Canal RSS

Y FINALMENTE EL CIRCO LLEGA AL PUEBLO

 

“¿Sabes por qué se lame un perro sus pelotas?. Porque puede. Los Rolling Stones tocamos a nuestra edad porque podemos” (Keith Richards)

Montevideo se ha visto conmovido. Ha ocurrido como en el pueblo que nunca pasa nada y un día llega el circo y todo el mundo no deja de hablar de ello. Finalmente, luego de décadas de espera,  los Rolling Stones vendrán a Montevideo y actuarán con toda su parafernalia el 16 de febrero en el Estadio Centenario. Sin duda, la noticia del año. Hay quienes dicen que llegan a ver cómo funciona el sistema de cuidados para la tercera edad que planea implantar Tabaré Vázquez. Otros sostienen que los veteranos vienen atraídos por la posibilidad de llevarse cada uno su tablet.  Antes de seguir, aclaro,  antes que algún fanático se caliente y deje de leer, que no es propósito de esta nota desmerecer a esta gran banda, sobre todo cuando quien la escribe la ha seguido desde los 70,  tiene todos sus discos y ha viajado a Buenos Aires a verlos en 1994. Pero fiel a su espíritu iconoclasta El Salmón no puede perderse en una idolatría incondicional.

Lo cierto es que  el público uruguayo podrá disfrutar  en “nuestro máximo coliseo deportivo” del clásico show de los Stones, con los saltitos de Mick Jagger y su movimiento aleteante de brazos, poniendo su clásica y desafiante cara de depravado sexual y hombre malo y con Keith Richards, más simpático,  tocando la guitarra con aire displicente y con el cigarrillo entre las cuerdas de su guitarra (siempre y cuando no techen el escenario porque en ese caso corre el riesgo de que lo multen). Seguramente el show venga acompañado por una gran cantidad de efectos especiales, fuegos artificiales, humo, algo que explote en el escenario y algún que otro sonido o voz en play back. Todo un circo en que   la música no presentará grandes sorpresas pero seguramente provoque algo inolvidable en los concurrentes. Allí estará el clásico Satisfaction – de la que, según parece, Jagger  dijo que preferiría estar muerto a seguirla cantando a los 45 años (otras versiones dicen 35) – y la dudosamente traducida y  amputada Simpathy for the Devil.  Todo el mundo traduce “simpathy” por “simpatía”  cuando en realidad significa más bien “empatía” o “comprensión”, términos que ajustan mejor, por otra parte al contexto de la canción.

So if you meet me
Have some courtesy
Have some sympathy, and some taste

Por otra parte  – vaya a saber por qué motivo – en sus shows han eliminado la parte en que la canción hace mención a los asesinatos de los Kennedys.

I watched with glee
While your kings and queens
Fought for ten decades
For the gods they made

I shouted out,
Who killed the Kennedys?
When after all
It was you and me

La primera vez que percibí esta omisión fue en el recital de la película Shine a Light de Scorsese, (2008), en  una actuación en la que uno de los espectadores era Bill Clinton y se me había ocurrido que la poda podía deberse a un deseo de no ofender a un símbolo del Partido Demócrata. (también cabía la posibilidad de que Mick se hubieran olvidado de la letra). Pero luego me percaté que ya  en las versines de “Love you live” (1977) y ’Flashpoint de 1991 la habían omitido. Una pena. Probablemente al cantar esta canción Jagger cambie su atuendo y se ponga una capa, un sombrero o algo por el estilo y los colores del escenario se tíñan de rojo. No faltarán Lady Jane y Angie para bajar un poco los decibeles y el set de  canciones de Keith Richards, cantadas con la poca voz que le queda –mientras Jagger aprovecha para descansar – y  que serán festejadas especialmente por el público (apuesto por You Got the Silver y Sleeping Away). También habrá alguna cantada a dúo y espero que sea la brillante Memory Motel.  Todo será como un viejo rito repetido una y mil veces con pequeñas variaciones que nuestro publico sólo había conocido hasta ahora por videos o viajando por haberlos idos a ver a países vecinos.   Será como esas reuniones de viejos amigos  que se juntan a comer un asado cada tanto, y en la que – luego de unos cuantos vinos –el grupo de los más graciosos  comienza, a pedido de los demás, a hacer los viejos chistes y guarangadas que han venido repitiendo en los últimos 30 años: el que imita a Sandro y a Favio, el que se hace el marica, el que cuenta con pequeñas variaciones y con muchos gestos el chiste del loro, para terminar todos juntos cantando “A mi gente”.   Como esta gira no se corresponde con la edición de un nuevo disco los clásicos abundarán y el público no tendrá que soportar esos temas semidesconocidos que se introducen de relleno para promocionar lo que recientemente han editado.  Aumenta entonces la probabilidad que podamos disfrutar Paint it Black.

Se ha dicho que   Rolling Stones es la mayor banda de rock de la historia, y tal vez sea cierto. Pero lo que también es cierto es que llegan a Montevideo mucho tiempo después de sus momentos más gloriosos y en su más absoluta decadencia creativa. Son casi piezas de museo que hace tiempo no producen un tema nuevo, más allá de la eficacia con que manejan sus shows. La gran mayoría de las canciones compuestas en  los últimos 20 o 25 años son repeticiones del mismo sonido. Los Rolling Stones, como creadores, hace tiempo que están liquidados,  lo cual es común a la mayoría de los de su generación.  (con algunas honrosísimas excepciones como Mc. Cartney, Dylan, Neil Young).  Su música comenzó a decaer en creatividad a partir del disco Steel Wheels, donde generaron un formato bastante estándar. Cada CD pasaba a tener dos o tres canciones rockeras o pop bastante buenas y pensadas para convertirse en éxitos, invariablemente acompañadas por su correspondiente y muy bien producido videoclip promocional. De la forma más tradicional, tal como se hacía en la década delos 60,  una de estas canciones-destinadas-a-ser-éxitos era la primera del CD.  Alternando con las canciones más rockeras  se intercalaban algunas baladas cantadas por Jagger – que oscilaban entre ser más o menos buenas a demasiado melosas –  y siempre había un pGmvPsBIqar de temas reservados para Richards. Normalmente uno de los temas de Richards era el que cerraba el disco.  El resto de las canciones eran variaciones de viejos sonidos y ritmos, temas de relleno con el triste papel de completar la cantidad de canciones necesarias que exige la edición de un cd.  Y cada disco venía acompañado con la clásica gira y el merchandising correspondiente  (camisetas, jarras, llaveros, pegotines, hasta latas de refresco con el logo), Aproximadamente un año   después se ponían a la venta el cd y dvd de los conciertos de la gira.  Todo fríamente calculado, tal como lo planeaba el ex-alumno de la London School of Económics, el cerebral Mick Jagger

Así por ejemplo Steel Wheels (1989) tiene “Sad sad sad”, “Mixed Emotions” y “Between a Rock and a Hard Place” como las “exitosas”, “Blinded by Love” y “Almost Hear you sigh” como melódicas y las de Richards son  “Can´t Be Seen” y “Slipping Away”. Todavía en este CD uno se puede encontrar con “Continental Drift” que escapa a las clásicas estructuras musicales del grupo,  Escuchado con atención,  no es para nada un mal disco.  Pero es el que genera el molde que se repetirá de aquí en más.

Como disco de la gira, dos años después aparece Flashpoint (bastante mal grabado, por cierto).

AHMscNcrLa fórmula se repite en Voudou Lounge, (1994) disco que coincidió con una gran campaña publicitaria de relanzamiento, ya que implicaba la reaparición del grupo luego de 5 años, y cuando todo el mundo hablaba de que se habían retirado. De los 15 temas del disco podemos señalar como de la  categoría éxitos-destinados-a-convertirse-en-clásicos “Love is Strong” y  “You got me rocking”,  En las melódicas “New Faces” (en una onda muy Ruby Tuesday, pero mucho más light), “Out of Tears”,   “Sweathearts Together”. y “Blinded by Rainbows”, Richards tiene “The Worst” y “Thru and Thru.” Todos estos temas son buenos, pero suenan demasiado a algo conocido y trillado.

Al año siguiente aparece el clásico disco en vivo, “Stripped”, que contiene el espectacular cover del gran clásico d Bob Dylan “Like a Rolling Stone”, probablemente uno de los mejores temas grabados por los Stones en los últimos 25 años. Un homenaje perfecto a uno de los padres del rock.

Bridges to Babylon (1997) implica un claro descenso de calidad, ya que sólo dos o tres canciones se salvan de la intrascendencia. Entre las “exitosas” “Flip the Switch”,Anybody seen my baby” y “Saint of Me” (¿receta parecida a “Sympathy for the Devil”?) . Las melodiosas son las intrascendentes y acarameladas  “Always suffering” y “Already over me”. Esta vez Richards tiene tres: “You don´t have to mean it”,   “Thief in the night” y “How can I stop”.

Y al año siguiente el inflatable disco en vivo: “No Security”

A Bigger Band (2005), seguramente sea   el punto más bajo en materia de creatividad. ¿Alguien se acuerda de algún tema de este disco?. Pero el esquema está ahí. “Rough Justice” y “Rain Fall Down” son de la primera categoría. Entre las melódicas están “Streets of Love”,  y “Laugh, I nearly died,” Y Richards aparece con “This place is empty”, e “Infamy”. Seguramente hay que ser muy obsesivamente fanático del grupo para acordarse de todos estos temas – y más aún a los del resto del disco – destinados a la intrascendencia. Desafío a cualquier lector rollinga a que – sin googlear ni mirar el cd – recuerde los títulos de más canciones de este disco.

Desde este cd –hace diez años – no han compuesto nada nuevo,  y esta vez ni siquiera hubo disco en vivo.

Como dice su nuevo logo (Established 1962) los Rolling Stones comenzaron su carrera a principios de los 60 y desde esa época la construcción de su imagen ha estado rodeada de muchos equívocos.

Los medios de comunicación    rápidamente los pusieron en oposición a los Beatles. Ellos eran los malos, transgresores, mugrientos y antisistema, mientras que los chicos de Liverpool eran los prolijos y simpáticos buenos muchachos. Mientras los Beatles, tímidamente cantaban “I Wanna Hold your Hand”, los Rolling se descargaban con “Let´s Spend the Night Together”. Mientras unos se aliaban con el demonio los otros elogiaban las palabras sabias de la Mother Mary.  Lennon suspiraba por su “Girl”, mientras Jagger la trataba de estúpida. Para los Rolling era el momento de salir a pelear en las calles, mientras que los Beatles pregonaban su “All you need is love”.  Unos elogiaban los submarinos amarillos, las cielos azules y el mar verde mientras que los otros querían todo pintado de negro.  Pero todo esto era una falsa contraposición marketinera: ni los Rolling eran tan transgresores, ni los Beatles tan buenitos.  Los propios involucrados  – que muchas veces hicieron el juego a esta falsa oposición – lo han reconocido más de una vez.  En ese sentido es realmente interesante la imagen distorsionada que ha logrado vender Mick Jagger de sí mismo. Sin duda,  como la gran mayoría de los músicos de aquella época, estuvo metido  en los excesos típicos de la década de los 60. Pero luego siguió explotando esa imagen, cuando en realidad es más bien un serio y disciplinado músico profesional. Difícilmente hubiera podido llegar a los setenta y dos años en el estado físico en que se encuentra y con sus habilidades interpretativas escasamente deterioradas si hubiera seguido en aquel tren. Es que Jagger – mientras la va de transgresor – es un profesional sumamente disciplinado y obsesivo que realiza varias horas de ejercicios físicos al día, a la vez que un frío calculador a la hora de cerrar los números de su negocio. En este sentido es interesante leer estas líneas de un artículo de un diario español: http://noticias.lainformacion.com/espana/cualquiera-puede-ser-mick-jagger_h9wKlFHMz6rKjTBW45H29/.

El artífice del “milagro” es Torje Eike, un entrenador noruego especializado en atletas de élite y preparador también en el ballet de Londres, que desde hace años cuida de la forma física del cantante. El plan de ejercicio de rutina incluye un completo planning de natación, ciclismo, kickboxing, pilates, ballet… y running. Jagger corre unos diez kilómetros al día. Dos o cuatro más incluso cuando se aproximan las fechas de la gira. Además, suele acudir a los gimnasios de los lugares donde actúa para entrenarse antes de cada concierto. (Biguá, Bohemios, Tabaré, Larre Borges, Neptuno, Juventus, o el spa del Victoria Plaza?)

“Tengo que ejercitarme mucho y mantenerme en forma si quiero hacer esos movimientos. Si no fuera así, lo echaría todo a perder”, dijo el año pasado.

Quien piense que el artista se deja aún tentar por los excesos de estrella de rock se equivoca. No prueba ni gota de alcohol y recela de las fiestas y los eventos que le hagan retrasar el sueño más allá de las once de la noche.

La personalidad calculadora de Jagger no parece concordar con el estilo de la música de los Rolling Stones, de la cual se podrán decir muchas cosas, menos que es fría. Es muy frecuente ente los artistas que lo que se trasunta en sus creaciones no tenga nada que ver con como son o sienten en la realidad, o por lo menos no totalmente. A veces la obra se disocia de las características del autor o de la imagen que proyectan y tal vez este sea un caso. Neruda fue aclamado universalmente por la sensibilidad de su poesía. Sin embargo abandonó a Malva Marina, su hija hidrocefálica y en lugar de empatizar con los millones de víctimas de Stalin dedicó un poema al dictador al momento de su muerte. Picasso podía emocionarnos con las delicadas y perfectas líneas de su Paloma o hacernos ver la barbarie fascista de Guernica, pero maltrataba a sus mujeres. Y así podríamos seguir con una gran cantidad de artistas disociados.  El caso de Jagger es de una personalidad bastante hermética, pese a toda la mitología que lo rodea. Por otra parte, nada en la temática de las canciones de la banda trata de situaciones íntimas o vivencias propias de sus integrantes, como hacen otros artistas que vuelcan sus angustias o alegrías en sus canciones. Ellos abordan lo que hacen “desde afuera”, sin comprometer sus propias y misteriosas emociones.  Por ser el “frontman” de la banda – además de tener una excelente y distintiva voz adecuada a la postura “transgresora” de su música – la  gente tiende a identificar a Jagger con la esencia del grupo. Otro error. El corazón del grupo desde el punto de vista musical es Keith Richards, el autor de la mayoría de los riffs más famosos y las canciones más rockeras de influencia bluesera.  Recomendamos ver el documental “Under the influence”, que nos permite apreciar a un Richards muy diferente a la idea que uno podría hacerse de él. Da la impresión, realmente, de ser un buen tipo, de un excelente humor, amante y estudioso de la música que hace y muy abierto, que nos emociona sobre el final de la película mostrando una sensibilidad que no nos imaginábamos.  Ahí, sin duda, hay algo más que el simple deseo de lograr éxitos comerciales.

Los peores uruguayismos

La llegada de los Stones a Uruguay ha sido ocasión propicia para que nuestra sociedad se manifestara en algunas de sus uruguayismos más pueblerinos.

201511141831142015111418291520151114183018Para empezar, el tema de la preventa de entradas. En cualquier lugar del mundo se hace por internet, más si es parte de la campaña publicitaria de la empresa que les hace de sponsor, que se supone que lo hace como un beneficio a la fidelidad de sus clientes. Sin embargo el beneficio va acompañado por 20151114183248doce cuadras de colas, una consecuencia inevitable de este método de venta aunado a la ansiedad de tantos años esperando su llegada. Lo curioso es que, pasada la avalancha del  primer día de venta, al otro día al mediodía ya no había nadie en la cola, y, quien tenía la tarjeta del banco que esponsoreaba, podía sacar su entrada gastando menos de un minuto de su tiempo. Hacía acordar a lo que pasa cuando en algún aeropuerto un avión despega para Montevideo. Los uruguayos presentes se ponen a hacer cola una hora antes de la salida,  como si se fueran a quedar sin asiento.

Lo otro, si uno miraba estos días los foros que aparecen en las ediciones digitales de los diarios, las redes sociales o simplemente escuchaba conversaciones en cualquier lado, quedaba en evidencia la creciente intolerancia que ha venido ganando a nuestra sociedad. Algo que probablemente siempre ha estado latente ahí, con cierto grado de pudor, pero que la posibilidad del anonimato que da internet ha permitido sacar a luz. Y se puede encontrar de todo. Abundan los que se erigen en jueces de la vida ajena, pretendiendo que todos observen sus escalas de preferencias.  Entre ellos encontramos los que critican a los que hicieron horas de cola para ver a sus ídolos, incapaces de entender que haya gente que se entusiasme a tal punto por un evento de esa naturaleza. Una cosa es no estar dispuesto a hacer el sacrificio, otra muy distinta es criticar, insultar y despreciar a los que lo hacen.   Dentro de esta manifestación de injerencia en    la vida de los demás buscando uniformizar las conductas están los que se  erigen en árbitros del manejo del presupuesto ajeno,  quejándose de cómo es posible que gasten el dinero en algo tan caro, en lugar de gastarlo en otra cosa. El gosplan vive y lucha. Están los que lo politizan todo. De un lado, los oficialistas, con su clásico e irónico “no decían que el país está en crisis? miren como la gente gasta en entradas caras” y generalmente agregan: “se llena el estadio para ver los Rolling Stones, se llena para el clásico, se llena para el partido contra Chile y después la gente se queja de que no le alcanza la plata”; del otro lado los opositores pataleando porque el espectáculo fue exonerado de impuestos con lo cual se favorece a los más ricos.   Y en la mezcolanza de molestias expresan su indignación porque el gobierno tome esta medida y en cambio no se haga cargo de comprar medicamentos caros para dárselos gratis a los enfermos (olvidándose que muy probablemente sin esa exoneración de impuestos no habría espectáculo). Están los simplistas que sostienen que no entienden por qué se promueve su venida cuando “no dejan nada” (como si la satisfacción de las aproximadamente 60.000 personas que se piensa asistirán al concierta no tuviera valor). En el extremo de la politización algunos ultras dicen que eso es parte de la política de dominación de los gobierno de “pan y circo” y parafrasean a Marx poco menos que diciendo que los Stones son parte del opio de los pueblos. También encontramos  los infaltables nacionalistas de derecha e izquierda que se molestan porque la gente vaya a ver a un grupo extranjero, del imperio y no a un recital de Larbanois-Carrero, el Pepe Guerra o Agarrate Catalina. Los más  puritanos desentierran los viejos prejuicios de los 60 y  los desprecian por ser “drogadictos y degenerados” y por hacer ruido y no música. Y finalmente están los que cuestionan agresivamente la calidad del grupo oponiéndolos a otros de su preferencia (Beatles vs. Rolings, Led Zepelin vs. Rollings, Pink Floyd vs. Rollings), como si estuvieran hablando de cuadros de fútbol o partidos políticos que son excluyentes entre sí. Pero lo peor de todo esto no son los argumentos – después de todo cada uno piensa lo que quiere – sino la forma agresiva en que se expresan: insultos, comentarios discriminatorios, en fin, una gran intolerancia.  Aconsejamos a los seguidores del blog que se echen una mirada por la parte de comentarios de los lectores que aparece en esta página. http://www.elpais.com.uy/informacion/primera-avalancha-stone-uruguay-entradas.html

Para finalizar, unas últimas reflexiones

Les confieso que cuando me enteré que venían lo Rolling a tocar a Uruguay recibí la noticia con una cierta indiferencia. Si bien, como ya dije, es uno de mis grupos favoritos, ya los había visto y me parecía suficiente, dada además la decadencia que percibía en ellos, y que de alguna forma he tratado de describir en parte de esta nota.  “Si puedo sacar entradas voy, si no puedo no me voy a calentar”. Y esa idea la reafirmé cuando pasé el sábado de mañana cerca de Punta Carretas Shopping y vi la cola que – lo tenía claro – no estaba dispuesto a hacer. Pero mientras buscaba material para este artículo, y repasaba algunos viejos discos, algo empezó a moverse dentro mío. Al final tuve suerte. El domingo al mediodía, – al día depués de que se pusieran en preventa las entradas – ya resignado fui al supermercado y al pasar por ahí me llamó la atención que no había nadie. “No, no se terminaron las entradas, salvo las de cancha”, me dijeron, “lo que se terminó es la gente”. Así que saqué mi tarjeta de débito y en menos de un minuto ya tenía mis entradas para el recital. Confieso que al tenerlas en la mano – y pese a todo lo que escribí anteriormente y de lo cual no me arrepiento ni una letra – se me hizo un nudo la garganta. Está bien, ya los había visto y ya no son lo que eran, pero tenerlos en casa era diferente.  Y seguramente, estoy seguro, va a ser un recital inolvidable. Por más que en el fondo sea ver como unos viejos perros muestran que siguen lamiéndose las pelotas.

Imposible no hacer referencia a la edad de los Stones.  Todos – incluido el comienzo de este post – bromean con el tema. Pero, en un país donde todo el mundo espera cumplir 60 para jubilarse, (o si pueden antes), la postura de seguir arriba de un escenario haciendo su trabajo dignamente – pese a su lógica decadencia – es de destacar. Jagger tiene 72, Richards 71 Ron Wood 68 y Charlie Watts 74.   Pensemos  en gente más o menos de su misma generación    e imaginémoslos vestidos como ellos y arriba de un escenario cantando y saltando:   Fernández Huidobro,(73)  Lacalle, (74), Lucía Topolansky,(71) Víctor Rossi  (72), Luis Hierro López (68), Juan Andrés Ramírez (69)   Bonomi (67),  para dar algunos ejemplos, pero seguramente cada uno de los lectores conocerá gente de su edad – de ahora o del pasado – para imaginarlos en esa situación.

https://i0.wp.com/i.ytimg.com/vi/dy0MHaDl-x0/maxresdefault.jpg

La biología, como diría Tabaré Vázquez – nos condiciona y no nos trata a todos por igual, pero también está la actitud. Para los que ya no somos jóvenes la esperanza de que es posible vivir la “tercera edad” de otra manera. Seguramente ellos se han tomado en serio aquello de:

Time can tear down a building or destroy a woman’s face
Hours are like diamonds, don’t let them waste
Time waits for no one, no favours has he
Time waits for no one, and he won’t wait for me

En ese aspecto, un ejemplo a seguir.

La última reflexión que se me ocurre es lo agradablemente irónico que resulta el fenómeno del rock. Los Rolling Stones, como los Beatles y otros grandes de su época estuvieron acompañados por una fuerte ruptura generacional. La música de ellos molestaba a nuestros mayores y era parte de otros fenómenos que se daban en la sociedad que también generaban rechazo en los más adultos. Era muy raro que un padre y un hijo fueran juntos a ver un espectáculo de música popular. Hoy, por algún inexplicable motivo el rock une generaciones y – seguramente – como ya ocurrió en el recital de Mc. Cartney el 16 de febrero veremos muchos padres con sus hijos e incluso nietos. El rock, que alguna vez pretendió cambiar al mundo rompiendo con el de los mayores hoy ha aportado un grano de arena para que padres e hijos tengan algo más en común. Quienes sufrían la incomprensión de sus padres por el – en la mayoría de los casos – desprecio que estos sentían por la música que escuchaban hoy se encuentran, en cambio, con que sus hijos o nietos compartan con ellos buena parte de esa música, No deja de ser una curiosa y agradable revancha generacional.

Después de todo, es solo rock and roll……………, pero me gusta.

Anuncios

»

  1. Pablo Crossroads

    Estoy preocupado…concuerdo en la mayoría de lo que escribiste!!!
    No en el tono, si ya sé, es difícil percibir el tono en algo escrito, pero se percibe. Es la misma condescendencia de siempre, esa especie de renuencia a aceptar que ” me gustan y punto”, como si hubiera siempre que encontrar algo para hacerse el superado, el hipercrítico, el centrado, el…el… putamadre, ….es solo rock’n roll pero me gusta!!!
    Y también tengo todos sus discos, en vinilo, en cd y en archivos y muchos de sus bootlegs y quizás una de las dos mejores biografías de músicos que leí en mi vida sea la de Keith Richards que escribió Bockris ( la otra es la de autobiografía de Clapton), y los fui a ver en 1995 y en 1998 a BsAs. En el 95, cuando los primeros acordes de Not Fade Away sonaron en el Monumental me pasó lo mismo que con el primer gol de Artime al Panathinaikos en el Estadio: me quedé paralizado, shockeado. En el 98 fui porque prometí, en medio de la quimio y radioterapia, que si me salvaba los iba a ver. No tenía un mango, fui solo, en Bus de la Carrera, pasé una noche en un hotelito de media estrella, comí en los chinos, pero ahí estaba, pelado, hinchado, con un colorcito verde pálido hermoso, pero sentado en el Monumental viendolos cantar, increiblemente su versión de mi canción favorita desde que la escuché hace incontables años, Like a Rolling Stone. Y si J&R cantan Memory Motel a dúo, mortal. Y si Kiff hace The Worst, mejor. Y si Jagger aparece desde abajo, vestido de rojo y canta Simpathy, má’mejó’! la mayoría ya sabemos que van a hacer, que podemos esperar, como van a sonar, pero, que importa!!!??? Ver a Kiff tocar su guitarra con todo el cuerpo, mentira que lo hace con las manos, todo su cuerpo acompaña, eso, eso, no lo paga nadie. Mientras viva Keith Richards habrá rock. Después, veremos. Eso si, si tocan Under my Thumb o Paint it Black, uhhhhh…no Midnight Rambler no tengo esperanzas.
    Es solo Rock’n roll pero me gusta.
    pablo crossroads
    PD: al igual que vos ( uyyyy cada vez mas preocupado…) cuando vi las colas pensé: no voy.
    Incluso pensè ir a Porto Alegre a verlos. Una verguenza que no se vendan por Internet, incluso a los asociados a la web page oficial siempre se les da la chance de comprar antes. Esta vez nada. La productora uruguaya es impresentable. Pero me llamó un amigo desde la cola y me ofreció sacarme una. Listo.

    Me gusta

    Responder
    • Realmente muy bueno tu comentario, por lo menos en esto podemos ponernos de acuerdo. Y no es una pose. De hecho me confunde un poco cuando usás la palabra “condescendiente”, parece que dijeras que soy condescendiente con los Rolling cuando no lo soy, pero me parece que quisiste decir algo así como que no tenía más remedio que buscarle la forma de caerles por algo, que no podía aceptarlo y punto. y no es así. it’s only rock and roll. cosa que tu repetís a cada rato, son simples sensaciones. Me gustan, aunque eestén de vuelta creativamente. de la misma forma que critico cosas de nuestro fútbol pero que cada vez que pasan alguna grabación de Maracaná o la picada de Abreu me sigo emocionando. Mixed emotions driíamos. Pero en definitiva la percepción del tono es un detalle menor dentro de las otras cosas positivas que decís. Para empezar me reconforta que – pese a las escaramuzas anterores – hayas asomado tu nariz de nuevo al blog. Y quiero resaltar tu gran conocimiento rockero-bluesero y la coincidencia en los gustos. Memory Motel fue una de las canciones que más me gustó de aquel recital. Like a Rolling Stone es brillante. Y las que nombrás son algunas de las que yo también extrañé. Me alegro que hayas superado tu enfermedad y tengas la apertura mental para contar lo de la quimioterapia en un post a algluien que en definitiva es un desconocido. No dudo que la música haya jugado un papel importante en tu curación, o por lo menos en ayudarte a enfrentar esa maldita enfermedad. Tendré en cuenta tus recomendaciones sobre los libros. y no t e preocupes por coincidir algunas veces conmigo. Preocupate si coincidís SIEMPRE conmigo (o con cualquier otra persona). Eso sí sería grave.
      un fuerte abrazo.
      Y seguí atento, en algunos de los artículos que vienen probablemente hayan más referencias musicales. La llegada de los Rolling es muy movilizadora.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Estimado, tengo suficiente nariz como para meter en éste y en otros 100 blogs….paso seguido, leo y en contadas ocasiones, comento.
        Y si, mi intención con “condescendoiente” fue esa. Si tu decís que no, listo. Aceptado
        Dos pequeños apuntes: para las sesiones de quimio( 5 meses) me había armado un cassette para escuchar en el walkman ( que viejo suena esto, no) que empezaba con I’m So Glad I’m Standing here Today por Joe Cocker(me paro, me siento y sigo) & The Crusaders. Si conocés la letra lo entenderás. Lo escuchaba cada día de quimio. Tenía en ese entonces un hijo de 3 años, uno de 1 1/2 y otro de 6 meses…Está claro?
        Segundo apunte: para quienes tuvimos la suerte de superar el cáncer, hablar de ello es bueno, sobretodo con personas que puedan estar pasando por lo mismo y a quienes quizás les interese compartir experiencias y sensaciones que los médicos muchas veces olvidan explicar. Y por eso me cayó tan mal lo de Armstrong, el ciclista. Tuvo lo mismo que yo y mientras al año yo todavía era una piltrafa, el loco ganaba el Tour de France. Fue un aliciente, un ” se puede” pero luego se supo que lo hizo falopeado hasta los talones. Un bajón. Lo mismo que una conocida periodista que salió en todos lados a decir ” lo superé” y al poco tiempo se murió. No hay que ocultarlo, pero si tratarlo con el cuidado que se merece.
        Ahhh y Under My Thumb fue la canción que se votó vía web para que tocaran ” a pedido” en el BsAs 1998 que yo estuve, no lo podía creer, absolutamente inesperado.
        Saludos, seguiré pasando y a veces comentando

        Me gusta

      • Gracias. Te espero seguido por estos lados. Mi blog se fortalece con la opinión – a veces discrepante – de los demás. no conocía la letra de la canción pero la busqué (gracias google) y entiendo perfectamente por uqé la escuchaba a caa rato. Tu relato sobre tu experiencia con el cáncer no solo ayuda a los que han o estén pasando por algo similar sino también a los que no. Nadie está libre y es bueno ponerse en el lugar del otro.

        SAaludos.

        Letra de canción de I’m So Glad I’m Standing Here Today de Joe Cocker lyrics

        I’m so glad I’m standing here today

        There were times
        I remember
        Had to fight just to hold my head up
        Those times when even my friends
        tried to make a fool of me
        there were things that my heart looked at
        that they just couldn’t see

        Some said I was hopeless
        Mind tangled in the night
        Strong hearts just keep goin’
        That is why I’m still standing here today

        Come together
        raise up your voices
        This time my song of love and life won’t go away
        I’ll sing forever
        here in the sunshine
        I’ve lived to see the sun break through the storm
        And I’m so glad I’m standing here today.
        http://www.coveralia.com/letras/i-m-so-glad-i-m-standing-here-today-joe-cocker.php

        If your lost in your troubles
        And the world just seems to forget you
        If you remember sunshine
        even on your darkest day
        Just follow what your heart says
        And you will find the way

        Some said I was hopeless
        Mind tangled in the night
        Strong hearts just keep goin’
        That is why I’m still standing here today

        Come together
        raise up your voices
        This time my song of love and life won’t go away
        I’ll sing forever
        here in the sunshine
        I’ve lived to see the sun break through the storm
        And I’m so glad I’m standing here today.

        Me gusta

  2. Pablo Crossroads

    Gracias

    Me gusta

    Responder
  3. Recién me entretuve en otro post, pero tal cual fuera un parque de diversiones creí acertado recalar en este Stand. El reloj de la compu indica las 00:10 y tengo una calentura que vuelo! aunque sin asidero. Resulta que mi casa no había rubros como para financiar las 3 entradas para el concierto y opté por excluirme y que fueran mi esposa y mi hijo. Los Stones ( ya lo comenté en el Post de Caetano) fueron magia para mí hasta Sticky Fingers, luego la pasión se convirtió en hábito que podía prescindir sin mucho esfuerzo. Igual, si la plata no la precisara para otra cosa me habría dado ese hermoso gusto, pero era eso, un gusto no una imperiosa necesidad, como si la vi en mi esposa y casi en mi hijo.
    En el pueblo hubo un revuelo entre los gurises desde hace un mes, algunos alumnos de mi hijo revisaban mis vinilos (bajo mi atenta mirada) y hasta presté algún CD. Todos manifestaban amor incondicional, aunque cuando tentaba preguntar alguna predilección ninguno supo salir de Satisfaction o ” aquella, la de la serial de guerra” haciéndome el riff con la boca, o alguno más aplicado con la viola. Hoy salió la delegación temprano en 2 autos y una camioneta, desbordantes de fervor Stone….resumo? a las 23:15 siento golpear la puerta y al abrir me encuentro con el Pipo, la novia y el hermano , me asusté, “pasó algo” pregunté cagado.” No, era un embole no tocaban ninguna conocida(?!!) y a ésta (la novia) le empezó a doler la cabeza”, “dice el Leandro que se vienen en la camioneta “. Y se fueron, no sin antes invitarme a ir con ellos hasta la pizzeria a tomar unas cervezas…no respondí y me miraron con cara de “yo que dije?” para rematar bajó la ventanilla del auto y dijo lo que yo más temía oír..” si hubiera sabido le daba mi entrada, mire que en vivo no son lo mismo!”
    Yo quedé con la puerta abierta viendo como varios mosquitos que estaban refugiados en el porche se metían para dentro, seguramente buscando el vinilo de “Let it bleed” .

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: