Canal RSS

LA PALOMA RECARGADA

Publicado en

 

IMG-20160107-WA0027Las virtudes naturales de las costas de Rocha son innegables. La Paloma, en particular, es un lugar privilegiado y muy disfrutable. Pero ya hemos hecho una breve mención en un post anterior respecto a cómo la desidia ha ido dejando a este balneario estancado en el tiempo. Hoy, luego de haber pasado unos días de descanso en ese hermoso  lugar ahondaremos un poco más en estas impresiones.

Casi  todo en La Paloma está prácticamente igual que hace por lo menos 25 o 30 años,  en particular la infraestructura que no se ha desarrollado en forma acorde al crecimiento turístico. No es solo un problema de La Paloma o de Rocha. Desde que uno toma la carretera hacia el este se pregunta cómo es posible que en un país que obtiene buena parte de sus ingresos del turismo no exista una autopista en serio con más de  las dos sendas para cada lado de nuestra tradicional ruta Interbalnearia. Y ni qué hablar cuando se sigue por la ruta 9. El tránsito puede ser un suplicio: apenas una senda para ir y otra para volver. Y si se tiene la mala suerte de encontrarse con uno de esos gigantescos camiones que avanzan lentamente, transportando troncos de árboles, experimenta todo un desafío  para la paciencia. Porque todavía encima el camino está lleno de curvas,  subidas y bajadas, con lo cual las posibilidades de pasar al de adelante que va a menos de 60 son pocas. Y siempre está el riesgo de dejarse comer por la ansiedad y mandarse una imprudencia.

Tuve la

mala idea de llegar a La Paloma el dos de enero de tarde. Luego de instalarme salí a comprar las cosas más elementales para comenzar mis vacaciones, entre ellas la comida para la noche. Pensamos en algo rápido, por ejemplo unas hamburguesas a la parrilla. Así que arranqué para el supermercado El Dorado, el que queda frente a la estación de Ancap. No se me ocurrió nada mejor que tomar por la calle de atrás del supermercado, (creo que se llama Antares). La calle es estrechita, de doble tránsito y con autos estacionados de los dos lados, por lo cual no había lugar para un vehículo que fuera de ida y otro de vuelta. Como consecuencia, un trancazo fenomenal cada vez  que en el medio de la calle se encontraba un auto que iba con otro que volvía. Uno de los dos tenía que comenzar a desandar el camino – ¿cual? – y con ello todos los que venían detrás. ¿Inspectores de tránsito que ordenaran un poco, por lo menos ese día tan especial en que todo el mundo iniciaba sus vacaciones? ¡ noooo… !!¿qué es eso?..qué ingenuidad !!  Adentro el supermercado era un caos. La gente se apiñaba y peleaba desesperadamente por hacerse un lugar con los carritos por los estrechos pasillos entre las góndolas, para poder apropiarse de las pocas mercaderías que iban quedando. Se ve que los dueños del supermercado no fueron capaces de imaginarse que ese día tenían que tener un stock mayor de todo. Y así mi experiencia con los ingredientes de mi comida no podía haber sido peor: quedaban unas pocas hamburguesas en bolsita de una marca desconocida, de esas que, cuando uno las va a separar para ponerlas a cocinar, se comienzan a deshacer, no había pan de tortuga, ni queso de hamburguesa, sandwich o muzzarella (a menos que uno estuviera dispuesto a hacer una interminable cola en la fiambrería), la leña y el carbón se habían terminado y tampoco había alcohol o algún elemento que facilitara prender el fuego, sobre todo cuando uno llega de Montevideo y no tiene tiempo de juntar ramitas o piñas (disculpen los ortodoxos del asado). Ni qué hablar que las bebidas estaban todas calientes. Adicionalmente el mostrador de la caja que me tocó era un asco: alguien había volcado un líquido (probablemente un lácteo) y todos nos íbamos con nuestros paquetitos mojados, porque nadie se dignaba a pasar un simple trapo.  Para la sencilla hamburguesada tuve que completar mi periplo por varios otros centros de abastecimiento, con resultados parecidos: largas colas, y donde había bebidas frías no tenían pan, donde había leña no había queso, etc. Buena forma de empezar el descanso.

La fábrica de pastas Oggi  tiene unos ravioles muy ricos, por lo cual suelo comprar allí frecuentemente. En la temporada pasada, cuando intenté pagar con  tarjeta de crédito, me dijeron que lo lamentaban, pero que habían pedido la conexión para la tarjeta y todavía no se la habían traído, que la estaban esperando. Este año, cuando voy a pagar veo que   al lado de la caja había una maquinita de POS, por lo cual saqué mi tarjeta y la empleada, muy amablemente, me dice: “lo lamentamos, pero pedimos la conexión para la tarjeta y todavía no la han traído, la estamos esperando”. Uno no sabe si es un verso del comercio o efectivamente es así. Tampoco entiende por qué si no tienen conexión tienen el POS en el mostrador. Pero en todo caso le empieza a entrar una desagradable sensación de haber ingresado en un círculo repetitivo en que el tiempo da vueltas sobre sí mismo. Uno termina confundido, no sabiendo si esto lo está viviendo realmente o es un recuerdo del año anterior.  En otro supermercado cuando saco mi tarjeta de crédito el dueño me cuenta una historia parecida, solo que ahí  aceptaban tarjetas de débito del Brou, pero ningún otro plástico. También me comenta que tenían pedida la autorización para operar con Visa, pero hacía como un año que la estaban esperando…..”y eso que tengo cuenta en el banco que la emite”. Difícil saber si es un tema de ineficiencia de los bancos o una excusa de comerciantes que les molesta manejar tarjetas de crédito y todos tienen el mismo verso (igual que hacen las farmacias de todo el país cuando uno va a comprar un medicamento que en ese momento no tienen por un tema de manejo de stock y le dicen: “no está viniendo”). Lo cierto es que – por las razones que sean – está lleno de comercios que no aceptan tarjetas (o lo hacen a partir de cierto límite: en la Avenida Solari una pizzería las acepta a partir de 800 pesos de gasto) e incluso muchos de ellos ni siquiera dan boleta.  Y ni qué hablar lo que es la cola frente al cajero automático del BROU para retirar el obsoleto efectivo.

Un día mi hija se tenía que ir a la terminal de ómnibus a las 5 de la mañana. No estábamos muy lejos de allí, pero era medio complicado hacer esas calles caminando a esa hora con su equipaje. Así que la noche anterior pidió un taxi a la compañía local. Lo pidió para las cinco menos veinte, ya que era un viaje de menos de 5 minutos. Así quedó convenido y le dijeron que eran 100 pesos.  Al otro día, por las dudas,  a las 4 y media de la mañana, llamó para confirmar. Le dijeron que efectivamente ya el taxi salía para ahí. A las 5 menos veinte el taxi no había llegado. Menos cuarto tampoco. Cuando estaban por ser menos diez llamó de nuevo para reclamarle que el taxi no había llegado. Le dijeron, muy sueltos de cuerpo,  que efectivamente “el taxi salió pero no llegó a destino”, así nomás, que le mandaban otro. Nada de llamar antes para avisar. Mi hija llegó a la terminal justo cuando el ómnibus estaba por partir con el corazón en la boca de perderlo y llegar tarde a trabajar. Además le cobraron 170 pesos en lugar de los 100 convenidos por un viaje que no serían diez cuadras. Sin palabras.

La gran mayoría de las calles de La Paloma parece que hubieran sufrido un bombardeo, y entre ellas se destaca una de las más importantes, la Avenida del Navío, repleta de cráteres milenarios. Al llegar al lugar conocido popularmente como “5 esquinas”, en que confluyen 5 avenidas de importante tránsito,  una respetable e histórica zanja atraviesa  toda la avenida. Es una especie de lomo de burro invertido que está desde siempre y que el conductor que viene un poco rápido sentirá con fuerza en alguna parte del chasis de su auto. Y a pocas cuadras   hacia el oeste sigue aún peor: directamente sin asfalto y quienes andan por ahí en busca de aire puro llevarán de regreso, seguramente, en sus pulmones unas cuantas partículas del polvo levantado por los autos que pasan a buena velocidad IMG-20160109-WA0013por la transitada avenida.  Uruguay Natural.  Las calles cercanas a la playa – sobre todo a medida que nos movemos de Anaconda hacia la Playa Solari – están muchas de ellas invadidas por la arena, lo cual hace bastante difícil transitarlas y buscar un lugar para estacionar a fin de acceder a la playa. A nadie se  le ha ocurrido limpiarlas, hacer algún murito de contención o sacrificar alguna de las innumerables dunas para hacer alguna playa de estacionamiento. Sé que esto hará poner el grito en el cielo a muchos ecologistas, que tal vez consideren más amigable con la naturaleza el tener largas filas de autos apelotonándose en busca de un lugar,- a veces trancados porque algún auto se ha quedado en la arena – con los motores en marcha lenta expeliendo  todo tipo de gases, y luego estacionando donde pueden, pisoteando lo que venga. La Rambla que pasa por La Aguada y Costa Azul ni siquiera tiene una pequeña vereda, por lo que los peatones corren severo riesgo de ser atropellados, ya que incluso – dado que es una ruta con muchas subidas y bajadas – la visibilidad no es buena.  Por otra parte en muchos lados el acceso a la playa no es sencillo, ya que para llegar hay que subir y bajar unas fatigosas dunas. Nadie se ha preocupado en hacer alguna rampa de madera u hormigón para que todo sea más fácil. Ya sé, a esta altura alguien debe estar leyendo esto y sonriendo, pensando que estoy mariconeando como un buen burgués. Después de todo un poco de ejercicio no hace mal. Correcto. Pero estoy pensando en las personas con discapacidades, ancianos o también en las familias que deben bajar a la playa ( sobre todo volver de ella)  con niños en brazos, sombrillas, baldecitos, bolsos y todas esas cosas necesarias cuando se tienen hijos pequeños. (a ver amigo, usted que se burla, le recomiendo no mire tanto solo su ombligo, hay mucha gente que en esta sociedad queda excluida por problemas físicos).  Incluso podría haber alguna pasarela de madera que atravesara una buena extensión de la duna en forma paralela a la playa – como existe  en la Mansa en Punta del Este – y ello ofrecería la posibilidad de dar un atractivo paseo sin ser demasiado invasivos en la duna (sólo se la pisaría en ese lugar) y sin incurrir en demasiada fatiga (esto para los burgueses maricones como el que escribe esta nota).

Toda la zona circundante a La Paloma tiene una serie de lugares de gran belleza IMG_8237natural, algunas de ellas declaradas zonas protegidas.  Sin embargo, parece que aquí hubiera una cierta confusión entre protección y aislamiento, ya que muchos de estos lugares no invitan demasiado a ser visitados. Pongamos como ejemplo la Laguna de Rocha. Es un hermoso lugar al cuál se accede por la ruta diez, que en todo el tramo que va desde la entrada principal a La Paloma hasta la laguna es un camino de tierra, pedregullos, piedras y mucho polvo que termina en una especie de nada donde el que quiere bajarse se las tiene que arreglar para dejar el auto entre la arena y la tierra. Allí, además de la laguna y de los espectaculares médanos elevados  con vista al mar y a la misma laguna no hay prácticamente nada.  Unas construcciones de pescadores que sobreviven humilde y lánguidamente y que no contribuyen demasiado al paisaje del lugar (ver foto) y algún parador perdido; más nada. El lugar da más  imagen de dejadez que de lugar protegido.  Antes era posible contratar un paseo en bote, pero hace tiempo que eso no existe más.  No costaría nada hacer una sencilla costanera peatonal, de piedra o madera, por ejemplo, para  que los visitantes pudieran pasear por el lugar con cierta comodidad y tuvieran mayor acceso a puntos de observación.  Algo similar podría hacerse en las dunas; un caminito de madera que – a la par que hiciera más fácil subirla – concentraría en un solo lugar la mayor parte de las visitas,  protegiendo el resto del paisaje (sí, ya sé, otra vez el burgués maricón).  Otro vista hermosa de la laguna es, entrando por la ruta 9, el Puertito de los Botes, que presenta unas vistas espléndidas,  especialmente al atardecer. Pero ahí tampoco se han esmerado mucho en mejorar el entorno para explotar mejor la belleza del lugar. Hay un camping que luce francamente deprimente y más parece un campamento de refugiados que un lugar de descanso.

IMG_8114

IMG_8111

IMG_8139IMG_8119

IMG_8162Yéndonos más hacia el oeste, celebramos la construcción – por fin !!!! – del puente sobre Laguna Garzón. Realmente quedó muy bien. Incluye paseo peatonal, y la forma curva del puente, a la vez que es sumamente original impide que los autos tomen demasiado velocidad. Ahora bien, una vez que ha sido construido (y celebrado por este salmón)  la pregunta es…¿para qué lo hicieron?. ¿esto como sigue?. Porque, una vez que se traspone el puente desde Maldonado, la ruta diez es un camino de terror. Ya no es que sea de tierra: está lleno de grandes piedras sueltas, todo un desafío para los neumáticos y la IMG_8192suspensión de los vehículos. En un punto se bifurca en dos caminos, uno que vuelve a la ruta 9, el otro que va hacia la Laguna de Rocha. Pero este último empieza a desdibujarse y termina siendo un caminito de tierra y pasto que se pierde en la nada, mucho antes de llegar a la laguna. Es cantado que lo que procede ahora es asfaltar todo ese tramo y … ¿por qué no? conectar totalmente José Ignacio con La Paloma construyendo un nuevo puente sobre la desembocadura de la Laguna de Rocha….sí, ya lo sé….la ecología, los pajaritos, los pececitos,…los bichitos.

Toda esa zona es muy hermosa, pero no hay nada. O casi nada. Sobre la laguna, del lado de Rocha y a la salida del nuevo puente, hay un hotel flotante que se construyó en algún momento sin que huIMG_8184biera tanto alboroto respecto a los efectos ambientales  de la construcción.

IMG_8181

Más allá de este detalle (el hotel se autopromociona como ecológico y declara haber hecho un estudio de impacto ambiental; habrá que creerles), la idea  no está mala, por más que – les confieso – su estética me parece muy discutible. De afuera parecen unas casas precarias, y en mi opinión  afea bastante el lugar. El hotel cobra en temporada entre 250 y 550 dólares, según las fechas, un dinero que se ve que mucha gente paga para disfrutar la experiencia de estar en un lugar sobre el agua, ver los hermosos paisajes de la laguna y…..del asentamiento de pescadores de la foto de la derecha. No tengo nada contra estas personas que se ganan la vida pescando, pero ….. estaría bueno que el lugar estuviera más limpio y agradable a la vista (y respetando el tan cacareado medioambiente). Mirémoslo por el lado positivo y pensemos la buena imagen que se debe llevar el turista que se aloja en el hotel o pasa por la zona de la buena integración social del país, que permite que a pocos metros coexistan estos rancheríos con un hotel de lujo, formando parte del mismo paisaje.

20160113044006La Paloma también tiene su parte kitsch.  Como volviendo de La Aguada hacia el centro se han plantado dos sirenitas  de yeso (o algo parecido), lo más cercano a la versión la paloma sirenaesteña de un enanito de jardín.  Vaya a saber a quién fue que se le ocurrió ponerlas ahí pensando que contribuían a la estética del lugar. Al lado de donde está la primera de ellas hay una vieja estación de tren, donde se ha instalado un museo, y que desde hace muchos años  anuncia en un cartel que la están refaccionando. IMG-20160105-WA0004

cartel

También podemos encontrar la versión lugareña de los “dedos” de Punta del Este:

IMG-20160107-WA0056

Para finalizar,  algo relacionado con lo que es la principal atracción del lugar: las playas. 20160113044424En primer lugar es de señalar una gran paradoja para un país con una gran incidencia de cáncer de piel – y que tiene un presidente oncólogo que ha encabezado cruzadas preventivas contra esta enfermedad, combatiendo el consumo de tabaco – y donde todo el tiempo hay campañas exhortando a que la gente vaya a la playa antes de las 11 de la mañana y después de las 5 de la tarde. Pues bien, como se puede apreciar en estas dos fotos, el horario de los guardavidas es de 11 a 19. O sea que los que cumplen preventivamente con esta exhortación no tienen a su disposición este servicio. El que elige prevenircaseta el cáncer de piel aumenta el riesgo de morir ahogado. (bueno, de algo hay que morir). Un gran absurdo, que se suma al no haber cambiado a horario de verano (por más que mi celular se empeñe en ajustarme la hora a cada rato). En segundo lugar, los perros.  Pese a que está prohibido entrar con animales a la playa, pululan por todos lados, grandes, medianos  y chicos, sueltos o con correas, cuidados por sus amos o descuidados, silenciosos o ladrando, quietos o largándose a toda velocidad al agua, salpicando y atropellando a todo el que se les pase por delante, asustando a los niños o cagando en la arena. En definitiva, molestando, pero por sobre todo violando (sus dueños) la disposición que prohíbe bajar con mascotas a la playa, con toda impunidad y sin que nadie haga nada. Presencié una escena de una persona molesta que – luego de pelearse con el amo de un can que escarbaba cerca de donde estaba descansando y la llenaba de arena- se le quejó al guadavidas  y éste le dijo que él nada podía hacer, que en todo caso llamara a la policía…. ¿se imaginan la pelota que le podrían dar?

IMG_822020160113044259IMG_8202IMG_8221IMG-20160107-WA0033IMG-20160107-WA0030IMG-20160107-WA00402016011304414520160113044229IMG_8196

NO DEJEN DE CONTESTAR LA ENCUESTA A LA DERECHA DE LA PÁGINA

Anuncios

»

  1. Simplemente un detalle. Esos aparatitos que se utilizan para pasar las tarjetas de crédito, débito o prepagas se denominan POS.

    Me gusta

    Responder
  2. Luego que me tome un tecito con cedrón y se me pase la amargura, tal vez le agregue alguna recurrente queja turística a su lista.
    Pero…parafraseando a Don Verídico ¡Qué tipo capacitado pa la tarea de desinflar expectativas!
    Vieja! llamá al Pichón y decile que este año no vamos…y pasale el post del Salmón, si te pregunta el motivo.
    PD
    no me diga nada, estuvo acampando con los “compañeros” en La Aguada. Yo me estoy practicando en la criolla los tonos de “A redoblar”.

    Me gusta

    Responder
    • Ni una cosa ni la otra. No es para dejar de ir, es un lugar igual disfrutable. Para camping ya estoy demasiado viejo y burgués.

      Me gusta

      Responder
      • Por las dudas… era una broma! no hay tiburón (ni salmón) que logre desalentarme de ir al lugar donde pasé los mejores momentos de mi adolescencia, mi adultez y ahora mi vejez (Amén …lo dijo mi nieto, que es fanático del lugar)

        Me gusta

      • Obvio que estaba claro que era una broma. Pero lo aclaré porque este blog lo leen en más de 65 países y en algunos no manejan la ironía como nosotros. jaa..

        Me gusta

  3. Como siempre acertado, creo que la ecología, la previsión y el buen gusto deberian ir de la mano.

    un saludo

    lamar

    Me gusta

    Responder
  4. Muy bueno, Rocha es así, no les da la cabeza ni el dinero ni no se qué para mejorar lo mínimo todo eso.
    “Kitsch” es la forma correcta.
    Yo no voy hace exactamente 20 años a Rocha, no había ruidos molestos o se fueron para punta del diablo?

    Me gusta

    Responder
  5. jeje. Deprimente! Pasan los años y las cosas siguen igual. Con el cuchillo entre los dientes parecen querer decir los locales, con el cuchillo entre los dientes nos va a pasar el progreso por encima. Estuve unos días en La Paloma en enero. Sigue todo igual y las quejas de siempre, desabastecimiento, etc.
    La calle que pasa por anaconda y lleva a la serena, tampoco tiene vereda o senda peatonal y uno tiene que ir viendo de no pisar a los que salen a correr o caminan hacia donde sea que vayan. Creo que la idea que se tiene es que si se hace un parking o calle, se perderá “ese no se qué” palomense y pasarán a ser un ¨Punta del Este” más. No sé. Creo que el gobierno departamental no tiene claro el rumbo a seguir en materia de Turismo y como que no le importa.
    Lo que decís de la ruta es tan importante que “rompe las vistas”. Cómo no tenemos doble vía hasta el Chuy? dependemos de los turistas y no tenemos rutas acordes para que ingresen y además nos quejamos de la cantidad de muertos en el tránsito estival. Cómo no va a suceder si está todo mal planeado y nunca se puso cabeza para solucionarlo? como una ruta principal va a tener cruces como si fuera 21 y ellauri? lo peor es en la costa de oro. No quiero imaginar vivir al norte de la ruta un día de verano e intentar cruzar la misma, prefiero la ruleta rusa con una pistola automática! Increíble. hay que cerrar el 90% de esos cruces y hacer unos pocos a nivel y cerrar el acceso peatonal a la ruta, que sea una “autopista”. En fin, mucha obra para hacer, quizas para el 2038 cuando mis hijas me lleven unos días al Este dese el geriatrico, la cosa sea así. Y no sigo porque me caliento.

    Me gusta

    Responder
  6. Jaime Página

    Bueno, Samón, ese es el “charm” de Uruguay, parecer que paró en 1950, jajajaja. Me causa gracia cuando, cada tanto, aparece la idea de construir un subterráneo en Montevideo con lo lento que se construye en Uruguay (recordar el viaducto de Agraciada) y ni hablar del delirio de la Copa del Mundo en 2030, ¡no consiguen mejorar lo que había hace 30 años y sigue igual, imaginate un subte o un estadio mundialista! Un saludo.

    Me gusta

    Responder
  7. No puedo compartir más tus posts cuando hablas de la infraestructura que hay en uruguay. En general estamos muy acostumbrados a no tener prácticamente obras que colaboren con la estética y Recreación (y con mayúsucla especialmente), tan acostubrados que ni siquiera nos quejamos de su falta. Quienes hemos tenido el placer de viajar a otros lugares (y ni siquiera yéndose muy lejos) se da cuenta todo lo que carecemos simplemente por no tener voluntad.
    Totalmente de acuerdo contigo en todo, especialmente lo referente a un paseo peatonal en la laguna, sería hermoso.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: