Canal RSS

QUE PENAL !!

Publicado en

 

En un post anterior https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/10/25/por-qu-a-los-delincuentes-los-llevan-presos/efectuábamos una serie de críticas a algunos los principios generales que regían al derecho penal, aclarando nuestra condición de absolutamente legos en el tema. En este post vamos a mostrar algunas “perlitas” que contiene nuestro código penal, algunos artículos cuya sobrevivencia resulta inconcebible. No sé si en estos momentos existen iniciativas tendientes a cambiar o derogar algunos de ellos, pero el solo hecho de que subsistan en pleno siglo XXI es un indicador de los prejuicios que aún sobrevuelan en nuestra sociedad y de la dejadez de nuestros legisladores, incapaces de eliminar muchas de estas aberraciones.

La versión del código penal en que me estoy basando es esta: https://www.oas.org/juridico/mla/sp/ury/sp_ury-int-text-cp.pdf, colgada de la página web del ministerio del interior. Supongo que es la última, ya que todas las versiones que encontré en internet tienen el mismo contenido, por lo menos en los artículos que estoy considerando.

Una salida honorable

El artículo 310 del Código Penal dice:

El que, con intención de matar, diere muerte a alguna persona, será castigado con veinte meses de prisión a doce años de penitenciaría

Pero, un artículo posterior señala un que en algún caso este delito – el homicidio – puede tener una menor pena.

Art. 313. Infanticidio honoris causa.  Si el delito previsto en el artículo 310 se cometiera sobre la persona de un niño menor de tres días, para salvar el propio honor o el honor del cónyuge, o de un pariente próximo, será castigado con seis meses de prisión a cuatro años de penitenciaría. Se entiende por parientes próximos los padres y los hijos legítimos o naturales, reconocidos o declarados tales, los adoptivos, los abuelos y nietos y también los hermanos legítimos.

 

O sea que “matar a un niño menor de 3 días por honor” opera como atenuante y puede llevar a que el asesino sea castigado con sólo seis meses de prisión. En esta disposición, entonces, encontramos varias aberraciones. En primer lugar un niño con menos de 3 días parece ser menos persona que el resto de los seres humanos. ¿Qué diferencia hace que el niño tenga 3 días a que tenga 4 a que tenga un mes o diez años o sea un adulto? quote-i-love-the-name-of-honor-more-than-i-fear-death-william-shakespeare-29702El crimen debería ser igual en  todos los casos. Más aún, el crimen de una persona que está absolutamente indefensa debería ser, a ojos de la justicia, más grave. La otra aberración es que introduce como atenuante el “crimen por honor”. ¿qué es el honor? Sin duda el honor es algo subjetivo que cualquiera puede interpretar a su gusto. Por ejemplo una persona puede pensar que hiere el honor de una familia haber tenido un hijo producto de una violación. Para otro el honor se ha mancillado si la mujer tuvo un hijo como fruto de una unión carnal adúltera, o simplemente de una relación sexual ocasional, o con alguien que considera de una raza o clase social inferior o porque el padre del bebé es de una religión que no se comparte. Para un integrante de la barra brava de Peñarol probablemente su honor se vea afectado si su hija tuvo un hijo con un hincha de Nacional.  Todos los que cometan un asesinato de un niño menor a 3 días podrían invocar algunos de estos motivos para ver reducida su pena. Es el error de incluir elementos subjetivos  en la legislación. Además resulta curiosa la forma en que está redactada la norma. Dice: “ si se cometiera……., para salvar el propio honor”, y no   “invocando como causa el honor” o “buscando salvar el honor. La expresión “para salvar el propio honor” parece presuponer que el honor se puede salvar matando. Por otra parte ¿como matando un niño recién nacido se puede invocar que se salva el honor de un abuelo?

NOTA IMPORTANTE: Un lector nos hace llegar el comentario de que este artículo fue derogado por la ley 16.707 de 1995. Vale la aclaración y reconocemos el aporte. Más allá de esto no invalida en absoluto nuestro comentario en el sentido de que hubo que esperar hasta 1995 para derogar tan aberrante disposición. Esto vale para todos otros artículos que puedan haber sido derogados “recientemente”. (22 años no es reciente en términos de tiempo absoluto, sí en términos de tiempo “cultural”

Esta referencia al honor no es la única que aparece en el Código. En el artículo 328 se expresa que como atenuante en el caso de que se efectúe un aborto sin consentimiento de la mujer:

Causas atenuantes y eximentes. 1º Si el delito se cometiere para salvar el propio honor, el de la esposa o un pariente próximo, la pena será disminuida de un tercio a la mitad, pudiendo el Juez, en el caso de aborto consentido, y atendidas las circunstancias del hecho, eximir totalmente de castigo, El móvil de honor no ampara al miembro de la familia que fuera autor del embarazo

O sea que si su hija quedó embarazada  y usted considera que eso mancilla su honor (por ejemplo porque es soltera) puede hacer que ella aborte contra su voluntad y tendrá menos pena que en cualquier otro caso. Obligar a una mujer a abortar contra su voluntad debería ser un delito despreciable en cualquier circunstancia y penable sin que se pueda invocar conceptos decimonónicos como el honor para disminuir la condena.  Seguramente todos conocemos casos de jóvenes que quedaron embarazadas a las cuales sus padres obligan a abortar utilizando la coacción de que si no lo hacen la echan de la casa.

También el artículo 331 establece:

Abandono de un recién nacido por motivo de honor. La pena del delito será reducida de un tercio a la mitad, si se cometiere en la persona de un niño menor de tres días, para salvar el propio honor, el de la esposa, o el de un pariente próximo, y no se tendrá en cuenta la agravante prevista en el numeral 3º del artículo precedente…….(Numeral 3. Cuando fuere cometido por los padres, respecto de sus hijos legítimos o naturales, reconocidos o declarados tales, o por el cónyuge.)

 

Ya saben, si el niño es fruto del adulterio el padre humillado tiene 3 días desde que nace para dejarlo  en un contenedor, que la justicia les hace precio.

MISMO COMENTARIO QUE PARA ARTÍCULO DEL ASESINATO HONORIS CAUSA

El Artículo 46. dice: –

Atenúan el delito cuando no hubieran sido especialmente contempladas por la ley al determinar la infracción, las siguientes:………………………..10º. Móviles jurídicos altruistas o sociales. El haber obrado por móviles de honor o por otros impulsos de particular valor social o moral.

Aquí el legislador fue más lejos, ya que declara explícitamente al “honor” como “de particular valor social o moral” .  Sin comentarios. El Coronel Escayola cuando abandonó al niño que según muchos después se convirtió en Carlos Gardel actuó para defender su honor y el buen nombre de su familia. Chapeau, coronel, actuó por móviles de particular valor social o moral. Y yo que pensaba que era un canalla cruel que había abandonado al propio guachito de pura mala gente nomás.

(video aporte del lector Guayabox)

(video aporte del lector El Esquina)

No me toque que soy doncella

El artículo 275 define el estupro y su castigo de una forma muy particular:

Comete estupro el que, mediante promesa de matrimonio, efectuare la conjunción con mujer doncella menor de veinte años y mayor de quince. Comete estupro igualmente, el que, mediante simulación de matrimonio, efectuare dichos actos con mujer doncella mayor de veinte años. El estupro se castiga con pena que puede oscilar desde seis meses de prisión a tres años de penitenciaría.

Estamos aquí frente a un artículo de antológica ridiculez.  El uso de la palabra doncella suena absolutamente anacrónico y el artículo en realidad le da a la  virginidad la slide_16categoría de virtud que la ley debe proteger, a la vez que genera una fuerte discriminación.   Para empezar, engañar a una persona, hacerle una promesa de matrimonio con el objetivo de tener relaciones sexuales podrá ser reprobable desde el punto de vista moral, pero es algo cuyo juicio pertenece a dicha esfera, nunca puede ser considerado delito por el orden jurídico. Y más si es algo entre adultos (la norma se aplica hasta los 20 años en el caso de la promesa). De hecho una persona puede engañar a otra para llevarla al lecho para satisfacer sus bajos instintos sin necesidad de prometerle matrimonio, fingiendo estar enamorado, por ejemplo.   Pero, supongamos por un momento que estamos de acuerdo en considerar ese engaño como un delito. ¿cuál es la diferencia de que el engaño se le haga a una mujer virgen a que se le haga a otra  que ya ha tenido relaciones sexuales? ¿O por el hecho de haber “pecado” antes se tienen menos derechos?  Si el engaño es un delito lo es en toda circunstancia. Por otra parte la norma tiene una serie de dificultades de orden práctica que en algunos casos pueden transformarse en una intromisión peligrosa. Por ejemplo, ¿cómo una mujer demuestra que antes de tener sexo con el “estuprante” era doncella? Parece complicado. Por otra parte  si el tipo le prometió matrimonio..¿cómo se demuestra que fue con la finalidad de engañarla y llevarla a la cama? Más aún – y esta es otra intromisión más peligrosa aún – la ley no establece la necesidad de que haya engaño, simplemente basta con que le haya prometido matrimonio, haya tenido sexo y luego no se haya casado. ¿Qué pasa si el tipo le prometió matrimonio porque estaba realmente enamorado y después de que tuvieran sexo se arrepintió? ¿No tiene derecho una persona a cambiar de opinión o queda preso de su promesa? ¿como se demuestra que el hombre prometió casamiento? ¿y si la mujer le dijo que accedía a tener relaciones solo si se casaban después? ¿eso entra  también dentro del delito?   Un detalle interesante es el concepto de simulación de matrimonio. Por lo que pude averiguar se trata de una situación en que uno se casa sin tener voluntad real de hacerlo, por más que cumpla con todos los requisitos formales. Este sería el caso en que el tipo realmente se llega a casar con la finalidad pura y exclusiva de desflorar a la doncella. Demasiado retorcido eso para los tiempos que corren, no? Imaginen la situación: una mujer de 25 años, virgen, el tipo la conquista, no mantienen relaciones sexuales, se casan, consuman el acto carnal y después el tipo la abandona o le pide el divorcio y le dice: “en realidad yo solo me casé contigo porque quería saciar mis bajos instintos”. ¿eso es un delito?. ¿Cómo se probarán todas esas cosas? Eso sí, solo si la engañada era virgen, pobrecita. Porque se supone que si ya tiró la chancleta antes es una mujer ligera que no sufre daño si alguien juega con sus afectos. La vulnerabilidad respecto a una cierta violencia afectiva – que es lo que se supone que la ley castiga invadiendo un tema de la esfera privada – solo parece existir para los legisladores si la mujer es virgen. Después no es engañar. Lamentable.

En esta línea absurda del código penal podríamos imaginar otros hechos condenables desde el punto de vista moral a los cuales  podríamos convertir en delitos:  por ejemplo, casarse sin estar enamorado, (sin maldad, simplemente por aburrimiento como dice la canción de los Stones “Sitting on a fence”: All of my friends at school grew up and settled down/And they mortgaged up their lives/One things not said too much, but I think it’s true/They just get married cause there’s nothing else to do), casarse por el dinero de la otra persona, casarse con una persona más joven para

que la cuide en la vejez, casarse sólo porque se está excitado sexualmente, casarse por status o casarse con alguien de otro sexo siendo homosexual para mantener las apariencias de heterosexualidad y así salvaguardar el “honor” de la familia (ahí tal vez como está el tema del honor de por medio podríamos tener un atenuante), fingir la mujer que es virgen y que el tipo se de cuenta recién en la noche de bodas. Porque me imagino que también a veces los hombres pueden ser víctimas.

 Mamita !!!

Otro tema escabroso en que se mezcla la moral y la ley es en el siguiente artículo:

Art. 276. Incesto. Cometen incesto los que, con escándalo público mantienen relaciones sexuales con los ascendientes legítimos y los padres naturales reconocidos o declarados tales, con los descendientes legítimos y los hijos naturales reconocidos o declarados tales,y con los hermanos legítimos. Este delito será castigado con seis meses de prisión a cinco años de penitenciaría

Seguramente la sola mención del incesto nos genere repugnancia a la mayoría de nosotros. Sin embargo – y salvo que éste se realice sin consentimiento o en condiciones en los cuales se abusa de una situación de poder dominante – la condena al incesto edipopertenece al campo moral, no debería pertenecer al campo legal.  En realidad dos personas que ingresan en una relación incestuosa consentida no le hacen daño  a nadie. Ahora bien….¿qué significa “con escándalo público”? Da la impresión que si la relación se hace pública ahí se configura el delito, pero en tanto nadie se entere no lo sería. O sea, dos hermanos que de común acuerdo deciden vivir juntos como pareja  no cometen delito de incesto si nadie se entera que son hermanos o que viven como pareja. Pero si salen del placard y eso “escandaliza” al resto de las personas sería un delito.  Sería una acción que se constituiría en delito, no por el hecho objetivo en sí, sino en función de que las personas que están alrededor de ellos se enteren y se sientan escandalizados o no. Suena raro, no? Porque un delito es un delito, independientemente de que se haga a escondidas o en forma pública.

Un rapto de total imbecilidad

Otro delito definido por nuestro código y enmarcado en una serie de prejuicios es el de rapto.

Art. 266. Rapto de mujer soltera mayor de dieciocho años, viuda o divorciada honesta. El que, con violencias, amenazas o engaños, sustrajere o retuviere, para satisfacer una pasión carnal o contraer matrimonio, a una mujer soltera, mayor de dieciocho años, a una viuda o divorciada, honestas, cualquiera fuere su edad, será castigado con pena de doce meses de prisión a cinco años de penitenciaría.

Art. 267. Mujer casada o menor de 15 años. El que con violencias, amenazas o engaños, sustrae o retiene, para satisfacer una pasión carnal a una mujer casada, será castigado con penitenciaría de dos a ocho años…. 

Art. 268. Rapto de soltera honesta mayor de quince y menor de dieciocho años, con su consentimiento o sin él. El que, con alguno de los fines establecidos en los artículos anteriores, sustrajere o retuviere a una mujer soltera, honesta, mayor de quince años y menor de dieciocho, con su consentimiento o sin él, será castigado con tres meses de prisión, a tres años de penitenciaría.

el-rapto-de-europa-2-728Este curioso artículo parece el sumun de la discriminación y la idiotez. Para empezar, raptar,  o sea “sustraer a una mujer con violencias, amenazas o engaños para satisfacer una pasión carnal” constituye más delito si la persona raptada es casada que si es soltera, viuda o divorciada, ya que el castigo es de una mayor condena. (!!!). Por otra parte el código introduce el concepto de “mujer honesta”, el cual no está definido en ningún lado. Pero podemos inferir, por el contexto, a qué se refiere el concepto. Y se me ocurren tres posibilidades. Seguramente – creo que este es el sentido más probable que se le ha dado – la palabra “honesta” esté usada aquí por opuesto a lo que en el lenguaje popular se conoce con el nombre de “puta”. Para muchos una mujer “puta”, o “fácil” es aquella que adopta una libertad sexual similar a la de un hombre y no se reprime sexualmente. También es probable que se  refiera como “honesta” a una mujer que no ha cometido adulterio. Y f0a8d63c841fb0b5b962d90ea8544869einalmente podemos interpretar que la palabra “honesta” se refiere a que la persona no ejerce la prostitución. En cualquiera de estas definiciones el contenido es de un machismo aberrante:  si la mujer no es honesta no es delito raptarla. En otras palabras si usted mediante violencias, amenazas o engaño, y para satisfacer sus más bajos instintos carnales,  se roba a una mujer que tiene fama de “ligerita”, que ha engañado a su pareja o que ejerce la prostitución,   no está cometiendo delito de rapto y eso no estaría penado. O sea si  la mujer es muy activa sexualmente eso la convierte en un sujeto de menos derechos. Parece que la norma la hubiera escrito Omar Freire.  Otro elemento curioso es que la condición de “honestidad” no se exige para las mujeres casadas, y no queda muy claro de la redacción si alcanza a todas las solteras (el plural alcanza a todas?), aunque sí es claro que es una exigencia para las  viudas y por supuesto para las divorciadas. En realidad, además del superprejuico,   hay un gran entrevero con este tema de la honestidad, porque encima los artículos están muy mal redactados.  En el colmo del absurdo, la pena para el que rapta una menor es mucho más leve que en los casos anteriores, tal como se desprende del artículo 268.

Para terminar hago una reflexión, aunque creo que no es necesaria por lo obvio, pero la dejo estampada de todas maneras aún a riesgo que los lectores del El Salmón se sientan subestimados en su inteligencia. Estas disposiciones son tremendamente insultantes para las mujeres. El uso de la palabra “honesta” para describir una determinada conducta sexual femenina –además de discriminar porque no se hace la misma distinción para el mismo tipo de actos para los hombres – es un ataque a todo el género femenino. No existen conducta sexuales honestas o deshonestas, que quede claro. La palabra aplicada a esta esfera de la conducta privada es un sinsentido agraviante. Deshonesta es la persona que roba, mata o  estafa, no la que disfruta del sexo libremente. Repito, es obvio, pero no podía terminar sin decirlo.

Emborrachate, pero no te drogues, o sí?

El artículo 46 establece que son circunstancias atenuantes de una pena:

4º. La embriaguez voluntaria y la culpable. La embriaguez voluntaria que no fuere premeditada para cometer el delito, y la culpable plenas, y la producida por fuerza mayor o caso fortuito, semiplena.

¿Cómo una persona se puede emborrachar por fuerza mayor? Pero en el artículo 47 se establece como agravantes:

47) (Influencia de estupefacientes o sustancias psicotrópicas). Haber cometido el delito bajo la influencia de cualquier estupefaciente o sustancias psicotrópicas de las previstas en las Listas contenidas en el Decreto – Ley Nº 14.294, de 31 de octubre de 1974, y sus modificativas.

¿En qué quedamos? En un caso el ingerir drogas (alcohol) es atenuante, en otro caso, si son estupefacientes es agravante. Suena incoherente que bajarse una botella de whiskey sea atenuante de un delito y aspirar unas líneas de coca sea agravante.

Pero hay algo un poco más confuso. El Capítulo II establece como causales de inimputabilidad la locura, la embriaguez, (No es imputable el que ejecuta un acto en estado de embriaguez, siempre que ésta fuere completa y estuviere determinada por fuerza mayor o caso fortuito), la minoría de edad, la sordomudez, y el artículo 33 de ese capítulo dice:

Intoxicación. Las disposiciones precedentes serán aplicables a los que, bajo las condiciones en ellas previstas, ejecutarán el acto bajo la influencia de cualquier estupefaciente

¿Entonces? ¿cómo es?. Estar bajo la influencia de estupefacientes es un agravante, pero por otro lado te hacen inimputable….no entiendo. Me parece que estamos ante una contradicción.

 

Seguramente los juristas tengan argumentos como para destrozarme estas líneas que he escrito. Probablemente muchas de estas disposiciones estén en desuso y los jueces las apliquen con criterios  razonables basados en el sentido común y en interpretaciones no tan literales. Sin embargo a mí en el liceo me enseñaron  que la fuente de derecho por excelencia en nuestro ordenamiento jurídico era la ley escrita y yo lo que veo escrito son estos disparates. Pero más allá de que a estas normas les haya pasado por arriba los usos y costumbres, o incluso alguna otra ley o interpretación jurídica sesuda, el hecho de que aún permanezcan ahí en un cuerpo ordenado y estructurado como es el Código Penal habla bastante mal de nuestros legisladores.  Estimados legisladores, amigos representantes electos por todos nosotros: hagan desaparecer estas normas del código lo antes posible. Son una vergüenza. Porque además, más allá de su aplicabilidad, entre los riesgos  que corren está el que aparezca algún bloggero que – sin entender demasiado de leyes – las lea y dedique algún artículo a burlarse e ironizar respecto a nuestro Código Penal. Porque las leyes son para tomarlas en serio. Así me lo enseñó Alejandro Mangarelli, mi profesor de Introducción al Derecho del liceo.

 

Anuncios

»

    • Señor Esquina….le agradezco su contribución aque al igual que la de Guayabox será incorporada al texto, pero más que ello le quiero decir que su comentario es el numero 1.000 (contando mis respuestas, claro)
      Felicitaciones

      Me gusta

      Responder
      • Gracias Sr Salmón: casi como el título de una novela de Jane Austen,” orgullo, emoción y etcétera ”
        Lo saludo deseándole miles de comentarios más.
        Su blog los merece.

        Me gusta

      • Tal vez sea este tiempo de corrupción generalizada que me intimida, pero no puedo dejar de sentir que la adjudicación de ese “pichichi” huele a fraude.
        PD Qué fijación tiene con las encuestas y las cifras (parece del MEF!)

        Me gusta

      • no se queje Guayabox, y piense que al hacerle el comentario a El Esquina salvé que su comentario fuera distinguido con el famoso número 1.001. Como usted es muy viejo seguramente se acuerde cuando Pelé hizo su gol número 1.000 (que en realidad fue todo un fraude, nunca llegó a los mil goles sino que se inventó algunos de cuando jugaba en el campito), y se acordará que el gol 1.001 lo hizo aquí y se lo hizo al glorioso Ladislao Mazurkiewiecz. http://aventuraamericana.com/2013/02/el-gol-1001-de-pele/ . y por las dudas de que me crea un enfermo los mensajes no los cuento yo sino que me los cuenta el programa que administra el blog, sin que yo se lo pida.

        Me gusta

      • Si es así se lo agradezco. El Nro. 1001 no me trae buenas remembranzas, no lo digo por ese antojadizo gol de Pelé a nuestro inconmensurable Mazurka, sino por viejas reyertas filosóficas en una antigua vecindad ideológica.

        Me gusta

  1. Jaime Página

    Salmón, con seguridad, si seguís escarbando en el Código Penal vas a encontrar más incongruencias como las que te encontraste, es increíble que aún existan. Pero no solo ocurre en el de Uruguay, aparecen en los códigos de otros países, el sistema jurídico es un paquidermo burocrático, creo que prefieren dejarlo donde está a tratar de eliminarlo a causa del consabido trámite demorado. Saludos.
    P.D.: gracias a la contribución de El Esquina pudimos deleitarnos con el video de Rosamel Araya, “Señor Abogado”; mi pregunta es si por su temática esta música es la versión en español de “Hey, Joe”, interpretada por Jimi Hendrix.

    Me gusta

    Responder
    • Sin duda que sí, si tengo tiempo lo seguiré haciendo. Y sin duda que también aparecen en otras legislaciones. De hecho en otro post cité de algunas prohibiciones de carácter sexual en algunos estados de estados unidos, como por ejemplo el sexo anal con consentimiento, que es delito. La música de Hendrix es tan potente y arrolladora que nunca había prestado atención a la letra, pero sí, puede ser una versión rockera de la misma temática.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: