Canal RSS

SEAMOS INCLUSIVAS E INCLUSIVOS

Publicado en

 

Sin duda que en todas las sociedades, en todo tiempo y lugar, han existido grupos discriminados. En los Siglos XX y XXI con el avance del reconocimiento de los derechos humanos las sociedades vienen librando una verdadera batalla contra la discriminación en la que poco a poco las concepciones liberales van ganando terreno. Diversos grupos tradicionalmente segregados (las mujeres, los homosexuales, las minorías raciales, los discapacitados) van avanzando hacia la obtención de espacios de igualdad venciendo milenarios prejuicios. Bienvenidos todos estos avances que favorecen a todo el mundo.   Todo esto – acompañado por algunas conquistas legales como el matrimonio igualitario – está muy bien y es uno de los grandes avances de nuestra época. Pero sucede que a veces toda esta ola de logros auténticos viene acompañada por ondas de   prácticas vacías e hipócritas que se ponen de moda y que, a veces, pese a que son el fruto de buenas intenciones, terminan conspirando contra el fondo del asunto.

Uno de estos casos es el de la “no discriminación” en el lenguaje, el lenguaje inclusivo sexistaque le llaman. De un tiempo a esta parte a mucha gente se le ha ocurrido incorporar en el lenguaje términos que reflejen que ciertas profesiones, otrora exclusivamente masculinas, también  suelen ser desempeñadas por mujeres. Así, algunas palabras se han feminizado, algunas natural y lógicamente. Pero otras lucen forzadas. Por ejemplo se han creado las palabras “edila”, “bedela”, “tenienta”, “gerenta”, “presidenta”, “jefa”, “comandanta”, “cancillera”, “mayordoma”, “conferencianta”, “prócera”, “cacica” . Y muchas de ellas suenan realmente mal. Sin duda que tiene lógica que palabras que terminan en o – que se asocian naturalmente con lo masculino – hayan adquirido su equivalente femenino: diputada, odontóloga, escribana. pero ¿cuál es el sentido de marcar un femenino en palabras que en su terminación son neutras?. Porque con ese criterio podíamos entrar también en el terreno de empezar a masculinizar algunos vocablos y así hablar de “bedelo”, “edilo”, “presidento”, “gerento”. Más aún muchos nombres de profesiones terminan en “a” y ningún varón ha reivindicado cambiar la “a” por “o”. Salvo en el caso de “modisto” (que además suena bien mal), a nadie se le ocurre decir “futbolisto”, “economisto”, “dentisto”, “cronisto” o “latifundisto”. Y algunas de ellas – caso típico el de futbolista – han sido durante décadas típicamente masculinas pese a su terminación en “a”. Y ni qué hablar de la masculina por excelencia: MACHISTA. Deberíamos llamarle “machistos”?  mario-luna-lenguaje-no-sexista-ignorantes-e-ignorantas-02

Pero además de esto existen algunas otras costumbres que se van abriendo espacio en nuestro lenguaje, como el dar rodeos para no mencionar el genérico masculino que existe en nuestro idioma para hacer alusión a un plural compuesto por personas de los dos sexos,  o el mencionar conjuntamente el masculino y el femenino para no ser sexista.

Así, por ejemplo,  se pueden encontrar absurdos como que decir “los alumnos” es sexista. Hay que decir “el alumnado”.  En lugar de “el solicitante” hay que decir “las personas que soliciten” o “quienes soliciten”. Referirse a “trabajadores” también es discriminador. Hay que decir “la plantilla o el personal” (¿deberán bautizar al PIT-CNT como Plenario Intersindical de integrantes de plantilla/Convención Nacional de Personal? PIIP-CNP); en lugar de “el  responsable” lo correcto es referirse a “la persona responsable.                                                    ( https://www.udc.es/export/sites/udc/oficinaigualdade/_galeria_down/documentos/GUIA_LENGUAJE.PDF)           En otro post ya hemos hecho mención a un instructivo que se le repartió a la policía sobre cómo utilizar el lenguaje para no ser sexista o discriminador. Así por ejemplo hay que decir “poseer ciudadanía uruguaya” en lugar de “ser uruguayo”, o en lugar de “los policías”, “el cuerpo policial”, el  “pueblo uruguayo” y no “los uruguayos”…etc. Tampoco se puede decir “hombre vestido de mujer”. Hay que utilizar el vocablo “trans” (http://www.elobservador.com.uy/si-un-policia-le-dice-senorita-peca-inapropiado-n653071). Y sin duda, como ha señalado un humorista a nadie se le ha ocurrido encontrar un sustituto inclusivo para la palabra “pichi” (el pichaje?) con que “el cuerpo policial” suele designar a los delincuentes (y a las delincuentas?)

La otra  forma de eludir el sexismo es mediante la enunciación de los dos sexos. Al viejo señoras y señores o damas y caballeros ahora se agrega el de uruguayas y uruguayos, ciudadanas y ciudadanos, ministras y ministros, compañeras y compañeros (deberíamos decir camaradas y camarados?) – Y por supuesto, el que corona es el ridículo “todas y todos”, una  de las muletillas favoritas de la ex presidenta Cristina Ferández (que para ser coherentes nunca deberíamos referirnos a ella con el nombre de su ilustre marido, pero ella se hace llamar así, pese a su feminismo verbal), Una variación de esto – que tal vez sea la mejor prueba aportada por los mismos “inclusivistas” de lo muy pesado que puede ser expresarse así – es la introducción del símbolo @ para designar a ambos sexos: ciudadan@s, compañer@s. Que ciertamente puede simplificar el lenguaje escrito, pero se complica cuando expresamos estas palabras oralmente.

Para muchos inclusivistas el eliminar las “desigualdades” del lenguaje es un paso importante para la eliminación de las desigualdades reales entre los sexos. Uno se debería preguntar, entonces – y alguien debería estudiarlo si quieren abordar el tema seriamente – si en los países que se habla inglés – idioma en el cual no existe en la mayoría de las palabras distinción de sexo – existe una mayor igualdad efectiva de género que entre aquellos que tienen idiomas “discriminadores”.

En pocos lados ha prendido tanto el uso ridículo del lenguaje “inclusivo”  como en la República Bolivariana de Venezuela. En primer lugar el lenguaje “inclusivo” ha llegado a la misma Constitución. Así por ejemplo:

 

Artículo 186. La Asamblea Nacional estará integrada por diputados y diputadas elegidos o elegidas en cada entidad federal por votación universal, directa, …

Artículo 189.
No podrán ser elegidos diputados o diputadas:
1. El Presidente o Presidenta de la República,  el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva, los Ministros o Ministras, el Secretario o Secretaria de la Presidencia de la República y los Presidentes o Presidentas y Directores o Directoras de los Institutos Autónomos …..
Artículo 190.
Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no podrán ser propietarios o
propietarias, administradores o administradoras o directores o directoras de empresas que contraten con personas jurídicas estatales, …... Durante la votación sobre causas en las cuales surjan conflictos de intereses económicos, los y las integrantes de la Asamblea Nacional, que estén involucrados o involucradas en dichos conflictos, deberán abstenerse.

 

Sin duda – más allá de las buenas intenciones – una forma de redactar un poco pesada. Nos preguntamos si esta costumbre llegará aquí y tendremos que reformar nuestra constitución que está plagada de sexismos (Por ejemplo: Artículo 42.  Los padres tienen para con los hijos habidos fuera del matrimonio los mismos deberes que respecto a los nacidos en él….. debería ser…..Los padres y las madres tienen para con los hijos y las hijas habidos o habidas fuera del matrimonio los mismos deberes que respecto a los nacidos en él).
Curiosamente en la particular introducción de la Constitución venezolana se olvidaron en algunos casos del lenguaje inclusivo:

 

El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios,  el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de los precursores y forjadores de una patria libre y soberana; con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, la integridad territorial, la convivencia y el imperio de la ley para esta y las futuras generaciones; asegure el derecho a la vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justicia social y a la igualdad sin discriminación ni subordinación alguna; promueva la cooperación pacífica entre las naciones e impulse y consolide la integración latinoamericana de acuerdo con el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, la garantía universal e indivisible de los derechos humanos, la democratización de la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equilibrio ecológico y los bienes jurídicos ambientales como patrimonio común e irrenunciable de la humanidad; en ejercicio de su poder originario representado por la Asamblea Nacional Constituyente mediante el voto libre y en referendo democrático, decreta la siguiente

http://pdba.georgetown.edu/Parties/Venezuela/Leyes/constitucion.pdf

En  realidad debería haberse referido a “antepasados y antepasadas aborígenes” (y aborígenas?) y de los “precursores y precursoras” y “forjadores y forjadoras”.  Tal vez tengan que llamar a un referendo para reformar la Constitución y corregir esta parte que no sé cómo se les escapó.

Pero  esto no sólo termina en la Constitución.  El propio presidente Maduro – el que una vez habló de la multiplicación de los penes y ha dialogado con pajaritos – ha hecho varias veces el ridículo al referirse a

“millones y millonas”  (los clips son cortitos, vale la pena verlos)

“libros y libras”

“alertos y alertas” (no seamos crueles y admitamos que aquí se dio cuenta)

Por supuesto, todo esto no le impide a Maduro ser machista y discriminador. En la campaña electoral, por ejemplo, se despachó con un “yo sí tengo mujer”, “me gustan las mujeres”, en clara alusión al candidato opositor, el soltero Capriles, del cual él y sus partidarios han deslizado acusaciones sobre su presunta homosexualidad, acusaciones que han sido utilizadas activamente como arma electoral.

Tampoco se trata de no discriminar solo contra las diferencias de sexo y abundan los eufemismos para evitar llamar a las cosas por su nombre. Así, por ejemplo, el instructivo policial inclusivo recomienda no hablar de “adultos mayores” (y mucho menos “viejos” o “ancianos”), sino de “las personas mayores de 60 años”. Ciertamente no sé cuál de las dos es peor, ya que esta última fórmula decreta el momento en que empieza la vejez (perdón..la tercera edad, no quise ser no inclusivo) a una edad que seguramente a los y las noveles sexagenarios  y sexagenerias no les debe causar mucha gracia. También se ha impuesto la expresión “capacidades diferentes” cuando nos referimos a personas discapacitadas o minusválidas. En algunos casos esta forma de aludirlos más que una forma inclusiva de hablar es un eufemismo por el miedo que a veces veces generan las palabras (igual que en lugar de decir cáncer llamarle “una cruel enfermedad”) y en todo caso una inexactitud que a veces puede parecer una cruel ironía, ya que es claro que las personas que tienen, por ejemplo, alguna parte del cuerpo mutilada o algún órgano perceptivo sin funcionar lo que tienen es una capacidad disminuida y no simplemente “diferente”. Si uno no empieza por reconocer esto va a ser difícil, por ejemplo, encarar planes de contención solidaria para las personas que pasan por este infortunio. Y ya hace un tiempo que es un clásico el famoso “afrodescendiente” (deberíamos decir también afrodescencienta?) para referirse a la gente de raza negra.  Lo cual además es un gran error, ya que hay muchos afrodescendientes que no son negros: los bereberes o los tuareg, por ejemplo. Es como si para referirnos a los indígenas les llamáramos “americano-descendientes”.  Y yendo al extremo, las teorías más recientes  sobre el origen de la humanidad concuerdan en que el ser humano habría tenido su origen en alguna parte de Africa, con lo cual la expresión afrodescendiente carecería de todo sentido distintivo de una etnia, ya que designaría a la humanidad entera.

Sin  embargo, ninguno de estos intentos de lenguaje inclusivo han sido impedimentos femi 1.2para que coexistan en la realidad prácticas disciminatorias. Los casos de violencia doméstica en nuestro país – con blanco principal en las mujeres – continúan en aumento.  Los ancianos y los discapacitados no pueden salir a la calle, pues las veredas están todas rotas, hay pocas calles con bajadas para las sillas de ruedas y pocos ómnibus del transporte están adaptados para que alguien con estos aparatos pueda subir. ¿Cuántos semáforos para ciegos (perdón, es cierto se debe decir no videntes) hay en el país? En 2008 había dos en Montevideo y se evaluaba que tenían problemas de funcionamiento. http://www.espectador.com/sociedad/121716/semaforos-para-ciegos-no-funcionan-con-normalidad . Tengo un vago recuerdo que en la Plaza del Entrevero se llegó a instalar otro. En 2013 se instalaron dos en Salto que ya no funcionan http://www.laprensa.com.uy/index.php/locales/41696-semaforos-sonoros-habilitados-daran-paso-sistema-que-los-ciegos-activaran-por-microondas . Y sobre fines de 2015 algunos ediles propusieron la instalación de este tipo de semáforos, pero por el momento los ciegos están esperando. http://www.elpais.com.uy/informacion/semaforos-ciegos-calle-homenaje-gonchi.html. ¿cuántos objetos de uso cotidiano con letras conocen que vengan con sistema Braille. En algunos países, por ejemplo las cajas de todos los medicamentos lo contienen. Aquí nunca vi ninguno.  Desde el año 2010 la ley 18.651 fija cuotas para el ingreso de personas con “capacidades diferentes” en la administración pública. (un 4% de las vacantes deben ser llenadas por estas personas). Y si bien es una buena idea en muchos casos implica poner la carreta delante de los bueyes. Podemos decretar que muchas de estas personas consigan empleo en la administración pública, pero ¿cuantos organismos públicos tienen facilidades para discapacitados? ¿cuántos tienen baños especiales o lugares a los que no sea necesario acceder por escalera? ¿cómo hace una persona en silla de ruedas para ir a trabajar si no existen medios de transporte o calles adecuadas.  Ya hemos hablado en otro post del maltrato que nuestro sistema democrático (del cual nos sentimos tan legítimamente orgullosos) somete a los ancianos al hacer obligatorio el voto.  (https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/05/17/ejemplar-jornada-cv-ica/).  La educación es otro ámbito en que la inclusión brilla por su ausencia.  La llegada de un niño “diferente” a una escuela o liceo resulta un problema, ya que normalmente los institutos no tienen herramientas para manejarse. Ni qué hablar en la educación pública. Pero incluso pasa en la privada en la cual ni siquiera las instituciones están obligadas a aceptar niños con dificultades. Hace un tiempo una ley estableció la obligatoriedad de que las instituciones privadas de enseñanza destinaran un cupo a alumnos con dificultades. Algunas de estas instituciones – entre ellas algunas  que cacarean la educación en valores basadas en los principios cristianos – cumplen esta cuota con los casos más leves: aceptan un disléxico, pero no un Down o un autista, por ejemplo.  Más allá de esto, y de lo bienintencionadas de muchas leyes, el tema no está incorporado en nuestra sociedad. Para muchos es un tema ajeno. Dijimos que la enseñanza carece de herramientas para encarar estos casos. ¿Vieron alguna vez metido en alguna plataforma de algún sindicato de la enseñanza el pedir recursos para formar docentes en cómo manejar estos casos? ¿o alguna reivindicación para que las instituciones tengan las herramientas necesarias para incluirlos? No, simplemente se quedan en el slogan del lenguaje inclusivo que –además de sonar ridículo algunas veces como ya vimos –  no soluciona ningún problema.  También les invito a algunos de ustedes a que cuando hacen su liquidación anual de irpf hagan el ejercicio de marcar la opción de hijo discapacitado y vean cuánto da, cuál es el descuento que tiene en el pago de los impuestos una persona que tiene algún hijo con algún problema (después que hagan el ejercicio no se olviden de desmarcar el campo, no sea cosa que hagan mal la liquidación).

Hace un tiempo surgió una nueva polémica sobre “prácticas inclusivas”, y tiene que ver con los concursos  para elegir Reina del Carnaval. Un cambio en la reglamentación permitió que se pudieran presentar transexuales  y personas con discapacidades, a la vez que se eliminó el límite de edad. Ahí la primera pregunta que surge es: ¿antes estaba prohibido que una discapacitada se presentara a un concurso de este tipo?  ¿estaba explícito que no podían hacerlo?. Suena terrible. La nueva reglamentación generó reacciones muy violentas de las personas vinculadas al carnaval, y sobre todo puso en evidencia el nivel de prejuicios imperante en nuestra sociedad, y la incapacidad de la mayor parte de los actores para manejar el tema de la inclusión.  Uno de los primeros que saltó como un resorte fue el presidente de DAECPU Enrique Espert:

La reina del Carnaval que se elija como se eligió siempre. Si quieren poner una reina trans, que hagan un concurso trans; si quieren hacer uno de putos, que hagan uno de putos.  Y también que no se olviden y hagan de bufarrones, porque si no hay bufarrones, no hay maricas.

http://www.espectador.com/sociedad/327440/espert-hagan-concurso-de-trans-putos-y-de-bufarrones

También salieron en su contra ex-reinas de carnaval. Una de ellas, Anabela Quenón, con un argumento por demás curioso:

Todos los años hay algún problema. Por más que se den talleres de violencia, pasa un montón de cosas que hay que tener en cuenta. Un transexual puede ser bárbaro, pero capaz que se enoja y, se quiera o no, es un hombre, tiene una fuerza que yo no tengo. ¡Mirá si viene y me pega. http://www.elpais.com.uy/informacion/ex-reinas-carnaval-contra-aceptacion.html

Uno se pregunta cómo es el ambiente de estos concursos para preocuparse por las consecuencias de posibles, y al parecer habituales, expresiones de violencia.

Ahora bien, ¿es correcto esta nueva forma “inclusiva” de concursar, o tiene razón Espert, más allá que su lenguaje denote desprecio hacia los homosexuales? En principio parece medio raro que en un concurso de belleza se presenten a participar discapacitados y también que personas  trans compitan con mujeres. No me puedo imaginar un jurado  tratando de evaluar la armonía de unos cuerpos femeninos si a alguna persona le falta una parte de su físico o si tiene que andar en silla de ruedas. (disculpen lo cruel que puede ser este comentario, pero es la pura realidad y no pretendo ser irónico para nada). También para un jurado debe ser difícil evaluar la belleza de un trans relativa a la de una mujer, sabiendo su condición.  Sin embargo, hay algo que no aparece en el debate y es que la nueva reglamentación pretende desterrar el concepto del tradicional certamen de belleza.

No como un concurso de belleza que fomente estereotipos de género y ejerza violencia simbólica contra nuestras jóvenes, sino como una celebración al espíritu solidario y la alegría de la Fiesta del Carnaval en el territorio.

http://www.montevideo.gub.uy/asl/sistemas/gestar/resoluci.nsf/c745b37f28f909d90325678d0074638f/5d52f157888f257a03257ef90050eb5a?OpenDocument

Aquí, entonces empiezan a aclararse un poco las cosas. Es que un certamen de belleza ya es de por sí discriminatorio, por lo que resulta un contrasentido pretender ser “inclusivo” en un concurso de belleza, donde lo que se evalúa es la armonía de las formas femeninas y no otro tipo de equilibrios. Si el jurado piensa que una participante es “fea” seguramente no ganará el Concurso. La participante, entonces, puede sentirse que ha sido discriminada por su fealdad, lo cual en esencia es cierto – y cruel – , pero de eso se trata un concurso de belleza.

Ahora bien, si las Reinas no se seleccionan por su belleza, ¿cuál es el criterio?. ¿en qué consiste el concurso? Uno de los artículos de la reglamentacion dice:

Para emitir su veredicto, el Jurado deberá tener especialmente en cuenta los siguientes atributos de las participantes:
1. Conocimientos de Carnaval y conocimiento sobre su barrio o zona de nacimiento.
2. Participación y proyectos propios en proyectos socioculturales en los que la aspirante se encuentre relacionada como aportes al desarrollo de actividades sociales y culturales en su barrio, zona o Municipio.
3. Dinamismo y Alegría Carnavalera.
4. Comunicación con el Público.
Especialmente se recomienda a los y las integrantes de los jurados a tener en cuenta los aspectos señalados al inicio del presente reglamento, en relación a la inclusión y respeto de los derechos de todas las participantes.

Sin embargo, esos criterios que se deberán tener “especialmente” en cuenta ya estaban desde antes.  La chica ex-reina que se quejaba de que los trans le podían pegar a las que ganaban señala en la misma nota:

Se ha establecido, por ejemplo, que el jurado deberá tener especial consideración con las personas diferentes; al marcar eso se está discriminando para un lado y para otro. No va a haber coreografía para que no se noten las diferencias. El jurado no va a puntuar como antes, será deliberativo. Es poco transparente. Yo fui jurado el año pasado en el Comunal 11 y tenía que evaluar la simpatía de una, la elegancia de otra, la comunicación con el público o lo que sabía de Carnaval. Ahora no hay manera de corroborar la valoración, al no haber puntaje”..

Y seguramente en esto tiene razón:

Anabella Quenón piensa que es muy difícil medir la actuación de discapacitados en competencia despareja de pique. Y agrega que no existen previsiones sobre su accesibilidad a los carruajes de las reinas ni tampoco a los escenarios.

Qué quieren que les diga. No me queda nada claro  qué significa que una persona es Reina del Carnaval y menos aún en función de qué se elige. Probablemente cargadas de buenas intenciones, las personas que elaboraron este reglamento volvieron a poner la carreta delante de los bueyes. Da la impresión que con el objetivo-slogan de ser inclusivos no pensaron demasiado en las consecuencias del híbrido que estaban creando. No todo es soplar y hacer botellas.

Y conste que en este post no me meto en el tema de los  baños inclusivos. Es que todavía no he probado ninguno. ¿alguien sabe si tienen glory holes?

Anuncios

»

  1. Muy bueno, sin desperdicio.
    Con respecto a su guiñada final le diría que el boliche de la “Chancha”, donde viene siempre la “Tota” (apodo inclusivo, si los hay) Lugano, cuenta con varios “Glory hole” en el “excusado”, pero que no se los aconsejaría usar porque del otro lado tiene a la Yenni, una perra muy mala y que le encanta comer pildoritas.
    PD : lo del boliche de la chancha es todo verdad, lo de la pildorita son chusmerios machistas de twitter.

    Me gusta

    Responder
  2. Pablo Crossroads

    Ayyyy Salmón/Salmona, en la/ el que se/sa metió. Luego y luega, con tiempo y tiempa leeré leerá su artículo/artícula pero solo y sola dejeme comentarle y comentarla que de entrada/ entrado nomás, recordé a la inefabla Ana/Ano Olivera y su inolvidabla discursa al asumir el/la cargo/carga.
    Duró media hora, pudo haber durado 15 minutos si no hubiera usado la parla de género.
    Volveremos….

    Me gusta

    Responder
  3. Pablo Crossroads

    Estimado Salmón, voy haciendo la digestión del post de a poquito.
    Luego de una primera lectura creo que se enraba con un concepto del personaje de su post anterior, Vargas Llosa: estamos viviendo en la Sociedad del espectáculo. La mayoría de las medidas “inclusivas” son para exhibir, de la boca para fuera, desde la habituales idioteces de Maduro hasta las más cercanas, como ese monumento al disparate que es el Reglamento para la Reina del Carnaval. Mucho bla bla inclusivo, pero en esencia nada cambia. Y terminan siendo más excluyentes que incluyentes.
    Razonemos por el absurdo y con el mayor de los respetos. Imagine como cumpliría los 4 atributos que menciona el reglamento, una tetrapléjica, …o no la dejaríamos participar del certamen de reina y entonces la discriminaríamos por serlo?
    Algo llamado Concurso de Reina de lo que sea, desde siempre y para siempre, conceptualmente tiene que ver con la belleza. Pero ahora es machista apreciar una linda mujer y por ejemplo,en Miss Mundo o Miss Universo o uno de esos, se hacen las cosas tan politicamente correctas que las chicas ya no desfilan en bikini!
    Parecería que las únicas a las que se les permite admirar la belleza femenina es a las lesbianas….
    Y aún cuando es de la boca para afuera, puede ser peor la enmienda que el soneto. Recuerdo que ya hace más de 20 años, en EEUU a los enanos no se les podía citar por ese nombre sino por el de ” vertically challenged”, los que dan ventaja vertical! Andáááá
    Un apunte final para este comentario, en el Maturana, colegio salesiano donde fueron mis hijos ( y al que yo iba al cine en la década del 60), el mayor de ellos tuvo los 6 años de escuela un compañero con Síndrome de Down, y la convivencia con él constituyó una enseñanza enorme para ellos y para nosotros como padres, mucho mayor que cualquier explicación, con sus cosas buenas y sus problemas. Y no me complique la vida a mí, un agnóstico convencido, haciendome defender a la Iglesia 2 veces en la misma semana. Ud . me entiende jeje.
    Y respecto al Glory Hole,no conozco ese boliche del que habla el amigo Guaya, pero cuentan que hay un local donde se hacen masajes, por el Cordón, en el cual la camilla tiene un orificio estrategicamente ubicado y a través del cual, si el cliente pide Happy Ending, …buehh, ya se imagina. Cuentan, también cuentan, que la persona situada debajo de la camilla, es una “persona mayor de 60” y sin dientes, con lo cual no hay problemas de mordida. Cuentan, solo cuentan, Ud. sabe que existe algo llamado Historia Clínica donde se preguntan datos como ocupación,edad,etc. y se describen clinicamente las condiciones de la boca. Cuentan, solo cuentan…
    Continuará…

    Me gusta

    Responder
    • apenas una acotación los glory hole a que hago referencia son en realidad vent hole, que conste, la gloria únicamente radica en que nos permite respirar. Lo digo porque no quiero que por acá “alguien” me la complique para seguir yendo.

      Me gusta

      Responder
    • Una aclaración. Muy de acuerdo con lo que dices de lo beneficioso que puede ser para un niño que esté en una clase con discapacitados o chicos diferentes o como les querramos llamar. Eso es mucho más importante para la formación en valores que llenarse con prédicas teóricas que a veces los propios niños ven como en la realidad la acción la contradice. Este tipo de cosas no es patrimonio de los colegios religiosos. Tengo casos cercanos de chicos con problemas y le puedo asegurar que tanto dentro colegios religosos como de los laicos hay experiencias de los dos tipos. Lo que pasa que indigna un poco más cuando uno ve que un colegio que supuestamente educa en los principios de Cristo falta a este tipo de valores.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Si, estimado Salmón, no afirmé que fuera en todas o solo en las escuelas públicas de gestión privada. Solamente hablé del Matu, toda una institución en nuestra familia.

        Me gusta

  4. Buenos días. Este tema de la inclusión no es una materia aislada, sino que es una pata más de la forma “políticamente correcta” con la que el ser humano debe vivir y relacionarse con sus pares. Esta movida comienza por estos pagos a fines de los 90´s intentando contrarrestar las conductas individualistas propias del capitalismo occidental. Esta nueva corriente ha invadido de a poco la literatura, las ciencias, las artes, la comunicación, el lenguaje y como era de esperarse: la política. Podríamos hablar miles de horas y escribir millones de páginas al respecto, podrán escribirse y aprobarse leyes y constituciones de continentes enteros; es más, hasta capaz que de tanto escuchar la palabra edila la terminamos repitiendo, pero eso cambia algo????? Cambia nuestra forma de ser o sólo creamos un personaje hipócrita para interactuar? Me vienen a la memoria innumerables ejemplos del “haz lo que yo digo, no lo que yo hago” y voy a compartir una anécdota que me pasó el año pasado cuando viajaba en ómnibus; Detrás mío una señora joven hablando por teléfono decía: “no creo que llegue, la que va manejando el bondi es una mina, así que imaginate”

    Me gusta

    Responder
  5. Buenas tardes Sr. Salmón: lindo temita ha traído. Comparto en mucho su artículo y si no menciono a continuación alguna de las cosas por usted escritas es para no ser redundante o más bien porque las ha dicho usted de mejor manera de la que yo podría decirlas.
    Entonces:
    Todo me hace acordar al juego aquel de naipes, “ El negrito Pedro “
    Seguro que lo recuerda. Consistía en formar parejas, hombre mujer, según sus profesiones u oficios. Perdón de antemano por ser machista y comenzar por lo masculino. Maestro – maestra, domador – domadora, cantor – cantora, etc.
    Recuerdo que había una pareja que se formaba por enano – enana y otra mayordomo – mucama.
    Perdía el juego el que se quedaba con el único naipe que no tenía pareja. No tenía su contrapartida femenina, el negrito Pedro que daba nombre al juego.
    ¿Qué diríamos ahora de este jueguito que era uno de los primeros que jugaban los niños junto con el “ roba montón “
    ?
    Machista, racista
    , discriminadores y varios etcétera y etcétera ( así escrito con todas las letras como lo decía un amigo mío )
    Puedo imaginar unas cuantas variantes peores del juego, por ejemplo. “ El judío Jacobo “, “ el rengo Altez “, “ la torta Aurora “, “ el puto Ruben “ y otra vez etcétera y etcétera.
    Habría posibles variantes de todo tipo y no sigo con eso porque sería interminable y cada cultura, raza , religión y o la llamada elección sexual podría tener sus naipes discriminatorios . ni que pensar en la posible versión reivindicativa del juego. Lleno de personajes políticamente correctos llamados por sus nuevos nombre. Para empezar y terminar por lo que de obvio y absurdo rompe los ojos , “ el afrodescendiente Pedro “
    Viendo el noticiero el sábado pasado alguien decía que a Dolores estaban llegando psicólogos y psicólogas, médicos y médicas, arquitectos y arquitectas y asistentes sociales. Parece que todavía no acostumbramos la boca a nombrar lo femenino primero y que lo de asistenta suena muy mal porque debería decirse algo así como “ asistenta sociala “.
    Me rompe bastante las pelotas el no poder llamar algunas cosas por su nombre y me fastidian algunas, algunos fundamentalistas y militantes del asunto . También me joden los fundamentalistos y las militantas
    Ahora por unas líneas seré positivo y correcto.
    Quiero creer que las cosas van cambiando para bien a pesar de la dictadura de lo políticamente correcto. Al menos, aunque coincido con usted en lo insuficiente y contradictorio de algunos casos, hay buses con rampas para sillas de ruedas aunque adentro tengan unos escalones altísimos prohibitivos para otras dificultades motrices. Algunos medicamentos, muy pocos están escritos en braile como los botones de los ascensores nuevos y hay dos o tres semáforos que pitan para que el ciego lo vea , perdón, lo oiga.
    Tenemos un DT del seleccionado medio minúsvalido y ahí anda metiendo la pata con su bastón de hacer el camino de Santiago.
    Hay una mínima cuota , no se si debería manejarse de esta manera, de personas con discapacidades intelectuales y/ o dawn trabajando de cajeros en supermercados o pisteros en estaciones de servicio o en la IMM (evitaré chistes ofensivos al respecto )
    Somos un país muy inclusivo con los ancianos, nuestros últimos tres presidentes llegaron al cargo bien de veteranos.
    Comparto algunas cosillas, como diría Keith Richards , “ porque puedo “ y se que su blog es un espacio de libertad ( en fin….. )
    “. El presidente francés, François Hollande, ha tenido que retirar su propuesta de nombrar a Laurent Stefanini embajador ante el Vaticano, que con su silencio durante 15 meses ha dejado claro a gritos que no le da su plácet porque es GAY. “
    “ Olivera denuncia racismo por parte de Fucile
    El jugador de Defensor sostiene que el lateral tricolor le dijo “negro de mierda”. “

    El lanzamiento de enanos es un tipo de atracción en bares de Australia, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Canadá, Irlanda y otros países en la cual enanos vestidos con ropa especial acolchada o con disfraces recubiertos de Velcro son lanzados hacia pisos o paredes cubiertas de velcro o de algún otro modo acolchonadas. Los participantes compiten para ver quíen puede lanzar a la persona más lejos. El lanzamiento de enanos es considerado en muchos sitios como ofensivo contra la dignidad de estas personas, y algunos legisladores de los países involucrados han considerado prohibir la actividad. Los que apoyan el deporte han criticado estas medidas para prohibirlo, algunos han arguido que ello les quitaría a algunos grupos de enanos su fuente de ingreso, , aunque también aceptan que sería mejor que dichos enanos fuesen incluidos en la sociedad con posibilidad de estudiar y de progresar y así convertirse en algo más que objetos.
    Para terminar haré una pequeña gran confesión, casi una autocondena a la hoguera de lo incorrecto. Viviendo un tiempo en España descubrí que era mucho más prejuicioso y racista de lo que creía como típico hijo del Uruguay laico y educado que me creía.
    Por motivos laborales tuve que relacionarme con personas de muchas razas, países y religiones. Luego de un tiempo vi que tenía mi propio top ten o algo así discriminatorio.
    La lista estaba encabezada por gitanos y rumanos y seguida por todo sujeto , sujeta que viniera del Pacífico o del Caribe ( bolivianos, ecuatorianos, dominicanos… ). En cada musulmán veía a alguien que algún día se pondría el famoso sobretodo. Cuanto más educado y simpático peor.
    No es que me resulte particularmente gracioso, simplemente se me cayó la careta. No he dejado de discriminar pero ando más atento a mis propios prejuicios.
    Para glory holes ver la película Irina Palm con Marianne Faithfull.
    Suelto el comentario sin releerlo y corregirlo.
    Saludos

    Me gusta

    Responder
    • No conocía el juego ese del negrito Pedro, pero por lo que dice su estructura es muy parecida a la del “culo sucio” y si vamos al caso por más que a Pedro le llamemos afrodescendiente en definitiva el que pierde el juego, el que se clava es el que se queda con el negro, y ahí está el caracter exclusivista del juego. Más aún si lo asociamos con que en definitiva es una variedad del culo sucio verá usted el concepto en el cual este juego pone a los afrodescendientes, el mismo que Fucile parece haber puesto al Nico Olivera. Tal vez nuestros prejuicios no sean muy diferentes a los del resto del mundo y por ahí en algunas cosas estemos mejor, aunque es cierto también que apenas hemos tenido unas mínimas minorías étnicas. Y tal vez hayamos mejorado en muchas cosas no lo dudo, tal vez por la imitación que genera la tan defenestrada globalización, o porque simplemente la globalización nos lleve para adelante. Los buses con rampas para minúsvalidos que van apareciendo es por una noble iniciativa inclusivista de Salgado o porque son los buses que se fabrican hoy en el resto del mudno y cuando uno compra la flota no tiene más remedio que llevarselo con todo aunque no tenga ganas de gastar un mango mas en ello? No lo sé. Es lo de los ascensores, están en braile porque son nuevos y los hacen así, no porque a nosotros se nos ocurra.
      Lo saluda atentamente el salmón.

      Me gusta

      Responder
      • En un mundo alterno y bizarro, las cartas ” El negrito Pedro ” para racistas y discriminadores por género se llamarían ” La negra Onix ” y perder no estaría tan fulero. Incluso si uno pudiera viajar en el tiempo podría considerarse un premio.

        Me gusta

  6. Ahora sí, totalmente de acuerdo con usted Salmón respecto al tema que trató. Esta moda mundial de modificar el lenguaje, cambiando, prohibiendo o agregando palabras, para luchar contra abusos o discriminaciones de género, sexuales, raciales, xenófobas o de lo que sea, para ser inclusivos con ciertas minorías, es un craso error.

    Ahora, no comparto un detalle casi paralelo pero no menor. La excesiva utilización de Maduro y Venezuela. Puede ensuciar un poco el tema central de su artículo o hasta imprimirle cierta causalidad entre una cosa y otra cuando no la hay. Por las dudas aclaro, Venezuela es un desastre absoluto, Maduro es peor aún, la corrupción y la ignorancia que reina por esos lados es abismal.

    Hoy, y desde hace tiempo, EEUU por ejemplo es una fuente mucho más absurda de modificaciones y prohibiciones al lenguaje. Pablo Crossroads nombraba una.
    Las más absurdas y conocidas tienen que ver con el racismo y no con el género. Hizo mucho ruido el debate en torno a la película Django Unchained por ejemplo. Es tal el absurdo, que hoy grandes y pequeños medios de comunicación de EEUU jamás escriben( tampoco dicen), ni para criticarla, a la palabra “nigger”, los más arriesgados a lo sumo escriben “n-word”.

    Lo mismo sucede hoy en Alemania, con otros términos, otros problemas, otro lenguaje, pero lo mismo, exactamente igual de absurdo e igual de inútil, incluso hasta contraproducente. Una pequeño artículo liviano sobre esto: “De bolas de fraile y moros en camisa” de Julieta Rudich.

    Otra mucho más contundente y políticamente incorrecta, “Piropos” de Marcelo Marchese.

    Por último, Google.

    Para confirmar que esto es un problema mundial, que atraviesa a los más variados países, gobiernos, colores políticos o hasta empresas y corporaciones supuestamente neutras( aunque ya sabemos que no existe lo neutro), Google cae en el mismo error que Maduro, Obama, Mujica o Merkel. Al comenzar a escribir en el buscador, Google nos sugiere palabras, así, empezamos a escribir “app” y ya nos sugiere “apple”, “apple store”, ¡incluso “itunes”! aunque no comparte ni una letra con lo que hemos escrito. Pero ahora viene lo interesante, al comenzar a escribir “nigg”, Google no sugiere ni por asomo a la palabra “nigger”, a ver si escribiendo casi la palabra completa funciona, probamos con “nigge”, pero tampoco. Pero es peor, al escribir “app” o cualquier “palabra buena” según Google, inmediatamente nos muestra resultados, aunque no hayamos terminado de escribir. Pero al escribir una “palabra mala” según Google, no nos muestra resultados, la pantalla queda en blanco, sólo cuando hacemos click en el botón de buscar o presionamos la tecla “enter” lo hace.

    Me gusta

    Responder
    • Buenísimos sus comentarios.
      Le aclaro lo de Maduro.Era el ejemplo qu etenía a mano y además me pareció – dentro de lo t rágico que es la situación de hoy de Venezuela – que era gracioso, y el humor ácido es parte inflatable de este blog. Por otra parte es en nuestro idioma, por ello más fácil de entender, aunque estoy de acuerdo que también pasa en otros lados. Hice la prueba de poner nigger (perdón n-word) en google y es tal cual usted dice…increible…
      Me gustó mucho el artículo de Rudich, dejo aquí el link para los lectores http://www.fronterad.com/?q=bitacoras/julietarudich/bolas-fraile-y-moros-en-camisa . Brillante me parece la idea de sacarle el significado “malo” a las palabras apoderándonos de ellas. Excelente. Deberíamos practicarlo en lugar del prohibicionismo absurdo. Un poco lo que hace Rada cuando se llama a sí mismo como negro y joroba con ello todo el tiempo. Un poco lo que hacen algunos que han cumplido 60 y se autodenominan sexagenarios. El otro, “apología del piropo en su agonía” también me gustó, aunque es un poco más pesado; dejo el link: https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2014/04/24/apologia-del-piropo-en-su-agonia-marcelo-marchese/.
      Muchas gracias por sus aportes enriquecedores.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: