Canal RSS

SOBRE PERROS Y MEXICANOS

Publicado en

608085Gran revuelo se armó en la aldea porque un bar de Pocitos puso en un pizarrón la frase “No dogs or mexicans allowed” interpretado por muchos como un acto discriminatorio. El primero en reaccionar indignado fue el Decano de la Facultad de Ciencias Económicas que al pasar por allí sacó una foto que inmediatamente tuiteó manifestando su malestar, foto y tuit que se hicieron virales rápidamente, generando reacciones de todo tipo, donde por supuesto las acusaciones de racismo estuvieron a la orden del día. En realidad los dueños del bar no intentaron discriminar, ni le prohíben la entrada a nadie por su nacionalidad. (no sabemos si a los perros, pero creo que nadie se ha ofendido por esto último) Tan es así que buena parte de lo que se ofrece en el menú es comida mexicana.  La supuesta discriminación se trató simplemente de una  cita irónica a una conocida frase de una película de Tarantino, una especie de guiñada cinéfila a los muchos seguidores de este director de culto. Como ocurre en estos casos la opinión pública se dividió en dos: los que acusaron al café de racista y discriminador y los que se pusieron del lado de los dueños del bar y se burlaron de los acusadores por no entender la ironía. Ambos lados demostraron,

en general, una gran incapacidad en ponerse en el lugar del otro, y una vez tomada la posición no se bajaron del caballo. Les confieso, no me fue fácil tomar posición y, por supuesto, terminé no poniéndome en ninguna de las dos. El Salmón, en este caso se encontró con varias corrientes contra las cuales tenía que luchar. Y por supuesto, como suele ocurrir en estas situaciones, salieron a la luz algunos de nuestros aspectos más oscuros.

Para empezar quiero dejar en claro que el cartel no me parece para nada discriminatorio, aunque sí entiendo que es bastante desafortunado, ya que mucha gente puede entenderlo de esta manera. Pero una vez aclarado el punto, como hizo el dueño del bar, ya no daba para más. Pero la discusión siguió, hasta el punto que el propio Intendente de Montevideo y el embajador del país mexicano tomaron partido, de forma por demás desafortunada. Y varios medios de prensa de todo el mundo – demostrando la ligereza con que muchas veces el periodismo difunde algunas noticias, dando por sentado que el lugar efectivamente prohibía la entrada a los mexicanos – titularon exageraciones varias tales como como:

Xenofobia en Uruguay: en un bar no se admiten perros ni mexicanos”(http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article143745249.html)  “Prohibición” de entrada a mexicanos a bar en Uruguay” (http://www.vix.com/es/mundo/179473/momentos-racistas-y-virales-que-indignaron-a-los-mexicanos) Bar de Uruguay no admite “ni perros ni mexicanos” (https://elinsurgente.mx/bar-de-uruguay-no-admite-ni-perros-ni-mexicanos/) Tensión entre México y Uruguay por un cartel discriminatorio en un bar: “No se admiten perros ni mexicanos (http://www.elciudadano.cl/2017/04/11/374668/tension-entre-mexico-y-uruguay-por-un-cartel-discriminatorio-en-un-bar-no-se-admiten-perros-ni-mexicanos-2/) No se admiten perros ni mexicanos”: el repudiable letrero de un bar que causó polémica en Uruguay (http://www.infobae.com/america/america-latina/2017/04/10/no-se-admiten-perros-ni-mexicanos-el-letrero-de-un-bar-en-uruguay-que-causo-polemica/)El café que “no acepta mexicanos”: la historia más allá de la indignación en redes sociales (CNN ) (http://cnnespanol.cnn.com/2017/04/11/el-cafe-que-no-acepta-mexicanos-la-historia-mas-alla-de-la-indignacion-en-redes-sociales/=

Parece demasiado por un simple cartelito, no?

Y  también opinó el Intendente de Montevideo, demostrando, por cierto, poca cintura:

“Hay una ley antidiscriminación donde claramente eso (el texto en el café) es discriminatorio”, consideró y agregó que fue algo “que impactó enseguida y que cayó mal”.

“Me decían que fue por una película, (eso) no importa, el tema es que cualquier cosa que esté expresando cualquier forma de discriminación tiene que ser combatida”, sentenció Martínez. http://www.elpais.com.uy/informacion/martinez-cartel-cafe-pocitos-claramente.html

La ironía es un género humorístico sumamente eficaz que los uruguayos – entre ellos el Salmón –  practicamos mucho. También quienes somos cinéfilos y tenemos algunas películas “de culto” disfrutamos cuando otro nos hace referencia a alguna escena o frase que reconocemos, y seguramente, muchos de los que pasaron frente al Coffee Shopp de Bulevar España hayan sonreído al ver la frase de Tarantino, cuyo objetivo en la película no era otro que ridiculizar el racismo de la época en que ésta se ambientaba. De hecho ese tipo de carteles era común que los lucieran algunos establecimientos del sur de los Estados Unidos a principios del siglo pasado. Sin embargo, para ser irónico no alcanza con tirar un chiste con doble sentido, hay que asegurarse que el receptor entienda que se trata de una ironía, en particular cuando el contenido “lineal” del chiste puede ser agresivo para el que lo recibe. Y en ello influirán elementos de contexto, de lenguaje, culturales y varios más. Hay gente que es incapaz de entender el doble sentido sea cual sea el contexto, pero hay otros casos que no son tan claros. En este caso las personas que vieron el cartel no tienen por qué haber visto la película de Tarantino y entender el sentido irónico de la frase – más allá de que su sentido lineal es tan burdamente despreciativo que da para sospechar. Un cartel puesto en un lugar público con una ironía que solo es obvia para quienes han visto la película resulta inconveniente si su lectura lineal puede ser agresiva. No todos los que pasan por ahí vieron la película o recuerdan la frase. No se es menos culto o menos inteligente por no haberla visto, no es obligatorio haberlo hecho, ni siquiera para el Decano de una facultad.  Pero hay mucha gente que se ha puesto intolerante con el tema y poco menos que si no entendiste el chiste o no viste la película sos un idiota o un inculto que vive fuera del mundo. Ahí salta esa forma de juzgar tribal de que si no leés, ves o escuchás determinadas cosas que escucho yo puedo mirarte con cierto desprecio. Tampoco todo el mundo tiene por qué tener el mismo sentido del humor.

O sea, frente al derecho innegable de tirar una ironía está el derecho a no entenderla y ofenderse.

Después están los que se pasan para el otro lado. Una vez que entendemos que esto no deja de ser un chiste inofensivo desde el punto de vista racial, y una vez que los dueños del local han explicado el alcance de éste y retirado el cartel ahí se debería terminar todo. Algunos lo festejarán como algo gracioso, a otros les parecerá un mal chiste o un chiste fuera de lugar, pero llegado a este punto la cosa no da para más. Sin embargo ahí es donde aparecen los esbirros de la moral, los guardianes de lo políticamente correcto. Ya ahora no se trata de los que no entienden un chiste, sino de los que saben perfectamente la intención del que lo hizo, pero necesitan creer que hubo una intención de discriminación . Son los cazadores de brujas que necesitan brujas de las cuales alimentarse para justificar su existencia, y por lo tanto todo este tipo de hechos que generan polémica los tiene en la primera fila buscando protagonismo.  Así las redes sociales se llenaron de insultos y acusaciones de racismo exigiendo un linchamiento moral. La propia Intendencia Municipal de Montevideo le envió un cedulón al local, excediéndose en sus funciones, ya que de interpretar que el cartel violaba una norma en todo caso debía haber hecho la denuncia a la Justicia. En cambio lo que hizo fue algo que ya ha hecho en otras oportunidades con otros locales que hacen cosas que no les gusta a sus burócratas: pedirle todas las exigencias de habilitación municipal, a ver si lo pueden agarrar infraganti en algún incumplimiento. Desempolvan viejas disposiciones que nunca se preocupan en controlar y se las aplican a los “infractores”. Una buena forma de aplicar arbitrariamente la reglamentación vigente.  En el colmo de la histeria el ex Secretario General de la Junta Nacional de Drogas y ex embajador uruguayo ante la OEA Milton Romani pidió que se difundiera la ubicación del lugar. Nos preguntamos ¿con qué objeto? ¿para que la gente vaya a hacer un escrache o para que los apedreen? También recordó que por delito racial le tocaría al propietario de 6 a 20 meses de prisión. Me imagino que ningún Juez le va a seguir el apunte. Y para rematarla citó otra frase de una película de Tarantino, no se entiende muy bien con qué sentido:

Si uno quisiera determinar qué atributo comparte un judío con una bestia, sería el de una rata”. Repugnante http://www.elpais.com.uy/informacion/redes-vida-feroz-batalla-frase.html

O mejor dicho sí se entiende, pretender ahora identificar a Tarantino con el odio racial y subir la apuesta en la acusación a los dueños del bar. Por supuesto que la frase que se dice en esta otra película es la frase que dice un nazi, no una frase que dice Tarantino. Con ese criterio tendríamos que condenar y tratar de repugnante a todos los directores que le hacen decir cosas horribles a los personajes “malos” de las películas. Confundir lo que dice un personaje con el mensaje de la película ya es el colmo. Y me hace acordar a un hecho que ocurriera durante la dictadura argentina cuando prohibieron el libro “La Tía Julia y el Escribidor” porque uno de sus personajes permanentemente hablaba mal y de forma muy exagerada de los argentinos. Obviamente el personaje en el libro es un personaje ridículo y solo en la mente retorcida e inquisidora de los verdugos de la dictadura argentina podría entrar que eso fuera un insulto a todo el país. Romani, a diferencia de otros, cuando se enteró de la disculpa dijo “que era de recibo”, pero a esa altura ya había dicho todo lo que dijo, aún a sabiendas que era un chiste.

Ahora bien, una serie de preguntas que surgen de este episodio.

Para los partidarios del dogma de la ironía irrestricta ¿qué hubieran pensado si en algún otro país del mundo hubiera aparecido un cartel irónico hablando mal de los uruguayos? Normalmente tendemos a ser muy sensibles y a victimizarnos frente a cualquier acto que interpretemos como agravio a nuestro país. Por ejemplo, cuando en la Copa América se confundieron y en lugar de nuestro himno tocaron el chileno, se habló de todo tipo de confabulaciones. Seguramente un cartel de ese tipo hubiera encendido nuestra furia, sobre todo si eso lo hubieran hecho en Argentina o en un país del mundo desarrollado. ¿Nos hubiéramos bancado, por ejemplo, que nuestro país fuera tomado para la broma como pasó con Kazajistán en la memorable película Borat de Sacha Baron Cohen? ¿o hubiéramos terminado como los kazajos que luego de rechazar la película terminaron poco menos que venerándola?(http://elpais.com/elpais/2012/04/27/gente/1335541734_607501.html) ¿Y si la ironía hubiera sido sobre judíos o negros? Por ejemplo un cartel que dijera “Arbeit macht frei”? Y para los eternos cazadores de brujas ¿hubieran reaccionado de la misma manera si lo escrito hubiera sido algún tipo de insulto hacia los yanquis? Me animo a decir que seguramente no, que hasta hubiera sido festejado y defendido.   manolo ¿Y un cartel denigrante hacia los gallegos, por ejemplo, algún chiste de Manolito, de la tira cómica de Quino Mafalda, de un humor genial, pero no exento de xenofobia? El personaje de Manolito encarna el prototipo prejuicioso del gallego bruto, sucio y materialista. Nunca vi a ninguno de los caza-brujas políticamente correctos criticar la tira, seguramente porque Quino integra el clan de los íconos aceptados culturalmente por buena parte de la intelectualidad progre. Es que además hay racismos o xenofobias simpáticas y antipáticas. Si nos burlamos de la forma de ser de un indígena seguramente no es lo mismo que si nos burlamos de la forma de ser de un europeo.

Y lo que es sintomático de este estado de ambigüedad esquizofrénica que divide el mundo en dos bandos, a uno de las cuales le permito todo y al otro le niego son algunos de los comentarios violentistas de quienes supuestamente se sienten ofendidos por el racismo y la xenofobia. Muchos mexicanos ofendidos se la agarran incluso contra los uruguayos en muestras xenófobas mucho peor. De la página de facebook del coffe shop:

Nicanor Simpson Sudacas de mierda, seguro han de ser de raza aria con esa genética tan corriente. Ahora los propietarios y empleados han de vivir atemorizados mirando sobre su hombro al ir por la calle y esperando un desafortunado incendio en cualquier momento. Pasaran meses o años para que la gente lo olvide y recuperen la tranquilidad, pero mientras tengan el extinguidor a mano

Shiggy GoGo Que es Uruguay en comparación con México? Para México esos comentarios son como quitarnos una hormiga del hombro, el que nos odien solo nos hacen mas importantes

Leonardo Mariles No le den relevancia a un país insignificante como Uruguay, quieren llamar la atención colgándose de un GIGANTE como México.

Alejandro Mendoza Si de por sí a nadie le importa Uruguay, un país insignificante en todo sentido que no le llega a los talones a México, con estas expresiones se hace despreciable.

Miguel Mendoza Hijos de puta ojalá y les quemen su negocio de mierda

Xil Madrid-Loyde Creo que lo que menos se requiere es ese tipo de actitudes, eso refleja la pobreza intelectual de su pueblo Uruguayo. Aquí en México siempre les daremos asilo y me consta ya que algunos se sus compatriotas viven aquí en México. Bendiciones a su pueblo.

 Jesús Cázares Figueroa Invito a todos los mexicanos que viven en Uruguay a que se unan y prendan fuego al local

Y muchas de estas frases sí son discriminatorias y unas cuantas delictivas, ya que incitan directamente a la violencia. E incluso ya un mexicano, se presentó al local a amenzar a los dueños. http://www.elobservador.com.uy/coffee-shop-recibe-amenazas-y-sus-duenos-presentaran-denuncia-penal-n1057252 . Pero aquí sí que hay completa impunidad.

Y para terminar, a modo de resumen y para clarificar conceptos. Una cosa es aceptar el derecho del bar a hacer un chiste que no tiene un objetivo de denigrar a nadie. Me parece que ese derecho es innegable. Pero también es innegable que ese chiste no tiene por qué parecerle gracioso a todo el mundo. Pero que quede claro: discriminar es un delito. Hacer un chiste malo o inoportuno o que lleve a un equívoco no.  Pero parece que no todo el mundo tiene clara la diferencia.

Lo cierto es que, cuando pasemos raya, y después que pase un buen tiempo, la consecuencia de todo esto será que el bar ha obtenido una publicidad que nunca se hubiera esperado.

Anuncios

»

  1. Y digo yo, el Decano de la Facultad de Economía, acaso no incurrió él en ese delito de xenofobia al mencionar, como de pasada, que el dueño era norteamericano? O acaso los estadounidenses residentes en Uruguay son extranjeros no discriminables?

    Me gusta

    Responder
  2. Es ya conocido el bajo nivel de entendedera que tienen los uruguayos. Lo que estaría bueno que Martínez mandara algunos de sus colaboradores a controlar la basura que se sigue acumulando y tome medidas drásticas. No? Y deje de distraerse con los cartelitos , que hasta son lindos!

    Me gusta

    Responder
  3. Sinceramente esto no da para mucho más. Pero la intendencia y todo su establishment culturoso no sabe como salir de este atolladero sin tener que reconocer que se equivocaron. Al respecto del tema en cuestión y ya que estamos en un domingo que para algunos viene al caso, le voy a mencionar una anécdota que me quedó marcada desde muy chico. Una vez nos propusieron en el colegio que pensáramos cuál era el peor pecado capital, pues al otro día nos preguntarían en clase la razón de ese parecer nuestro. Le pregunté a mi abuelo paterno cuál le parecía peor a él (se los nombré todos) y sin dejar de darle martillazos al yunque (era herrero) me contestó sin pensar mucho: “la soberbia!”, lo quedé mirando y esperando su explicación. Al rato como vio que no me iba se sacó el delantal de cuero de carpincho, que se había hecho para que las chispas de la fragua no le quemaran la ropa, agarró una cuchilla nuevita que le habían traído para soldar la empuñadura rota y me la mostró diciendo “el Mulo (el dueño de la cuchilla) se hace matar antes de decir que se equivocó al comprar algo ”
    Confieso que yo no conocía esa frase de la película, no concurro a fondas… porque soy. si me permiten un lapsus de soberbia, de los “que saben porque no beben el vino de las tabernas”

    Me gusta

    Responder
  4. Jaime Página

    Lo que no entendí hasta ahora es por qué nadie salió a defender a los perros.

    Me gusta

    Responder
  5. Pablo Crossroads

    Me parece obvio que escribir la frase no estuvo inspirado en ningun sentimiento racista, sobre todo pensando que es un lugar donde venden comida mexicana. No hace falta saber de cine o conocer la película o la frase ( yo conocía la frase, no sabía de donde venía) para darse cuenta que es una ironía. Que puede gustarte o no, pero con leer elcartel y ver que venden, listo. A mi no me gusta el humor de Charlie Hebdo pero no estuve de acuerdo con la brutalidad cometida. Y seguro que la gran mayoría de los que se escandalizaron con este cartel dijeron en ese momento: je suis Charlie.
    Yo podría aceptar el razonamiento de El Salmón sobre pararse en el medio, pero da la casualidad que aquellos que se indignan por la frase son los habitual y manifiestamente politicamente correctos. Y no hay nada que yo aborrezca màs que a los politicamente correctos.
    Pero lo que me preocupa en realidad es la mentalidad totalitaria que se esconde detrás de algunos razonamientos.
    Fabiana Goyeneche, la inefable tontita que acunó el concepto de los “colibríes”, promotora de esa frase lamentable que engañó eficazmente a la gente, ” ser jóven no es delito”, que no quería tener ningún cargo político y hoy es Directora de Desarrollo Social con unas 130 luquitas de sueldo, salió a la prensa cometiendo un acto que debió haber merecido el apercibimiento(si no la expulsión isa y llana) por parte del Intendente Martínez (que si no lo hizo es porque debía estar en alguna inauguración, cóctel o vernisagge) : frente a un cartel que entiende racista, dijo que iba a pedir los certificados de habilitación del local.
    Eso es Terrorismo de Estado. Es usar todos los medios que tiene el Estado (en este caso una Intendencia) para sancionar a alguien independientemente de que ellos sean adecuados, guarden relación o tengan alguna forma de vincularse a la acción que el estado considera ilegal.
    Si cree que es racismo, que cite al propietario, que lo interrogue, que evalúe sus respuestas y luego lo sancione o no por ese hecho. No por no tener la habilitación de bomberos.
    Tal vez muchos de quienes me están leyendo crean que exagero. No lo hago, no hace falta matar a nadie para cometer Terrorismo de Estado. Es en la cabeza donde está el problema, es en la oportunidad donde está el problema. Esta cabecita reacciona así frente a esta pavada, quien sabe como reaccionará frente a otra cosa y con otro poder.
    El nabo del Decano de CE en lugar de hacerse la virgencita violada y twitear histericamente, debería haber hablado con el propietario. Y si no se animaba a un cara a cara, llamar a la oficina( o como se llame) antiracismo y hacer la denuncia, no hacer el escandalete que armó.
    El Intendente debería ocuparse de algunas otras cosas, como le han planteado con gran ingenio unos vecinos de Malvín, dejándolo repegado frente a muchos , aunque es de goma y todo le rebota, no ha hecho nada por la ciudad y aún tiene imágen positiva entre la población.
    Lo de las amenzas de los mexicanos es simplemente una muestra de que en todo país hay grupitos de idiotas.
    Por lo menos así lo veo yo….
    abrazo

    Me gusta

    Responder
    • De acuerdo Pablo. Respecto a Hebdo, si hacemos memoria, habíamos los que defnediamos la libertad total de “ofender” de la publicación y los que: “apoyo la libertad de expresión, pero si decís algo de mi madre, te voy a pegar una piña” Pope Francis dixit. Y partiendo de ahí, todas las variantes de: se lo buscaron, ahora que se jodan. Lamentable.

      Me gusta

      Responder
  6. Como siempre estoy diciendo, aprovechemos al mejor político de nuestros tiempos: Ron Paul.
    La LIBERTAD es lo mas importante. Cuando grupos organizados intentan censurar estas manifestaciones (infortunadas, probablemente) hay otro problema. Pero bueno, es el Uruguay de hoy: corrupto, indulgente, sin auto-crítica, calentón, demandante, y la lista sigue. El Uruguay de hoy DUELE.
    BTW: como ya te dije en otras oportunidades, Salmón, hacé mas cortos los artículos. 5 minutos o no le llegás a gente de menos de 40.

    Me gusta

    Responder
  7. Roberto Mendez

    ¿Racismo? … me pregunto por las características de La Raza Mexican entonces, o tal vez la inefable yorugua. Me pregunto por el reclamo que este embajador hizo seguramente contra Donald Trump que se aburrio de bastardear a sus compatriotas. Y me pregunto por el protocolo que le debe haber exigido el MTSS a la IMM, porque los funcionarios de la IMM dicen cosas mas que subidas de tonos a las feminas que transitan por las calles de MVD.

    Me gusta

    Responder
  8. Pablo Crossroads

    Hoy de mañana escuché a Gerardo Sotelo ( uno d elos pocos periodistas que respeto por no haber perdido el arte y el valor de la repregunta al entrevistado y por no pretender ser politicamente correcto) leer un artículo de Edison lanza, periodista a quien concpí a través de Búsqueda y Relator especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de DDHH publicado en La Diaria digital

    https://ladiaria.com.uy/articulo/2017/4/salto-la-termica/
    Me pareció interesante reproducirlo, a pesar de parecer largo, sobre todo su segunda mitad es muy buena…o por lo menos yo lo creo así.

    Saltó la térmica
    Columna de opinión. – Edison Lanza
    El debate acerca del ya famoso cartel del restaurante de Pocitos, la frase de la película de Quentin Tarantino (Los ocho más odiados, 2015) y la reacción de las autoridades (municipales y nacionales) ha desatado toda una gama de comentarios, desde alegatos radicales llamando a combatir la discriminación -incluyendo pedidos de prisión y la hoguera para los propietarios del local- hasta la defensa de la libertad de expresión como derecho absoluto.

    En todo caso, el debate vale la pena. Por un lado, muestra que los uruguayos mantienen en su ADN -tradición republicana y dictadura mediante- el rechazo frontal a cualquier forma autoritaria de dirigir la sociedad y a cualquier forma de restricción gubernamental de las libertades fundamentales. También exhibe que buena parte de la población está comprometida con la lucha contra toda forma de discriminación por cualquier motivo (raza, género, nacionalidad, orientación sexual, etcétera) y reclama medidas concretas del Estado para que la igualdad sea efectiva y no meramente declarativa. Una versión moderna del viejo y aparente conflicto entre libertad e igualdad.

    Ahora bien, ¿por qué razón este debate escaló hasta niveles de polarización que parecían difíciles de imaginar en un contexto democrático como el uruguayo? Me temo que el famoso cartel hizo saltar una llave térmica que ya estaba recalentada. Aunque creemos que estos temas están resueltos en la sociedad uruguaya, en realidad existe una discusión no saldada sobre la existencia de discriminación y qué instrumentos y medidas puede o debe promover el Estado para superar ese estado de cosas.

    De hecho, a propósito del incidente, la reacción en las redes sociales y en los medios de comunicación no refiere tanto a la frase en cuestión, ni a la película de Tarantino, ni siquiera a si el cartel buscaba impedir el ingreso de personas de nacionalidad mexicana (extremo descartado por los propios dueños, por la falta de pruebas en ese sentido y por el sentido común). El debate sustantivo refiere a la posibilidad de que el Estado aplique una especie de sanción objetiva a los propietarios del local por haber estampado en la vía pública expresiones discriminatorias con notoria torpeza o fuera de contexto.

    Se trata de una tendencia creciente en Uruguay y en otras partes de la región. Diversos sectores sociales llaman a sancionar e incluso a penalizar expresiones discriminatorias o “de odio”, y que ello se haga de manera objetiva, sin valorar ningún requisito de intención, contexto, lugar o medio utilizado. Obviamente, esto se sustenta en una realidad innegable: habitamos el continente más desigual del mundo y, en el transcurso de 500 años, se han enquistado en nuestras sociedades prácticas y una cultura (hundida capilarmente) de discriminación contra grupos históricamente postergados en todos los planos, como los pueblos indígenas, los afrodescendientes, las mujeres y las personas LGBTI. Con lo cual hay que subrayar: es una obligación de los estados, en un contexto como el americano, promover la igualdad y establecer políticas públicas contra todas las formas de discriminación.

    El punto siempre radica en cómo promover la igualdad sin silenciar a su vez a las expresiones culturales humorísticas, que apelan muchas veces al decir y al golpe de “lo popular”. También es necesario entender que amplios sectores perciben que los movimientos a favor de la no discriminación les quieren embuchar su prédica a la fuerza. Se trata de un choque de concepciones, catalizado por las redes sociales, y uno de los varios factores que los analistas señalan como causante de fenómenos como el de la llegada de Donald Trump a la presidencia en Estados Unidos o el resurgimiento de la derecha nacionalista en Europa. Por diversos factores (generacionales, el racismo heredado, el miedo a la globalización, o el simple derecho a ir contra la corriente), muchos se sienten agobiados por la presión social que ejerce el establishment de “lo políticamente correcto”. Y esto también es lo que parece haber surgido en Uruguay con el cartel del café de Pocitos y los enredos que siguieron al tuit recargado del decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de la República, Rodrigo Arim.

    A mi juicio, los derechos a la igualdad y a la libertad de expresión se refuerzan mutuamente y tienen una relación afirmativa, en tanto ambos son la garantía y salvaguarda de la dignidad humana. Para ello hay que apelar a los principios fundamentales.

    Desde el punto de vista de la libertad de expresión, hay una respuesta jurídica a la cuestión de si las expresiones discriminatorias merecen ser sancionadas y censuradas. Según el artículo 13 de la Convención Americana de Derechos Humanos, ratificada por Uruguay, únicamente debe ser objeto de sanción penal el discurso de “incitación a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas”. Las expresiones discriminatorias per se no deberían ser objeto de sanción en una sociedad democrática, y para determinar cuándo un discurso “incita a la violencia o acciones ilegales” hay que tomar en cuenta una serie de criterios muy estrictos: el contexto social y político prevalente; la posición o el estatus social del emisor del discurso; la intención del emisor del discurso; el contenido o la forma del discurso, que puede incluir la evaluación de hasta qué grado el discurso fue provocador y directo; el ámbito del discurso, incluyendo elementos como el alcance del discurso, su naturaleza pública, la magnitud y el tamaño de la audiencia; y la posibilidad, incluso la inminencia, de que exista una probabilidad razonable de que el discurso tenga éxito en incitar a una acción real contra el grupo al que se dirige.

    El sentido detrás del marco jurídico que acabo de explicar es que una idea o expresión equivocada no va a desaparecer, ni dejará de circular en la sociedad, por el mero hecho de censurarla o prohibirla. Una idea censurada, por aberrante que sea, estará allí, agazapada, lista para saltar a la luz pública en algún momento, y tal vez de la peor forma, arropada por líderes que promueven expresiones y políticas racistas o xenófobas. La otra sabia prevención de la Convención Americana de los Derechos Humanos radica en el carácter problemático para la sociedad democrática de las normas que sancionan expresiones, sobre todo porque algunos gobiernos las utilizan para criminalizar a líderes sociales, periodistas o medios de comunicación, haciendo interpretaciones que manipulan normas vagas o ambiguas de ese tipo.

    Pensemos a partir de este caso. Si prosperan sanciones contra los autores de este cartel, ¿qué seguirá luego? Si las autoridades nacionales reaccionaran con tanta diligencia frente a todas las expresiones discriminatorias por su tenor literal, sería interminable el desfile por los juzgados de periodistas, sindicalistas, dirigentes políticos, murguistas, humoristas, deportistas, columnistas, directores de teatro, etcétera. Por esa razón, el artículo pertinente de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual reprodujo el artículo preciso y estricto de la Convención Americana de Derechos Humanos para advertir de la no discriminación sin afectar el funcionamiento de los comunicadores.

    En conclusión, el marco jurídico nacional e internacional es el adecuado, porque la libertad de expresión debe gozar de un amplio margen de protección. Es un derecho que hay que defender en su frontera, allí donde se manifiesta también aquello que nos revuelve las tripas: si la red de sanciones es muy densa, demasiados peces quedarán atrapados. Hay que derrotar a las expresiones discriminatorias en el debate y en la arena pública, en el libre intercambio de ideas y, a más largo plazo, en todos los niveles de la educación. Aquí también es importante el papel de los medios de comunicación, dado que los comunicadores deberían adoptar y hacer conocer su código de ética al respecto (ver el Código de Ética de la Asociación de la Prensa Uruguaya).

    Es legítimo combatir la discriminación y la incitación a la violencia contra cualquier grupo, pero en una sociedad democrática es desproporcionado sancionar -sobre todo penalmente- expresiones que pueden ser discriminatorias, chocantes o equivocadas respecto de distintos colectivos.

    Por otra parte, quienes nos consideramos del lado de “los buenos”, los “bienpensantes” y respetuosos de los derechos humanos, deberíamos preguntarnos por qué razón tanta gente sigue sin entendernos. Cuál es la razón de que buena parte de la sociedad no destierre expresiones abiertamente discriminatorias (en eso los uruguayos somos campeones) y no adopte estilos de vida de respeto hacia los grupos más vulnerados, hacia los migrantes y hacia las minorías.

    Algo estamos haciendo mal y, pese a todos los avances jurídicos en materia de no discriminación registrados en las últimas dos décadas, aún mucha gente piensa que en realidad se le quiere imponer un estilo de vida que no comparte. Sancionar, prohibir, penalizar o enviar a alguien a la hoguera de las redes no va a mejorar las cosas: va a promover una grieta social aun mayor y una reacción aun más intolerante, sin perjuicio del efecto inhibitorio que tendrá en la expresión de ideas y opiniones que puedan considerarse chocantes u ofensivas.

    Me gusta

    Responder
  9. Pablo Crossroads

    Perdón Salmón, esto debería ser para otro post donde se trartó el tema, pero Aquiestapacce cabalga de nuevo. Este recorte es de hoy en El Paìs, indigna, da risa, da verguenza, todo eso junto?

    —¿Qué percibe con más fuerza?

    —Una vez que recibo la prenda trato de posicionarme en el lugar donde está la persona, es como una visión remota. Eso lo desarrollé durante muchos años con el Instituto de Parapsicología de Argentina, que es lo único más o menos serio en la región. Una de las cosas que permite tocar la prenda es ver si la persona está viva o fallecida, algo que es relativamente simple. Cuando la persona está fallecida te genera un desprendimiento de energía que va de la base de la nunca hasta la espalda. Al tratar de posicionarme, emito una onda que va hacia la persona directamente. Si está muerta, esa onda rebota y regresa hacia mí, lo que me genera el desprendimiento. Básicamente, se genera un cortocircuito.

    Me gusta

    Responder
    • Que chanta este tipo. De la peor calaña el que juega y usa el dolor de la gente…
      La semana pasada me lo crucé por 18 de julio. Me acobardé y no le dije lo que pienso a la cara… 🙂

      Me gusta

      Responder
    • Leí el artículo. Un amigo mío que de vez e ncuando publica en El País posts míos en los comentarios de los lectores lo hizo en esta oportunidad con algunos de los posts en que el salmón ponía en evidencia las adivinanzas de Acquistapace vio como su comentario era borrado por spam. Hay algo positivo en todo esto, MA no va a hacer más pronósticos hacia el fuuro, sus argumentos no son convincentes, seguramente no pronostica más porque ha errado demasiado y porque sabe que hay gente que lo está siguiendo. No en balde mis artículos sobre los pronósticos de él, Cristoff y otros más son los más visitados en mi blog y lo siguen siendo meses después de haber sido publicados. Por ejemplo hoy recibio mas visitas que el lpost de esta semana.

      Me gusta

      Responder
  10. Pablo Crossroads

    Y les dejo este otro sobre el tema discrminación de Hebert Gatto, otro lúcido a quien sigi siempre.
    http://www.elpais.com.uy/opinion/caza-brujas-cartel-bar-mexicanos.html

    Me gusta

    Responder
  11. Es signo de los tiempos. Esto ya tiene rato en el primer mundo y lo hemos importado. Me llama la atención que aún nadie acusó al gringo de “apropiación cultural” por tener un menú de comida mejicana… ver: https://www.youtube.com/watch?v=jDlQ4H0Kdg8

    Defiendo la libertad de quien sea de decir lo que sea, siempre que no sea incitación a la violencia. Libertad de expresión. Por supuesto que como dice El Salmón, lo que uno dice no tiene porqué ser de gusto de todos, pero la respuesta no debe ser utilizar el poder del Estado, fuera de lo que dice la ley para esos casos, para acallar un discurso o humor, y menos claro está, utilizar la violencia. Existe derecho a expresarse, no existe derecho a no ser ofendido, o no debería. La ofensa es algo subjetivo y como tal, puede ser un herramienta de censura y anti libertad. El episodio demuestra que nos estamos dejando llevar por la corrección política mal entendida antes que por lo “correcto”. Pero esto viene sucediendo hace tiempo.
    Luego, los que se ponen en intelectuales y denigran a quienes no vieron la película… en fin. También lastimoso. Personalmente ví la película, no recordaba la frase y su hubiera visto el cartel antes de que se armara el lío, no le hubiera encontrado otra explicación que la ironía según me dicta mi sentido común.
    Luego están los defensores de la posición de la IMM y del decano, quienes hacer “chistes” claramente prejuiciosos y fuera de contexto aludiendo “ah pero es un chiste, no te gusta?” errando el tiro completamente dado el contexto del cartel. Uno se puede ofender, pero debe poner un poco más de sí antes de prender fuego a la pira de la bruja del pueblo.

    Me gusta

    Responder
    • es curioso como se junta izquierda y derecha. Lo más recalcitrante con lo más progre condenando a los que se expresan.

      Miren esto que ocurrió hoy en La coruña. http://ccaa.elpais.com/ccaa/2017/03/24/galicia/1490371481_304171.html

      Me gusta

      Responder
      • Comparten su incapacidad de tolerar el dicenso y la libertad de expresión. España mantiene “sesgos” judiciales de la época franquista, la edad media!!!

        Ojo que en varios países de Europa está prohibido por ley mantener que el holocausto judío no sucedió por ej. Sé que es así en Francia y Alemania. Cosa que choca claramente con la liertad de pensamiento. Mi opinión es que todos tenemos que tener la libertad de expresar nuestras opiniones y dejar en claro lo estúpidos y necios que podemos ser.

        Me gusta

      • de acuerdo y la bobada de que el negacionismo sea delito va a terminar saliendo muy cara. Porque a medida que pase el tiempo y los hechos sean más lejanos la persistencia de esta absurda disposición a lo que llevará a que cada avez más gente sospeche cosas raras y piense que le han mentido la historia. Hay suficiente evidencia a favor de la existencia del holocausto que la negación de este no se sostiene ni 5 minutos, salvo que suprimamos la posibilidad de negarlo, con lo que se suprime la posibilidad de eliminarle las dudas a los que sospechan.

        Me gusta

      • de acuerdo

        Me gusta

  12. Jaime Página

    ¿Y si fuera un restaurante de comida alemana y pusiera en el cartel “No Jews Allowed” porque lo vio en una película ambientada en Berlín en los años 30 del siglo pasado y quiso hacerles un guiño a los que habían visto la película, sewrían tan condescendientes los seguidores de este blog?

    Me gusta

    Responder
    • El contexto no es el mismo estimado. La película de Tarantino es una especie de comedia violenta y como tal, el uso de “Nigger” y la mención del cartel es claramente contrario al espíritu del uso en su época y contexto “real”. De ahí, la “ironía”. Si la película que ud. refiere utilizara esa frase para denunciar el prejuicio de la epoca etc, no vería problema alguno. Aunque claramente se encenderían varias hogueras y antorchas también.
      saludos

      Me gusta

      Responder
    • son dos cosas diferentes. Una la libertad del que hace el chiste de decir lo que quiera sin que el estado se le venga encima. Otra el que te guste o no el chiste o te ofenda o no. Es igual que el humor negro. El chiste que hizo Charlie Hebdo sobre el alud en Italia es abominable y si uno se pone en el lugar de alguien que perdió un familiar en el accidente o el holocausto seguramente comprenderá también una reacción negativa. Pero son cosas diferentes. Y por supuesto que es mucho más fácil ser condescendiente cuando los hechos de los cuales una persona se burla son lejanos.

      Me gusta

      Responder
    • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

      no juegues con ese tema o podes ser victima que te cataloguen spam algunas frases y las borren

      Me gusta

      Responder
  13. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    no esta ni cerca del tema, pero adivinen sin ver el resultado, según el mapa mundi de libros iconos de cada nacion ,cual creen seria el libro icono uruguayo ? no creo ninguno acierte a pesar que esta cerca de ser real (yo no hubiera acertado jamas) y lógicamente muchos dirán que este no es el icono nuestro
    https://magnet.xataka.com/un-mundo-fascinante/un-pais-un-libro-las-obras-de-literatura-mas-iconicas-de-cada-nacion-del-mundo-a-vista-de-mapa

    Me gusta

    Responder
    • Debe ser una ironía lo del libro La casa de los espíritus (fantasmas), seguramente se refiere al Palacio Legislativo.

      Me gusta

      Responder
      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        jaja,estaría bien pero ese es para chile,para uruguay pusieron uno de galeano: futbol a sol y sombra, por eso decía que no anduvieron lejos ya que acá primero el futbol y después vemos que mas

        Me gusta

      • Te juro que leí a Uruguay con el de Allende Se ve que el glaucoma ya me trae cortito De ahora en adelante díganme que sí a todo, como al sordo Perdomo, un vecino que un día estaba en una fiesta familiar donde un pariente había terminado de tocar La cumparsita (bastante bien tocada) y el sordo va y le dice “Carlitos, te sabés La cumparsita?”.

        Me gusta

      • lo que pasa que están pegados y cuando uno lee varios no se ve bien si el que corresponde al país es el de la izqueirda o el de la derecha. Tanto el de fútbol de galeano como el de allende son dos porquerías totales, además que no son los más rerpresentativos. si hubieran puesto las venas abiertas hubiera sido más representativo aunque no me guste. O uno de Marito B.. Allende imita a garcía marquez y no le llega ni al dedod gordo del pie. ademas hay baches terribles como ignorar a shakespeare o a goethe o a vargas llosa.

        Me gusta

      • yo leí lo mismo. La casa de los espíritus para Uy

        Me gusta

  14. Pablo Crossroads

    Parece mentira que se siga insistiendo con el ” genocidio” palestino. No se sostiene. Solamente puede hacerlo alguien que expresa su racismo antijudio escribiendo ” le ganó la sangre” con el sentido que Igni lo hace. No lo discuto, no vale la pena, no conseguiré que razone, solo que no creo que se lo deba dejar pasar sin rechazarlo. No espero nada, solo quedarme conforme con no callar.

    Me gusta

    Responder
  15. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    solo no soy ni pro ni contra,solo me molesta la dualidad de criterio para cosas iguales ,y defenderse con argumentos insólitos o fantasticos, es como decir que usar uno o varios nick en internet esta mal y agregar :salvo en mi caso que ahi si bien que lo haga porque yo….

    Me gusta

    Responder
  16. Daniel Miranda

    Genocidio: Aniquilación o exterminio sistemático y deliberado de un grupo social por motivos raciales, políticos o religiosos.
    Definición de las Naciones Unidas (1951): en la Convención actual, genocidio significa
    cualquiera de los siguientes actos cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a: un grupo nacional, étnico, racial o religioso, tales como: (a) exterminio de miembros de un
    grupo; (b) atentado grave contra la integridad física o mental de los miembros de un grupo; (c)
    sometimiento deliberado del grupo a condiciones de existencia que puedan acarrear su
    destrucción física, total o parcial; (d) medidas destinadas a impedir los nacimientos en un grupo; (e) traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.
    En el lenguaje común, sin embargo, el término tiene un significado diferente, tal como viene recogido por la Real Academia Española:
    Genocidio: Exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de religión o de política.
    Este segundo significado es el que mueve a muchas personas a calificar como genocidio determinadas matanzas de personas que, en realidad, no se ajustan al tipo penal del delito de genocidio definido internacionalmente.
    El siglo XX ha sido manifiestamente “ejemplo” de todo tipo de genocidios: el judio y de otros pueblos por el nazismo; el armenio por los turcos; el de diversos pueblo eslavos y otros por los comunistas de Stalin; el chino por los japoneses, el vietnamita por EUA; etc., etc.
    Los motivos y causas son infinitos pero generalmente se reducen a: odio racial y religioso y lucha por el poder, político y económico.
    Alguien ha dicho con gran certeza, que la primera víctima de la guerra es la verdad. Todos y cada uno tratan de justificar sus acciones, pero muy pocas son realmente justificables.

    Me gusta

    Responder
    • Pablo Crossroads

      Hola Daniel, bastante de acuerdo con lo que planteas. Solo una cosa: la guerra de Viet-Nam no fue un genocidio. Podrás o no estar de acuerdo con esa guerra (la primera transmitida en vivo y en directo, donde las famlias veían como morían sus hijos), podrás considerar que tuvo sus razones o no, que fue evitable o inevitable, que tuvo el hecho increíble de que EEUU insolitamente no invadió territorios al norte del paralelo 17 porque su Congreso se lo prohibió, se podrá discutir si la ganó el Viet-Cong o la perdió EEUU por el peso de la prensa y la opinión pública, o que en realidad el capitalismo la ganó un par de décadas después y no en el campo de batalla sino en el de la economía del país. Todo es discutible, pero genocidio no fue. Hubo atrocidades, de ambos lados y se podrá discutir(si alguine cree que vale la pena) si fueon mayores de un lado o del otro, hubo muchos muertos, pero genocidio, no fue.
      En lo demás, de acuerdo.

      Me gusta

      Responder
      • Creo que cabe agregar que todo genocidio implica cometer atrocidades, pero que no toda atrocidad es un genocidio. Son conceptos diferentes que tienen puntos de contacto y que a veces sus límites son difusos. La bomba atómica de Hiroshima fue una atrocidad, pero no un genocidio.

        Me gusta

  17. Pablo Crossroads

    Bien Salmón, de acuerdo.
    Y todo genocidio implica, por definición, la disminuición de una población en el territorio donde se produce. La población no judía en Israel pasó de 120.000 en 1948 a 440.000 en 1970. La población judía en países árabes pasó de 899.000 en 1948 a 5.860 en 2002.
    La mayor parte de esos judíos huyeron de los diferentes países árabes hacia Israel, donde fueron recibidos y crearon bastantes conflictos por sus diferentes hábitos, tan distintos a los de los pioneros.
    Los países árabes solo recibieron una ínfima minoría de los 700.000 árabes autoevacuados al formarse el Estado de Israel, es decir a aquellos que pudieron pagarse el costo del paso fronterizo, la mayoría pobre permaneció en campos de desplazados y nunca se les admitió en países árabes. La Resolución 1457 de la Liga Ârabe, en 1959, establece que ” los países árabes no concederán la ciudadanía a los solicitantes de orígen palestino con el fin de evitar su asimilación en los países anfitriones. Escalofriante!!!
    Y si alguien intenta seguir manteniendo lo del “genocidio palestino”, sería bueno que leyera algo de Historia y se detuviera un buen tiempo en la declaraciones, los actos y la participación pronazis de los países árabes durante la guerra y su apoyo a la Solución Final. Capaz que se le da vuelta el ausnto y encuentra intentos de genocidio en el otro lado. O sería bueno que leyera los documentos de Hamas, que son muy ilustrativos.

    Me gusta

    Responder
  18. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    si tomamos en cuenta los números y no la intención el genocidio judío tampoco es real ya que en la actualidad hay mas judíos que en la época del supuesto suceso , encontre un articulo de :Lasse Wilhelmsson es periodista, ex-concejal del municipio de Täby, provincia de Estocolmo, Suecia. Ha sido residente en Israel durante algunos años que esta inyeresante su vision
    http://www.lahaine.org/mundo.php/el-sionismo-es-el-nazismo

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    • Pablo Crossroads

      A veces, al ver algunos títulos, es bueno leer la obra de su autor antes de leer el artículo en cuestión, así uno puede entender desde que posición está escrito. Las cosas que se escriben no son neutras sino que se hacen desde algún punto de partida. No se debería descalificar de antemano, pero a veces hay mucho para leer y poco tiempo y hacer eso ayuda a no desperdiciarlo
      Frente a un artículo lo primero que he aprendido a hacer es ver quien lo escribe ( que ha hecho), donde está publicado ( en British Oral Surgery o en M de Mujer de El País), y leer el capítulo Materiales y métodos ( en Ciencias de la Salud por ejemplo esto es básico, creo que en las Humandades quizás ver los soportes epistemológicos y conocer las ideas previas del autor pueden ayudar) y luego ver Resultados, a ver si se adaptan o son consistentes con lo que se hizo.
      Y eso fue lo que hice con el artículo que recomendás.
      Igni, sé que escribes para provocar (y espero que así lo hagas, de otra forma eso de “supuesto suceso” te descalifica como interlocutor más que tu caracter de troll) pero igual te la sigo un rato, porque es domingo, todos duermen, ya les di de comer a las perras y me aburre leer la obsecuencia de las páginas de deportes plagada de elogios a un peñarol con minúscula.
      El blog de Lass W. tiene un banner incial, enorme: Liberate Palestina-Deconstruct Zionism. Ta’, no? Es imparcial el tipo. Y entre los temas de su blog, el primero son los Protocolos de los Sabios de Sion. Ta’, le gusta la ciencia ficción y acompaña a Hitler y Stalin en sus gustos…espero que no sea tu caso.
      Hay cientos de estos “defensores de los palestinos”, te recomiendo a Suhail Akel, ha publicado bastante en La República (un medio serio si los hay…), es ( o fue, no sé hoy como está) embajador de Palestina en Argentina y representante de los intereses palestinos en Uruguay. Un tipo medido, serio, que gusta mucho de la Historia del pueblo judío, tanto que suele robarla y ponerla en manos árabes (su adaptación de la costumbre judía de llevarse las llaves de las casa de donde eran expulsados en la España del siglo XV para hacerla palestina y aplicada en la actualidad, es maravillosa e ilustrativa de su calaña). No vayas a buscar en sueco o inglés a algún europeo fanático y desinformado y desinformante, aprovechá a leer en español…a alguien igual.
      Igualmente te comento que alguien tan facho como Daniel Vidart… lo ha demolido en uss argumentos. Daniel Vidart, alguien tan insospechablemente de izquierda como lo es María Urruzola…(o lo era según las últimos acomodos ideológico.mafiosos.)…
      Por las dudas, si porque no escribo pestes de las religiones intentás demostrarme como creyente (como si esto fuera malo en sí mismo), si porque no escribo pestes de la Iglesia Católica intentás demostrarme como Católico (como si esto fuera malo en sí mismo), te aviso que porque no escribo pestes de Israel o los judíos no es porque sea judío (como si esto fuera malo en si mismo)…aunque de judíos, aquellos que tenemos ascendencia española, todos tenemos algún gen dando vuelta.

      Me gusta

      Responder
      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        estimado PC lo de supuesto es por el nombre con cual se denomina esa masacre (no para negar el echo) y se le niega a similares, también estoy en contra de que se diga que la bomba atomica “salvo vidas” y muchos otros versos paliativos para justificar aberraciones,usted trata de ponerme en un sitio donde nunca estuve,lo de ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta es real y lo aplico.
        digamos que a su equipo le convierten un gol pasado 1 minuto del adicional y en ese caso lo considera “un robo” “estafa” “acomodo” etc, pero en otro encuentro es su equipo el que convierte pasado el tiempo adicional, en ese caso pasa a estar bien la situación y es legitimo

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: