Canal RSS

UNA GUERRA SIN HOLOCAUSTO Y LOS PITUFOS SOLIDARIOS

Publicado en

 

Hace unos días adquirió escandalosa notoriedad el libro Historia para sexto año escolar Uy-siglo XX, escrito por la Profesora Silvana Pera, ya que en éste se hacía una comparación del régimen comunista con el mundo de los Pitufos, que muchos entendieron tenía un objetivo de adoctrinamiento.

Como la manipulación de la historia es uno de los temas favoritos de El Salmón me conseguí el libro y me lo leí para ver si efectivamente las críticas que se le hacían eran justificadas. Me encontré entonces con un libro ciertamente difícil de clasificar. Acostumbrado a aplicar el principio de Hanlon de que «Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez», en este caso me cuesta darme cuenta cuál de las dos categorías es la que lo explica, si la maldad o la estupidez, encontrando que tal vez haya una combinación de ambos, entendiendo por maldad en este caso la intención proselitista y por estupidez la torpeza en la elaboración del libro.  Y cabe agregar que dentro del panorama del libro el capítulo de los Pitufos es apenas un episodio menor: una torpe explicación del ideal de la sociedad comunista, tan mal explicado que en algún momento no sabemos si pretende hablar de la imagen ideal o de la real. Recordemos que la autora, en su descargo, manifestó que le habían sacado de contexto su descripción de la sociedad comunista y que ella en realidad se refería a cómo era ésta en teoría, pero no en la práctica. http://www.montevideo.com.uy/contenido/Autora-de-libro-Uy-siglo-XX-explico-la-analogia-de-Los-Pitufos-334722 . Permítanme desconfiar y pensar que la Señora Pera nos quiere hacer pasar gato por liebre.  Porque todo a lo largo del texto hay una serie de inexactitudes y omisiones y la mayoría de ellas van en la misma dirección; de otras es difícil de explicar con qué intencionalidad fueron puestas. Algunas de ellas son burdas, otras son de una sutileza muy grande.

 

Historia de Uruguay

El período de Batlle y Ordóñez está retratado en sus rasgos fundamentales, pero en algún momento la autora desliza algún error que lleva a confusión. En una parte que se llama “Separación de la iglesia del Estado” escribe:

El anticlericalismo batllista se manifestó en una serie de medidas; algunas de ellas son: eliminación de los crucifijos de los hospitales (1905-1906), supresión de la enseñanza religiosa de las escuelas públicas (1909), o incluso la ley de divorcio que molestó mucho a la Iglesia porque admitía el “mutuo consentimiento” como causal (1907) y posteriormente la sola voluntad de la mujer (1913)  (pág 18)

Qué forma de confundir conceptos !!  No es ningún secreto que Batlle era anticlerical, pero de ahí a afirmar que sus reformas eran manifestaciones de su anticlericalismo hay un abismo, y lo único que hace con esta afirmación es confundir. La eliminación de los crucifijos y la supresión de la enseñanza religiosa fueron avances hacia la laicidad, y la ley del divorcio – más allá de que generó oposición en la Iglesia – es un derecho civil básico. En un libro de escuela se deberían dejar claras estas ideas: el concepto de laicidad y lo que son los derechos civiles y no mezclarlos con lo anecdótico del anticlericalismo. Va mucho más allá. Otros estadistas en el mundo han hecho reformas similares sin ser anticlericales. Planteado así, sin más explicación, el niño probablemente se quede con la idea de que Batlle sacó los crucifijos de los hospitales en forma totalmente arbitraria. Sin duda que el libro debería dedicar algún párrafo más a explicar qué significa esa medida en términos de laicidad y de respeto a las opciones religiosas de cada individuo, así como el sentido de no adoctrinar religiosamente en los colegios públicos.  Bastante confusión hay hoy en día con los alcances de la laicidad, el laicismo y el respeto a las creencias como para abonarla aún más en las nuevas generaciones. Normalmente, además, el meter cosas de apariencia “parecida” dentro de una misma bolsa es un recurso muy utilizado para confundir manipuladoramente al auditorio en argumentaciones políticas o religiosas. Recordemos cómo Sturla – quien, si leyó este párrafo debe haber quedado muy contento – busca confundir laicidad con anticlericalismo. Y, tal vez, por quedarse en lo anecdótico del anticlericalismo faltan enumerar algunas otras reformas de alto contenido social importantes, entre ellas, por ejemplo, la consagración de la igualdad de derechos entre hijos “legítimos” y naturales.

En otro capítulo que se llama “signos del agotamiento del modelo agroexportador” se afirma que:

En el capítulo anterior mencionamos que Uruguay había construido una relación de dependencia con el extranjero, dependía de que lo compraran sus productos, de que le vendieran manufacturas y de que le permitieran el acceso al crédito….Esa estrecha relación con el exterior hizo que las crisis que se vivían en otros lugares influyeran en nuestro país.  (pág 37)

Esto, dicho de esta forma, da la impresión de que, por alguna decisión malvada de algunos gobernantes cipayos, el país se entregó a una suerte de sometimiento al exterior, abandonando su soberanía al haber “construido” una relación de dependencia, cuando en realidad esto (depender de exportaciones, importaciones y financiamiento externo) es lo normal en todas partes, en particular en países pequeños. Uruguay, sea cual sea el modelo de crecimiento que tenga no puede dejar de depender del exterior y de sufrir los vaivenes de lo que pasa en el resto del mundo, como la gran mayoría de los países. No es que haya sido una decisión consciente, es lo que ocurre normalmente.  Por oposición a esto se habla de un extraordinario período de prosperidad ocurrido cuando se implementó el modelo de sustitución de importaciones.

El período entre 1945 y 1955 se señala como el de más importante desarrollo industrial en nuestro país. ….(pág 43)…El resultado de las políticas aplicadas fue un importante crecimiento del rendimiento industrial, incluso superando al de la actividad agropecuaria…. la época fue de prosperidad económica, que se vio favorecida también por las crecientes exportaciones uruguayas hasta el final de la guerra de Corea.. (pág 45)

Todo bien, ese proceso se dio de esa manera. El tema es que estaba condenado al fracaso por los límites que el mismo generaba, lo cual no se menciona en ningún lado. Aquellos estudiantes que no se cuestionen demasiado lo que leen se quedarán con la idea de que el modelo anterior generaba dependencia externa, pero el proteccionismo era la panacea  Después de todo la idea de que los países produzcan los bienes que consumen en lugar de importarlos es bastante atractiva, como para ser comprada como espejitos de colores. Si lo será que hasta Trump la adoptó.  Pero los que hurguen un poquito más en la lógica de lo que se les trata de enseñar probablemente se armen un lindo entrevero, ya que no se da en ningún momento una explicación consistente de por qué este modelo fracasó:

Sin embargo hacia mediados de la década de los 50 los resultados de la industrialización se mostraron insuficientes. Bajaron los precios de los productos exportables mientras subían los de importación…..Pero junto a los precios también cayeron las cantidades, los volúmenes exportables. En resumen, vendíamos menos y más barato, lo que generó que entrara menos capital a nuestro país. Esto obligó a la industria a reducir ciertas importaciones imprescindibles para su funcionamiento. El consecuencia, bajó su producción, descendió el empleo, se redujo el salario. (pág 48)

Menudo lío !! ¿No era que el modelo anterior había generado dependencia externa? ¿No merecen los estudiantes una explicación de por qué si este modelo supuestamente eliminaba los problemas del anterior al orientarse a un crecimiento “hacia adentro” colapsa por la pérdida de términos de intercambio?; o sea entra en crisis también por factores externos; en definitiva porque agudizó la dependencia del modelo agroexportador en lugar de eliminarla como era su objetivo.

Hay partes en que la autora efectúa un uso muy sutil del lenguaje para trasmitir ideas. Referido al aumento de la deuda del país en el período entreguerras dice:

Otro aspecto que comenzó a ser preocupante en este período fue la deuda externa. Gran parte de los préstamos solicitados hasta 1915 eran de origen europeo y desde 1905 fueron orientados hacia obras de infraestructura. Pero luego de iniciada la Primera Guerra Mundial, Uruguay comienza a pedir préstamos en Estados Unidos que se convirtió en el proveedor mundial de capitales. El endeudamiento creció enormemente……(pág 40)

Obsérvese como sutilmente el pero nos separa un antes en que la deuda parecería ser “buena” y un después donde empezó a generar problemas. Y más sutilmente aún la fuente de los problemas parece estar en que  quien prestaba es Estados Unidos, el sospechoso de siempre, (a lo largo de todo el libro lo será) y no en las conductas del país.

Los hechos que ocurren a partir de la década de los 60 de nuestro país están puestos en el contexto de la guerra fría. Y en general hay una cierta victimización del comunismo. Notoriamente se usa el término anticomunista con una connotación despectiva, prácticamente como sinónimo de “derecha”, cuando hay mucha gente demócrata y liberal que es anticomunista sin ser de “derecha”.   Otra cosa diferente es el “anticomunismo” de quienes ven comunistas en toda las personas que manifiesten algún tipo de preocupación social o incluso con ideas diferentes a las de ellos. Como la diferencia entre los conceptos no se aclara, nuevamente. aquí, como en el caso del anticlericalismo que señalábamos anteriormente, el uso del lenguaje está puesto al servicio de meter dentro de la misma bolsa cosas que son diferentes (igual que hacen los propios “anticomunistas” de la segunda acepción, vaya paradoja). El estudiante aprende a asociar la palabra “anticomunista” con derecha, lo cual es un profundo error.

Como ejemplos de esta forma de uso manipulador y maniqueo del lenguaje hay afirmaciones del tipo:

Otros grupos armados que podríamos identificar con el “anticomunismo” o la “derecha política” estaban formados por civiles. Del sector más conservador, la ultra derecha, salieron organizaciones como la “Juventud Uruguaya de Pie” (JUP) y grupos paramilitares armados como “Escuadrón de la Muerte” o el “Comando Caza Tupamaros”. (pág 69)

o sea hay una identificación entre anticomunismo y grupos violentistas, todo parece que fuera lo mismo.

También se dice:

Hasta 1968 el gobierno había confiado a la policía la represión de las huelgas, pero lentamente las Fuerzas Armadas se transformaron en defensoras del orden anticomunista.(pág 69)

En el ámbito político, el período se caracterizó por un fuerte anticomunismo. El gobierno del Partido Nacional demostró su rechazo al comunismo en varias medidas; una de ellas fue declarar al embajador cubano en Uruguay persona no grata (1961). En el espacio social, los uruguayos también vivieron la división entre los simpatizantes del comunismo y sus detractores. Por un lado una multitud de uruguayos se extendió en Montevideo por la calle 18 de julio para apoyar la presencia en el Paraninfo de la Universidad de uno de los líderes de la revolución cubana, Ernesto “Che” Guevara, que había venido a Uruguay a participar de una Conferencia en 1961. (pág 6)

Aquí hay varias “ligerezas”. ¿A qué se refiere la autora cuando habla del “orden anticomunista’’?. Reducir el rol de las Fuerzas Armadas a “defensoras del orden anticomunista” es pecar de ombliguismo. Su asalto al poder fue por motivos que iban mucho más allá del combate al comunismo, por más que éste haya sido mostrado como su enemigo más visible.  Es como si el comunismo fuera el eje en torno al cual giraba la sociedad uruguaya y el rasgo más notorio de las instituciones fuera el “orden anticomunista”. El comunismo aparece sobredimensionado, como si el país hubiera estado dividido en dos mitades más o menos iguales. Debe ser difícil para un niño entender cómo, si la sociedad uruguaya se caracterizó en esa época por la división entre los simpatizantes del comunismo y sus detractores (podría haber dicho también entre los simpatizantes de la democracia y sus detractores de derecha o izquierda), los partidos tradicionales (por supuesto todos ellos anticomunistas) se llevaban el 90% de los votos de la ciudadanía, dato que se señala, pero no se explica.  (en 1958 el Partido Comunista obtuvo un 2.69% de lo votos, en 1962,  3.49% y en 1966 5.66%).  Y la referencia a la visita del “Che” es también una manipulación: en aquella época la Revolución Cubana no había anunciado su carácter marxista-leninista, lo haría pocos meses después. Una buena parte de la sociedad uruguaya – más allá de sus ideas políticas – veía aquel fenómeno con simpatía: todavía prevalecía una visión romántica de la epopeya de aquellos guerrilleros. Identificar “izquierda” con comunismo siempre fue un recurso de la derecha más radical (militares incluidos). El ruralismo de Nardone, por ejemplo, llamaba “comunistas chapa quince” a los batllistas. Aquí el método utilizado por la Profesora Pera es el mismo: sutilmente induce a los estudiantes a creer que izquierda, socialismo, movimientos reivindicativos parecen todos caber en la bolsa del comunismo y a la vez que anticomunismo, derecha y fascismo son sinónimos.

Y también respecto a la injerencia extranjera en nuestro país, producto de la Guerra Fría aparece una distorsión:

Funcionarios del gobierno norteamericano a través de Programas de Seguridad Pública o del Grupo Militar de la Embajada, planificaron, promovieron y supervisaron gran parte de las acciones represivas en Uruguay.

Si bien esto es cierto se omite hablar de la interferencia de Cuba financiando y entrenando grupos armados guerrilleros en el país y en otros de Latinoamérica. Si estábamos en medio de una Guerra Fría es lógico que la intervención fuera de los dos lados, como efectivamente pasó.

Historia del mundo

Pero sin duda los mayores errores y/o manipulaciones están en la parte de Historia Universal

Para empezar, la Revolución Soviética (donde aparece el famoso ejemplo de los pitufos) es un cuento edulcorado de unos señores que hicieron la revolución movidos por los ideales de una sociedad más justa.  Esta linda historia se afea un poco cuando aparece Stalin.

Uno de los aspectos del modelo estalinista (por Stalin) fue la concentración del poder en el Partido Comunista. Se creó un culto de la figura de Stalin para sostener su poder, aparecía en carteles con actitudes propias de un padre que guía a su pueblo, rodeado de niños y multitudes que lo aplaudían.

Pero esto pasa por apenas un detalle, una desviación,  (después de todo qué tan malo es querer aparecer como un gran padre rodeado de niños?) al lado de algunas de sus obras.  Pasa revista a los planes quinquenales al impulso a la producción industrial o del sector agrícola (koljoses y sovjoses) culminando con una liviana crítica de los resultados en la agricultura:

Además el plan no dio  tan altos resultados como en la industria, no había suficiente maquinaria para tecnificar el campo y el abastecimiento de alimentos siguió siendo insuficiente.

Una forma  suave y elíptica para eludir mencionar Holomodor, la forma en que los Ucranianos denominaron a las terribles hambrunas que a principios de la década de los 30 se cobraron millones de víctimas en una de las regiones más fértiles del mundo.

En referencia a la Revolución Cubana también hay una historia linda: en Cuba primero había unos señores malos que tenían a su pueblo en la miseria. Luego se dedica un buen tiempo – en comparación con la brevedad con que se mencionan otros hechos – a contar la epopeya de la Revolución. Y luego comienza la enumeración de sus logros: la alfabetización, la reforma agraria,  las nacionalizaciones.  Todo muy lindo. Pero en ningún momento se habla del gobierno de partido único, la entronización de los Castro en el poder,  de la supresión de derechos, el alineamiento a la URSS (y eso que está escrito en un capítulo que se enmarca en la guerra fría), la exportación de la revolución a América Latina (simplemente se habla de que “La experiencia de la Revolución cubana se transformó en ejemplo para otros pueblos latinoamericanos”). Yo no pido que la Profesora abjure de su simpatía por el régimen cubano, pero por lo menos – en aras de la laicidad – podía disimular un poco ante los estudiantes.

Más groseras aún son las omisiones en ocasión de contar lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial y años previos.

En el capítulo “El surgimiento de los regímenes fascistas en la Europa de posguerra” la autora habla de la aparición de regímenes totalitarios y se pregunta “¿Qué es un régimen totalitario?”. Allí comienza a dar una serie de características de los regímenes totalitarios. El “error” básico de todo esto consiste en incluir la descripción de las características de un régimen totalitario en el capítulo de los regímenes fascistas (tomándolos prácticamente como sinónimos) y no al revés; debería haber incluido al fascismo en el capítulo de regímenes totalitarios ya que el fascismo es una las categorías que se pueden encontrar dentro del concepto más general de lo que es un régimen totalitario, concepto en la cual también entra el comunismo y otros regímenes más, como los teocráticos, por ejemplo. Tan es así que entre las características que identifican a un régimen totalitario, según la autora, está el que sean anticomunistas y antiliberales.  El alumno lector, haciendo uso de una lógica elemental llegará a la conclusión de que el comunismo no es un régimen totalitario, ya que, por definición, un régimen comunista no puede ser anticomunista. Observen como si sacamos la palabra “anticomunista” de la última característica la descripción de un régimen totalitario es también  perfectamente aplicable a la Unión Soviética.

foto205foto207

Hay una mención muy marginal a las purgas de Stalin en un texto para “discusión” donde se induce a creer que las arbitrariedades de éste no fueron más que un desvío dentro de la Revolución, contrarias al espíritu de Lenin, muy en la línea de lo que pasó a ser la postura oficial de los partidos comunistas de todo el mundo a partir del revisionismo del XX Congreso del Partido Comunista de la URSS celebrado en 1956, en definitiva cargar todas las arbitrariedades del comunismo a los excesos de Stalin y no al régimen en sí mismo.

Estimado lector de El Salmón: si yo le digo a usted Segunda Guerra Mundial….¿qué imágenes le vienen inmediatamente a la cabeza? Hitler y el nazismo, seguro… qué más…nombre dos o tres más…..¡exacto! Bien, lector, seguramente se le ha venido a la cabeza la matanza masiva de judíos conocida con el nombre de Holocausto. ¿Piensa usted que se puede contar la historia de la Segunda Guerra Mundial – por más condensada que se haga – omitiendo el Holocausto? Bueno, pues la Señora Silvana Pera la omite olímpicamente, vaya a saber por qué motivo, suponemos que no debe ser porque lo ignore. Apenas hay alguna mención al racismo de los nazis:

En Alemania el nacionalismo fue acompañado de un marcado tinte racista que provenía desde fines del siglo XIX – la raza aria era según ellos la única sana, superior e incontaminada, al contrario de la raza semita, los judíos. Hitler se apoyaba en la teoría del “enemigo” del pueblo alemán que era el responsable de las desgracias que había atravesado el país; en ese sentido tanto los socialistas y comunistas fueron el blanco de sus ataques como también los judíos, eslavos y gitanos, que dentro de sus categorías “racistas” constituían la raza inferior y no debían mezclarse con los alemanes arios “superiores”. (pág 124)

O sea, el odio de Hitler hacia los judíos está contado al pasar, (“como también”) como que fueron uno de los tantos blancos de ataques, porque el principal sigue siendo el comunismo.   En el capítulo de Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial se habla  de la destrucción causada por ésta y se llega a mencionar “el exterminio sistemático en los campos de concentración”, pero no se dice quienes fueron las principales víctimas de ese exterminio ni quiénes fueron los victimarios. Dicho sea de paso quiero pensar que el entrecomillar irónicamente cuando se refiere a que los nazis consideraban a los alemanes arios “superiores” y no hacerlo cuando ser refiere a la que consideraban a  los judíos eslavos y gitanos   raza inferior es simplemente un error de tipeo que además se le escapó también a los editores. Una pena, se perdió una muy buena oportunidad de que sus estudiantes pudieran aproximarse con toda crudeza a un ejemplo de algo que ha sido una  trágica constante en la historia de la humanidad: los genocidios.  Adicionalmente,  tampoco hay ninguna mención a otros de los muchos genocidios ocurridos en el siglo XX, como el de los armenios, sólo por mencionar el más conocido después del de los judíos.

Por supuesto que en el comienzo de la Guerra se omite hablar del Protocolo Secreto del Pacto Molotov-Ribentropp y por tanto no se menciona cómo al comenzar la guerra Hitler y Stalin se dividen Polonia invadiéndola cada uno por su lado. Hay apenas una mención elíptica a la existencia de un acuerdo entre alemanes y soviéticos cuando en ocasión de la invasión nazi a la Unión Soviética se dice que los primeros violaron un pacto de no agresión, pero en ningún momento se comenta que ese acuerdo implicaba el reparto entre los dos regímenes de una parte de Europa.

Y por supuesto que entre las consecuencias de la Segunda Guerra ni se menciona el sometimiento de prácticamente la mitad de Europa por parte de una de las potencias vencedoras, la Unión Soviética.  Pero sí se dice que:

Persiguiendo al comunismo por el mundo, Estados Unidos apoyó y sostuvo los golpes de Estado en América Latina”. (pág 131)

Las invasiones e intervenciones en Checoslovaquia, Hungría, Polonia, la RDA  y la formación de gobiernos títeres en los países de Europa Oriental parece que no existieron.

Otra “omisión” importante se da cuando se habla de la Guerra Fría. Repitiendo el mismo razonamiento que hicimos para la Segunda Guerra, le vuelvo a preguntar al lector qué le viene a la cabeza cuando hablamos de la Guerra Fría ….haga el ejercicio. Probablemente muchos hablarán de la guerra de Vietnam o la de Corea, otros de las dictaduras latinoamericanas, o de la Crisis de los Misiles, pero la inmensa mayoría pensará en el Muro de Berlín, el símbolo más típico de la Guerra Fría, al punto que es común referirse a la “caída del muro” como sinónimo del fin de ésta. Pues bien el Muro de Berlín no existió para esta escritora, no fuera cosa que los estudiantes fueran a pensar cosas raras respecto a los soviéticos. Eso sí, le dedica un buen espacio a la guerra de Vietnam, y como el lector ya habrá adivinado ni se menciona la invasión soviética a Afganistán. Y respecto a la Guerra de Vietnam, más allá del contenido de lo cómo se describe hay una referencia muy poco didáctica y desprolija en la cual se valida el chusmerío y la falta de rigor como fuente de la historia:

“Se resolvió convocar a la población a un plebiscito para proceder a la unificación. Se decía que de hacerse la votación, el líder Ho Chi Minh ganaría por el 80% de los votos.”

Dicen….dicen….se decía….Se escribe la historia con una metodología propia de Intrusos.

Muy interesante es la tabla comparativa entre los regímenes capitalistas y comunistas.

foto204

Más allá de que muchas de estas diferencias tienen que ver con la forma en la cual se definan los vocablos (la mayoría de los regímenes comunistas tenían la palabra “democrático” o “popular” en el nombre de su países) hubiera estado bueno que la autora explicara un poco más el eufemismo de la expresión “democracia directa, poder popular”. O que hubiera agregado alguna entrada adicional donde incluyera, por ejemplo la categoría: sistema de partidos y los conceptos de “pluralismo” y “partido único”, para los sistemas capitalista y comunista respectivamente; o el de derechos de los opositores en “existentes” y “suprimidos”, y así podríamos seguir. Tampoco aparece la categoría “dictadura del proletariado” por ningún lado. No sea cosa que algún estudiante inquieto y curioso pregunte si en la Unión Soviética la dictadura era como la que tuvimos en Uruguay.

También en la Guerra Fría:

“La guerra llegó hasta el universo de los niños, los cómics en Estados Unidos presentaban a un héroe con un traje inspirado en la bandera de su país con estrellas y franjas que se llamaba “Capitán América”. Este héroe, identificado como bueno, peleaba contra los comunistas identificados con los malos.”

Seguramente estas cosas no ocurrían en el mundo del otro lado de la “Cortina de Hierro”.

 

album_portada_BRB

Sobre el final del libro hay algunos “ejercicios”. Uno de ellos es un testimonio de un prisionero stalinista, que, como ya he dicho es de las pocas referencias negativas que hay a algún aspecto del régimen soviético, encuadrado en lo que fue la línea del Partido Comunista luego del XX Congreso de 1956. Hay algunos sobre el fascismo, la crisis de 1929 y sobre todo los énfasis están en Estados Unidos:  el relato – por demás truculento – de un soldado norteamericano en la Guerra de Vietnam en que cuenta como tenían órdenes de destruir todo lo que encontraran a su paso y unas caricaturas de propaganda anticomunista que se utilizaban en Chile.

Por otra parte no se da una explicación de por qué la URSS desapareció. Simplemente aparece como que de la noche a la mañana se hizo capitalista.

La Guerra Fría llegó a su fin en 1990 cuando la Unión Soviética se desintegró políticamente y abandonó el sistema comunista. (pág 132)

Pobres chiquilines, se les presentan un régimen maravilloso y nadie les cuenta por qué no existe más.

Curiosamente hay otros fenómenos importantes del Siglo XX que son ignorados.

Uno de ellos es la Revolución China, otro el fin de la mayor parte de los colonialismos europeos luego de la Segunda Guerra. Europa, luego de la guerra es presentado simplemente como:

Europa, perdió definitivamente su lugar de privilegio como centro comercial e industrial del mundo capitalista para darle paso a dos nuevas potencias: Estados Unidos y la Unión Soviética.

Nada se dice de la aparición en Europa Occidental de formas de gobierno que si bien se orientaban a la economía de mercado no eran “tan capitalistas” como los llamados “estados del bienestar” y el auge de los partidos socialdemócratas y socialcristianos.  Para Pera tampoco existieron la Unión Europea, los movimientos de derechos civiles en Estados Unidos (en este país es todo malo), los conflictos en Medio Oriente, el auge del islamismo,

A modo de conclusión

Si es grave que estos libros oficien de textos escolares (por más que no sea oficial de primaria), también es grave que la mayor parte de la crítica se haya centrado en el tema de los Pitufos y nadie se haya tomado el trabajo de hacer un estudio un poco más profundo del libro.  Seguramente éste no sea el único texto de enseñanza donde se deslizan afirmaciones tendenciosas, además de la gran cantidad de libros de estudio que contienen errores, inexactitudes o están escritos de forma que no contribuyen demasiado a la formación de nuestros niños y jóvenes. Pero parece que a nadie le importa demasiado.  A nivel de las autoridades ha habido alguna suave crítica a la inconveniencia de la comparación, pero en general primó la prescindencia: “estos libros se usan en instituciones privadas, entonces no es tema nuestro”

En estos videos se puede ver a la Directora de Primaria Ibupé Buzetti lavarse las manos. La Directora se declara incapaz para juzgar el texto (“mi fuerte es la lengua”) y en varios pasajes muestra sus prejuicios. (“las instituciones privadas de enseñanza tienen fines de lucro”). Vale la pena detenerse un rato a mirarlos. En un momento se habla que ahora una comisión va a evaluar el libro. Veremos cuanto tiempo les lleva la evaluación. Al Salmón, que no es ningún superdotado, usando simplemente el sentido común le tomó una semana.

http://elpaistv.com.uy/videos/a-diario/informe-oficial-subrayo-aspectos-fuertes-y-debiles-de-libro-de-historia-26220#sthash.D7O06DEX.xiqq

http://elpaistv.com.uy/videos/a-diario/irupe-buzzetti-los-padres-no-leen-continuamente-lo-que-sus-hijos-leen-26221

Anuncios

»

  1. Gracias por el pormenorizado informe. Era más grave de lo que yo me imaginé.
    Me parece que no hay nada en este libro escrito con inocencia, aunque está dirigido a ella.
    No hay mentira más grande y peligrosa que la que se cuenta “a medias”.

    Me gusta

    Responder
  2. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    y de las bombas atómicas que ? jamas nada mato y destruyo tanto en tan poco tiempo,no se hace referencia tampoco a eso ?

    Me gusta

    Responder
    • Estimado: yo no dije eso. Justamente las bombas atómicas están mencionadas y es lógico que así sea: “Primero Japón, en el Pacífico siguió resistiendo hasta el episodio final de la guerra, el más terrible e impactante: el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945. Las ciudades quedaron absolutamente destruidas y má de 130.000 personas murieron en pocos segundos. Sumado a esto, los problemas de la radiación – que persisten hasta el día de hoy – aumentaron en varias decenas de miles el números de muertos y muchísimo niños – cuayas madres sufrieron los efectos de la radiación nacieron con deformaciones o fallecieron al poco tiempo. ” Sin duda que este fue un episisodio horrible y vergonzoso de la guerra. Lamentablemente no tengo un horrorómetro para medir si fue el peor u otro lo supera en barbarie. El tema es que todas las maldades que hicieron los yanquis están bien descriptas, los soviéticos no hicieron maldades y hasta a los nazis se les perdona.

      Me gusta

      Responder
  3. Tremendo análisis. Yo me pregunto, este libro tiene muy poca fidelidad histórica con respecto a la historia reciente al menos (no se si va mas allá). ¿No debería incluir un “basado en hechos reales”? y un “Este libro representa la interpretación de la autora de algunos hechos del SXX” o cosas por el estilo. Aunque, ahora fuera de la ironía, si me parece que es mas por una cuestión de buscar objetivos (generar lúmpenes, o sea maldad) que por estupidez.
    También sería importante saber en que colegios se está utilizando esta basura propagandística, porque sabemos que conseguir lugar en colegios privados se ha vuelto complejo.
    En definitiva, por negligencia o conveniencia el Estado permite a ciertos colegios privados un análisis de la historia que funciona como una columna de opinión de un montón de maestros que, evidentemente, no son “anticomunistas”. Un pibe no puede salir de 6o de Escuela con esa visión politizada de la historia. Y esto si es preocupante.

    Me gusta

    Responder
      • FRANKLIN BENTANCURT

        disculpen. Recien me entere hoy del blog por Las cosas en su sitio. Solamente un apunto. Saldran con una idea distorsionada, en material de HISTORIA, de TODOS LOS COLEGIOS, publicos o privados La Historia no es una ciencia exacta y esta contaminada por la politica, la religion, la filosofia, etc.,etc. Y no hay autoridad ( menos la actual ) que pueda ordenar eso. Acaso los colegios religiosos, a los que tantos tiene que acudir por razones obvias ( haciendo enormes sacrificios economicos y pagando DOBLEMENTE por la educacion de sus hijos ) no inflluyen con el opio de los pueblos ? y todo asi. NADIE ESCRIBIO NUNCA NI ESCRIBIRA UNA HISTORIA QUE PODAMOS ACORDAR COMO OBJETIVA. ES CUESTION DE ELEGIR. Es cierto que no se menciona a KATYN, pero tampoco al llamado RAPTO DE NANKING. Y nadie se preocupa, siguiera, de ver documentales de TV, como aquel donde McNAMARA reconoce que, de haber perdido la guerra, habrian sido juzgados como criminales de guerra: porque ANTES de Little Boy y Fat Boy, LE MAY les mandaba prender fuego a las ciudades japonesas y detras estaban los mapas ( con los porcentajes de ciudad – ciudadanos incluidos – BORRADOS DEL MAPA ). etc., etc.
        Ademas y me voy que tengo mucho calor : que pretenden de un pais donde la mayoria de los ciudadanos ingnora los que es el TRATADO PRELIMINAR DE PAZ, conmemora la Independencia en la fecha equivocada y tiene a los CONSTITUYENTES entre PONSOMBY y CANNNING ? FRANKLIN

        Me gusta

      • El documental se llama “Fog Of War”. Y es cierto, McNamara dice que si perdían, ellos iban al banquillo por crímenes de guerra. Dresden, Tokyo… Murieron mucho mas ahí que con las Atómicas. Que incluso se puede argumentar que fue una cuestión de matemática: Dos bombas 200mil muertos, vs más de un millón si tenían que asaltar la isla. Creo que podrían haber tirado esas bombas sobre un objetivo militar y no civil, pero el diario del lunes

        Me gusta

      • hubo un proyecto de tirarle por lo menos una de ellas en el bahía de tokyo, en el mar, frente al palacio del emperador para impresionarlo, pero fue desechado por los halcones de entonces. El contraargumento es que hasta ese momento habían hecho solo dos bombas y tenían que ser muy destructivos para ser convincentes…

        Me gusta

  4. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    digamos que es peor ignorar el genocidio palestino que minimizar otros pero reconocerlos como tal

    Me gusta

    Responder
  5. Veterano cincuenton

    Lindo competidor de los libros de w. craviotto je!

    Me gusta

    Responder
    • ja…ja…… estaría bueno conseguir esos libros para ver las cosas que decían…….gracias.

      Me gusta

      Responder
      • Los libros del Wilson C. están netamente sesgados pero me acuerdo que tienen muchos datos documentados sobre la subversión , etc, propio de su estrecha relación con el pachequismo primero y con la dictadura después. Por acá era un bastión de la JUP y muchas veces se reunió con compañeros de liceo de mi generación, tal vez algún sobreviviente tenga alguno de sus libros (seguramente autografiados).

        Me gusta

  6. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    hola don pez ,felicidades por haber ingresado (me incluyo en el logro jajaj) en primera división en la radiodifusión abierta,yo trate de conseguir la entrevista que le hicieron en sarandi pero no tuve éxito, no peque de humilde y suba aquí el audio de la nota para compartirla con nos, daleeeee!

    Me gusta

    Responder
  7. Realmente un niño de 11 años tiene la suficiente no sé… capacidad? perspectiva? madurez? como para que el programa de Historia toque el siglo XX???
    Esto se lo pensaron los pedagogos? No le estaremos cargando una mochila a niños demasiado chicos? No hay màs temario en Historia para profundizar? Prehistoria, Historia Nacional, Historia Latinoamericana?
    No se podrìan dejar estos temas para el Liceo o UTU cuando tengan algunos año más??
    No soy docente ni nada parecido, soy padre y estas cosas me preocupan como a cualquiera.

    Me gusta

    Responder
    • no sé, es una buena pregunta, pero no sé qué diferencia hace estudiar el siglo xx que el xix más allá de la falta de objetividad de los historiadores, que por otra parte tampoco la tienen para siglos anteriores. Pero la pregunta es válida. Lo que sí no se puede tolerar que además le flechen lo que estudian.. gracias por participar

      Me gusta

      Responder
  8. Recién me entero por Igni Para que tiene Twitter Salmón?. Nos debería avisar en esos casos. Ud es nuestro pollo*.
    El día que se vuelva a casar (o divorciar, me da lo mismo) a ver si nos pega el grito y vamos a tomar una con Ud.
    *en la garganta, porque nos hace atorar a veces.

    Me gusta

    Responder
  9. Historia aséptica cargada de ideología. Bien ahí. Despues nos quejamos…

    Me gusta

    Responder
  10. Ayer volvía del este manejando y me topé con la entrevista (ya empezada). Muy bien Salmón, felicitaciones. Ya tiene miles de visitas al blog gracias a lo de ayer?

    Me gusta

    Responder
  11. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    Don Salmon, aqu eni http://www.sarandi690.com.uy/programacion/las-cosas-en-su-sitio/ tenemos el audio de los programas del nacho,si comparte que día fue y en que minuto del mismo empieza su disertación con gusto lo escucharemos atentamente (al menos así lo haré yo)

    Me gusta

    Responder
    • Igno, fue ayer a las 11am más o menos.

      Me gusta

      Responder
      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        ok gracias Cantriple6 por la data,estero que salmon pase el minuto del programa aprox del inicio de la nota, y la cuento que: El genocidio es un delito internacional que comprende «cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal». Estos actos comprenden la «matanza y lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo, sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial, supongo que el titulo de los eventos serán a criterio de cada uno

        Me gusta

      • Igno, sé lo que es un genocidio, por eso me llama la atención que exista un genocidio Palestino.

        Me gusta

      • de más está decir que si Isreal, quisiera exterminar a los Palestinos, tiene todos los medios para hacerlo. Podrá ser culpable de crímenes de guerra en más de una ocasión como todo gobierno que se enfrenta al combate, pero genocidio es simplemente una exageración en mi opinión.

        Me gusta

      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        o sea que aquello de “lo que cuenta es la intención” no es valido en este caso salvo se llegue a un numero x ? supongo no esta de acuerdo (salvando la inmensa distancia y lo burdo del siguiente ejemplo) en que le den los puntos al club River ya que la agresión fue mínima y a una sola persona ?

        Me gusta

      • No hay siquiera intención de genocidio. Seamos realistas. Miré Ruanda, y otros ejemplos claros de genocidio.

        Me gusta

      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        mirando ruanda el salsipuedes se cataloga como genocidio ?

        Me gusta

    • fue el martes 28 a las 10.40 aprox.

      Me gusta

      Responder
  12. Tiene voz de persona humilde y sosegada No parece tan calentón (contenido) como lo he leído a veces,cuando contesta algún comentario zarpado.
    Si no supiera su edad diría que es mucho más joven.
    Lo que habló, los usuarios habituales ya lo teníamos claro, pero pintó bien su perfil como aproximación a los futuros lectores.
    Qué quiere que le diga, hasta me sentí como medio orgulloso, no me pregunte por qué. No le va a gustar la comparación… pero fue algo así como sentir al ciclista del pueblo, que iba contigo a la escuela, hablando por Radio Sport al ganar la etapa.
    PD si ya sé, es medio “Benedettiano” mi comentario (tal vez sea inconscientemente adrede).

    Me gusta

    Responder
    • Gracias por el piropo respecto a mi juventud…a todos le dirá lo mismo…. pero le puedo decir que alguna otra persona me lo ha dicho.
      Y la comparación la entiendo perfectamente. . no da para disculparse, al contrario. está buena.

      Me gusta

      Responder
  13. Pablo Crossroads

    Estimado Salmón, habría tanto para comentar. No del libro, su lectura obvia todo comentario. Sí, discutiría el concepto de genocidio palestno de Igni pero no vale la pena, no llegaríamos a nada; o de las bombas atómicas y su utilidad o no, de los bombardeos de civiles, de Katyn, ufff en fin, es como ir al Chuy por 2 horas en pleno enero antes de que se venga el aguacero: uno se ve abrumado por todo lo que debe hacer….
    No lo escuché en Sarandí. Lo lamento, afuera no tenía radio y además me aburrí de Nacho luego de varios años, lo escuchaba desde que estaba en la FM y escuché el comienzo Darwin Desbocatti ( otro que me pudrió hace bastante) jugando con el Gordo Escanlar ( volvé Gordo, te extrañamos) Solo seguía por Gustaf y Keoroglian. Igualmente lo felicito, como dicen en un comentario: llegó a la primera división de la raditelefonía!!! Un largo camino desde que se autopublicitaba con spam en los comentarios de El País….una especie de Boston River del periodismo.
    Trataré de escucharlo.
    Estoy peleando con nuestra común amiga Svetlana, me ha llevado más tiempo del esperado poder terminar con el libro en la playa. No puedo leerlo mucho rato, es desgarrador, amargante, ejemplarizante, emocionante y todos los ante que se le ocurran. Ya me pasó cuando intenté releer los de Solzhenitsyn, de adolescente volaban sin parar, ahora, será la vejez, los hijos, no sé, no puedo soportar tanta vesanía, tanto desprecio por el otro, no los puedo seguir. Creo que este comentario final resume lo que pienso del libro motivo del post y su propaganda”sub”liminal.
    Abrazo

    Me gusta

    Responder
    • Pablo ahora que nombrás a Solzhenisyn recuerdo El archipiélago Gulag que supe descubrir en un extracto que hizo Selecciones del Readers Digest (en casa lo recibió mi abuela por décadas, hasta su muerte). Me sirvieron mucho esas “concesiones al revisionismo” (como decían algunos amigos bolches). Tuve mucha suerte de tener “contrapesos literarios”, sino hoy andaría con un balde en la cabeza, como algunos con los que desde hace más de 40 años vengo discutiendo sobre la URSS. Creo que esa discusión terminará cuando sólo quede uno de la diezmada barra. (ojalá sea yo, así al fin podré tener la última palabra , Je!)

      Me gusta

      Responder
      • Escribí mal Solzhenitsyn, …no voy a dar chance a que me atosiguen con SMS bolcheviques (Porque “alguno que conozco” lee el blog y sólo le da la nafta pa criticar en la cola del cajero, a principios de mes…como ahora! Ya me había olvidado…)

        Me gusta

      • parece que ese palo va dirigido a alguien bien concreto…jaa… saludos al amigo de la cola del cajero y que se anime a criticar que aquí no mordemos a nadie . Aguante Luisito Suárez todavía

        Me gusta

    • Boston River del periodismo !!! me gustó la metáfora. Le comento que leí el otro de Svetlana, el de Chernobyl y me costó terminarlo. Me abrumó. Está muy bueno también, pero abruma, es como una novela de terror pero real y genera muchas reflexiones respecto a qué regalados estamos respecto al tema de la energía nuclear.

      Me gusta

      Responder
  14. Pablo Crossroads

    Salmón, estoy escuchando el programa y noto con sorpresa que menciona al Gordo. Le escribí en mi comentario anterior una pavadita sobre él y ahora me entero de su cercançia con él. Julian Rivers diría : no hay casualidades sino causalidades y el cardenal Sturla diría: no hay casualidades sino Diosalidades. Elija una. Sigo escuchando, ya que lo pude bajar a la compu. Abrazo

    Me gusta

    Responder
    • Me escribía frecuentemente con Escanlar y me gustaba mucho su forma “salmón” de ver el mundo. Fue un tipo muy removedor y un gran espíritu crítico. Sin duda que es alguien que nos hace falta. Algunas personas que conozco que lo han tratado me han dicho además que era un gran tipo, más allá de esa imagen de malo, de algunas extravagancias que podía tener cuando se pasaba de rosca en su personaje. Sé que también era una persona resistida por muchos, a algunos no les gustaba lo que decía, que se metiera con als vacas sagradas, a otros no les gustaba como las decía y a mucho les disgustaba como era en su vida privada. Respecto a estos últimos cabe aplicarles la frase: “cuando el dedo señala la luna el idiota mira el dedo”. Sin duda que hizo cagadas, pero hay mucho hipócrita por ahí que no tolera las cagadas de quien está en una posición diferente a la suya, pero sí se banca cualquiera de los que piensan como él. Se lo extraña.

      Me gusta

      Responder
      • Siempre me cayó bien Escalnar. No tuve el gusto de conocerlo aunque tenía amigos en común. la vida privada de las personas es eso, privada.

        Me gusta

  15. Me atacó la “cola de paja” y recordé que en algún momento yo le tiré algún palito a Escanlar Busqué en los post (era en el de Benedetti) temeroso de haber sido grosero, pero no, mantengo lo que en ese momento expresé. Compuso un personaje que reciclaba sus “escupitajos” contínuamente y que a su edad ya le quedaba medio ridículo, por lo menos para una cantidad de gente que (como yo) sentíamos medio Punk e innecesaria su agresividad.
    Creo que sus notas eran removedoras y valientes pero su exposición mediática le jugó una mala pasada para su carrera.
    Bueno, creo que en el fondo es una cuestión de piel muy personal mía.
    Con respecto a su “vida privada” el común de la gente no nos enteramos de “eso” hasta su muerte, así que creo que no pesó en las críticas que tuvo en vida (además si yo tuviera ese prejuicio tendría que prender fuego el 80% de mis discos).

    Me gusta

    Responder
  16. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    lindo tema el “prejuicio” alguien dijo: el prejuicio opera a partir de presupuestos valorativos basados en costumbres, tradiciones, mitos y demás aprendizajes adquiridos a lo largo de los procesos de conformación de las identidades.es una etiquetación que hacemos de manera negativa, sobre la base de una forma de pensar que adoptamos desde pequeños.

    Me gusta

    Responder
  17. Querido Salmón, descubriste que uno de los libros de historia de la escuela es malísimo. ¿Y el resto? ¿Hay alguno que sea bueno?

    Me gusta

    Responder
    • Creo que el hecho de que exista un libro malo como el de Pera nos es más que un ejemplo de la mala calidad del material de estudio que reciben nuestros jóvenes. He echado una mirada a algunos libros que han usado mis hijos en la escuela y el liceo y muchos de ellos son realmente lamentables; hay hoy en día una nueva onda de hacer enfoques interdisciplinarios, por ejemplo eso pasa mucho en geografía. Pero lo que ocurre normalmente que quienes escriben esos libros interdisciplinarios saben poco de las otras disciplinas en que se meten y muchas veces dicen disparate. Eso unido a la falta de espíritu crítico y el dogmatismo que siempre ha caracterizado a nuestra enseñanza.

      Le gusta a 1 persona

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Estimado Salmon, una pequeña anécdota. En 1970 estaba en 4º año de liceo en el Bauzá. Allá por julio apareció el profesor titular de Historia, recién liberado por haber estado preso por asonada o similar ( estábamos aún en democracia), el Chancho Rodriguez, con su boca en forma de trompita (de ahí lo de Chancho)y su bigote hirsuto encima, un militante de aquellos…. Yo estaba muy bien calificado por su suplente ( una excepción en el desastre de mis notas, ya que la Historia siempre me gustó) pero llegó el Chancho y arrancó con Marx. A la 3ª clase con lo mismo, me paré y le pregunté cuando iba a terminar con eso y seguir con el programa. Obviamente me fui expulsado ( una expulsión honrosa, al contrario de la mayoría que había sufrido), bajé la nota a D y como el curso terminó el 29 de agosto por los problemas que había en el liceo, me fui a exámen a diciembre. Por suerte, ya lo habían encanado de nuevo, no estuvo en el exámen y pude salvar. Al mismo tiempo teníamos al Alfredo De La Peña, el actor,libretista y director, (el recordado Cholo Capandeguy del Rápido Cisterna) en Literatura. Un genio! Era también de izquierda y en una materia que se prestaba para ello, nunca hizo alusiones, es más, cuando se armaban las bataholas cerraba la puerta y no dejaba salir a nadie del salón. Leer su reseña del libro me permitió viajar 47 años hacia atrás y recordar a ambos. Hoy nadie recuerda al Chancho( o por lo menos con cariño), y seguro muchos de nuestra edad si recuerdan a De La Peña, no solo por su labor en los medios sino como excelente profesor. esperemos que con Pera y similares ( no se olviden de Demasi) pase lo mismo.
        Abrazo

        Me gusta

      • uuu… que bueno debe haber estado haber tenido a De La Peña de profesor.

        Me gusta

  18. Salmón, me voy poniendo al día de forma bastante entreverada con el blog y recién me entero de que tuvo un ascenso notable luego de salir en uno de los principales programas de radio del país. ¡Felicitaciones y espero siga jugando el fútbol de siempre!

    Respecto a este post, no me asombra tanto lo del libro de historia sesgado. Igual me parece muy importante y valioso reparar en ello, criticarlo y discutirlo. Me recuerda a un profesor de historia y escritor uruguayo, que en algún momento llegó a dar las distintas versiones que se conocían sobre Artigas. Tuvo sanciones de todo tipo y color. Terminó dejando la docencia. No se si renunció o lo renunciaron.

    Es un tema complicado. Si lo será, que al apenas nombrarse “genocidio palestino” saltan voces diciendo que lo desconocen o con argumentos tan similares, o exactamente iguales, a los que se usan para negar al holocausto, que asustan. Por ejemplo, el de “si los nazis hubieran querido exterminar a los judíos, tenían todos los medios para hacerlo, lo habrían hecho; no lo hicieron, entonces no hubo holocausto”. Argumentos tan burdos como ese se utilizan para negar al “genocidio palestino”. No estoy diciendo que exista o no éste último, no voy a entrar en esa discusión, pero resulta inquietante como el viejo y querido pensamiento irracional y dogmático, lo vemos e identificamos al instante en algunos casos mientras resulta tan invisible en otros.

    La que sí me había asombrado era la aberrante “Guía educativa sobre la diversidad afectivo sexual – Vestidos en el aula”. No sigo por acá porque me voy mucho de tema. Se ve que la tentación de adoctrinar ideológica, política o sexualmente, es muy alta en torno a la educación. De enseñar a desarrollar la razón y un pensamiento crítico para recién ahí ser capaces de realmente decidir sobre política, religión o sexo, ni hablamos. Todos quieren adoctrinar, que cada uno realmente piense por sí mismo es muy peligroso, mejor les enseñamos directamente lo que nosotros hoy consideramos correcto. Y así estamos, entre militantes del capitalismo o del comunismo, dogmas ateos o cristianos, doctrina heterosexual o doctrina LGBT. Perdón Salmón, otra vez se me hizo largo y a continuación me voy de tema, me voy lejos, pero déjeme terminar comentándole un lindo tema que hoy resuena con bombos y platillos, pancartas y consignas de todo tipo pululan en las redes, algún debate interesante, mucha desinformación y hasta delirios. Hablando de genocidio… hoy tenemos a una diputada de la 711 alertándonos sobre una “especie de exterminio genocida” que ya está sucediendo, y que “Al paso que vamos mermará drásticamente el género femenino en Uruguay”. No queda otra que rodar en el piso al ritmo de la carcajada. Es un poco feo porque los problemas de violencia familiar o de pareja son horrendos y muy reales, como muchos otros casos de violencia, pero cuando el delirio, la mentira, la ignorancia y la manija llegan a éstos niveles, son absolutamente contraproducentes para las dignas causas o luchas que originalmente perseguían.

    Me gusta

    Responder
    • Pablo Crossroads

      Estimado Noma, la diputada fue electa por la lista 711? Y sigue perteneciendo a ese grupo? Ya está, no se haga problema, nada de lo que diga podrá ser valioso. No es por discriminarla, pero si sigue allí luego de lo que ha sido la trayectoria pública de su líder, está todo dicho.Y genocidio palestino no hay.
      Hoy leí en el diario que una pareja de sadomasoquistas, que se daban como en la guerra, tal como deben hacer para serlo, terminó en el hospital. Ella con heridas leves y él con una rodilla cortada que tuvo que ser operada, lo mantendrá en muletas por algunos meses, en lo que se considera” lesiones graves”.
      Pues la jueza ( LA, no es un detalle menor) procesó al hombre y liberó sin cargos a la mujer. El más herido fue procesado y su heridora, liberada. Eso es justicia en el reino del femicidio (palabra inútil inventada para definir lo que ya está definido: homicidio especialmente agravado por ser la víctima cónyugue, etc etc).
      Abrazo

      Me gusta

      Responder
      • Pablo, ¿cómo que no es por discriminarla? Una persona con delirios de esa magnitud, con una visión tan alejada de la realidad que donde hay un perro, ve un helicóptero, no puede ocupar un cargo público de relevancia. Ni publico, ni privado, ni nada, realmente están muy reducidas sus posibilidades laborales. Hay que saber discriminar correctamente o se hunde el barco. No dije que hubiera genocidio palestino, es un tema largo y complicado, solo noté que el argumento utilizado era totalmente desatinado. Me enteré de esa noticia. Otro disparate en esta aberración deforme y violenta a la que hoy llaman feminismo.

        Me gusta

      • Pablo, una más, si el problema fuera la lista 711, ya podríamos empezar a festejar, sería facilísimo que todo se encaminara. Pero no. Ni un solo político, de ningún partido, ni blancos ni colorados, han ocupado un solo segundo de audio, una sola declaración, un solo twitt, criticando alguna de las aberraciones de éste movimiento feminista. No es estar en contra de las mujeres, no, es estar en contra de ciertas propuestas de un minúsculo conjunto de mujeres delirantes y violentas.
        Abrazo.

        Me gusta

      • Pablo Crossroads

        De acuerdo Noma. Nadie quiere tirarse contra medio país. Porque es seguro que cualquiera que diga algo que no agrade a las femifascistas, será bombardeado con todo tipo de lugares comunes efectistas. Solo algunos periodistas han insinuado tímidos comentarios..
        Y lo de discriminarla fue un jueguito de palabras adecuado al momento, no hay que discriminarla, en verdad habría que sacarla de una patada en el tuges.
        Abrazo

        Me gusta

      • Yo sé que lo de discriminarla era juego. Lo aproveché para seguir jugando por el lado que quería 😉
        Abrazo

        Me gusta

  19. Es penoso que algunos libros de texto para la educación de niños pretendan inculcar una visión tendenciosa. Esto dificulta la formación para el pensamiento crítico.

    En España se hizo con mayor virulencia durante el franquismo. En esa época, la propaganda estatal era asfixiante; ahora es más disimulada.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: