecen niños negros no pudieron corresponder a Montevideo, soslayando que también en Buenos Aires vivían gran cantidad de niños negros, en el famoso “barrio del Mondongo”, que estaba a escasas 10 cuadras de la Escuela Nicolás Avellaneda. Nunca fue a comprobar que en las más de 2.000 fotografías escolares del Museo Pedagógico de Montevideo, sólo excepcionalmente aparecen niños negros.
    También es muy excepcional que aparezcan alumnos negros en las escuelas de Buenos Aires de la época. Si bien los alumnos negros tenían derecho a asistir a la escuela, en la práctica eran muy pocos los que lo hacían porque constituían una clase marginal, lo mismo en Buenos Aires que en Montevideo. Aún ahora los afro – descendientes están, en su mayoría, relegados a un papel secundario por la sociedad. No ocupan cargos de gobierno (creo que hay sólo dos excepciones en Uruguay) y la mayoría no alcanza el nivel terciario. 

    Me gusta

    Responder
  21. Pregunta 9. ¿tiene alguna documentación que acredite que Gardel concurrió a esa escuela? Por ejemplo que notas sacó, su registro, donde hizo los años anteriores y posteriores? O la prueba es solo una foto cuyo lugar – más alla de todas las disquisiciones geométricas sobre la arquitectura – es imposible comprobar si es el mismo porque ese lugar no existe más.

    Respuesta: Salmón Bizarro_ Si tuvieras alguna noción sobre proyecciones, comprobarías que las coincidencias entre los planos de la escuela Nº 27 de Montevideo y la foto escolar son terminantes e incuestionables. Lo único IMPOSIBLE es que esa foto hubiera sido tomada en otro lugar. Existen además testimonios de amigos íntimos de Gardel y de él mismo, que fue quien dio el número y ubicación de la escuela.
    NO EXISTE NINGÚN TESTIMONIO DE GARDEL DICIENDO QUE FUE A UNA ESCUELITA DE BUENOS AIRES.
    Las matrículas permanentes recién se implementaron a partir de 1900 y si la matrícula a nombre de José Oliva le perteneció, difícilmente podamos comprobarlo alguna vez.
    Pero hay documentos de otra índole que prueban la existencia de dos chicos diferentes ligados a Berta Gardes.
    La ortografía de Carlos Gardel permite comprobar, sin espacio para la duda, que no superó el 3º grado de escuela primaria. Desconocía la diferencia entre preposiciones y verbos auxiliares
    Sus conocimientos eran mucho más rudimentarios que los del niño francés. En tanto este último se destacó en el colegio justamente en DICTADO y ORTOGRAFÍA, Gardel escribía “voz” por vos, “hoya” por olla, “pasiencia” por paciencia, “guelga” por huelga, “demaciado” por demasiado, “desir” por decir, “hahora” por ahora, “ya ves” por ya vez, etc. En cartas enviada a Razzano escribió: “HACÍ que querido José supongo que me juntarás platita HAVER que has hecho en estos seis meses…” (No sabe que HAVER es una palabra inexistente y que tendría que haber escrito la preposición “A” seguida del verbo “VER”). En otra carta con membrete del Teatro Mayo, le dice: “Si corre le jugás no desparrames el dato HAVER si puede pagar espor…” (Mismo error) Se guíaba por el oído pero no distinguía el auxiliar “haber” del verbo “ver”, lo que indica sin lugar a dudas que en sus estudios no llegó a ver la conjugación de verbos. En carta a Isabel dice: “Me parece que este año VA A HACER muy bueno para mí…” (Desconoce también el verbo “ser o estar”) Es imposible que Gardel, con la pésima ortografía que tenía, hubiera podido destacarse en dictado, composición, lectura y ortografía siendo escolar. Su desconocimiento de los verbos auxiliares elementales, es una prueba definitiva de que no fue él quien asistió al colegio Pio IX.
    El Colegio Pio IX era un colegio de excelencia. Las cartas existentes, escritas por los alumnos compañeros de grado del niño francés, muestran una ortogafía casi perfecta.
    Además, en el Colegio Pio IX nadie recordaba que el alumno Charles Romuald se destacara por su voz, ni siquiera quien fue su maestro salesiano de canto: José Spadavechia, quien recordaba en cambio la buena voz de Ceferino.
    Otro indicio lapidario lo da el hecho de que el niño Carlos Gardes no hubiera participado nunca de los cursos optativos de Teatro, Banda ni aprendizaje de instrumentos musicales, lo que hace impensable que se tratara de Gardel, a quien todos recordaban cantando desde muy pequeño, mientras simulaba tocar la guitarra con una escoba. También es conocida su afición a seguir a las bandas de música y su amor al teatro.

    NINGUNO DE LOS DOCUMENTOS DE LA TRAYECTORIA ESCOLAR DE CHARLES ROMUALD GARDES TRANSCURRIDA EN BUENOS AIRES CORRESPONDIÓ A CARLOS GARDEL.

    Me gusta

    Responder
  22. Pregunta 10.“¿por qué Carlos y Charles nunca aparecieron juntos?”

    Respuesta 10: La prensa recién se ocupó de Carlos Gardel a partir de 1912, cuando presuntamente el francesito habría fallecido varios años antes.
    Había entre los dos una diferencia de edad de alrededor de 6 años, lo que significa que entre 1893 y 1904, cuando presuntamente el cantor había comenzado a usurpar el nombre del hijo de Berta, sus juegos o intereses eran muy diferentes.
    Un niño callejero de 9 años no callejea con otro de 3.
    Charles Romuald Gardes habría sido entregado a Josefa Salaza de Vacca y su hija Rosa hasta su edad escolar. Berta Gardes regala a esta familia una casa en 1937.

    Carlitos, en 1893, según Pedro Maffia, vivía con Anaïs Beaux, planchadora “amiga amiga de su madre que lo cuidaba”, en la calle Larrea, entre Cangallo y Cuyo (actual Sarmiento). (Revista Radiolandia, junio 1937).

    En 1894, Carlitos es fotografiado con Francisca Franchini, a quien Anaïs Beaux enseñaba a planchar, cuando vivía en Corrientes 1557, enfrente de los Franchini.

    En 1897, cuando Charles Romuald Gardes comienza su trayectoria escolar, Carlitos tenía ya 13 años. Presumimos que seguía viviendo con Anaïs.

    A fines de 1899 Berta Viaja a Francia con su hijo, para comenzar el nuevo siglo con su familia.
    Al mismo tiempo, Carlitos se va a Tacuarembó en busca del reconocimiento familiar. Se emplea como lavacopas en el Hotel Español. Cuando Escayola se entera lo hace echar y Carlos se refugia en Montevideo en casa de su tía Elodina Escayola.

    En 1901 y 1902, Charles Romuald Gardes vive pupilo en el Colegio Pio IX y durante ese período Carlitos, habiendo regresado de Montevideo, vive con Berta en Uruguay 162. Frecuenta con Esteban Capot la Fonda “El Pajarito” de Podestá y Calori.

    En 1903, Carlitos deja nuevamente el cuarto a Charles Romuald y vive con Anaïs Beaux, su madre Sofía y su hijita Amanda en Corrientes 1557, donde también se instala Berta después de la presunta muerte de su hijo. (Testimonio de Carolina Angelini, su vecina)
    En 1905 muere de apendicitis Amanda Beaux y las dos mujeres vuelcan todo su amor en Carlitos.
    Nada hace presumir que los dos chicos hubieran convivido, a menos que lo hubieran hecho por muy breves períodos.

    Me gusta

    Responder
  23. Pregunta 11: “¿por qué nunca Berta –antes de que se consumara la estafa – habló de que había tenido un hijo que murió? ¿nunca había sentido dolor?”

    Respuesta: Convengamos en que Berta NUNCA HABLÓ CON LA PRENSA antes de que se consumara la estafa. Y después de consumada no podía contar que había sido cómplice de una suplantación de persona para poder acceder a la herencia de Carlos.

    Me gusta

    Responder
  24. Pregunta 12 “¿por qué tampoco Gardel habló nunca de su “hermano”.

    Gardel nunca hablaba de las personas con las que convivía, como Anaïs Beaux, Fortunato Muñiz o Isabel del Valle. Con menos razón hablaría de personas fallecidas con las que habrìa convivido 30 años atrás, como Amandita Beaux o Sofía Jaquemet, madre de Anaïs, Elodina Escayola o su hijas Amanda) concubina de Cielito Traverso). y Manuela.
    Y tantos otros…

    Me gusta

    Responder
  25. Pregunta 13. “¿hay algún registro de la entrada de Bertha a Uruguay por primera vez?”

    Respuesta: Tanto en Uruguay como en Francia, buena parte de los registros de partidas o arribos de esos años se perdieron en sendos incendios.
    También los de Argentina son incompletos.
    NO SE CONSERVAN EN MONTEVIDEO REGISTROS DE ARRIBOS DE BARCOS DE ULTRAMAR ANTERIORES A 1888, así como no se conservan registros de pedidos de pasaportes en Haute Garonne ANTES de ese mismo año.
    En consecuencia:
    NO SE PUEDE AFIRMAR SERIAMENTE QUE BERTA GARDES NO ESTUVO EN EL RÍO DE LA PLATA ANTES DE 1893.
    Del año 1888 sólo figura el mes de enero y con posterioridad a esa fecha no hay más registros hasta octubre de 1896.

    Quien quiera negar la presencia de Berthe Gardes en Uruguay antes de 1893 basándose en la falta de registros del mismo, tendrá que explicar como hicieron para ponerse de acuerdo en afirmar su estadía en ese país testigos de honradez reconocida, que no se conocían entre sí, que ni siquiera vivían en el mismo país y que además, algunos de ellos lo creían hijo de Berta:
     1.- Cátulo Castillo decía que doña Berta, a quien suponía madre de Gardel, “respetaba el recuerdo elogioso de un famoso Romualdo -Don Romualdo- ligado a su epopeya de allá, en Tacuarembó, donde supo vivir sus mocedades epicas…” (Buenos Aires Tango,V71, por Catulo Castillo)
     2.- La Sra Juana Gil de Daneri, esposa del director del diario “La Democracia” de Montevideo, afirmó que la propia Berta le había contado que había viajado a Tacuarembó para trabajar como planchadora y lavandera en una estancia.
     3.- El historiador Ramón P. González, nacido en junio de 1875, dijo que conoció a Berta en Tacuarembó, siendo un niño, como una francesa amiga del Coronel, de quien él mismo era pariente.
     4.- La estadía en Uruguay de Berta era conocida al punto que, el 26 de junio de 1935, a sólo dos días de morir Gardel y cuando no había el menor atisbo de polémica sobre su origen, “El Debate” de Montevideo publica un artículo titulado “Quien le da la noticia a la vieja” y que comienza así:
    “Allá en un rincón de Tolosa, Francia, está la madrecita de Gardel, esa viejecita que en su lejana mocedad vivió en nuestro Tacuarembó”.
    5. – En una entrevista publicada el 12 de agosto de 1935, a su regreso de Toulouse para abrir la sucesión de Gardel, confesó al diario “El Debate”: “haber pasado parte de su juventud ora en Buenos Aires ora en Montevideo”.
     
    Lo más definitorio son los testimonios de la propia Berta afirmando que cruzó el Atlántico 14 veces, en tanto los registros existentes certifican 11 viajes
    1) 1875 Francia – Venezuela
    2) 1882 Venezuela – Francia

    3) 1893 Francia – Buenos Aires
    4) 1921 Buenos Aires – Francia (*)

    5) 1924 desde Burdeos, Francia – Arribo a Buenos Aires: 27 de febrero
    6) 1926 Buenos Aires – Francia

    7) 1927 desde Burdeos, Francia – Arribo a Buenos Aires: 8 de marzo
    8) 1928 Buenos Aires – Francia

    9) 1929 desde Burdeos, Francia – Arribo a Buenos Aires: 11 de agosto
    10) 1933 Buenos Aires – Francia

    11) 1935 Ultimo viaje desde Marsella, Francia – Arribo a Buenos Aires: 12 de agosto (este viaje no pudo haberlo contabilizado Berta porque todavía no lo había hecho).
     
    Los años son estimativos ya que sólo se conocen las tres constancias existentes en C.E.M.L.A.
    Si sus viajes conocidos son solamente los precedentes, hay que aceptar  que Berta incluyó otros 4 cruces que pudieron ser anteriores o posteriores a 1893.

    Me gusta

    Responder
  26. Pregunta 14. “¿hay algún certificado de adopción de Bertha a Gardel? Si no lo hay ¿Cómo hizo para sacarlo de Uruguay?”

    Respuesta: Se ve que estás muy desinformado con respecto a los usos de la época.
    En principio, si hubiera habido algún certificado de adopción legal, no habría habido necesidad de testamento para que Berta lo herede.
    En segundo lugar, esa “adopción” legal de Berta, le hubiera proporcionado una identidad legal a Gardel.
    No existían las Cédulas de Identidad. Tal vez solicitaran una partida de nacimiento para viajar a países limítrofes, pero no había modo de probar que el documento era tuyo. Eran épocas en que funcionaba “la palabra”.
    Por otra parte, Berta no sacó a Carlitos de Uruguay. Según Mateo Parisí, yerno de Carlos Escayola y abogado de la familia, él fue quien entregó a Carlitos a Berta en BUENOS AIRES, en “adopción de hecho”, pagándole la suma de 3.000 pesos oro uruguayos para su educación.

    Me gusta

    Responder
  27. Pregunta 15. “¿está el certificado de aduanas (ya sea en Francia o Uruguay con el viaje de Berta a Francia?”
    La respuesta está incluida en la pregunta 13

    Me gusta

    Responder
  28. Pregunta16. “¿hay documentos que diga que Charles Romuald se fue a Francia? (aquí las tesis se contradicen un poco, usted dice que CHRG murió en Argentina y que hicieron desaparecer el certificado. He leído otras que dicen que murió en la guerra?”

    Los investigadores nos equivocamos a menudo porque debemos llenar con presunciones los vacíos de información.
    Los que presumieron que pudo morir en la guerra carecían de la información que tenemos actualmente.

    Me gusta

    Responder
  29. Preguntas
    17. “Hay algún documento que diga que CHRG se f ue a Francia a la guerra?”
    18. “¿aparece su certificado de enrolamiento?”
    19. “¿su certificado de muerto en guerra?”
    Respuesta:
    Charles Romuald Gardes hubiera podido ser desertor, siempre que se hubiera inscripto en el Consulado francés de Buenos Aires, al cumplir 20 años el 11 de diciembre de 1910, que hubiese estado incluido en el censo general que la ciudad de Toulouse llevaba en su Alcaidía, que hubiese figurado en el Registro de Reclutamiento de Toulouse, que hubiese sido llamado a filas en 1914, fecha del desencadenamiento del primer conflicto mundial, en resumen: SIEMPRE QUE HUBIERA ESTADO VIVO. los muertos no son movilizados en caso de guerra.
    Como súbdito francés emigrado a Argentina, Charles Romuald GARDES hubiera debido ser censado al cumplir 21 años el 11 de diciembre de 1911 en el Consulado francés de Buenos Aires. A partir de ese momento pudo elegir entre dos posibilidades: 1) Presentarse en Francia para efectuar su servicio militar durante dos años. 2) Informar, por vía consular, a las autoridades francesas civiles y militares, de su elección definitiva de la nacionalidad argentina, quedando entonces liberado en forma permanente de sus obligaciones militares para con Francia.
    Sin embargo, no HIZO NADA, se comportó como un MUERTO.

    Me gusta

    Responder
  30. Pero hay más:
    En el acta de nacimiento de Charles Romuald Gardes existente en Toulouse, nunca fue asentado el fallecimiento de Carlos Gardel como ciudadano francés. Ese espacio permanece vacío.
    El 29 de Marzo de 1945, fue instaurada la ordenanza N°45-509, para impedir fraudes de usurpación de identidad consecutivas a la desaparición de muchas personas por la última guerra mundial. La misma dice: “sera hecha la mención del fallecimiento en el margen del acta de nacimiento de la persona fallecida”.”
    Claro que para que Carlos Gardel fuera anotado, le sería solicitado, en primer lugar, un certificado de defunción francés.

    El Sr. Galopa, presidente de la Asociación Carlos Gardel de Toulouse informó:
    “Un particular no puede modificar el registro civil. Es una persona calificada o un ayudante que tenga delegado este poder quien puede registrar una mención de fallecimiento.
    No cualquiera puede poner una mención de fallecimiento sobre un acta de nacimiento del registro civil de Toulouse o de cualquiera otra región de Francia.
    Esto es la ley, y se comprende muy bien porque con un documento que puede ser falso se podría engañar a la gente. Por ejemplo pretender que alguien ha muerto para heredar.
    Nuestra asociación tendría el derecho de oponerse a esta mención, enseñando nuestros documentos. El oficio del registro civil haría el mismo procedimiento para averiguar lo que pretendemos, y si producimos falsos documentos podemos ser condenados por “outrage à magistrat dans l’exercice de ses fonctions” (ofensa a un magistrado en el desempeño de sus funciones), y claro, eso vale para todas las falsas declaraciones.”

    CONCLUSION:
    Podemos estar por siempre tranquilos enarbolando la nacionalidad uruguaya de Carlitos, el hijo de Escayola. Ni los familiares de Charles Romuald Gardes, ni el CEG, ni la Asociation Gardel de Toulouse solicitarán que se anote en su acta de nacimiento la defunción de Carlos Gardel.
    Asociar uno al otro sigue siendo “un fraude” para la justicia francesa. Quien osara intentarlo correría el riesgo de terminar en prisión.
    NUNCA podría ser anotado en el acta de nacimiento de Charles Romuald Gardes, francés, nacido en 1890, hijo natural de Berta Gardes, aún viva en 1935, el fallecimiento de Carlos Gardel, nacido en Tacuarembó, Uruguay, en 1887, hijo de Carlos y María Gardel, ambos fallecidos.

    Me gusta

    Responder
  31. Pregunta 20. “¿de dónde sacaba la plata berta para hacer tantos viajees? mire que en esa epoca era caro viajar”.

    Respuesta: Sobre este tema, hay varias versiones:
    Según los Lasserre, Berta recibía ayuda económica de Paul para solventar los gastos de mantenimiento y estudio de su presunto hijo Charles Romuald Gardes.
    Según los Escayola, a Berta se le pagó para que cuidara del indocumentado Carlitos.
    Carlos Zinelli, amigo de Defino, afirma que Lasserre ayudó económicamente a Berta durante un largo período de tiempo De ser ciertas estas afirmaciones tal vez Berta no haya necesitado trabajar tan intensamente esos primeros años y el “taller de planchado” haya sido inventado para ocultar este hecho.

    François Lasserre dice que “su abuela, Clémentine Amiel, afirmó que Paul Lasserre financió la escolaridad del niño.en un establecimiento religioso de Buenos Aires, dirigido por “maristas”.

    Armando Parisí, biznieto de Carlos escayola Medina, afirma:
    “ Por tradición oral, conozco que el doctor Mateo Parisí, mi abuelo, abogado y yerno de Carlos Escayola, mi bisabuelo, por mandato de éste, entregó en Buenos Aires en persona a la ciudadana Berthe Gardes, la suma de 3.000 pesos oro uruguayos, para ser destinados a la crianza de Carlitos, el hijo de Carlos Escayola, hecho ocurrido a fines del siglo XIX. “

    En el libro “Historias de Tacuarembó”, del historiador Ramón P. González, pariente de Escayola, cita el relato hecho por Arturo Meneses, en estos términos: “Al morir Gardel, vino a vernos el Dr. Mateo Parisí (yerno del coronel Escayola) y me dijo: Mirá Meneses, un diario argentino dijo que Carlos Gardel es francés. Qué me vengan a decir a mí, que le arreglé el asunto de Gardel al coronel Escayola” El convenio consistió en la entrega a Berta Gardes de una abultada suma de dinero, tres mil pesos uruguayos, para que se ocupara de la crianza del niño en Buenos Aires. Dice además: “Se conoce que ella le enviaba periódicamente cuentas de los gastos que efectuaba… …pero para su hijo auténtico el francesito Charles Romualdo Gardes, en tanto que el uruguayo andaba a ‘salto de mata ‘ en desvalida infancia por abandono y descuido de su madre postiza. El privilegio era para el otro muchacho”.

    El hecho de que Berta Gardes escondiera la edad y la nacionalidad del niño inscripto en el Colegio Pio IX, podría ser un indicio de que era cierto que enviaba periódicamente cuentas de los gastos de ese niño tanto a los Escayola como a los Lasserre, como ambas familias afirman. A los Escayola les diría que se trataba del niño nacido en Tacuarembó, a los Lasserre del niño nacido en Toulouse.

    Doy por concluidas las respuestas a esas 20 preguntas. No tengo problema en seguir respondiendo a nuevas preguntas.
    Cordialmente:
    Martina

    Me gusta

    Responder
    • Gracias por tomarse el trabajo de responderme todas estas spreguntas. Por supuesto que me quedan muchas más, pero necesito un tiempo para ordenar todas las piezas del puzzle. Hay mucha cosa contradictoria y oscura dentro de cada una de las dos versiones. Una última, he encontrado tres o cuatro fechas diferentes de nacimiento del Gardel uruguayo. ¿cual es la auténtica, de acuerdo a su opinión? Y un comentario …¿no resulta , por lo menosirónico que los dos muchachitos hayan nacido (o figuren como anotados, tanto da) un 11 de diciembre? ¿habrán celebrado algún cumpleaños juntos?

      Me gusta

      Responder
  32. Salmón Bizarro: te responderé en cuatro partes_.
    1)Posible año de nacimiento:
    Creo que ni Gardel conocía su fecha exacta de nacimiento, pero sí sabría el año.
    CuandoAvlis especuló sobre su año de nacimiento(1882), basándose en los dichos de Tomasa Leguisamo, no sabía quién era la madre. Luego supo que había sido una niña de familia bien a la que Escayola embarazó cuando tenía 13 años de edad.
    Ahora sabemos que María Lelia Oliva cumplió sus 13 años el 1º de marzo de 1883.
    Si la información es correcta, María Lelia concibió a su hijo en el transcurso de ese año y el niño habría nacido a fines de 1883 o durante 1884., no antes.

    Originalmente Avlis creyó que la madre había sido Manuela Bentos, Mora o Casco, la peona a quien Carlitos le fue entregado apenas nacido (Tuvo varios hijos, todos de diferente padre y ninguno fue reconocido. Le atribuían, a veces, el apellido de su concubino de turno).
    Manuela nunca tuvo necesidad de documentarse. Murió en 1938 (tres años después que Gardel) y su acta de defunción dice “Que la finada era hija de padres ignorados y abuelos paternos y maternos ignorados. Asimismo se hace constar que la finada no estaba inscripta en el Registro Cívico Nacional”.
    No se incluye, como era de rigor en la época, el nombre de los hijos que deja, porque NINGUNO HABÍA SIDO RECONOCIDO LEGALMENTE POR ELLA.
    Pero… ¡Oh dato significativo!: En noviembre de 1883, Manuela Bentos, a quien nunca le preocupó no haber sido inscripta ni bautizada nunca, y que tampoco inscribió nunca a ninguno de sus hijos, SE CASA LEGALMENTE con un empleado de la estancia de Carlos Escayola.
    “El día ocho de Noviembre del año mil ochocientos ochenta y tres, Yo, el infrascripto Cura Vicario de esta Parroquia de San Fructuoso de Tacuarembó precedidas las diligencias de estilo y publicadas las tres –(aquí hay dos palabras que no entiendo)– autorice según Rito de Nuestra Santa Madre Iglesia y forma del Manual Toledano el matrimonio que por palabra de presente contrajo Marcos Suarez, oriental, de veinte y seis años de edad, soltero e hijo legítimo de José Suarez y Ambrosia Suarez, firmado; con Manuela Bentos, oriental, de diez y seis años de edad, e hija natural de Manuel Bentos y Dominga Salina; fueron testigos Francisco Guidita(¿?) e Isabel Camargo(¿?): por verdad lo firma Ramón de Irazusta, Cura Vicario.”

    ¡Qué sugerente casualidad!: Carlos Escayola casa a su peoncita Manuela Bentos, de sólo16 años, con un empleado de su estancia justo cuando María Lelia habría quedado embarazada y es justamente a este flamante matrimonio a quien habría sido entregado el niño que se quería esconder.
    La unión duró muy poco, indicio claro de que no fue el amor el que indujo a esta pareja a un matrimonio LEGAL.

    Me gusta

    Responder
  33. 2)Documento fotográfico
    Un documento adicional fortalece la presunción de que Gardel nació en 1884: La fotografía que le fue tomada en el estudio Benincasa Hnos de Buenos Aires en la que se lo ve con alrededor de 10 años de edad, en tanto el francesitp tenía sólo 3.
    Por el logo del estudio fotográfico, tuvo que ser tomada en 1894.
    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/fantasias-y-falsedades/carlos-gardel-y-francisca-franchini

    Me gusta

    Responder
  34. 3) Gardel se declara nacido en 1887 en su documentación legal.
    Si tenemos en cuenta que entre sus amigos íntimos Gardel se confesaba nacido en 1884, tenemos que convenir en que no se quitó tres años de edad por coquetería sino por razones mucho más importantes.
    Hay varios indicios y testimonios que indican que siempre deseó ser reconocido por su familia biológica.
    Blanca Lázara Oliva, segunda esposa de Carlos Escayola, falleció el 31 de diciembre de 1886.
    Es decir que, afirmándose nacido en diciembre de 1887, Carlos Gardel cambiaba su condición de “hijo adulterino” (Los adulterinos, por ley, no podían ser reconocidos por sus padres) por la de “hijo natural” (nada impedía un reconocimiento posterior).

    Me gusta

    Responder
  35. 4) Carlos Gardel usurpó en Argentina, la identidad de Charles Romuald Gardes entre 1904 y 1911.
    Es decir que, en el caso de que Berta Gardes o él tuvieran que dar explicaciones ante personas que hubieran conocido después de la muerte del nió francés, darían los datos de este último. Lo hizo Gardel cuando lo detuvieron en Florencio Varela (cometiendo algunos errores) y lo mismo hizo Berta cuando denunció su “desaparición” en 1913.
    En 1912, ante la implementación de la Ley de Residencia, Carlos no podía registrarse o enrolarse legalmente con la identidad de quien estaba registrado como fallecido, entonces recurrió a su amigo Barceló para obtener una documentación trucha como argentino. Dio entonces el mismo año de nacimiento (1887) que en 1907, cuando fue prontuariado en Montevideo como Carlos Garderes.
    Ante sus conocidos, lo más fácil era cambiar nada más que la última letra del apellido utilizado a veces en Buenos Aires. La fecha 11 de diciembre se acomodaba a su deseo de ser reconocido como hijo natural, ¿para qué complicar más las cosas cambiándo otros datos ante la gente?
    Sin embargo, según Isabel del Valle, él nunca festejaba su cumpleaños el mismo día.
    En Noviembre de 1934 festejó anticipadamente su cumpleaños en Long Island con su amigo Perico Bernat, que viajó el sábado 24 de ese mes a Montevideo.
    Pero lo más sugestivo fue lo ocurrido en su cumpleaños de 1933,
    Christianne Bricheteau, refiere en su libro: “CARLOS GARDEL Y SU FAMILIA TOLOSANA”, :
    “La Sra. Jane Ceyte –sobrina de los Cassagne, antiguos locatarios y amigos de la familia Gardes-, actualmente cuenta con 81 años de edad y recuerda:
    “Mi tía, la Sra. Cassagne, fue invitada a una cena en honor del cantor y su administrador.(Armando Defino) Yo tenía entonces 12 años y la acompañé. Me sentí deslumbrada por la belleza de las polainas blancas que tenían Carlos y Defino. Gardel era muy elegante!
    Charlotte Gardes y su marido hablaban de él con mucho respeto y lo llamaban Señor Gardes”.

    Lo increíble de este relato, es que en ningún momento ni Defino ni la Sra Ceyte mencionan que el “Sr. Gardes” hubiera festejado su “cumpleaños” en Toulouse, con su supuesta familia tolosana, aprovechando la circunstancia de encontrarse justamente en su supuesto lugar de nacimiento, con su supuesta familia biológica y en el aniversario de su 43º cumpleaños.
    Una irrepetible oportunidad que evidencia que a nadie se le ocurrió mencionar la fecha de cumpleaños de Gardel allí, por la sencilla razón de que el cantor no era el ausente o fallecido Charles Romuald Gardes.

    Pero además Simón Collier, en su libro, pág. 187, dice:“…De vuelta en París, Gardel quiso despedirse de su viejo amigo Manuel Pizzarro, que acababa de inaugurar otro cabaret (donde trabajó hasta que la guerra lo alejó temporariamente de París) que se llamaba con cierta lógica Chez Pizzarro. Mrs Wakefield, por su parte, ofreció al cantor una suntuosa cena de despedida en un cuarto privado del café de París. Varios amigos de la dama estaban allí junto con el grupo de argentinos…”

    Lo que Collier omite decir es que Gardel festejó entonces sus 49 años con sus amigos en París. En consecuencia, no pudo morir dos años después teniendo sólo 44 años de edad.

    https://sites.google.com/site/eluruguayocarlosgardel/la-edad-de-gardel/carlos-gardel-un-cumpleanos-muy-especial

    Sofovich, Manuel
    Periodista, crítico teatral, amigo íntimo de Gardel, relata en NOTICIAS GRÁFICAS, Buenos:Aires 9.9.53, algo que reafirmó en el mismo diario en sendas notas, siete años después_ 24.3.60 y 25.3.60, que Gardel festejó sus “49 juveniles años” en 1933 y que llegó “lactante” de Francia, con su madre. En las dos notas de 1960, hace mención expuesta a que el año de nacimiento fue 1884.

    Me gusta

    Responder
  36. Sr. Salmón Bizarro: Es muy interesante su deserción y el análisis de la identidad de Gardel. Existe mucho enredo en la Fábula Uruguaya más bien que se valen de documentos truchos de Gardel para comprobar lo incomprobable.

    Tergiversan y distorsionan los hechos históricos. Mal interpretan y rechazan los documentos históricos y dictámenes de la Justicia y con un estruendo de la locomotora declaran que Gardel, su madre y sus amigos mintieron sin poder comprobarlo.

    El internet está lleno de las declaraciones de la Iñiguez donde: Gardel mintió, Berta mintió, De Fino mintió, Capot mintió, Guibourg mintió. Por fin, todos mintieron menos el fabulador Avlis y Cia. He aquí como Avlis fabrico la leyenda por el testigo privilegiado y periodista José María Otero: http://www.gardelweb.net/astillas-de-gardel.htm. El origen de la fábula de un Gardel uruguayo o como se fabrica una historia.

    Fingen desconocer el ano preciso del nacimiento de Gardel en cuanto existen los documentos comprobatorios como la partida de nacimiento, fe de bautizo y el reconocimiento de su madre Berthe Gardes. http://www.gardelweb.net/carlos-gardel-documentos.htm .Son unos mentirosos a sabiendas y así se lo dije a Martina Iñiguez.

    Ud. apunta bien que la novela oriental lleva dos madres de Gardel: La primera era María Bentos de Mora y la segunda María Leila Oliva. La primera parece una pobre del rostro indígena y por eso la cambiaron con la segunda que parece blanca. Pero haciendo el montaje entre las dos “mamas” y Gardel, demuestra la falta completa de similitud igual que de Carlos Gardel y Escayola. Ver: http://www.gardelweb.net/gardel-uruguayo.htm

    Y la historieta oficial oriental que Escayola era padre de Gardel no tiene fundamento alguno más bien porque Gardel, en sus documentos fraguados únicamente menciona a CARLOS Y MARIA cuyo apellido se supone debe ser GARDEL. Además, lo más risible que Escayola como padre de un Gardel oriental fue el invento de Avlis “escasos” 77 años después del nacimiento de Gardel. Una farsa de gran magnitud. Ver: http://www.gardelweb.net/astillas-de-gardel.htm

    No existe partida de nacimiento de un Gardel oriental, fotos, documentos o correspondencia entre Gardel y los Escayola. Y por obvia razón, los Escayola JAMAS reclamaron la herencia de Gardel. Y para el colmo, inventaron a dos Gardeles. Desaparece el francés sin rostro alguno. Como Ud. bien dice, Berthe no sentía el dolor del luto. Es raro además que ningún investigador o la prensa que siguió cada paso de Gardel, no dio con el francesito durante la vida de Gardel.

    Y es totalmente inaceptable que los Escayolistas ignoran y se burlan de los tres documentos jurídicos:
    1. El Juicio Sucesorio en el Uruguay: http://www.gardelweb.net/esteban/juicio-sucesorio.htm. Del juicio quedan mutis aunque está disponible en los archivos de Montevideo.
    2. CARLOS GARDEL: EL ACTA DE SUCESION. http://www.gardelweb.net/El-acta-de-sucesion.htm. Expedido por El Consulado de Francia en Buenos Aires el 26 de noviembre de 1936. Uno de los documentos más importantes es justo este que reúne todos los elementos que ratifican su origen. Además, certifica que Charles Romuald Gardès y Carlos Gardel han sido la misma persona.
    3. El Testamento de Gardel: http://www.gardelweb.net/Gardel-Will.htm que les molesta tanto a los Escayolistas.

    Pena que Ud. le da poca importancia al historiador gardeliano, Juan Carlos Esteban, un gardeliano de Oro que escribió 7 libros sobre Gardel. Ver: http://www.gardelweb.net/esteban/. Martina Iñiguez había montado un juicio contra Esteban de que fue exonerado: http://www.gardelweb.net/esteban/sobreseimiento.htm

    Y de Martina Iñiguez, el siguiente articulo la descubre como la fabuladora que es, o como dijo una amiga: “Así que mírese en el espejo de ruindad, porque Ud., es la difamadora más grande que parió suelo argentino.” http://www.gardelweb.net/editorial/editorial14-junio-2010.htm

    Podía escribir un libro pero basta por el momento. Todo está disponible en mi sitio: http://www.gardelweb.net/, un sitio de unas 670 páginas y de la colaboración de gardelianos de todo el mundo.

    Me gusta

    Responder
    • Muchas gracias por su aporte. Son interesantes y lógicas sus reflexiones. Mi intención no es tanto meterme en la polémica en sí sino en las argumentaciones lógicas que se utilizan para fundamentar una y otra posición. Sin duda las del Gardel uruguayo son bastante “ilógicas”, en ningún caso buscando la verdad sino tratando de confirmar la idea a priori. Hay un argumento que me resulta muy gracioso. Se han escrito ríos de tinta respecto al supuesto fraude de Defino con el famoso testamento. Supongamos por un rato que todo, absolutamente todo lo que dicen los uruguayistas respecto al fraude es cierto. Pues bien…¿eso demuestra que Gardel era uruguayo nacido en Tacuarembó? No. lo único que demuestra que hubo un fraude. Dentro de ese razonamiento Gardel podría perfectamente haber nacido en Toulouse y Defino utilizar esa información para cometer el fraude. pero la discusión se vuelca sobre si Defino hizo un fraude o no como si el demostrar eso ya implicara la convalidación de toda la fábula. El maestro Vaz Ferreira se hubiera hecho una fiesta con todos los errores lógicos de las argumentaciones.

      Me gusta

      Responder
      • Sr. salmonbizarro: Seguí su discusión filosófica con bastante interés. Pero como tenemos todos los documentos de Ley a mano, no creo que sea necesario por mi parte de seguir la nebulosa polémica.

        El hecho histórico es que Carlos Gardel reposa con su madre en el cementerio La Chacarita en Buenos Aires. En 1936 cuando el cadáver de Gardel pasó por Montevideo, presidente Terra hizo el reclamo de repatriación de Gardel sin éxito porque le mostraron los documentos sucesorios que incluían su partida de nacimiento en Francia.

        Increíble que Gardel está sepultado a una distancia de 400km de Tacuarembó. Otra cosa increíble es que no lleva el apellido Escayola.

        Y para Martina Iñiguez que me acusa: “Jack Željko Lupić, un croata megalómano que no soporta crítica constructiva alguna, vive en Toronto e incluye en la misma las injurias, calumnias y descalificaciones de todos los difamadores de la tesis oriental, a las que suma las suyas propias. Cuanto más ruines sean, mejor!”

        He aquí mi respuesta a Sra. Iñiguez: Es interesante su retórica pero allí mismo se enreda como mosco en telaraña. Además, es inconcebible que en este siglo XXI nos quiera vender a una risible e impresentable novela del fabulador Avlis como un hecho histórico.

        Jamás durante su vida, Gardel, ningún amigo y la Prensa se ha referido a un Carlos Escayola como padre de Gardel. El invento vino 118 años después del nacimiento de Gardel. ¿Y Ud. quiere que la tomemos en serio? Es inconcebible que tanto desestime la inteligencia mía y del resto del mundo.

        El argumento de un Gardel uruguayo indocumentado y el Francés desaparecido me da mucha risa porque de a deberás demuestra la falta de inteligencia e imaginación de una tragicómica fabula.

        Sra. Iñiguez: Ud. la que me acusa a mi debe mirarse en el espejo porque como dijo una amiga “Ud. es la más grande difamadora que parió suelo argentino”.

        http://www.gardelweb.net y http://www.gardel.info

        Me gusta

  37. Le paso la respuesta de Enrique Espina Rawson, el Presidente del Centro de Esudios Gardelianos:

    Estimado Sr. Me permito disentir con Ud. parcialmente.

    Si importa, y mucho, donde nació Gardel, ya que al cambiar su lugar de nacimiento se pretende introducir otro personaje ficticio, otra madre, y en definitiva, otra historia.

    No importaria, tal como sucede en otros casos, es que es un mero detalle. Por ejemplo, Perón. Hay quienes afirman que nació en Lobos y otros en Roque Pérez. En ninguno de estos casos cambia su biografía.

    Deberíamos también ser precisos en los términos. Que Gardel es CR Gardes no es una teoría. Es un hecho comprobado en sede judicial, y para la justicia es caso resuelto, con todo lo que esto significa.

    Lo otro es una “teoría” si así puede llamarse a un conjunto irracional y antihistórico de dichos sostenidos en internet por un grupo de fanáticos.

    Saludos.

    Me gusta

    Responder
  38. Dice Ud.: ” Pues bien…¿eso demuestra que Gardel era uruguayo nacido en Tacuarembó? No. lo único que demuestra que hubo un fraude.”

    Esta Ud. equivocado. Qusiera que con pruebas a mano, Ud. nos indque que hubo un fraude?

    Me gusta

    Responder
    • Noo. De ninguna manera. nunca afirme que hubiera un fraude. Lo que hice fue un razonamiento lógico. lo que digo que si hubiera existido ese fraude que afirman ni aún en ese caso eso demostraría que Gardel nació en Tac. La historia del fraude me parece un invento propio de toda esta novela al servicio de la nacionalidad uruguaya de Gardel. Pero tan burdo que mi siquiera encastra lógicamente. En otras palabras puedo inventar otra fábula de un fraude en la cual. Gardel nació en Francia y defino lo sabía y uso era información para el fraude. Pero no esto que un ejercicio de lógica que es lo que falta en este debate.verse ahora ser claro

      Me gusta

      Responder
  39. Ese tal Espina Rawson, es un infame que no merece llamarse gardeliano. Después de haber dejado la tumba de Gardel transformada en un basurero lleno de hongos, lo mejor que puede hacer es desaparecer.

    Me gusta

    Responder
  40. Tiene que ver,amigo, con que ese Sr. Enrique Espina Rawson, que afirma que no es una teoría que Gardel es CR Gardes es el mismo que solicitó la tenencia del Mausoleo de Gardel para dejarlo después en un estado tan lamentable como nunca estuvo y eso no lo hace ningún gardeliano de buena fe.
    Que un sujeto que usa a Gardel para su beneficio y promoción diga que la nacionalidad francesa de Gardel es un hecho comprobado en sede judicial, y para la justicia es caso resuelto, con todo lo que esto significa y que “lo otro es una “teoría” si así puede llamarse a un conjunto irracional y antihistórico de dichos sostenidos en internet por un grupo de fanáticos”, falta a la verdad a sabiendas.

    Me gusta

    Responder
    • Este no es un blog sobre Gardel, amigo, se equivocó. Mi post sobre Gardel habla de otra cosa, entre otras de lo irracional de esa absurda discusión. Además no sé que tiene que ver la nacionalidad de Gardel con que el sr. Rawson haya dejado el mausoleo a la miseria. ¿O acaso el que una persona sea mala persona o ineficiente – lo dice usted, yo ni conozco a esa persona – invalida la teoría que el sostiene? Así son la mayor parte de los argumentos sobre la nacionalidad de Gardel: ataques personales, insultos, intolerancia. Nada de buscar la verdad objetivamente.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: