Canal RSS

URUGUAY: PROGRESISMO E INTELIGENCIA PARTE 3: LOS ATASCOS DEL TRÁNSITO

Publicado en

Tercera  nota relacionada con la forma en al cual los uruguayos a veces queremos ser progres o no utilizamos bien nuestra inteligencia (de la cual no carecemos), o las dos cosas juntas

Los líos  del tránsito

Que el tránsito es un caos en el Montevideo de hoy no es un secreto para nadie. Que en horas pico pueda llevar hasta 40 minutos un traslado en auto desde la Ciudad Vieja hasta Pocitos es indicador de que algo se le ha ido de las manos a quienes organizan el tránsito. Es cierto que la cantidad de autos ha crecido mucho más que lo que la ciudad puede soportar, y que eso es una tendencia que se da en  las ciudades más o menos grandes de todo el mundo, pero da la impresión que a veces a los responsables del tránsito les falta aplicar un poco la inteligencia para tratar de por lo menos reducir esta situación.

Cualquier cambio en el tránsito que se intenta introducir es tomado generalmente mal 54581cce85599y termina no haciéndose. Es que si uno mira los últimos 60 o 70 años son muy pocas las obras que se han hecho para mejorarlo: el Viaducto de Paso Molino, el Túnel de 8 de octubre, el Puente de la Avenida Sarmiento, el cuestionado Corredor Garzón, los accesos y muy poca cosa más. El metro de Montevideo es una materia pendiente y seguramente lo sea durante muchos años. En una época alguien había inventado la Viaducto-Paso-Molinoexcusa de que la roca del suelo montevideano era muy dura, lo que hacía muy difícil la excavación, argumento que – si alguna vez fue cierto – hoy no se sostiene, dada la tecnología existente.  Pero sin ir a obras tan grandes es posible identificar algunos cambios cantados que no se emprenden. Un caso típico es el de algunas calles que ya no tiene ningún sentido que sean doble mano, por lo menos en determinados tramos (21 de setiembre, por ejemplo), y cada tanto se habla de flecharlas. Pero la idea se diluye porque los comerciantes de la zona se oponen, ya que, sostienen, les va a sacar clientela.  Como si fuera función del estado procurársela y no de ellos mismos. Y a veces nuestros gobernantes departamentales – movidos por el progresismo políticamente correcto – se meten en emprendimientos que agregan nuevos problemas. metronch2

Las bicisendas de la Ciudad Vieja

IMG-20160428-WA0010_thumb1Un caso de progresismo políticamente correcto es el de las bicisendas de la Ciudad ViejaIMG-20160428-WA0006_thumb1. Ya hemos hablado en otro post de como los problemas de diseño que tienen las que están en la Rambla se transforman en un problema, tanto para los   los peatones como para los mismos ciclistas,  pero ahora vamos a referirnos a las que  instalaron en el resto de la Ciudad- Ciudad Vieja, entorno de facultades –  movidos por ese afán progre de mostrar a la ciudad como eco friendly. De éstas se puede decir que – a diferencia de las de la Rambla – están IMG-20160620-WA0004bien hechas, no interfieren con la vereda y tienen pequeños cordones y varillas de protección. Está todo bien con que la gente ande en bicicleta, el tema es que en algunos lados, como la Ciudad Vieja,  a la ya caótica circulación por esta zona de calles estrechas le agregaron ahora el sacarle espacio a la  circulación de autos   y ómnibus sin haber hecho, por lo menos, un reordenamiento del resto del tránsito. Además….¿alguien ha evaluado cuanta gente las utiliza? Ando seguido por la zona y ciertamente no veo demasiados ciclistas que la utilicen. Y frecuentemente he visto motos metiéndose en ellas o autos que les pasan por arriba para estacionar con toda impunidad.  ¿se justifica, entonces, agregar una dificultad más al tránsito solo para decir que tenemos espacios para que la gente ande en bicicleta, por más que siempre estén vacías o invadidas como en las fotos que acompañan esta parte del post?

Interesante esta nota que alguien pegó en un objeto del ornato público.

ciclovia

Cuando se corta una calle

Veamos esto que es una situación típica en el tránsito montevideano. Miremos este planito que puede ser el de un lugar del centro de Montevideo.  Las calles son las que corren en el sentido izquierda-derecha o viceversa y se denominan con letras: A, B, C y D.  Las avenidas las que van de “arriba-abajo”  y las denominamos con números del 1 al 5.   Las flechas indican el sentido de tránsito permitido en cada una de las arterias. Suponga que usted se encuentra con su auto azul en la calle A y la avenida 3 y quiere ir a D y 5, donde está la estrellita . Normalmente su camino favorito es ir por la avenida 3 y al llegar a la calle D hacer un giro a la derecha. Son 5 cuadras en total. Pues bien, usted avanza por la avenida 3 pero no sabe que ha habido un accidente o están reparando algo y la calle esta cortada en 3 y C, donde está la línea violeta.Cuando esto ocurre, en nuestro tránsito, usted se entera de que la calle está cerrada   justo al llegar TRANSITO_thumb5a 3 y C, donde ve a los inspectores parados, pito en boca, moviendo furiosamente las manos hacia la izquierda indicándole que solo puede circular hacia ese lado. Usted para volver a su objetivo no tiene más remedio que desviarse hacia la izquierda, hacer dos cuadras hasta la 1 hasta alcanzar la D y seguir por la D todo hasta la 5… ¿me sigue? En este desvío ha debido recorrer 9 cuadras, o sea 4 cuadras de más, (dos para la derecha hasta la uno y dos para la izquierda hasta la 3).  En cualquier país normal donde usen mínimamente la inteligencia le ponen un cartel bien visible alguna cuadra antes del corte, por ejemplo en la calle B y 3 que diga “ calle cortada a 100 m. Desvío… y todavía se lo acompañan con una flechita de hacia donde tiene que doblar si su destino era hacia la derecha. Usted ahora puede elegir tomar por la calle B – cosa que hará si es racional – doblar a la derecha hasta la 5 y ahí sigue a su objetivo en  la D. Ha tenido que cambiar su recorrido, pero no ha hecho cuadras de más. A todo esto agreguemos que las 4 cuadras que ha hecho de más no son cuadras normales: como hubo un desvío usted tendrá que ir por esas calles con todos los autos que – como usted – tuvieron que desviarse y también con  los que normalmente hacen ese recorrido. O sea, seguramente el tráfico sea el doble y el trancazo mayor. A lo cual debemos sumar los malhumores correspondientes, bocinazos incluidos. Y aquí estoy suponiendo que las avenidas se intercalan perfectamente en su sentido y que a una que va hacia “arriba” le sigue otra que va hacia “abajo”. Todos sabemos que en el centro de Montevideo a veces hay dos “avenidas” que van en el mismo sentido lo que le agregará mayor  duración al rodeo. Y ni que hablar si son varias las calles cortadas (un desfile, un acto político) y usted tiene que hacer ocho o diez cuadras de más a paso de hombre y sin saber donde puede doblar, porque probablemente si se acerca al inspector de tránsito para preguntarle dónde termina el corte reciba únicamente como respuesta un fuerte pitazo y un “circule, circule”..

Hace unos días empleados de la empresa Raincoop – que acaba de dar quiebra – llevaron sus ómnibus y bloquearon todo el  tránsito alrededor de la Intendencia durante diez horas. Mucha gente se indignó – con razón – por la impunidad que gozaron, ya que ninguna autoridad se acercó para evitar el bloqueo. Pero nadie pareció reparar en otra faceta de este fenómeno: durante diez horas el tránsito fue un caos desde Ejido hasta la Intendencia, por lo menos, y desde 18 hasta la Rambla. No hubo un solo inspector de tránsito que concurriera al lugar a ordenar la situación. Cuando uno se daba cuenta que las calles estaban cortadas ya era  tarde y había quedado atrapado por el embudo de autos que trataban de desviarse, cada cual agarrando para donde pudiera sin importarle los demás. Algunos autos – sobre todo ómnibus – cruzaban 18, aunque no tenían lugar para seguir de largo porque las perpendiculares estaban saturadas, taponeando aún más la avenida. Un típico comportamiento del automovilista montevideano: no dejar que el otro pase aunque él no pueda pasar. Y todo eso sin que ninguna autoridad interviniera simplemente para ordenar.

Grandes avenidas de doble sentido

Otro aspecto del tránsito en que no se ha puesto mucha cabeza es en hacer calles con sentido de tránsito alternado según las horas.  Caso típico la Rambla. De mañana temprano el grueso del  tránsito se dirige hacia el centro y el carril del lado del mar está casi vacío. Perfectamente se puede habilitar en esas horas pico todo el tránsito en el mismo sentido y desviar el tránsito restante a las calles laterales. Y en la tarde hacerlo al revés. No es inventar nada, en muchas capitales del mundo se hace así.  Claro, hay que usar un poco de sentido común, por ahí tal vez haya que modificar los canteros centrales,   y poner tableros electrónicos que anuncien como va cambiando el sentido de la circulación. Tal vez sea mucho para nuestra mentalidad.  De hecho, poca gente se acuerda que esta experiencia ya existió y el resultado no fue demasiado bueno. Fue en la Rambla por el 93 o 94. Creo que el cambio fue motivado por alguna obra que se estaba haciendo allí.  De 7 de la mañana a 11 se circulaba sólo hacia el oeste, desde Sarmiento hasta Ciudadela. Y desde las 4 o 5 hasta las 7 o las 8 en sentido contrario. El resto del tiempo era la doble mano habitual. Como no había tablero electrónico un grupo de inspectores era quien ordenaba el tránsito y recordaba a los conductores el sentido de la circulación. El problema era que los inspectores llegaban a las 8, por lo que entre las 7 y las 8 eso era tierra de nadie y siempre había algún despistado que se largaba a “contramano”. Recuerdo haber discutido, en una ocasión, con otro conductor que me porfiaba que la dirección única comenzaba a las 8. No había mucha información y no estaba demasiado claro como era. Pero el problema más grave era el día que llovía. Ahí no había inspectores en ningún momento,  y cada cual se largaba por donde quería ó podía: un caos total. No duró mucho tiempo y el experimento cayó en el olvido.  Claramente aquí, además de sentido común lo que faltó fue voluntad.

Las sendas de solo bus

Últimamente se han hecho unas sendas de “solo bus”, que no es una mala idea. Es algo que funciona en otros países y que deja el lado derecho de la calzada exclusivo para la circulación de ómnibus (y eventualmente de taxis) El problema es que nadie las respeta y uno se pregunta para qué las pusieron. La senda solo bus está separada de las otras simplemente por una línea pintada, lo que hace muy fácil que cualquier auto se meta allí.  Además, el problema con estas sendas es que – como ocurre por lo general cuando hay reglas que algunos respetan y otros no – el pobre nabo que correctamente circula por donde debe circular termina siendo perjudicado. Si voy a doblar a la derecha y soy de los que respeta el carril me voy a encontrar que cuando quiero hacerlo voy a estar en dificultades porque  hay otro que no lo ha respetado y está obstaculizándome el paso hacia el cruce circulando por donde no se puede. ¿Alguna vez vieron algún inspector multando al conductor de un auto que se metió incorrectamente por la senda de “solo bus”? En otros países la multa por cambiar de carril puede llegar a ser muy suculenta. Ni siquiera los conductores de ómnibus dejan sentir sus bocinas para protestar cuando se les cuela un auto, ya lo tienen asumido como algo normal e inútil.  Pero por si alguno le quedaba dudas y para pudrir un poco más la situación hace unos días el Intendente de Montevideo declaró que:

Hay cierto respeto por la senda Solo Bus, pero poco. Queremos estudiar la solución global del tema. Hay que tratar de respetarla”, dijo en forma poco convincente ante la insistencia del periodista. “Teóricamente hay obligación de hacerlo, pero desde que está prácticamente nunca se ha controlado”, http://www.montevideo.com.uy/auc.aspx?314022

Ya saben, cuando vayan por donde hay una senda de solo bus  respétenla, pero solo teóricamente. Tienen el respaldo del Sr. Intendente.

pol-9-martinez

Anuncios

»

  1. Muy de acuerdo, me “morfé” sin aderezos el trancaso de Raincoop… Viví los últimos años en Punta del Este y en temporada uno no hace otra cosa que maldecir el turismo (aunque se viva de ello) ya que claramente el balneario/ciudad no está preparado para recibir tal cantidad de vehiculos y la Intendencia la verdad no ayuda y no planifica nada. Ir a la península en día feo o de lluvia es trancazo fijo y uno puede estar horas para salir ya que hay sólo 2 calles para ello. Si uno trabaja, ni te digo el estres y calentura si tiene que salir o llegar a un cliente e intentar estacionar. Una noche estuve 50 minutos reloj para cruzar el semáforo de la 20 y 27 (donde está Walmer) ya que como bien dices arriba, la gente no detiene la marcha dejando libre la calle para cuando cambie la luz, sino que avanza, tranca el paso y crea una lucha de gladiadores a ver quien mete la nariz del auto primero y la luz ya pierde toda efectividad. Inspectores? jajjaja. Con lluvia? me muero de la risa… Si llueve en Punta, no salgas, entre las calles inundadas y la peninsula y zona del Shopping, uno tiene para un ACV debido al estres. Y coincido en todo lo de Mvdeo.

    Y en otro lugar del mundo…

    La ultima vez que viajé a USA tuve la oportunidad de manejar allí por dos semanas y ser testigo de la locura de esta gente. Uno se ve obligado al respeto por las señales, activar el señalero ante toda maniobra de cambio de senda (mantienen la senda!!!! no viajan entre dos sendas esos locos!!!) o cuando se va a salir de la autopista o doblar en una esquina. Esos locos gringos, te tocan bocina y se enojan si uno cambia de senda sin activar el señalero aunque el auto más cercano venga a unos 40 mts atrás nuestro, te tocan bocina y hacen cambio de luces como si uno fuera loco, estos gringos no entienden nada claramente. Sólo unos pocos despiertos sobrepasan el límite de velocidad, pero la mayoría aletargada por el gran hermano imperialista respeta el límite haciendo que el flujo de tránsito sea fluido. Claro que en horas pico, uno siente que el tercer mundo asoma dependiendo de la ciudad y zona en la que se circule. No todo es está perdido eh! Y los policías, te multan, y si intentás excusarte, te tratan como un niño. No vió que esta zona es de 55 millas? no vió que aquí no se puede adelantar? En fin, esos locos.

    Anécdota real.
    En carretera del estado de florida, nos detiene la policía por adelantar en lugar prohibido. Al ver el documento de mi padre, la mujer pregunta:
    “Uruguay?”
    “Lles!” (mi viejo hablar bien inglés, pero para darle dramatismo…)
    Qué les pasa en ese país? no saben manejar?
    Porque?
    Es el quinto auto con personas de Uruguay que detengo el día de hoy.

    En fin, multa, advertecia, y Have a safe trip.

    Me gusta

    Responder
    • ¿en qué parte de USA manejaste? Yo manejé en Miami y el California. Una cosa que me llamó mucho la atención que en las ciudades, no me acuerdo en cuales no hay calles de preferencia. Al llegr a la esquina los autos paran. Pasa el que llegó primero, y el resto esperan. Por ejemplo pasa primero el que va en sentido norte-sur. luego pasa uno que va en sentido este oeste, luego uno norte-sur y asi. todo muy ordenado. Y una cosa muy curiosa, el tránsito tiene algunas cosas más permisivas que aquí: se puede doblar a la izquierda en un semáforo y a la derecha aunque tengas la roja de frente. Aún así es todo muchísimo más sordenado.

      Me gusta

      Responder
      • Florida, Arizona y Colorado. Rutas y ciudades. Es así como ud. dice. Hay reglas y se respetan (en la generalidad). A uno le lleva un rato aclimatarse, pero se maneja más ordenado. Girar con roja es de orden, una forma de hacer la cosa más fluída.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: