Canal RSS

MANEJAR CON ALCOHOL Y MOCOS

Publicado en

 

Les confieso. Cuando impusieron la tolerancia cero al alcohol, encontré que era preferible a lo que teníamos antes. Por un motivo sencillo. Cuando la tolerancia era un número bajo  muchas veces iba a una fiesta o a una reunión familiar y me tomaba un vasito. Vino, whisky, cerveza, lo que fuera. Si la fiesta era larga, un casamiento, por ejemplo, me tomaba dos, todos al principio. El problema venía después, los nervios de saber si mi organismo había registrado ese vaso de alcohol dentro de los límites reglamentarios. Con la tolerancia cero, en principio, es más fácil, sé a qué atenerme. Si tengo una fiesta, o bien voy en mi auto y no tomo nada de nada, o bien voy en taxi y me tomo todo lo que pueda, como si la cebada o la uva fueran a desparecer de la faz de la tierra. Nada de andar con medias tintas. Pero reconozco, esta preferencia que experimenté cuando se implementó es, en el  fondo, consecuencia de un problema mío. Porque en realidad la tolerancia cero al alcohol me parece un reverendo disparate sin sentido, que además hace perder credibilidad a las políticas anti alcohol o de prevención de accidentes. La gente termina viéndolo como algo puramente represivo, y si la represión no va de la mano de un entendimiento del problema el cambio de hábitos tendrá vida corta. Algo muy diferente a lo que ocurrió con el tema de la prohibición de fumar en lugares cerrados. Allí la represión fue bien acompañada y generó una toma de conciencia, un cambio cultural, al punto que la gente hoy ha dejado de fumar en lugares cerrados, incluso en ámbitos donde la represión no llega, como las casas de familia.

Es que el cero de tolerancia al alcohol no tiene fundamento ninguno. Tomar una copa de vino, un vaso de whisky o de cerveza no genera ningún problema para el conductor. O en todo caso genera menos que, por ejemplo, haber dormido poco la  noche anterior, sea porque el bebé lloró todo el tiempo o porque sustrajimos algunas horas al descanso para dedicarlas al goce carnal o a jugar con el play station.  Pero, por otra parte, así como yo les contaba que cuando iba a una fiesta y tomaba el vaso permitido me ponía paranoico pensando que me iba a dar más, también me entra el delirio persecutorio referido al hecho de que si el límite es cero no puedan existir algunas sustancias con pequeños contenidos de alcohol que los registre el espirómetro, teniendo en cuenta, además,  que estos aparatitos no deben ser exactos, deben tener un cierto margen de error como tienen los termómetros, las balanzas, las encuestas del Sordo González y las predicciones de los astrólogos y los economistas. Con lo cual las ventajas de la tolerancia cero desaparecen.  Creo que no debo ser el único paranoico. Recuerden cuando el obispo Sturla pidió una excepción para los curas que daban misa, no fuera cosa que los pararan cuando iban manejando y les encontraran rastros de la sangre de Cristo. Después de todo ellos tienen la protección del Señor y lo que en los demás podría ser un arma del demonio para generar accidentes en ellos simplemente es el ingreso en su cuerpo de la sangre divina. (habría que avisarle a Sturla que en nuestra legislación un cura es igual a cualquier otra persona). Dicho sea de paso, no sabía que los curas andaban en auto, pensé que el voto de pobreza los excluía de hacerlo. Y si no miren lo que dice Francisco de “un prete o una suora en una machina ultimo modelo” :  ¡¡ ma non si puode !!!

Pero me fui de foco. Retomo. Llevado por mi paranoia   me puse a hurgar en la gran fuente de conocimiento que es internet a buscar si existen otras cosas que ingerimos inocentemente con contenido de alcohol.  Y encontré algunas (además del obvio bomboncito de licor que ya no podremos vainillaconsumir si vamos a manejar). Uno de ellos es la aparentemente inocente vainilla, y como no debemos creer a pie juntillas todas las cosas que se publican en la autopista de la información, me fijé en un frasquito de vainilla que tenía en mi casa…y efectivamente es así. Más aún – tal cual se puede ver en la foto adjunta  – el producto se define como “solución hidroalcohólica  aromatizante a base de chaucha de vainilla” Así que … cuidado, corremos el riesgo cuando comemos un inocente bizcochuelo de esos que hacía la abuela o cuando nos  tomamos un heladito.   También  tienen alcohol algunos productos que se usan para aderezar carnes o pastas, algunos medicamentos, especialmente jarabes, el enjuague bucal (a mí no se me ocurre tragarlo, pero ¿qué pasa con lo que queda en la boca si lo que se evalúa es el alcohol en el aliento?), algunos postres y podríamos seguir con la lista. Respecto a las salsas existe la creencia generalizada de que cuando el alcohol se calienta se evapora y sólo queda el gusto. Pero parece que no es así y depende del tiempo de hervor. Tampoco podremos tomarnos ese dedalito de vino que nos dan los domingos en el supermercado –justo cuando vamos a cargar el auto con la compra para toda la semana – para que probemos el último producto de una bodega. Todos los expertos coinciden que para que dé positiva una espirometría  hay que ingerir muchas cantidades de todas estas sustancias que he mencionado, y poco antes de que nos hagan soplar, por lo que probablemente estos productos no generen riesgos reales de que el test dé más que cero. Pero, yo que sé,  es tanta la ignorancia que hay al respeto que uno no puede menos que desconfiar (sobre  todo si se es paranoico como yo).  Además  tampoco  tenemos idea sobre cual es el umbral de sensibilidad de estos aparatitos. Por ahí algunos captan una ínfima cantidad. Y para peor, mientras estaba terminando esta nota, me acabo de enterar que las cervezas sin alcohol….. tienen alcohol !!! , menos que las otras pero tienen (0.5%). O sea que más de una vez estuvimos arriesgando nuestras libretas y nuestras vidas paladeando el sucedáneo.  Que a uno le quiten la libreta por haber tomado cerveza sin alcohol en una fiesta es como agarrarse una venérea solo por haberse sentado en un inodoro contaminado, más o menos. http://www.elobservador.com.uy/cervezas-sin-alcohol-tienen-05-graduacion-n903431 . Según parece si uno toma cerveza sin alcohol debe esperar tres horas antes de manejar.

Pero más allá de todo esto lo absurdo  es cómo se penaliza duramente algo inocuo como uno o dos vasos de vino, mientras esto no es complementado con sancionar otras cosas que son muy frecuentes en el tránsito y que son tanto o más peligrosas. Un amigo – que no es un gran bebedor, sino una persona común y corriente que toma en fiestas – me comentó que en una oportunidad tomó dos vasos de champagne en un casamiento. A la salida lo pararon y le sacaron la libreta por seis meses. Cuando se cumplió el plazo y fue a que se la devolvieran lo hicieron pasar por un examen siquiátrico, le dieron una especie de sermón sobre su comportamiento  y además en su libreta quedó estampado el bochornoso antecedente.  Algo tan desproporcionado como el castigo a la mordida de Suárez al lado de los patadones, a veces cuasicriminales, que se suelen ver en las canchas de fútbol.  Además la sanción es casi la misma para el que se tiene un poquito como para el que tiene mucho. El consumo excesivo de alcohol está bien que sea penalizado y combatido severamente, pero no es la única, ni la principal causa de accidentes.

Veamos algunas infracciones o situaciones muy frecuentes, tanto o más peligrosas que manejar con algo de alcohol en la sangre y que no ameritan la quita de la libreta por seis meses, o que directamente son impunes (entre otras razones porque en muchos casos es la propia Intendencia la responsable)  :

TextiandoAtender el celular mientras se maneja. Costumbre cada vez más difundida. Utilizar el celular manejando es, por supuesto, mucho peor que atenderlo en un teatro; sin embargo nunca he visto a nadie en las redes sociales o en la prensa saliendo a manifestar su indignación con la virulencia con que lo hicieron los actores Jones y Telles cuando a un espectador les sonó el celular en medio de la función. (Ver:  https://salmonbizarro.wordpress.com/2016/03/06/el-teatro-y-los-celulares/. ) No hay nada tan urgente  como para justificar echar mano al aparatito cuando se debe estar prestando atención al tránsito. Conozco gente que tiene el vicio de que, cuando va a visitar a alguien a su casa, le va mandando mapitas o fotos por whatsapp para que el otro sepa por donde viene y no se ponga ansioso. Seguramente estas prácticas sean , por mucho, más peligrosas que tomarse una copita, pero no hay ninguna relación entre la gravedad de la sanción en un caso u otro, si es que en el caso del celular se aplica sanción, ya que no sé de nadie que le hayan puesto algún tipo de multa por ello. Todos los días vemos algún conductor impunemente haciendo uso del aparatito mientras trata de manipular con el resto de sus miembros los comandos del rodado.  Probablemente estas conductas estén, además, fomentadas por los cada vez más frecuentes embotellamientos de nuestro caótico tránsito con sus consiguientes horas muertas y el efecto sobre la ansiedad de los conductores.   Personalmente, lo peor a lo que asistí fue en una madrugada de otro país un taxista  escribiendo largos mensajes de texto  mientras me conducía a alta velocidad por una avenida. ¿quién se anima en este caso a decirle algo al taxista?

Tomar mate conduciendo, o en el asiento del acompañante. Esta es una manía bien uruguaya, y no solo se aplica al tránsito. Parece que buena parte de los uruguayos diego-lugano-no-tuvo-problemas-de-tomarse-un-bus-y-seguir-tomando-mate-_574_503_1277956tuvieran una compulsión a  tomar mate en cualquier lado y no se pudieran privar de él en ningún momento (de nuevo, esta adición no tiene la mala prensa de la adición a los celulares).  Se ve a la  gente cargando su termo y mate por todos lados, y – lo que es peor – cebando mientras caminan o viajan en ómnibus o auto, poniendo en riesgo al que está al lado. (lo peor que he visto ha sido un tipo tomando mate en pleno vuelo del puente aéreo, a escondidas de la azafata). Un frenazo en el ómnibus  y el riesgo cierto de que el que está al lado nuestro nos derrame el líquido casi hirviendo . Y ni qué hablar cuando esto es en auto y el acompañante le ceba mate al conductor; aparte de la distracción que implica más de uno la ha quedado en un accidente atragantado con la bombilla.   Pero bueno, el mate es algo que nos identifica como país (debe estar entre las peores traiciones a la patria que a una persona no le guste el mate y el carnaval) y no tiene buena prensa ir contra estas costumbres vernáculas, por más que pongan nuestra vida y la de los demás en riesgo.

IMG-20160430-WA0044IMG-20160425-WA0003Los contenedores que la Intendencia pone en las esquinas y obstaculizan la visual. ¿Nunca les pasó tener que cruzar una calle y al llegar a la esquina perder la visibilidad porque justo metieron un contenedor en el lugar menos adecuado? Es jorobado cruzar en estas condiciones, poco menos que a ciegas, exponiéndonos a que el auto que viene por el lado donde no vemos nos arrolle. Y son muchas las esquinas donde estos objetos aparecen estratégicamente ubicados. También a veces lo que obstaculiza y reduce el campo visual es un ecológico arbolito del “ornato público” estratégicamente plantado como el de la foto

IMG-20160425-WA0002

IMG-20160430-WA0022IMG-20160428-WA0003Las calles llenas de pozos, ondulaciones y zanjas. Si uno se pone a observar con detención las calles de Montevideo observa que la mayoria de las calzadas están llenas de parches, grietas, ondulaciones, desniveles y pozos. Hay calles de hormigón que cuando se las rompe para hacer algún trabajo después se recubre el lugar de la rotura con algún material distinto  y que, normalmente tiene condiciones y tiempos de desgaste diferentes al original, o que reacciona distinto frente a los cambios de temperatura. La consecuencia de ello es que al poco tiempo el parche se sale o aparecen grietas o pozos. Hay algunos lugares en que parece que hubiera habido un terremoto, ya que CZpS2cJWIAEdVXY.jpg largeIMG-20160430-WA0006el asfalto luce con pliegues como si un parte se hubiera desplazado. Son como tumores que aparecen en la calzada y que en algunos casos toman la vereda.  Circular por la topografía montevideana es algo bastante parecido a ir por una montaña rusa. Importadores de amortiguadores y talleres de reparación de parabienes. Es así que buena parte de los accidentes de tránsito ocurren por esquivar pozos. Y no solo   los que manejan tienen que esquivar. También a veces es un problema serio para el peatón que tiene que cruzar la calle apurado,  esquivando las irregularidades del terreno, a riesgo de tropezar y caerse.  Ni qué hablar de personas mayores , o con algún tipo de discapacidad motriz. O simplemente con algún tipo de torpeza. IMG-20160430-WA0016IMG-20160430-WA0030IMG-20160430-WA0002

IMG-20160430-WA0000

IMG-20160430-WA0018

Estas fotos no son de ningún barrio marginal, fueron sacadas todas dentro de un rectángulo de 6 cuadras por 4 cuadras en Pocitos. Algunas son pequeñas grietas, pero hace mucho que están ahí y van creciendo progresivamente hasta transformarse en pozos más grandes.

Los que reciben sexo manual (propio o por otra persona) u oral mientras manejan. (no se sorprendan, que los hay los hay, desconfíen de los que tienen vidrios espejados). Esto no es una moralina, para nada. Pero ustedes estarán de acuerdo conque no es un tema de que se esté haciendo una “chanchada” o no, sino que uno no está en las mejores condiciones para mantener el dominio del volante, los frenos o la palanca de cambios cuando está entregado a tales placeres. Si les gusta la emoción de hacerlo en forma semipública mirando a la gente que pasa a su lado paren el auto en la vueltita de Punta Gorda, atrás de Kibón o en la Rambla de Punta Carretas y háganlo ahí.  Diviértanse sanamente, pero no sean imprudentes.

Los que ponen el nene a upa del papá que maneja y lo hacen mover la dirección. Muy  frecuente en balnearios. Los papis tuercas que hacen esto se creen muy listos, (criminales !!!!!). Generalmente esta conducta corresponde a conductores hombres que se ponen orgullosos si el varoncito aprende a manejar antes de tiempo. Una de las tantas conductas propia de machos.

Los autos que no tienen el computest al día. ¿Cuántos años hace que esto no se controla? Una fallita en los frenos que no avisa y adiós. Y ni qué hablar de la combinación de autos-con-los-frenos mal/pozos. ¿Es tan complicado efectuar el control? Seguramente tan simple como controlar si se está con la patente al día, algo para lo cual normalmente los inspectores siempre están atentos para su fiscalización.

Las motos de los delivery que se meten a contramano, hacen finitos o se suben a la vereda con toda impunidad. Las motos, en general, son una pesadilla. No deberían existir. No hay día que no nos enteremos de un accidente de una moto. Fíjense en twitter y pónganse a seguir algunas de esas cuentas que se dedican a informar situaciones de tránsito, como @chanchosuy, por ejemplo y verán que por lo menos todos los días hay dos motos reventadas. De acuerdo a un informe de la UNISEV más de la mitad de las muertes por accidente de tránsito corresponden a personas que circulan en moto. http://www.elobservador.com.uy/unasev-40-las-motocicletas-que-utilizan-los-deliverys-tienen-defectos-n903201. Sin duda que subirse a una moto debe ser más peligroso que conducir un auto después de haber tomado un vaso de vino o de helado de solución hidroalcohólica. Y si encima las motos se suben a la vereda o se meten a contramano como hacen frecuentemente la situación es mucho peor. Pero parece que nadie se hace cargo. Por otra parte los comercios que contratan este servicio compiten por quien entrega la mercadería más rápido, pero no son responsables de nada.  Y los conductores, estimulados a la entrega rápida, juegan permanentemente a la ruleta rusa.

Los carritos de los hurgadores. De este tema ya hablé en otro post https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/12/20/la-caquita-de-los-perros/#more-2527,  pero vale la pena hacer mención nuevamente. Por toda la ciudad pululan carritos tirados por caballos transportando basura clasificada por los hurgadores. Generalmente estos caballos – en estado lamentable –  van a un ritmo lento y  simplemente entorpecen el tránsito. Pero, de vez en cuando algunos de éstos equinos se asustan y salen enloquecidos a todo galope, sin respetar las reglas de tránsito (obvio, no le vamos a exigir a un caballo que lo haga) y más de una vez han provocado un accidente fatal.

Por supuesto que en estas enumeraciones no están todas y expresamente he descartado las obvias, como cruzar la calle con luz roja, hacer finitos, conducir a exceso de velocidad, no respetar los carteles de pare y ceda el paso, aprovecharse del tamaño del rodado para llevarse por delante al resto de los autos (típico de ómnibus y camiones), comer sandwiches, pizza o tomar refrescos mientras se conduce, jugar al “piedra, papel tijera” con el acompañante, correr picadas, o los taxis con mamparas y con cinturones de seguridad inservibles. Todas prácticas normalmente mucho más peligrosas que tomarse un vasito de vino y con una penalidad mucho menor y que generalmente recién tienen alguna sanción importante si producen algún accidente. Prevención cero.

Y ya que estamos algo que debería ser sancionado, no por peligroso sino por asqueroso. Observen cuando van manejando y paran  en un semáforo. Una buena parte de las veces el conductor del auto que paró al lado de ustedes (o tal vez ustedes mismos) se entretiene en ese momento de pura nada hurgando en su nariz para sacarse los mocos. Raramente falla. Bueno, el que esté libre de culpa que tire la primera piedra… o la primera bolita de moco.  Después de todo Lucía también lo hace, aunque no mientras maneja seguramente.

Anuncios

»

  1. Hola.
    Qué me puede decir de la legislación en otros países (tolerancia 0, 0,5, etc)? No lo sé (en serio). Que la calle esté rota, los conductores tomen maté o hablen por teléfono, no justifica no controlar la ingesta de alcohol. Saluda atentamente:

    Me gusta

    Responder
    • Estimado: en primer lugar, gracias por leer el post y comentar.
      En segundo lugar, por lo que he averiguado en Europa, en general las tasas tienden a ser de 0.5, con algunas excepciones. http://viajesdeeuropa.com/limites-de-alcohol-al-conducir/ . La tendencia a la tasa 0 es una tendencia que se está dando en sudamérica. En Estados Unidos varía según los estados pero en general la tolewrancia es más que 0. En Australia son muy estrictos.
      En tercer lugar, si lee con atención el post verá que en ningún momento abogo por no controlar la ingesta de alcohol. Simplemnte digo que tomar uno o dos vasos es algo inofensivo y que se debería controlar – y severamente – a partir de ahí. Y que existe un desbalance en las penas que se le ponen a un conductor por tener un poco de alcohol en la sangre con las que se ponen por hacer otras acciones tanto o más peligrosas. Saludos.

      Me gusta

      Responder
  2. Muy bueno el articulo y casi me has convencido. Yo no aplaudí la medida, pero si la defendí en discuciones con amigos. Si manejás, no tomes, fácil. Principalmente defendí la falsa acusación de: ahora no te dejan tomar, pero sale la ley del porro!
    claramente falaz, ya que nunca se prohibió ingerir alcohol, sino que se lo prohibe cuando alguien maneja. Y debería existir similares medidas de seguridad para las otras drogas.

    Hay mil factores (enumerás varios) que ponen en riesgo a los distintos actores en el tránsito y peatones que no se controlan o se manejan con total desidia. Como decía un amigo el otro día ante la aparación de los nuevos totems con cámara y radar en la rambla: Te multan como si fuera el primer mundo, cuando todos los servicios y la infraestructura es del tercero. No es justo, que salgan a la calle con el radar de mano a correr a la gente! eso es lo justo… jeje.
    Cuando se va a multar a las bicicletas o peatones?

    Me gusta

    Responder
    • Una cosa no quita la otra. Que controlen lo que hay que controlar. Aquí está todo el mundo acostumbrado a hacer lo que quiere y todos chillan cuando aprietan las tuercas. Por supuesto qeu esto también debería aplicarse no solo a lo sconductores de autos.

      Me gusta

      Responder
  3. Lou Bizarro

    Estimado, como siempre muy bueno el post. En lo personal estoy a favor de la no prohibición general. Es decir, estoy en contra de toda prohibición o regulación del consumo de lo que sea, alcohol, drogas blandas duras o flácidas, medicamentos, tabaco,etc. etc. Cada persona debe ser libre y a la vez responsable de sus actos (creo que esa es la verdadera libertad)
    Sabe que desde que se empezó a aplicar la tolerancia 0 siento esa misma paranoia; incluso cuando tomé la noche anterior y salgo al otro día. A tal punto sucede esto que estuve ojenado Amazon.com en busca de un alcoholímetro, pero desistí ya que los de buena calidad son caros y aparte necesitan recalibrarse y cambiar el sensor luego de algunos usos.
    Volviendo al tema de la tolerancia 0, creo que una idea buena se aplica de mala manera. Me explico: la idea es que quien conduce no consuma alcohol, que cuando reconozca que el etanol le está haciendo efecto opte por no manejar, que sea responsable de su vida y de la de los demás. Y en base a este argumento corresponde ver cuál es el nivel de alcohol en sangre que comienza a ser peligroso en ese sentido. Será 0,3% o 0,5% u otro porcentaje, esa debería ser la discusión, pero es más que obvio que si da 0,05% no estamos frente a un asesino peligroso como para sacarle la libreta 6 meses y dejarle una marca en su legajo de conductor.
    Sin embargo, las muertes no paran en el tránsito debido a que no se ataca la principal causa de accidentes en nuestro país: LA IMPRUDENCIA. Si uno presta atención, los accidentes pasan por no respetar las señalizaciones, no mirar a la derecha, adivinar que no viene nadie, sobrepasar por la derecha o hacer mal la maniobra, etc.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: