Canal RSS

Y PASARON LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Publicado en

 

Cada 4 años – convenientemente intercalado con el otro  gran evento planetario, el Campeonato del Mundo de Fútbol – la mayoría de nosotros nos sentamos ante el televisor para prestarle atención a otros deportes que no son el fútbol –algunos incluso cuya reglas no conocemos del todo. Son los Juegos Olímpicos, la concentración más grande de deportistas que se juntan en una ciudad, algunos de ellos en busca de la gloria, otros siguiendo aquella máxima de “lo importante es competir” y, seguramente muchos también buscando, de paso, una ocasión de tener una oportunidad de paseo y diversión en el ambiente, seguramente lúdico de la Villa Olímpica, con atletas descontracturados y relajados después de cumplir con su competición y libres de la carga de alcanzar las metas que se trazaron. Y si no que le pregunten a Bolt.

Estos juegos tenían – para nosotros los sudamericanos, obviamente, no tanto para los europeos – una connotación especial: era la primera vez que se hacían en Sud América, con todo el morbo además de la particular situación política que vive hoy Brasil.

Tengo que decirles que normalmente las ceremonias inaugurales y de cierre – sea de Copas del Mundo,  Juegos Olímpicos, copa América o Eurocopas – me resultan aburridas y pretensiosas.  Esta vez, en cambio, la ceremonia inaugural me pareció entretenida y bastante bien lograda,  con mucho ingenio para hacer algo vistoso y sin derroches ostentosos. Con buena música, además. No así la de cierre que me pareció bastante aburrida y repetitiva, Uuhhh.. los cariocas pueden pasparnos con ese samba carnavalesco que suena siempre igual. Solo faltó  que apareciera el cotillón y la espuma.  Obviamente, como siempre, por mejor lograda que esté,  la ceremonia de apertura no se salva de esos inevitables instantes embolantes: los discursos que a nadie interesan y, por supuesto, el interminable desfile de las delegaciones, al cual, incluso, algunos de los deportistas rehúyen para que no afecte su rendimiento posterior. ¿No se podría hacer que desfilara solamente un representante por país  como hacen en el cierre, mientras el resto se ubican en el campo?. El desfile de las delegaciones es lo más parecido a un desfile de  carnaval. Todos tratan de ponerse ropas llamativas, bailan, agitan banderas. Hasta hay tambores. Miren si el equipo de Uruguay no parecía un grupo de parodistas.

Y también algo que me pareció un poco contradictorio: en una ceremonia donde hacían hincapié en la preservación del medioambiente la remataron tirando 3 toneladas de explosivos dejando una contaminante nube de humo y pólvora sobrevolando el Maracaná.

Entre las notas destacadas, estuvo el abanderado de Tonga con su look de salvaje. Y no sé si me pareció a mí porque iba predispuesto, ya que no encontré a nadie que lo comentara, pero me dio la impresión que la delegación de Norcorea desfilaba con mucha tristeza.  Lamentablemente no encontré videos en youtube para darme cuenta si era así o simplemente una sugestión mía, dado lo que uno sabe está pasando en ese país.

También fueron evidentes algunos abucheos xenófobos, especialmente a las delegaciones de Argentina e Israel, que contrastaron con una ovación para Palestina.

Es que con los juegos olímpicos hay una serie de mitos que algún día habría que derribar.

Uno de ellos es el de los juegos como elemento de paz y unión de los pueblos por encima de temas políticos o ideológicos. Tal vez esa haya sido la intención original de sus creadores, – se dice que en la Grecia antigua se suspendían las guerras mientras se disputaban los juegos – pero lo cierto es que siempre han sido utilizados para diversas manifestaciones políticas, algunas de extrema violencia como la masacre de la delegación israelí en Munich 1972.  También podemos recordar la utilización propagandística que hizo Hitler de los juegos de Berlín 1936, como se puede apreciar en este trozo del famoso documental propagandístico– de gran calidad desde el punto de vista de la técnica cinematográfica – de Leni Refienstahl, y que no tiene desperdicio.

También habría que señalar como en las ápocas de la guerra fría los juegos olímpicos se transformaron en otro lugar de confrontación más donde la Unión Soviética y los Estados Unidos intentaron demostrar a través del deporte la superioridad del sistema político de uno de ellos frente al otro, incluyendo dentro de esta disputa el boicot de Estados Unidos y varios aliados a la Olimpíada de Moscú en 1980 como consecuencia de la invasión soviética a Afganistán y el boicot de la Unión Soviética y aliados a la Olimpíada de Los Ángeles 4 años después como forma de represalia. Otra cosa que era rio-2016-2256141h540frecuente eran los deportistas que vivían en países con dictaduras para aprovechar la ocasión de huir de su delegación y pedir asilo político.  En esta ocasión vimos al etíope Feyisa Lilesa, medalla de plata en la maratón atravesando la meta con los brazos cruzados en señal de protesta debido a que por pertenecer a una cierta etina (oromo): “El Gobiernos nos persigue y nos encarcela, debo dar a conocer lo que nos pasa”.  Normalmente los estados totalitarios hacen de estas competencias un culto especial, como forma de exaltar propagandísticamente las virtudes del régimen y exacerbar el nacionalismo. Así muchas veces preparan atletas en forma forzada, al límite de lo humano y exigiéndoles un alto rendimiento, bajo pena de castigos si no lo alcanzan. En los últimos días trascendió una directiva del Ministerio de la Verdad de China exhortando a los medios a que no difundieran los fracasos de sus deportistas http://www.infobae.com/america/deportes/2016/08/20/china-ordeno-censurar-las-miserias-de-los-atletas-chinos-en-rio-2016/No informen de las miserias de los atletas olímpicos, informen más sobre su espíritu patriótico”.  Durante la competencia se corrió la voz de que un participante de Corea del Norte que había ganado una medalla de plata en halterofilia podía ser fusilado por no haber ganado el oro. Si bien parece un poco difícil de creer por lo exagerado, lo cierto es que pasan cosas  tan extremas en este país que todo puede ser, así que tiene la misma probabilidad el que sea un invento como el que sea algo cierto o cualquier cosa en el medio.  Y, por supuesto, los juegos siempre son un elemento de afirmación nacionalista donde se llevan a lo deportivo otro tipo de rivalidades. Miren si no al público brasileño abucheando a todo deportista argentino, compitiera donde compitiera.

Otro mito es el de los Juegos Olímpicos como un elemento de superación del ser humano en sus destrezas físicas. Es cierto que en cada juego caen récords, que nos asombramos con las habilidades de muchos atletas, que algunos de ellos son realmente admirables y que además la actividad de los deportistas sirve de ejemplo y estímulo para que niños y jóvenes traten de involucrarse en algún deporte con todos los beneficios que ello trae. Sin embargo, uno a veces tiende a sospechar cuando ve algunos de los físicos prácticamente deformados de algunos deportistas, el entrenamiento extremo al cual se ven expuestos – muchas veces privándose de tener una vida normal – y el uso de sustancias – no necesariamente de las prohibidas – para extremar su rendimiento. Muchas veces me pregunto, por ejemplo, como termina la columna de muchos de esos titanes que levantan 200 kilos de pesas,  o los cerebros de los boxeadores después de tanto golpe en la cabeza (e incluso las piernas de los jugadores de fútbol después de recibir tanta patada). En el fondo se supone  que nadie los obliga (por lo menos en los países democráticos) y lo hacen por gusto a la competencia, la fama o el dinero.  Y en ese sentido cada uno es dueño de extremar o deformar su físico como quiere. Sin embargo, por algún motivo difícil de explicar este  tipo de conductas de los deportistas – que a veces pueden ser obsesivas y esclavizantes por más que sean fruto de una opción personal – tienen relativamente buena prensa frente a otras opciones generalmente criticadas.   Pensemos por ejemplo en lo que escribe Andrea Blanqué en una nota en Búsqueda del 18 de agosto de 2016.

Mujeres que no hicieron dieta para estar a la moda sino que eligieron tener fuerza para disparar una bola a 80 metros. ……. Otras, desde pequeñas, comprendieron que su cuerpo – su flexibilidad y agilidad – era un tesoro. Y pasaron años de su infancia, horas y horas, haciendo gimnasia, aprendiendo a dominar eso tan precioso y a hacer saltos mortales o piruetas en una barra de diez centímetros. …….Han decidido no fumar, no intoxicarse con sustancias diversas, no comer papas chips, no ir a bolichear a medianoche hasta la mañana.  Prefirieron estar muchas horas entrenándose en lugar de estar muchas horas en el Facebook….Que se puede zafar de la dictadura del celular y la cárcel de las pantallas.

Cualquiera tiene derecho a elegir la forma en que quiere vivir, y si alguien quiere vivir en los excesos allá él. Pero que no me vengan a idealizar el extremo del sacrificio al límite y la privación para alcanzar una marca deportiva, porque no veo demasiada diferencia desde el punto de vista de la salud personal entre hacer eso y estar todo el día pegado a facebook, idiotizándose frente a un televisor o tratando de maximizar el número de pokemones capturados. Todo es cuestión de equilibrios, tanto en la parte física como intelectual o lúdica. ¿Por qué es mejor que una mujer elija tener fuerza a que haga dieta o cuide su físico para tener una figura hermosa? ¿Está bien que una niña esté todo el día haciendo ejercicios gimnásticos y se prive de jugar? ¿En qué medida detrás del régimen estricto de estas niñas muchas veces no está la ambición de sus padres, entrenadoras o incluso de algún régimen político que la usa con fines propagandísticos? Y de nuevo el prejuicio frente al celular, como si la tecnología y el esfuerzo o el deporte fueran cosas opuestas. ¿O acaso no vimos todos un buen número de deportistas que mientras desfilaban en la inauguración iban filmando y fotografiando con sus celulares todo lo que acontecía? (alguno incluso tal vez estuviera cazando pokemones). Ante todo hay que tener equilibrio y respeto de las opciones personales.

Obviamente, esto no pasa con todos los deportistas y en todas las disciplinas (no sé incluso si son la mayoría siquiera), pero hay casos que  resultan evidentes en la forma en que se deforman los físicos.

Un comentario aparte merecen las transmisiones de los juegos y la cobertura de la prensa, en general. Y aquí me refiero específicamente a la cobertura en Uruguay. Hay muchas disciplinas cuyas reglas no son obvias y no son conocidas por el normal de la gente.    Y los que tienen a cargo los relatos o las crónicas en los diarios no hacen demasiado esfuerzo por trasmitir sus conocimientos, dando por sentado cosas, como por ejemplo:

Es que en el primer intento, Emiliano Lasa, de él se escribe, saltó 8,14 m mientras que el campeón solo lo hizo en 7,90. Además hizo ese salto “regalando” 11 cm a la hora de medir el tope de salto. http://www.referi.uy/lasa-sensacional-n955205

¿Qué quiere decir que “regaló 11cm al medir el tope del salto”?  ¿Le costaba mucho al periodista explicarlo, dado que seguramente la gran mayoría de los uruguayos que siguieron la performance de Lasa no eran expertos en la disciplina? Siempre tuve la duda, además, de cómo se mide el salto largo. Si es donde caen los pies, o si se toma como referencia la parte del cuerpo que queda más atrás (es así) o alguna otra. Disculpen, no soy experto en estos temas, pero seguramente no soy el único. Tuve que buscar en la wikipedia las dos cosas. Es que ningún periodista se toma el trabajo de explicarlo. Pero por suerte para muchos la gran actuación de Lasa tuvo además el efecto beneficioso de que esta vez  – como hicieron una extensa cobertura – no tuvieron más remedio que explicar las reglas. Fue una excepción porque tuvimos un uruguayo compitiendo en ese alto nivel, pero en general no existe una preocupación de los periodistas deportivos de que la gente entienda. Más aún, tengo mis dudas de que los periodistas de la TNU (Canal5) supieran mucho del tema.  De hecho en la transmisión de las finales de salto en longitud no tenían muy claro si – cuando quedaron los 8 clasificados finales – se contaba sólo la mejor distancia obtenida en los últimos tres saltos o en el total de la serie de seis.  ¿Qué cuesta leer e informarse un poquito aunque sea antes de entrar en la trasmisión de forma de trasmitir conocimientos?

Respecto a las competencias en sí, hubo algunas competiciones y deportistas que sobresalieron y acapararon la atención. Tengo un recuerdo de haber disfrutado de estos juegos como pocas veces y, sin duda, en ello ha influido el hecho de que por primera vez los horarios coincidían con los nuestros. En otros juegos las pruebas más importantes se desarrollaban cuando la mayoría de nosotros estaba trabajando o durmiendo. También agrega un elemento adicional al disfrute el impresionante entorno que representa la Ciudad de Rio de Janeiro, en especial para aquellos que tenemos el privilegio de haber estado en algún momento en esta ciudad. Las filmaciones de la maratón por la Bahía de Guanabara, la llegada de los ciclistas a Copacabana o las competencias desarrolladas en la Lagoa Rodrigo Freitas fueron espectaculares.

Las grandes estrellas de este juego fueron los fuera de serie Michael Phelps, Usaian Bolt,  y Simone Biles.  Usaian Bolt, además de ser un fenómeno, nos gana con su carisma y simpatía  Y por una vez los uruguayos dejamos de lado la mezquindad y nos pusimos del lado de los ganadores y exitosos. Todos queríamos que Phelps y Bolt ganaran. ¿o no?. Disfruté mucho del increible duelo del brasileño Thiago Brazz con el francés Renaud Lavillenie en salto con garrocha con todo en entorno de la insufrible suficiencia del campeón del mundo y de los también insufribles abucheos del público brasileño – que se sumaron a su permanente hostigamiento a todo deportista argentino que compitiera. Otras instancias épicas fueron los partidos de Del Potro con Shokovic, Nadal y Murray, o el clásico Brasil-Argentina en básquetbol.  Y seguramente algún otro entre los que no tuvieron mucha difusión.  (el último día me enganché con la final de handbol deporte que solo había visto cuando alguna de mis hijas competía en el liceo), Les confieso, sé que no es correcto lo que voy a decir, pero me aburren las pruebas de gimnasia, nado sincronizado y todo ese tipo de cosas que me parecen más bien exhibiciones que deporte. ¿qué diferencia hay –desde el punto de vista deportivo – entre quienes hacen esas piruetas arriba de una barra y el artista de circo que salta de una argolla a otra a varios metros de altura? Dije un disparate, seguro, pero me cuesta entender un deporte, donde además, el criterio para elegir un ganador surja de la puntuación de un jurado. Sé que hay mucha gente que se copa con  estas disciplinas, pero a mí me aburren, que quieren que les diga. Tengo derecho, no?

Una mención especial para el título de Brasil en fútbol, y en particular para el impresionante llanto de Neymar después del penal. No recuerdo haber visto algo así antes. Fue ver la pelota entrar en el arco y empezar a llorar de una como un niño chico cuando se golpea. Evidentemente tenía muchas emociones contenidas y una gran presión. Por supuesto, nunca falta un periodista que da rienda suelta a la envidia que suscita un nuevo lauro de la selección de fútbol que ha acumulado más gloria a lo largo de la historia y se despacha con un comentario mezquino:

Y se hizo realidad en el mítico Maracaná, todo vestido de ‘verdeamarelho’, con una euforia y una tensión que se extendieron hasta la tanda de penales. Esas lágrimas del ‘10’, y de todo Brasil, brotaron con fuerza por toda esa angustia acumulada durante años y años. Claro, muchos dijeron que se había vengado el Maracanazo, y que como se le ganó a los alemanes, también se había logrado una revancha de aquel humillante 7 a 1 del Mundial 2014. Nada que ver. Lo que pasó en el 1950 quedó como la hazaña más importante en la historia del fútbol, y nada ni nadie podrá minimizar la conquista. Lo mismo que la goleada de Alemania en Belo Horizonte. Lloró Neymar y todo Brasil, pero una cosa es el Oro, y otra distinta, lo que pasó en los mundiales.  (Jorge Mastandrea.. http://www.ovaciondigital.com.uy/futbol/opinion-jose-mastandrea-arco-5.html)

Seguí viviendo de recuerdos de hace más de 65 años y de festejar algún cuarto puesto, Mastandrea, mientras ellos viven de renovar sus glorias de tanto en tanto.

De los uruguayos no se podía esperar demasiado debido al poco desarrollo que tienen cualquiera de las disciplinas olímpicas en nuestro país y lo lejos que estamos en nivel de competitividad, así que cualquier juicio al respecto está de más. En ese panorama sobresale claramente la actuación de Lasa. No sé si da como para calificarlo de hazaña como han hecho muchos medios de prensa con su habitual costumbre de exagerar nuestros logros deportivos, pero sin duda fue una muy buena actuación, después de todo la mejor actuación uruguaya de atletismo en juegos olímpicos en toda la historia. No es poca cosa.  Y respecto al tema de la participación de los uruguayos no voy a agregar más que la cita a este artículo de Leonardo Haberkorn que suscribo prácticamente  en su totalidad.                                                                                            http://ecos.la/UY/13/Sociedad/2016/08/23/7429/somos-pais-no-paisito/

Por supuesto, como siempre ocurre al finalizar estos eventos comienzan todos los reclamos por la poca importancia que da el gobierno al deporte, y por el hecho de que no apoyan económicamente a estas disciplinas. Entendámoslo, una cosa es que se apoye al deporte en tanto actividad que ayuda a mejorar la salud de la población – y para lo cual no es necesario apuntar a ganar una medalla en un juego – lo cual no estaría mal; pero otra cosa es poner recursos para   formar deportistas de elite que apunten a competir por los primeros puestos en una disciplina.  Por un lado sería poner la carreta delante de los bueyes. En un país en que casi nadie practica deportes (salvo fútbol y en menor medida básquetbol) no se puede pretender tener deportistas de élite en disciplinas que no tienen casi competidores.  Incluso es muy probable que muchos de los periodistas deportivos que cacarean con estas exigencias pasados los juegos se olviden de la existencia de estas disciplinas. Y por otra parte es discutible el sentido de desviar recursos públicos con ese destino. ¿por qué apoyar esta actividad y no a otras de mayor repercusión en nuestra sociedad? Y aquí me viene a la cabeza el recuerdo de Gustavo Trelles campeón mundial de rally en una categoría menor, financiado por Ancap (brillante inversión de la empresa uruguaya, ¿se imaginan el aumento de ventas que tuvo por hacer propaganda en países de Africa o Europa) . Como les escuché decir a alguien, el empleado público mejor pago de Uruguay.

También estos juegos nos han dejado anécdotas:  Así,  se repartieron el equivalente a dos condones por día a cada deportista (¿se supone que por serlo tienen una mayor potencia sexual?). 450.00 condones repartidos por las autoridades generaron problemas de atascamientos de cañerías en la villa Olímpica. http://www.infobae.com/america/deportes/2016/08/22/los-condones-repartidos-en-rio-casi-atascan-el-sistema-de-desague/. Hubo un caso muy sonado de una pelea entre dos clavadistas brasileñas porque una de ellas se pasó toda la noche en una “maratón sexual” con otro atleta, y con lo cual, como consecuencia de la desconcentración provocada por esta actividad y la pelea que la acompañó, las clavadistas quedaron últimas. También tuvimos el oscuro caso de los dos nadadores estadounidenses que – aprovechando la mala fama de la ciudad – simularon un asalto para tapar vaya a saber qué.

Y por supuesto, no estuvo ausente la estupidez disfrazada de feminismo cuando alguna Cp23A7TUEAAV-Negente se sintió indignada por el titular de alguna prensa que resaltaba el hecho de que Phelps había salido segundo en una prueba, mientras le daban una menor importancia a que la nadadora Ladecky había batido un récord mundial.  Acusaron al periódico de sexista, cuando en realidad el hecho es otro: simplemente que el que Phelps saliera segundo era más noticia que el que Ledecky hubiera batido un record, no por el hecho de que Phelps fuera hombre y Ledecky mujer, sino porque Phelps era una de las figuras más famosas de los juegos. Seamos sinceros, cuántos de los que están leyendo esta nota habían oído hablar de Ledecky antes? ¿y cuántos sabían quién era Phelps? De hecho en el titular tampoco se hace mención al hombre que ganó el oro en esa prueba,  más  desplazado del titular aún que la señora Ledecky. Y por otra parte cuando Biles falló en su prueba y se quedó sin medalla el titular fue ese y la deportista que ganó la medalla quedó afuera del titular, como quedaron afuera hombres que ganaron otras cosas esos días, porque la noticia fue que Biles perdiera, ya que a esa altura se había ganado una importante fama.  Y en ningún momento las feministas que se preocuparon de esa tontería se pusieron a averiguar cuáles eran las condiciones en las cuales algunas deportistas podían verse presionadas a competir forzando físicos o – a veces, como ha ocurrido históricamente en países totalitarios – en regímenes parecidos a la esclavitud.

Y algo relacionado con esto que da para reflexionar. Como de tanto en tanto ocurre en estos juegos aparecen dudas sobre el sexo de algunas participantes.  Esta vez fue el caso de la sudafricana Caster Semenya   a quien, antes de la competencia la acusaban de ser un hombre. La razón es que tiene aspecto masculino y que su desempeño físico es muy superior al de las mujeres de su categoría. También se descubrió que su organismo segregaba – naturalmente – niveles de testosterona superiores a los de 44776411.cachedcualquier mujer. Le hicieron varios y humillantes análisis para determinar su sexo y el dictamen fue que efectivamente era mujer, – en una categoría que se denomina hiperandrogénica – lo cual no impidió que otras atletas pidieran que le prohibieran competir. Pero no les dieron bolilla y Caster ganó el oro en los 800 metros ganando con gran diferencia. Fue notoria la frialdad con que la saludaron sus oponentes luego que ganó. Lo siento, chicas, esto es deporte y en el deporte el rendimiento queda determinado en buena medida por las características con que nos  la naturaleza dotó a nuestro físico. Prohibirle a Semenya competir porque su organismo segrega mucha testosterona sería como prohibirle a Bolt correr porque tiene las piernas más largas que los demás o a los basquetbolistas porque son muy altos (de hecho  en nuestro país hubo una época en que para jugar al basquetbol había un tope de altura) o a Phelps porque sus brazos son muy largos.

Pero más allá de este caso, la reflexión de algo que seguramente en algún momento se va a plantear. ¿qué ocurrirá el día que aparezca un atleta  travesti? ¿correrá con las mujeres porque así se siente, pese a que tenga pene o lo obligarán a integrar la categoría masculina con lo cual podríamos asistir al insólito espectáculo de una persona compitiendo entre los hombres con pechos y aspecto femenino? Porque en alguna de las dos categorías debería permitírsele participar, no sería justo que se lo marginara. Aparentemente en el caso de los transexuales operados hoy se les permite competir como mujeres, siempre y cuando se cumplan ciertas condiciones.

Dentro de cuatro años la cita será en Tokyo, y seguramente tendremos que madrugar si queremos ver la final de 100 o 200 metros. Pero además no estarán ni  Phelps ni Bolt. No será lo mismo.

_____________

PD:

Recomendamos leer este muy buen artículo de Tato López sobre la generación dorada argentina y su comportamiento en estos Juegos: http://www.180.com.uy/articulo/63784_generacion-e

Anuncios

»

  1. Pablo Crossroads

    Estimado Salmón, he leído parte del artículo. Luego lo terminaré. Si quiere ver en esto un comentario acerca de su extensión, puede. Seamos sinceros, también influye en el corte que tengo a mis dos perras mirandome desde abajo con las correas en la boca.
    Cortito y concreto: solo a Ud se le ocurre reflexionar sobre artículos de Blanqué y Mastandrea. Hace un tiempito no resistí a destruir un pésimo artículo de ella con una carta al Director de Búsqueda, fastidiado por su chotez…si sí, ya sé,chotez no está en el diccionario de la RAE pero un desliz lo tiene cualquiera. Y de Mastandrea que podemos decir, tengo referencias de él por sus escritos y por su desempeño docente en algún curso de periodismo. Un auténtico nabo.
    Una cosita salmón, lo conozco, sé de su inveterada costumbre de ser insidioso e iconodúlico (jeje), pero mire que los JJOO y los Mundiales de fútbol se intercalan cada 2 años desde 1930, no es cosa de ahora, ni de la tele ni del negocio. Aunque eso sí, queda perfecto para ellos.
    No tenga duda, los periodistas de TNU no sabían un pomo de los deportes, los comentarios eran absurdos, tontos, desinformados, pésimos. Por suerte tanto en DirecTv como en alguna de las cadenas tenían como comentaristas a deportistas retirados de las especialidades y era un gusto escucharlos y aprender de eso.
    Inolvidables JJOO de Corea,cuando Kessman comentaba en el 12: salto largo, ganó fulano con 6-2, 3-6 y 7-6 nooooooooo
    La final de garrocha fue , para mi, lo más sorpresivo. Uno puede emocionarse con un gol en la hora o un triple desde la otra cancha, pero en garrocha? Siiiii Impresionante!
    Distinta la emoción de ver a las gimnastas, la gravedad no existe, eso quedó claro. Y le comento que a mi me gusta toda la gimnasia de piso y los aparatos, me parece que allí se traspasan límites de la física.
    El deporte es salud, el deporte de elite, todo lo contrario. Incluso el deporte de competición, aunque sea a nivel amateur también es perjudicial para el cuerpo y que lo somete a esfuerzos para los cuales no está preparado. Esto rodeado de amigos con problemas de hombros, codos, rodillas y caderas.
    Y finalmente, no por ser chauvinista le aviso que Brasil no es la seleccion más laureada mundialmente en el fútbol. Computando títulos oficiales, es Uruguay. Es cierto que ganamos poco y nada en los últimos 50 años, pero Brasil no existió hasta 1954, ellos dieron los 50 años de ventaja, que nosotros damos ahora, pero ganando Copas América. Si bien tienen 5 mundiales, los superamos en Copas América y Olimpíadas. Y Argentina, también. No les quito el mérito de ser lo que son, de ser lo que nos han vendido que son y de ser lo que el mundo ha comprado que son. pero “infelishmenti” la realidad es esa. Y esto se lo dice alguien que no es hincha de la selección, que no va a verla, que la mayor parte de las veces ni siquiera la sigue por tele, que considera a Tabárez un gran organizador, mal técnico, con una gran banca política que le permitió seguir y una gran dosis de suerte que lo acompañó junto a 3 o 4 jugadores de enorme nivel.
    Abrazo Salmón…continuará

    Me gusta

    Responder
    • Gracias por los comentarios, sobre todo porque en la mayoría coincidimos.
      Respecto a Blanqué y Mastandrea me ocupo de ellos porque ocupan espacios importantes en medios de prensa. Además, la existencia de este tipo de “periodistas” me da mucho pie para criticar. Es como jugar contra un equipo en el cual los defensas viven rechazando mal o pasándosela al delantero. immposible resistir la tentación de agarrar la pelota y tirar.
      Me queda claro que la intercalación mundial-juegos es de toda la vida, no lo dije con ningún sentido peyorativo y por otro lado me parece sensato que así sea. Seguramente cuando se hizo el primer mundial se estableció que se jugara intercalado para no colisionar.
      Respecto a los lauros , es todo subjetivo respecto a como interpretamos el valor de las copas América. No cambio diez copas américas o eurocopas por un campeonato del mundo. Más allá de eso – y dado que hace mucho que no ganamos nada -y si nos ponemmos de acuerdo que ellos son los más laureados en los ultimos 60 años no me quita que el comentario de Mastandrea está movido por la envidia y la mediocridad.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Con respecto a Brasil, estamos de acuerdo. Mi comentario fue porque en sentido estricto, léase títulos reconocidos, estamos arriba. Lo que no nos hace ni mejores ni peores, solo más o menos ganadores a la hora de la Historia.
        Mastandrea ocupa un espacio importante, adecuado al importante mediocre que es. Blanqué apenas una columna en Búsqueda, créame que no saben muy bien porqué está todavía por ahí. En lo que tenemos que estar de acuerdo es que Brasil sufrió las dos peores derrotas que tuvo cualquier local en una Copa del Mundo: Maracaná y el 1-7 son incomparables. Después de Maracaná cambió todo, desde el equipo y sus colores hasta la mentalidad. Salió 5 veces Campeón del Mundo y se transformó en la potencia futboística mundial que no era. 2 años después del 1-7 con los alemanes, salió campeón Olímpico, jugando gasolero y soportando la carga sicológica de los penales frente a su reciente humillador.
        Han sabido aprender de sus errores. Nosotros no hemos sabido aprender de nuestros éxitos. Y no solo en fútbol.
        Veo que ignóstico ha sido permeado por la sensibilidad futbolera de este blog y ha decidido sumarse a quienes profesamos la fe de los 22 jugadores y tres ladrones corriendo detrás de una pleota.

        Me gusta

  2. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    como seria vivir en épocas en que ni existía la energía eléctrica a domicilio? que “embole” no tener tv,Internet,celular ni siquiera radio,es difícil entender como sobrevivió la humanidad sin cosas tan esenciales,bueno dejo de comentar porque empieza un lindo partido,primero lo primero,luego sigo

    Me gusta

    Responder
  3. Sin cableTV (por elección) es dificil seguir los juegos, más allá de alguna conexión a internet para ver a Bolt en los 100mts (justo coincidió que podía tomarme el trabajito de buscar donde verlo) o pasar por delante de alguna tv prendida en algún lugar, no ví nada de los juegos. Y no lo extrané. Pero no quedé ajeno a comentarios, criticas y aplausos.

    Yo también tengo un poco de predilección por el atletismo, que practiqué en la escuela y liceo, que sobre gimnasia y bailes en piscina.

    Cosas que no comprendo es porqué existen algunas actividades formando parte de la supuesta, mayor competencia deportiva del universo universal.
    El golf, tiro, vela, saltos a caballo claramente son “actividades” de gran pericia, pero a mi humilde y combativo, rebelde entender, no son deportes. (tengo un par de amigos que practican golf y me gusta hacerlos “entrar” jeje.). En fin, nada más notable que ver a alguien que claramente nunca hizo deporte en su vida (por lo menos su físico da a entender eso) competir en los juegos olímpicos disparando un rifle que ni siquiera debe mantener por su propia fuerza, sino que está apoyado en un pedestal. brillante!

    Me gusta

    Responder
    • Sr. Perro.
      Iba a incluir comentarios como los que usted pone al final pero me quedaba muy largo el post. Pero es cierto a veces es dificil darse cuenta los cxreiterios con que se incluyen los deportes. por qué el rugby estuvo fuera durante tanto tiempo por ejemplo, o incluso el tenis. por qué no está la pelota vasca, por ejemplo? o el padel. o las bochas, o el tejo.

      Me gusta

      Responder
      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        que sentido tiene el tener en tu país (entiéndase “país” por una raya pasada en el mapamundi para separar algo que es entero y dividido a conveniencia ) el mas rápido o el que salta mas alto? aparte del circo,en que favorece al particionado en el mapa ? es bueno ser “campeon del mundo” en algo y a su vez tener gente en condiciones deplorables,sea el lugar del mundo que sea? pan y circo a fulllll…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: