Canal RSS

UN PASEO POR LA RAMBLA DE POCITOS (PRIMERA PARTE)

Publicado en

Es un lugar común, pero que no por ello deja de ser cierto, decir que la Rambla de Montevideo es uno de los paseos más hermosos y democráticos que tiene la ciudad. Concebido a escala humana es, sin duda,  una joyita que además suele sorprender al visitante extranjero en la medida que habitualmente ingresa a la Ciudad por este lado. Ello no quita que – si dirigimos una mirada un poco más profunda – en ella existan algunas cosas incomprensibles , ya sea de descuido, mala planificación o situaciones irregulares que se vienen prolongando desde hace muchos años.

El Salmón ha aprovechado sus paseos matinales casi diarios por la Rambla de Pocitos para compartir con los seguidores del blog, en una típica mirada bizarra, sus molestas reflexiones, poniendo especial hincapié – como no podía ser de otra manera – en las cuestiones negativas que encontró a su paso. Ello no obstante reiterar que estamos frente a un  paseo  privilegiado por su belleza, que podría aún ser mejor si se superara la desidia con que a veces gobernantes y ciudadanos tratamos a nuestra ciudad.

El Salmón no pretende ser un experto en urbanismo ni mucho menos;  el análisis es, simplemente, en base al sentido común.

Algunas consideraciones previas

La Rambla como espacio urbanístico contempla la conjunción de elementos naturales y creados por la mano del hombre. Un lugar como éste se embellece en la medida que ambas cosas entran en armonía. A veces los reflejos ecologistas y políticamente correctos de moda nos llevan a reaccionar contra las intervenciones urbanas “porque arruinan la naturaleza”. Muchas de ellas lo hacen efectivamente, pero otras la embellecen. Las magníficas vistas que se pueden apreciar cuando uno camina por la Rambla provienen de una adecuada mezcla de ambas cosas: mar y edificios, arena y veredas, pasto, sol, aves, personas, árboles (tal vez el principal déficit de la Rambla sea la ausencia de árboles que refresquen en los días de sol o contengan el viento). Y también la Rambla, como cualquier otro entorno, se puede estropear por la acción del hombre (vandalismo, graffitis, cacas de perros domésticos, cacas de humanos, basura, malvivientes, vidrios  de botellas rotos luego de un fin de semana de excesos alcohólicos, restos de demoliciones) o de la propia naturaleza (vientos, tempestades, inundaciones, cacas de animales libres, lluvias excesivas).

Algunos de los espacios han sido “privatizados”, en la medida que fueron cedidos  bajo la forma de concesión según variados criterios a veces no siempre claros y entendibles. Las “privatizaciones” no son ni malas ni buenas en sí, simplemente de existir deberían ajustarse a ciertas pautas de sentido urbanístico y equidad, que no siempre parecen cumplirse. O si se cumplen, no están muy claras. El ciudadano común muchas veces, ni cuenta se da de ello, lo toma como parte intrínseca del paisaje y no llega a cuestionarlo.

Hay intervenciones que tienden a aumentar la funcionalidad del paseo o a embellecerlo. Tal es el caso de  ciclovías,   senderos para peatones, marcas de kilometraje, bancos,  balcones sobre la playa, monumentos u objetos artísticos.   La mayoría de las veces los objetos funcionales cumplen su cometido, otras veces desentonan – un caso típico la colocación de objetos artísticos con el mismo criterio que si fuera un museo y no un paseo popular –  y en muchos casos los objetos o la forma en que se ubican o mantienen son susceptibles de mejora.

RECOMENDAMOS A LOS LECTORES DAR  CLICK EN LAS FOTOS DE MANERA DE PODER VER MEJOR LO QUE SE COMENTA.

Los grandes espacios frente al mar

Una recorrida desde donde termina la playa a la altura de Trouville, caminando hacia el oeste,  nos muestra una vereda muy separada del mar dejando  grandes extensiones libres, en su mayoría cubiertas solo por pasto, y que en muchos casos lucen desperdiciadas. Vaya uno a saber por qué el trazado de la vereda de la Rambla sigue casi siempre la línea de la calzada en lugar de pegarse al mar, perdiéndose una ocasión de darle a los montevideanos una comunión más grande con el Río que los identifica. La gran mayoría de los espacios verdes que están entre la vereda y el mar están totalmente desaprovechados.

El primer desperdicio de espacio lo encontramos en la Punta de Trouville. Por alguna razón dicha punta, desde la que sin duda debe apreciarse una vista maravillosa y donde podría existir un atractivo paseo marítimo está ocupado por la Prefectura Naval. Las autoridades tendrán sus motivos para que este lugar esté ocupado por esta dependencia de la Armada, pero ello impide a los montevideanos darle otro uso y disfrutar de esa entrada al mar.  Una mirada desde arriba nos permite ver las potencialidades del lugar, a la vez que su penoso estado.

32-sub_prefectura_de_trouville          

Delante de la Punta Trouville encontramos un gran espacio abierto con un diseño muy adecuado al uso ciudadano. Aquí el espacio sí está bien aprovechado. Una gran plaza llena de canteros de flores bastante cuidados, caminos, pista de patín,  hamacas, aparatos de gimnasia (sin duda una buena idea incluir estos  aparatos que además en general han sido utilizados y respetados por los ciudadanos). Se trata de la Plaza…..¿Daniel Muñoz?… o la…. ¿Plaza Trouville?.20150204_075724 Y la duda surge puesto que a pocos metros de distancia existen dos carteles – correspondientes además a estilos de señalética distintos – donde se nombra a la plaza de dos maneras diferentes. ¿Es la misma plaza nombrada de dos maneras distintas? Son dos plazas en un espacio que en realidad a todas luces es una unidad? Ninguna de las dos opciones luce muy20150204_075551 afortunada.  Dado que uno de los carteles corresponde a la Intendencia Municipal de Montevideo y el otro al Municipio CH todo luce como una descoordinación  En googlemaps figura como único nombre Plaza Daniel Muñoz, lo cual parece ser el verdadero nombre del lugar (convengamos que es la Intendencia y no el Municipio CH el competente al respecto). Dicho sea de paso, llama la atención la heterogeneidad de la cartelería en toda la Rambla (en realidad en toda la Ciudad). Una unificación aportaría un poco más de prolijidad.

       

IMG_3830       20150204_075521

IMG_3834       FormatFactoryIMG_3835

La plaza en sus partes más visibles (canteros de flores visibles desde la vereda, césped) luce muy prolija y cuidada. Incluso tiene un murito y un camino bien pegado al mar, lo que extiende las posibilidades del paseo. Sin embargo, a poco que nos internamos rumbo a la costa, (en la parte que normalmente quien viene por la Rambla no ve) se nota un considerable descuido.

Para empezar un día de lluvia es posible ver escenas como esta:

20150325_080559               20150325_080546

Y el deterioro es  evidente en la parte que menos se ve desde lejos, justo en el murito del lado del mar. Y, si   miran con atención una de las fotos mostradas anteriormente, se puede apreciar que de las previamente elogiadas hamacas apenas quedan los palos que la sostienen. Algo muy típico en Montevideo, hacer buenas obras y descuidar su mantenimiento. Todo un clásico en los parques infantiles, normalmente descuidados en su mantenimiento después que son instalados.

20150325_085304        20150325_085240

20150726145030         20150726145041

(Ya que estamos les hago un comentario que no viene al caso para nada y que si quieren no lo leen porque tal vez les resulta molesto. En una oportunidad en que paseaba por esta zona a eso de las 9 de la mañana pude apreciar dos hombres de avanzada edad teniendo relaciones sexuales detrás de un arbusto. El lugar da para todo tipo de diversión. Ya les había dicho que el comentario no venía al caso para nada, a menos que lo tomemos como ejemplo del carácter democrático y diverso del lugar, pero me dieron ganas de hacerlo).

Pasando el Club Nautilus y al lado de la Playa la Estacada encontramos un amplio espacio donde hay una cancha de fútbol. Es un predio cedido al Club de Baby fútbol La Escalinata.

IMG_3844              IMG_3848

A primera vista parece algo loable que se fomente el deporte entre los niños, y en ese sentido parece como algo desubicado cuestionar la existencia de un club de baby fútbol en la Rambla.  Es cierto, pero… emprendimientos loables hay muchos… por qué ese predio tiene que estar destinado precisamente al baby fútbol? Mientras se destina a este fin se lo sustrae a la comunidad para otra cosa. Pero supongamos que hay un buen motivo para dedicarlo al  baby fútbol..¿por qué precisamente a La Escalinata y no a otro club? Cuáles son los motivos que justifican que ese club se haga merecedor a usufructuar esa porción de costa. Porque estaba de ahí de antes? Mirando su página de facebook no da la impresión de ser un club así nomás (https://www.facebook.com/pages/La-Escalinata-Baby-F%C3%BAtbol/95819552967?sk=timeline), pero seguramente no sea el único club que podría reunir condiciones para hacerse acreedor a una concesión graciosa de la Intendencia. Suponiendo que la comunidad decidiera que ese espacio debe estar destinado al baby fútbol ¿no debería haber un criterio de selección de a quién otorgarle la concesión basado en elementos objetivos, de equidad y sobre todo transparente?  La resolución que le otorga el predio                             (http://www.montevideo.gub.uy/asl/sistemas/gestar/resoluci.nsf/0bfcab2a0d22bf960325678d00746391/a64e001b3f6120fa0325745c004cff00?OpenDocument), no nos da demasiadas pistas. Los únicos fundamentos que se dan es que el club ocupaba el lugar desde antes, manifestó su voluntad de seguir con la práctica del baby fútbol y que esto cuenta con el aval de dos organismos de la Intendencia. No se  explica por qué. Y finalmente, si alguien recibe un espacio público es lógico que otorgue algo en contrapartida. Lo único que se les pide, de acuerdo a la resolución es que efectúe el mantenimiento del predio, lo cual es como si nos cedieran un auto y nos pidieran que nos hiciéramos cargo de lavarlo, echarle nafta y cambiarle el aceite. Y dicho sea de paso el mantenimiento deja mucho que desear como muestran las fotos.  Eso sí, no falta el antipático cartelito de NO PASAR, no sea que alguien les vaya a estropear el delicado césped.

   20150129_075730   20150129_075720                                              20150129_075814

Pasando el espacio donde está el restorán “El Viejo y el Mar” hay otra cancha de fútbol, que incluso tiene banquitos para espectadores e iluminación . En este caso no hay carteles de prohibido pasar, pero tampoco hay indicaciones sobre quién ocupa el lugar.  En realidad el predio había sido cedido al club Montero de acuerdo a lo que dice aquí (http://www.juntamvd.gub.uy/es/archivos/decretos/869-sdec_30212.htm)  y al vencer la concesión dicho club lo devolvió a la Intendencia (http://municipioch.montevideo.gub.uy/comunicacion/noticias/club-montero-entrega-propiedad-municipal). En fin, en principio una buena noticia  el que este terreno se haya  recuperado para la comunidad. Digo “en principio” porque nunca se sabe cuál será su destino futuro. Muy probablemente quienes hoy administran la zona tampoco sepan qué hacer y permanezca durante meses o años con el aspecto actual.

IMG_3848   IMG_3852

Siguiendo hacia el oeste encontramos otro espacio dedicado al deporte:  un campo  cedido al Club Champagnat, un club de rugby. De nuevo las mismas preguntas que en los casos anteriores, aunque esta vez con más énfasis. ¿por qué y a cambio de qué los ciudadanos le ceden a un club de rugby –  y en particular por qué al Club Champagnat – un terreno tan bien ubicado?. Porque en Uruguay, ceder un predio a un club de rugby  tiene menos justificativo que a un club de baby fútbol. El rugby es un deporte minoritario y – sin querer hacer un análisis clasista – los clubes que practican este deporte generalmente tienen medios para hacerse de terrenos.  De hecho este club tiene su campo de deportes en Carrasco (http://www.champagnat.com.uy/contact.html)., teniendo  este predio destinado a la enseñanza del rugby.  Seguramente no necesita concesiones graciosas de la Intendencia.

IMG_3857    IMG_3858

La resolución de la concesión está aquí:

http://www.montevideo.gub.uy/asl/sistemas/gestar/resoluci.nsf/0bfcab2a0d22bf960325678d00746391/04d999b2d5eef3d003256ae20050132c?OpenDocument

y más o menos son los mismos “fundamentos” que en las otras concesiones.

Dicho sea de paso, y sin maldad, el terreno hace muchos meses que luce un cartelito “predio en reparación”. Se supone que los palos con cintas que se desparraman por todo el campo de juego son parte de esa recuperación. Recuperación muuuuy lenta.

20150129_080417    IMG_3854

También deberían, de paso, enderezar el arco. No sé nada de rugby, pero me parece que está torcido.

20150129_080309

Ahora bien, una vez constatada la forma en que estos espacios verdes están siendo entregados a algunas institcuiones privadas la pregunta – legítima – es:  está bien echamos a los clubes, recuperamos los terrenos para la comunidad…¿y que hacemos después?. Seguramente si eso ocurriera se transformaría en un problema para la Intendencia. Más cómodo es dejar todo como está, así por lo menos los usufructuarios le dan un cuidado mínimo y evitan que la zona se convierta en un basural.  Pues bien, observen aquí en googlemaps

y en la foto que sigue;  todo el espacio que hay para hacer un gran parque con árboles, caminos, paseo junto al mar, un parque que empiece después de La Estacada, pase por atrás de “El Viejo y el Mar” y termine en (o se una a) la Punta de las Carretas, con entradas peatonales que atraviesen el lugar y se arrimen más a la costa. Hay, sin  duda, paño para hacer un gran parque, que por otra parte la ciudad en general y la zona en particular necesitan.

IMG_3850    FormatFactoryIMG_3849

Frente al Club de Golf,  comenzando en la estación de Ancap y terminando donde están los primeros clubes de pesca hay una gran extensión de casi un kilómetro de largo y un buen ancho de zona verde donde no hay prácticamente nada. Un pasto bastante cuidado y unos ¿50, 60, 70? árboles

FormatFactory20150129_081436       FormatFactory20150129_081445

plantados sin demasiado sentido. Es algo difícil de entender: hay todo tipo de árboles y de tamaños variados; la mayoría de ellos son pequeños y se tuercen peligrosamente cuando sopla el viento. Es de suponer que la idea del que los plantó fue generar un espacio arbolado en la zona, lo cual es muy plausible si recordamos lo dicho anteriormente de la falta de sombra y protección contra el viento que se ve en casi toda esa zona.  Sin embargo, los árboles plantados cubren una zona mínima del lugar y se encuentran demasiado dispersos como para formar algo parecido a un parque. Hacen acordar a esos pelados que tienen algunos pelos sobreviviendo aleatoriamente  sobre su calvicie. Por otra parte hace varios años que fueron plantados y crecen lentamente. Más aún, vaya a saber si llegan a crecer o algún temporal los derriba antes. Supongo que al día de hoy existe tecnología como para traer árboles ya crecidos y transplantarlos, haciéndolo además ordenadamente, permitiendo crear un parque costero planificado con sus sendas, sus espacios alternados de sombra y pasto y lugares de recreo. ¿o habrá que esperar 20 años a que crezcan para tener una pequeña muestra? Parece que faltara un poco de imaginación. Es más fácil tirar unas semillitar por ahí y esperar que crezcan.

La plaza Canadá

En la Rambla y Bulevar Artigas se inauguró hace muy poco la Plaza Canadá. En realidad se trata de la remodelación de un espacio que estaba muy descuidado y que seguramente contó con aportes de la embajada del país norteamericano. Se instalaron bancos nuevos y se reparó todo el muro. Es la recuperación de un espacio y un buen ejemplo de como – con pocos recursos – se puede aprovechar bien un espacio verde.

http://www.radiomontecarlo.com.uy/2015/07/08/nacionales/sociedad/im-inauguro-plaza-canada-en-la-rambla-y-bulevar-artigas/

IMG_4995 IMG_4994

IMG_5713Sin embargo, el Salmón Bizarro, como no podía ser de otra forma se encargó de encontrar las moscas en la sopa:

Para empezar, para llegar a la plaza, hay que cruzar la senda para ciclistas, que si ésta fuera utilizada con la asiduidad que justifica su existencia, sería como cruzar una calle, solo que en medio de la vereda.  Este tema, el de la diagramación de la ciclovía será parte del próximo post.

Luego, cuando uno da una mirada hacia los alrededores, por ejemplo mirando debajo del reparado muro, el paisaje es deplorable: hay mugre por todos, lados, desde lugares absolutamente desprolijos ocupados por pescadores y que lucen como asentamientos, hasta basurales malolientes.

IMG_5703 IMG_5705   IMG_5708

IMG_5707

IMG_5706

Y dentro de la plaza misma, el clásico descuido y dejadez, llegando en algún caso a la imprudencia. Así por ejemplo se puedeo observar las tapas rotas del alcantarillado por todos lados. Alguna de ellas deja en la superficie un pozo, con riesgo de que cualquier niño que viene corriendo se quiebre una pierna, y ni qué decir de una persona mayor que camine despreocupada por el lugar.IMG_5712IMG_5709

Hasta aquí llega nuestro primer paseo del Salmón Bizarro por la Rambla de Pocitos. En el próximo post una visión más molesta aún sobre los puntos débiles de este hermoso paseo.


posts relacionados:

 Un paseo por la Rambla de Pocitos (segunda parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/08/02/un-paseo-por-la-rambla-de-pocitos-segunda-parte/

Un paseo por la Rambla de Pocitos (tercera parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/08/09/un-paseo-por-la-rambla-de-pocitos-tercera-parte/

Anuncios

»

  1. Roberto Mendez

    Estimado Salmon
    En referencia a los predios cedidos por la IMM a instituciones deportivas, seria bueno que la IMM ademas de exigir el cartelito controle a las instituciones y sus alrededores. Le comento que la prestigiosa entidad deportiva Club Nautico Carrasco Punta Gorda no cuida el entorno. Hay un servicio de bus a sus asociados que los traslada a las canchas del CBR en Carrasco casi el puente. Estos omnibus son estacionados sobre la vereda, frente a las canchas de tenis. En la modalidad 50/50 o 75/25 es decis ocupan la vereda, estacionan en una curva NUNCA un inspector los vio parece. Y si alguien no me cree fijese como esta la vereda toda hundida de soportar el peso de tamaños vehiculos. La empresa de buses es FAVITOUR. Deberia la IMM intimar a la empresa no estacionar asi y al Club a reparar la vereda.
    Salu2

    Me gusta

    Responder
    • Sí, muchas veces las empresas que reciben concesiones todavía que usufructúan terrenos públicos no cumplen con aquello a lo que están obligados lo hacen a medias, o como en el caso que usted dice transgreden otras normas. En las proximas entregas abordaremos el tema de cómo los clubes de pesca instalados en Ramírez no son muy respetuosos de sus obligaciones.

      Me gusta

      Responder
      • Roberto Mendez

        Y tenga la osadia de insinuar multarlos, o quitarles el lugar y el grito llega mas alla de la galaxia mas proxima.

        Me gusta

  2. Roberto Mendez

    Estimado Salmon

    Otro problemita que nadie ataca, gente viviendo en las playas … si como le digo. Y no son los pescadores que supuestamente estan autorizados a tener un local de ventas … nooo. Rambla Malvin calle Estrazulas (la curva entre La Brava y Pya. Honda) ahi hay una tolderia hace semanas, eso es vivir en la costa con vista al mar. Playa Verde entre los arboles, mas genchi. Playa Carrasco pasando el parador de Kite Surf viven en la duna pero pero al costado de la escalera esta el descarte del reciclaje.
    ¿IMM o Prefectura? pra mi Prefectura pero claro es mas lindo pasar en la imagen que Ud. muestra que hacer el trabajo.

    Me gusta

    Responder
    • Es verdad, todo a lo largo de la Rambla se puede ver gente durmiendo en las playas. Algunas de las construcciones que se hacen en ella, más allá de que puedan ser útiles son usadas por mucha gente para dormir.

      Me gusta

      Responder
  3. La rambla es muy linda… cuando se logra llegar a ella. Si uno no baja a la rambla justo a la altura de un semáforo, es casi imposible atravesarla sin arriesgar seriamente su vida, ya que hace tiempo que esta vía de tránsito dejó de ser un paseo para ser una autopista. Cada vez que quiero ir a almorzar con mis hijas pequeñas a un restorancito de la playa de la Mulata, o morimos al rayo del sol esperando una pausa en la circulación que nunca llega, o tenemos que caminar 5 cuadras hasta el semáforo más próximo, y luego volver 5 cuadras, es decir: caminar un km para llegar a un punto que está a pocos metros! Y la solución no es poner semáforos en cuadra, sino limitar seriamente la velocidad y derivar la circulación rápida hacia otro lado. Ya sé que no es una medida muy popular entre los automovilistas, pero estamos destruyendo la ciudad y la convivencia entre los ciudadanos cada vez que nos subimos al volante en la manera en que lo hacemos. En mi opinión, la mugre, las concesiones truchas, la falta de criterio en el diseño, todo lo que bien se señala en este artículo, así como el hecho de permitir que la rambla sea una autopista feroz, forma parte de la misma triste cultura ciudadana a la que nos hemos entregado gobernantes y gobernados.

    Me gusta

    Responder
    • Es verdad, esto entra dentro de una realidad muy compleja que es que la infraestrctura de la Ciudad no ha crecido en forma acorde a su nivel de a ctividad y al desarrollo del parque automotor. Por ello hay pocas vías rápidas y la Rambla se ha transformado de lugar de paseo a vía rápida (cada vez menos porque además cada vez se embotella más) que cada vez es más difícil cruzar. Uno puede estar 5 minutos esperando que cambie el semáforo.

      Me gusta

      Responder
  4. Estimado salmón: por qué no exigir más contrapartidas a los que hacen uso de un espacio público o cobrarles como se hace con algunos clubes (club de golf por ejemplo)?

    Me gusta

    Responder
    • sin duda, señor Conrad, podría ser una forma de solucionar el problema; el tema es que las contrapartidas sean equivalentes al usufructo y se mantengan en el tiempo. En próximas notas de esta entrega analizaremos otros ejemplos y la forma en que se cumplen las contrapartidas. De hecho, una de las obligaciones de contrapartida por el usufructo del predio en el cual está el Club de Golf es: ”

      Participar en la realización de proyectos de parquización y forestación que se realicen en la parte Sur de la Rambla Pte. Wilson ( zona Faro Punta Carretas y adyacencias ), en forma conjunta con diversas Entidades. La participación del concesionario -en caso de concretarse el o los proyectos- consistirá en la plantación cuidado y mantención por el período de arraigo de 200 ( doscientas ) especies arbóreas a proporcionar por la División Espacios Públicos del Departamento de Acondicionamiento Urbano de la Intendencia Municipal de Montevideo y construcción de 1.000 mc. de caminería interna del parque, de balasto compacto sin cordonetas, realizándose esta contra prestación en los plazos y en forma simultánea a la concreción del o los proyectos”

      . El espacio al cual se refiere es el que hemos comentado en el post, el de los árboles dispersos que parecen la cabeza de un pelado. Sea porque las autoridades no han aportado la parte que les corresponde, porque la reglamentación es absolutamente vaga, porque nadie controla y el concesionario no tiene incentivos para hacer lo comprometido, la realidad es que eses terreno es hoy un campo totalmente inútil.

      Este es el texto del compromiso de contraprestaciones asumido por el Club de Golf para usufructuar el terreno.

      http://www.juntamvd.gub.uy/es/archivos/decretos/8202-26983-dec.htm

      Me gusta

      Responder
  5. En qué quedó aquella idea de hacer una zona gastronómica de productos de mar en Kibón?

    Me gusta

    Responder
  6. Me olvidé de felicitarlo por mostrarnos varias cosas absurdas, que vemos día a día, pero no le prestamos atención.

    Me gusta

    Responder
  7. Otro absurdo que se le pasó Salmón. Por qué tiene que haber una estación de nafta en plena rambla? Quién es el beneficiario en la explotación de ese muy buen negocio? Me refiero a la ANCAP a la ud hace referencia.

    Me gusta

    Responder
    • no se me pasó, aparece en otra entrega. Más bien analizado por la parte urbanística y paisajística, ya que es difícil saber cuánto pagan los usufructuarios de la estación por estar ubicados allí.

      Me gusta

      Responder
  8. Estimado Salmón, no puedo estar más que de acuerdo con la mayor parte de sus apreciaciones. He vivido en Chile durante algunos años y si bien es una ciudad que no tiene rambla han sabido aprovechar al máximo sus espacios verdes. Un buen ejemplo es el parque Bicentenario, un terreno prácticamente abandonado que hoy es uno de los parques más bonitos de santiago https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_Bicentenario_(Vitacura) .

    No siempre se trata de recursos, es cabeza, ver que hacen en otros lugares, coordinación, gestión y un poco de amor por lo que uno hace.

    Me gusta

    Responder
    • Gracias por su comentario. Realmente no conocía el Parque Bicentanario y por lo que se ve en la nota es algo que ha sido logrado con imaginación, como por ejemplo hicieron en Buenos Aires en Puerto Madero. Aquí hay otro espacio con una vidsta espectacular que podría ser explotado: es una parte la parte de la rambla Baltasar Brum, a la altura de Capurro, y de ahí hacia el Centro. hay toda una zona de depósitos viejos, bien como para hacer un Puerto Madero.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: