Canal RSS

CRÓNICAS ROCKERAS: JETHRO TULL

Publicado en

 

1401x788-84901984

Jethro Tull ha sido, para este Salmón, una banda de culto. No sé si Jethro Tull es el grupo/artista de rock que más me gusta, pero sí siempre he tenido un apego identificatorio muy especial con él. Por eso quería dedicarle un post. Tal vez muchos lectores a los cuales no gusta o interese esta música no encuentren de interés el artículo de hoy. Para tratar de hacerlo un poco más “para todo público” lo fui intercalando con otro tipo de vivencias personales, que tampoco sé si serán muy interesantes para todo el mundo.

El descubrimiento

Recuerdo confusamente la primera vez que oí algo de Jethro Tull en la radio. Fue en el programa de Berch Rupenián, Impactos, el programa de Radio Indpendencia que (al igual  que   años después  los editoriales de Germán Araújo en La Radio ) se repetía tres veces en el día. Si bien la música se orientaba más bien a los últimos éxitos “bailables” en el norte – la entonces llamada música “comercial” – a veces también intercalaba las últimas novedades del mejor rock. Si uno quería estar medianamente informado era necesario escucharlo, porque – pese a que su espectro musical era muy limitado – no había muchos más programas donde tener acceso a la buena música. Berch era el DJ local que tenía mejor acceso a la música del mundo, y era tan difícil conseguirla por aquella época que para evitar que la gente se la grabara  y la pirateara el  tipo, al comienzo, al medio y al final de cada tema superponía su voz con la música, repetía el nombre del tema y el intérprete y remataba diciendo: “primicia de Impactos”. Estar al tanto de las novedades tenía sus costos: había que fumarse una hora escuchando a Dawn, Bread, Jackson Five, Gilbert O’Sullivan, Gary Glitter, Marta Reeves and the Vandelas, Aretha Franklin, Lobo, Wilson Picket, Diana Ross, Donna Summers, Shocking Blue y otros que ahora no recuerdo para poder paladear uno o dos temas de alguno los ex-Beatles, Rolling Stones, Procol Harum, Jethro Tull, The Who, Santana, Led Zeppelin o Yes, o para enterarse de alguna de las últimas novedades de este tipo de música. Y no mucho más, porque hasta allí llegaba la difusión de la música más “vanguardista”. Creo que el tema que escuché en ese momento fue “Teacher” y Berch hizo mucho hincapié en que se trataba de un grupo que estaba haciendo mucho furor y que se hablaba de ellos como los sucesores de los Beatles. Recuerdo  que me costó retener el

nombre, que además pronunciaba “Yitro Tal”. Un tiempo después  la Revista Pelo publicó una nota sobre quiénes podían ser los grupos que ocuparían el lugar de los Beatles luego de su separación. Figuraban ahí Emerson, Lake and Palmer, Yes, Crosby Stills Nash and Young y algún otro que no recuerdo. Y bajo el título “los elegidos” se mencionaba a Jethro Tull.

El primero de sus discos con el cual tendría contacto sería con “This Was”. Atraído por la curiosidad y la buena prensa que se le hacía un amigo mío lo había comprado en la disquería de importados Lord Jim’s.  En el grupo de mis amigos yo fui el único  al cual realmente le gustó ese disco. En esa época había mucho para elegir y a ellos los copaba más  “The Who”, Crosby,Stills,Nash and Young o solistas como James Taylor, y a veces nos enfrascábamos en discusiones sobre  a quiénes les gustaba la mejor música. Un día le pedí prestado el disco a mi amigo y creo que lo tuve más tiempo yo en mi casa que él (con el paso del tiempo me lo terminó vendiendo, y luego arrepintiéndose). Una tía mía, de visita en mi casa me sorprendió escuchando “Dharma for one” y me comentó: “¿cómo te puede gustar eso?  parece como que golpearan latitas”. Aunque un rato después cuando sonaba “Serenade to a Cuckoo” me dijo: “esto sí suena a música, pero es jazz”. A mí el tema que más me gustaba era “Cat Squirrel”, paradójicamente uno de los temas menos en el estilo de Jethro de aquel disco, cuyo sonido fuertemente bluesero  es bastante poco representativo del  que vendría después. El tema tiene el sello del guitarrista Mick Abrahams y tiene algo especial, no sé muy bien qué es, puede que la limpidez del sonido, no sé. Tal vez fuera desde aquellas primeras escuchas de This Was que comencé a tener a Jethro como grupo de culto; mi gusto por el grupo era como una especie de sello distintivo mío frente al resto. Supongo que debía tener algo que ver con algún proceso de reafirmación de mi personalidad en aquellas épocas adolescentes.

La mejor etapa

Al poco tiempo de esto apareció Aqualung, y este sí que le gustó a todos. Es que era una obra sumamente rockera que pertenece a la etapa más creativa del grupo. También llegamos a él por Impactos (éste disco Berch lo pronunciaba Éuqulum)   Para mí es uno de los mejores discos de la historia del rock, una amalgama perfecta de canciones con mucha fuerza (Aqualung, Crossed-Eyed Mary, Locomotive Breath, Hymn 43, My God), con otras baladas acústicas (Wondering aloud, Slipstream, Cheap Day Reutrn, Mother Goose), algunas de ellas joyitas de menos de dos minutos de duración. La voz de Ian Anderson se mostraba tremendamente dúctil, podía pasar de un rock furioso con voz grave, ronca y agresiva a tonalidades muy suaves acompañadas casi siempre por la guitarra acústica. Y estaba la novedad de la flauta; un grupo de rock que tuviera a la flauta como uno de sus principales instrumentos era bastante raro. Y por si eso fuera poco las letras tenían sentido. No era fácil entender el inglés/escocés de Ian Anderson – en general nunca ha sido fácil entender lo que dicen los cantantes de rock – y no había internet para buscar las letras, pero la revista Pelo había publicado la versión traducida de God e Hymn 43, las cuales volvimos a traducir al inglés para poder seguir lo que decía la canción. Un tiempo después un amigo descubrió en una fiesta en la casa de una amiga una versión yanqui de Aqualung que tenía un librito con las letras, las cuales copió lo mejor que pudo, resistiendo la tentación de hurtáselo. (la versión que yo me compraría era la argentina y no venía con librito de letras).

Los padres del amigo que me había vendido This Was viajaban frecuentemente a Buenos Aires, ocasión propicia para encargarles discos que aquí no se conseguían. Por esa época me trajeron Benefit (que encargué junto con Disraeli Gears de Cream). Benefit era el tercer disco del grupo, el anterior a Aqualung (éste todavía no había sido editado en B.A.), y sinceramente no me gustó mucho. Lo encontré, en aquel momento aburrido, ya que luego de escuchar Aqualung esperaba algo más “heavy”.  Tendrían que pasar, tal vez, un par de años para valorar en su justa dimensión este buen disco que tiene algunas joyas como Sossity, you´re a Woman; For Michael Collins, Jeffrey and Me o Teacher.  Pero mi gran goce fue cuando pude ahorrar lo suficiente para comprar Aqualung, (disquería Lord Jim’s), disco que no me cansaría de escuchar.

El gran shock vendría con Thick as a Brick, también conocido y escuchado a través de Impactos. Era algo completamente distinto a todo lo que se había escuchado hasta entonces. Un disco con solo dos temas que ocupaban cada uno una cara; en realidad era un mismo tema, solo que por las limitaciones del formato había que dividirlo en dos. Una música con una mezcla de sonidos impresionante, desde el comienzo acústico, las partes rockeras hasta la música movediza que ocupa la mayor parte del disco. Algo bastante difícil de clasificar estilísticamente. Las crónicas del momento lo ponían por las nubes, Berch incluido – quien previamente le había dado mucha difusión al gran tema Life is a long song. Por aquella época parecía no caber duda que serían los sucesores de los Beatles. Para Berch fue el disco del año, y recuerdo la frase que pronunciara al comenzar 1973: “seguramente para saber cuál va a ser el mejor disco de este año será necesario esperar el nuevo disco de Jethro Tull”. Además de difundirlo el DJ nos daba información sacada de  la tapa del disco. La cubierta del mismo era un ejemplar de un diario , el St. Cleve Chornicle & Linwell Advertiser”, número 2072,  de fecha Viernes 7 de enero de 1972. Allí se hablaba de un niño prodigio de 9 años llamado Gerald Bostock que había presentado un poema a un concurso y había sido injustamente descalificado. Ian Anderson había tomado conocimiento del poema y decidió reparar la injusticia musicalizándolo.  En realidad todo el diario era una gran parodia y lo de Bostock un invento, pero Rupenián, – como mucha otra  gente – pensó que era verdad y así nos lo trasmitió a sus escuchas que terminamos creyéndolo también. En esa época yo iba al Anglo a estudiar inglés y un día un compañero – recuerdo que su apellido era Lasa y creo que tocaba en algún grupo – llevó Thick as a brick. Fue la primera vez que vi aquella tapa histórica. Por supuesto aprovechamos la oportunidad para mostrarle la letra a la profesora de forma que nos la fuera explicando y la clase de ese día giró en torno a la letra del disco. Recuerdo como empezó a ponerse nerviosa cuando tuvo que explicar pasajes tales como : “Your sperm’s in the gutter, your love’s in the sink/So you ride yourselves over the fields/And you make all your animal deals” . Dicho sea de paso ya no era tan fácil interpretar el sentido de los textos, éstos comenzaban a rebuscarse, lo que sería muy común de aquí en más en los discos del grupo: letras intrincadas, textos aparentemente incoherentes, palabras rebuscadas. Al final la profesora dijo que le gustaría escucharlo y a la clase siguiente me aparecí yo con mi tocadiscos portátil (una valijita Sanyo monoaural que además iba un poco más rápido que lo normal) y de paso  llevé Aqualung.  Sobre fin de ese año – 1972 – la madre de mi amigo me lo trajo de Buenos Aires, junto con el segundo disco del grupo – Stand Up – con el cual solo me faltaba el recopilatorio Living in the Past para tener la colección completa. A los pocos días de recibido el disco nos fuimos con mi amigo a su casa de Las Delicias en Maldonado, y me acuerdo todavía el viaje en la Onda (¿o fuimos en tren?), buscando todo el tiempo detalles en la cubierta de Thick as a Brick. que en su versión argentina había salido prácticamente igual a la original, (salvo por el detalle que debajo del título del disco estaba la traducción literal de éste: “Grueso como un ladrillo”).  Apenas llegamos y mientras nos acomodábamos, pusimos primero en el tocadiscos– no recuerdo bien por qué afortunado motivo no fue al revés – Stand Up. Creo que estábamos ocupados en otras cosas y no le dimos demasiado bolilla, así que después que pasaron las dos caras del disco la emprendimos con Thick as a Brick…..”really don’t mind if you see this one out,/ my words but a whisper, my deafness “ei” shout”. Sin embargo había algo que no iba bien, la música venía mezclada con una especie de zumbido, como una lluvia. Al principio pensamos que era algún problema con los parlantes. Luego, cuando vimos la viruta que iba quedando en la superficie del disco nos dimos cuenta que en realidad era el tornillo de la púa que se apoyaba sobre éste y lo iba lijando. Todo Stand Up quedó estropeado (en realidad se podía escuchar pero con un zumbido insufrible de un volumen casi tan alto como la propia música) y también la introducción acústica de Thick as a Brick. Un tiempo después me haría traer el primero de estos discos de Buenos Aires de nuevo. El segundo lo volví a comprar cuando salió aquí, aunque conservé la tapa del argentino que venía con el diario entero. Esta anécdota fue en diciembre de 1972, por la misma época en que Canessa y Parrado aparecían anunciando que en los Andes había sobrevivientes de aquel recordado accidente. Me acuerdo porque suspendimos momentáneamente la búsqueda de pistas en la tapa del disco para escuchar como Páez Vilaró iba leyendo la lista de sobrevivientes (con aquel impresionante momento en que diría: Carlitos Páez, mi hijo)  . Volviendo a Jethro una de las cosas que más nos sorprendió fue que en algún texto se hacía alusión a Ian Anderson como “the one-legged pop flautist”, lo que nos llevó a preguntarnos si al líder del grupo no le faltaba una pierna, sospecha que se vio alimentada por el hecho que en la foto de la tapa de Benefit se lo veía sostenido en una sola y por la alusión que hace en “Mother Goose” a Long John Silver, ( I was  Long John Silver) el personaje con pata de palo del libro “La Isla del Tesoro”. Era tan poca la información que llegaba por estos lados que todo podía ser y nos llevaría un tiempo darnos cuenta que en realidad el comentario era una especie de broma de humor negro que hacía alusión a la costumbre de que tenía Anderson de enrollar una pierna y apoyarse solo sobre la otra cuando tocaba la flauta. Irónicamente, unos 30 años después el líder de Jethro Tull resbalaría en un concierto en Perú y se rompería los ligamentos de una de sus piernas. Esa situación le obligó a andar con muletas durante un tiempo y fue un factor de riesgo que se materializó en una trombosis durante un viaje a Australia, que lo puso al borde de perder una pierna, e incluso su vida.  La leyenda de Bostock como personaje real se iba cayendo a medida que uno se iba familiarizando con el tono de broma del diario. 40 años después cuando Ian Anderson lanzara el CD “Thick as a brick 2” comentaría que hasta ese entonces todavía había gente que creía en la real existencia del personaje.

Ya entonces algunas canciones sueltas de Jethro se podían oir en algunas radios (no solo en Indpendencia). Recuerdo al respecto el programa de Hamlet Faux o Meridiano Juvenil.  Habían salido en discos simples (o maxisimples) y luego los habían incluido en un recopilatorio llamado “Living in the past” que incluía varios temas inéditos en LP y alguna cancón en vivo. Era un disco muy anhelado, pero imposible de conseguir por estos lados.  Por aquella época conocería una compañera de clase que un día me comenta que un amigo suyo lo tenía y que le había sorprendido lo elaborado de la cubierta: una tapa dura (no sé si no era tipo de cuero o algo así), y un álbum de fotos dentro. En el medio que me rodeaba no era fácil, en aquella época encontrar gente que le gustara ese tipo de música, y menos del sexo femenino. Empaticé enseguida con esta compañera y no sé si esta circunstancia ayudó a que me enamorara de ella, pero esa es otra historia que aún se continúa escribiendo.

A mediados de 1973, y un poco antes en que el país se hundiera definitivamente en las más tenebrosas sombras, fue de nuevo Berch Rupenián el que trajo la primicia: un disco simple de adelanto del nuevo disco de la banda: A Passion Play, el cual nuestro amigo pronunciaría “A peishon pley” (y que sonaba curiosamente parecido a “Peyton Place”). “Seguramente será el disco del año” volvió a decir. Unas semanas después se aparecería con el disco completo. Pero con el disco completo trajo también los comentarios de las revistas especializadas.  Las críticas eran terribles, le cayeron con todo, al punto que eso terminó generando la ira de Anderson que por un tiempo abandonó las actuaciones en vivo. A partir de ese momento el idilio del grupo con la crítica desapareció: ya nadie diría que el grupo iba a ser el que sucediera a los Beatles. La mayor parte de las reseñas que todavía hoy se escriben sobre la historia del rock normalmente ignoran a Jethro Tull, pocos lo consideran entre las grandes bandas de la historia. Esto también alcanzó a Rupenián quien creo que después de estas críticas solo pasó como primicia el simple “Bungle in the Jungle” de Warchild y nunca más les dio difusión (bueno, no lo sé muy bien, hubo un momento en que yo también dejé de escucharlo). Aunque, para ser justos, hay que decir que hizo un cambio en la programación de su radio, donde apareció el programa News Rock que se dedicó a pasar ese tipo de música. Ya no era necesario escuchar Impactos para estar al tanto de la “música progresiva”.    Passion Play es un disco que ha sido subestimado. Si bien es bastante repetitivo respecto a Thick as a Brick , no alcanza el nivel de obras anteriores y tiene un texto totalmente intrincado y oscuro, no deja de ser un muy buen disco con pasajes interesantes en que Ian Anderson se luce con su particular tono de voz.

En 1973 se produciría la avalancha – ya señalada en otro post – de ediciones locales de la música que por aquella época se denominaba “progresiva”. Fue entonces que pude acceder a Living in The Past (una veredadera joyita), la reposición de Thick as a Brick y Passion Play.

Los siguientes tres discos vuelven a formatos más tradicionales.  War Child, es un disco bastante inferior a los anteriores y con un estilo indefinido, donde vuelve al formato de diez temas, cinco de cada lado. Después me enteré que era una especie de requeche de temas que habían grabado y desechado en otras épocas, algunos con un corte bastante pop como Bungle in the Jungle o el mismo Warchild. Los mejores temas, sin duda, son los acústicos: “Skating away in the thin ice of the new world” y “Only solitaire”.  En algunos de estos temas Anderson se despacha contra los críticos que habían defenestrado Passion Play:

the critics falling over to tell themselves he’s boring
and really not an awful lot of fun.
Well who the hell can he be when he’s never had V.D.,
and he doesn’t even sit on toilet seats?

Minstrel in the Gallery es uno de los mejores discos de toda la carrera del grupo, y tal vez también ha sido subestimado. La voz de Anderson está en su plenitud y es notable la forma en que alternan los distintos climas y ritmos. El tema Baker Street Muse de casi 17 minutos parece sugerir que el grupo volvería al estilo de Thick as a Brick, cosa que no ocurriría. Dos datos anecdóticos: 1) fue el primer disco de Tull publicado en Uruguay por el Palacio de la Música en asqueroso sobre de nylon. 2) el programa News Rock lo trajo como novedad.  En el disco, una de los surcos figuraba con el nombre de  “One white duck/010 = Nothing at all”.  Lo tradujeron como: “Un pato blanco dividido  cero a la diez es igual a absolutamente nada”; no se dieron cuenta que en realidad el surco contenía dos canciones y que el signo de / indicaba la separación entre ambas, lo cual es fácilmente detectable, ya que cuando se lo escucha es claro que son dos canciones pegadas. Además de que  matemáticamente estaría mal (no se puede dividir por 0) y en la letra dice: “my zero to your power of  ten equals nothing at all”. Es que las letras de JT son tan crípticas que se prestan a mucha interpretaciones. Confieso que durante años la frase “Coke and Bacardi colours them green” pensé que se refería a dos pintores, cuando en realidad habla de una mezcla de bebidas.

Too Old to Rock and Roll es un disco también subestimado en una onda más pop. Más sencillo que los anteriores (sus letras son bastante descifrables),  y cuenta una historia más o menos entendible, y sus aportes son algunas canciones acústicas bastante buenas como “Pied piper” o Salamander”. No aporta nada nuevo estilísticamente hablando, pero sí muy buenas canciones, lo cual es suficiente. El disco siempre me pareció mal grabado, se oye muy bajo.

Luego vendría la trilogía bucólica: “Songs from the Woods”, “Heavy Horses” y “Stormwatch”, tres muy buenos discos volcados al folk inglés y a la música con tintes medievales, una tendencia que ya se había insinuado en algunos discos anteriores. Para muchos “Songs from the Woods” es el mejor disco del grupo. Cuestión de gustos.  Y por esta misma época aparecería el disco en vivo Bursting Out.

Debo decir que, en mi opinión, aquí se cierra la etapa más creativa del grupo. Lo que vendría después sería bastante inferior, pasando incluso por un período de muy baja creatividad, aunque a partir de la década de los 90 tuviera un importante repunte. Personalmente dejé de estar pendiente de los nuevos discos del grupo, aunque cada vez que salía uno nuevo corría a comprármelo con la esperanza de que volvieran los viejos buenos tiempos. Hasta ese momento yo sabía qué músicos habían tocado en cada disco y cuales habían cambiado. Luego les fui perdiendo la pista, solo sabía que Ian Anderson y Martin Barre sobrevivían – el primero desde siempre, el segundo desde el segundo disco.  Me era imposible retener los nombres de los músicos que llegarían a la banda luego de Stormwatch. Como dato anecdótico, David Palmer, arreglador orquestal del grupo durante mucho tiempo, esposo, padre de hijos, barbudo, y con formación militar sorprendería a sus ex-compañeros cuando decidió salir del placard y hacerse una operación de cambio de sexo a los 66 años, para lo cual esperó que su esposa se muriera. Pasó a llamarse Dee en lugar de David. (lectores reprimidos: no pierdan la esperanza, todavía se puede sea cual sea la edad)

Decadencia y recuperación

 

Luego de esta trilogía el grupo (o Ian Anderson) incursionará en la música electrónica: sintetizadores por todos lados, y entrará en una etapa de franca decadencia. El disco “A” es muy pobre, no aporta demasiado. “Broadswoard and the Beast” es un poco mejor, pero es intrascendente, y el peor de todos, seguramente es “Underwraps”. Salvo por la versión acústica de la canción que le da título el disco es muy malo, en mi opinión el peor de toda su carrera. Y por si esto fuera poco, grabando este disco o en la gira de presentación del mismo se jorobó la voz, que nunca más fue la misma. Más aún, esto provocó que a Ian lo tuvieran que operar de la garganta y durante alrededor de 3 años estuvo prácticamente retirado. No tuvo mejor idea que – durante su exilio musical – acometer una empresa. Fundó…..¡¡ un criadero de salmones !!. No se puede creer. Sin comentarios. De esta estapa es también su disco solista Walk into light, caracterizado por la misma intrascendencia.

Ya en 1987 con Crest of a Knave el grupo comienza su recuperación. Hay una vuelta a sonidos más rockeros y tradicionales del sonido del grupo, aunque por momentos suenan un poco parecidos a Dire Straits (aunque no tan aburridos, ni por lejos). En particular la voz de Anderson que, luego de su operación, perdió todos los matices que antes tenía.  El disco incluye el tema “Budapest”, que según Anderson es un tema completo, tal vez el mejor que compuso en su carrera. Rock Island confirmará la tendencia de regreso al sonido más tradicional   de Jethro Tull con menos sofisticación. Hay incluso alusiones a viejos temas: Another Christmas Song es como la continuación de Christmas Song y la frase “The wino sleeps … cold coat lined with he money section/Looking like a a record cover from 1971.” alude claramente a Aqualung.  La voz de Anderson – tecnología mediante – luce mejorada, aunque por más fotoshop acústico nunca sonaría más igual que en sus mejores épocas. Por esa época aparece algo que es como el sueño del pibe, una especie de sucedáneo para adultos de un regalo de reyes  para quien se lo pueda comprar: una caja con 5 discos LP celebrando los 20 años de Jethro Tull.  Me encontró en una estancia relativamente prolongada en el exterior (3 meses) y con posibilidades de adquirirlo. Durante días abría la caja, observaba los discos, el librillo, miraba las canciones, lo olía, lo tocaba, que era lo más que podía hacer, ya que en donde estaba no tenía acceso a un tocadiscos. Un real goce, de esas cosas que son difíciles de explicar para quién no es seguidor de un artista: temas inéditos, caras b de simples que nunca habían salido en LP,  versiones alternativas de otros temas, grabaciones en vivo, algún tema repetido también. Un orgasmo múltiple musical. (algo parecido experimentaría después cuando Dylan lanzara su primera caja de “oficial bootlegs”).

Hasta aquí fueron mis últimos discos comprados en vinilo. Después – ya en CD – vendrían tres discos más del grupo:””Catfish rising”, “Root to branches”, “Dot com” y algunas otras cajas o recopilaciones festejables: la caja de los 30 años y “Nightcap” hecho con canciones y pedazos de ellas que habían sido dejadas de lado en la grabación de otros discos, en particular A Passion Play. Se destaca aquí el excelente tema “A Small Cigar”:

También por esta época están tres grandes discos de Ian Anderson como solista: Divinities (un disco raro de música instrumental mística), The Secrete Language of Birds y Rupi’s Dance (estos últimos más bien acústicos y con una muy buena voz de Ian.

Y para finalizar, en algún momento Anderson se peleó con Martin Barre, disolvió el grupo y ahora ya definitivamente es solista, aunque se presenta como Jethro Tull’s Ian Anderson.  Pero en esta última época, a diferencia de los discos anteriores en que sonaba con un sonido algo diferente al del grupo, ahora su música no se distingue de la de aquél. Ha grabado dos discos bajo ese formato, uno de ellos es la versión 2 de Thick as a Brick,” que debe ser el mejor disco de Ian/JT en los últimos 30 años. En esta obra especula con qué hubiera sido de la vida de Gerald Bostock 40 años después. El otro está también bueno: Homo Erraticus

Más allá de los discos

Además de escuchar su música la banda generaba muchas curiosidades, ya sea por lo críptico de sus letras, o por el halo de misterio que siempre generan este tipo de bandas de culto a sus fans. Por allá por fines de los 90 me suscribí a una especie de periódico de internet llamado algo así como “The St. Cleve Newspaper”. Semanalmente en mi correo me llegaba un mail donde seguidores de la banda de todo el mundo intercambiaban comentarios de todo tipo, ya sea interpretaciones de las letras, crónicas de recitales, críticas de discos, planteo de consultas, etc. Era una forma de mantenerse actualizado respecto a la banda.

A principios de los 90 el grupo comenzó a amenazar con venir a Uruguay. Fueron varios amagues que no concretó. Pasó algunas veces por Buenos Aires, pero siempre me surgía algo que me impedía ir. Incluso en 1993 Ian Anderson llegó a estar en Montevideo y fue entrevistado en varios programas de TV y radio anunciando un show que nunca se materializaría hasta más de una década después.

 

(seguramente Alfonso Carbone llegó a JT a través de Rupenián también porque es otro que pronuncia Yitro)

Un día no sé cómo – tal vez a través del St. Cleve newspaper – encontré una dirección de email de Ian Anderson y le escribí.  No me acuerdo qué le dije, pero seguramente algo relacionado a mi condición de fan y de mi frustración por no haberlo visto en vivo.  A los pocos días me llegó una respuesta. Tampoco recuerdo bien qué decía, pero obviamente me imaginé que se trataba de alguien de su equipo de producción o de alguna secretaria. Le volví a escribir planteándole mi escepticismo de que fuera Ian Anderson. Y de nuevo una respuesta, de la que recuerdo: “Efectivamente, es muy raro que conteste personalmente los mails de mis fans, así que te puedes sentir afortunado”. Mi incredulidad seguía, así que le volví a decir que lo más probable es que fuera una secretaria de él la que escribía. Su respuesta ya me hizo pensar que podía ser cierto, ya que era su estilo de humor inconfundible: “si yo fuera la secretaria de Ian Anderson usaría minifalda y estaría sentado en las rodillas de él”. Luego le pregunté detalles sobre cuando estuvo en Montevideo. Me dijo que había estado en un par de programas, pero que no se acordaba los nombres de las radios, aunque ya el tono general no me dejaba dudas de que era él.  Guardé durante un tiempo esos mails, pero en algún momento me desaparecieron.

jethro 02En 2003 no aguanté más esperas y crucé el charco. Los vi en el Gran Rex, compartiendo anuncios en las marquesinas del teatro con Sandro y Bandana. El espectáculo estuvo muy bueno, aunque se notaba que la voz de Ian estaba en la lona. Había tonos a los que no llegaba, algunos temas los había bajado para ello y por momentos hasta daba lástima ver cómo parecía esforzarse para cantar. Igual tenía energías para moverse en el escenario, hacer chistes, y hasta tocar brevemente parado en una sola pierna.  Ya lo he contado en otro post, pero vale la pena volver a contarlo. En Buenos Aires me reencontré jethro 03con un amigo, al cual hacía mucho tiempo que no veía, vinculado al ambiente de la música. Conocía al que traía la banda y me hizo pasar al backstage donde pude estar unos minutos con Ian Anderson y Martin Barre. Ian no daba la mano, porque parece que en una oportunidad se la habían apretado muy fuerte y después había quedado con problemas para tocar la guitarra.  En sustitución a ello hacía un toque con los codos. Cuando estuve frente a él no supe mucho que decirle, (“I enjoyed the show very much”) y cuando le dije que venía de Montevideo dijo : “ah , Montevideo”. Pero me saqué algunas fotos que comparto con ustedes, aunque sé que jethro 01 copiauna de ellas tiene un detalle que a algún fan de la banda pueden molestar. Sorry.

RlCFnMAk

 

Algunas constantes

Y como esto corre el riesgo de transformarse en algo inconodúlico voy a marcar algunas cosas que se repiten en el grupo. ¿Clichés? ¿simples características identificatorias? Ustedes dirán.

1) En una misma canción crear un clima tranquilo con un tema acústico y cambiar drásticamente a un rock duro. En algunos casos es la misma letra en dos ritmos: Aqualung, Wind Up, Minstrel in the Gallery, Black satin dancer,.

2) La repetición de un iiiiiii al finalizar algunas estrofas “So you ride yourselves over the fiiiiiiiiiiiields” es un recurso bastante reiterado.

3) Animales.. hay en cada disco muchas alusiones a animales. Ya sea en los nombres de las canciones: “Cat Squirrell”, “Mother Goose”, “The Hare who lost his spectacles”. “Sea lion”, “One white duck”; “Salamander”, “Heavy horses”,”The mouse police never sleeps”; “Swan and frog prince”, “Moths”; “One brown mouse”, “Steel Monkey”,”Dogs in the midwinter”, “Beastie” “The rattlesnake trial”,”The Whaler’s dues”, “Catfish rising”, “Sparrow on the school yard”, “Sleeping with the dog”, “Black mamba””The dog-ear years”, “Serenade to a cuckoo”, como en sus letras: “Saving up the birds in hand”, “Counting lambs, counting sheep we will fall into sleep”, “Feeling like a dead duck” “was it really true there are elephants and lions too in Picadilly Circus?, “the cattle quietly grazing..””Edwar Bear” “I’m a tiger when I want love, but I’m a snake if we disagree”, “and He who made kittens put snakes in the grass”, .. .y así podríamos seguir indefinidamente.

3) El uso en las letras de una sucesión de frases cortas, de forma enumerativa. Ejemplos:

Windy bus-stop. Click. Shop-window. Heel.
Shady gentleman. Fly-button. Feel.

Proposition, deal. Flying button feel. Testicle testing.
Wallet ever-bulging. Dressed to the left, divulging the wrinkles of his years.
Wedding-bell induced fears.
Shedding bell-end tears in the pocket of her resistance.
International assistance flowing generous and full to his never-ready tool.

4) En los discos de la etapa bucólica la inclusión de un tema más largo que el resto, interrumpido generalmente por un solo de guitarra y que no suele ser el mejor del disco.

5) Uso de palabras muy difíciles. Difícil leerlo sin diccionario.

6) Esto sin duda debe ser una casualidad; esto es una de los mejores canciones que tiene Thick as a Brick 2. La primera versión que les muestro es una versión acústica tocada en Islandia.

La segunda es la original del disco, pero aquí se ve un poco mejor lo que les quiero mostrar. El riff que hay un poco antes del minuto del tema :

me hace acordar a………….esto !!!!!!

Sí…. poner esta música en un post sobre Jethro Tull es pudrir todo……..es que si no me quedaba demasiado iconodúlico.  Y ya Capusotto había marcado las desviaciones rockeras de la telúrica banda local.

 

______________

Posts relacionados:

Los mejores recitales de rock (segunda  parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2015/12/13/los-mejores-recitales-de-rock-segunda-parte/

Escuchando rock en vinilo (primera parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2016/02/14/los-mejores-conciertos/

Escuchando rock en vinilo (segunda parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2016/02/28/escuchando-rock-en-vinilo-segunda-parte/

Anuncios

»

  1. “My sunday feeling is coming on over me…” “Whenever i get to feel this way..” “I`d take you along with me”

    Me gusta

    Responder
  2. Pablo Scrigna

    Estuve en los dos recitales de Montevideo, el primero muy polémico por las declaraciones de Ian sobre la Sinfónica de Montevideo en The Ministry

    Me gusta

    Responder
    • No conocía esa declaración. Los que fueron, confirman dicha insatisfacción? Yo estaba en España mirando Judas Priest…

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Al igual que Pablo fui a ambos conciertos y soy asiduo a esa página sobre Jethro y leí el comentario. Hubo un reportaje a Ian Anderson, que leí y creí haber guardado, donde hacía una dura crítica a ” una orquesta de un país americaño pequeñito que prefiero no nombrar”. Lamentablemente no lo guardé o no lo pude encontrar,ya lo busqué para el Salmón hace un tiempo, infructuosamente.
        Lo de la Orquesta Municipal no es una excepción, ya Hermeto Pascoal ( que no me gusta) tuvo que cancelar un concierto en el Rex ( ex- Rex) porque ensayaban solo en horarios de oficina y de L a V…. Consideró que su música es muy compleja y no alcanzaba con poco ensayo y al no tener respuesta, canceló.

        Me gusta

      • yo fuí al del Velódromo y lo disfruté mucho. Sin bandas municipales! la violinista asiática tocaba algo!

        Me gusta

  3. Jaime Página

    ¡Grande, Salmón, esa bandera gloriosa con Mr. Andreson!, jajajaja, yo tengo una con Ronie James Dio y un banderín del Peñarol, antes le tuve que explicar qué era, si no, no salía en la foto.

    Me gusta

    Responder
    • Las fotos con nuestros ídolos! Tengo con Steve Harris, Dave Murray y Blaze Bayley (1998) y Adrian Smith (2016) de Iron Maiden. Con Ian Gillan y Roger Glover en el 2007? en Uy, con Gillan estuve no menos de 25 minutos escuchandole quejarse a su asistente sobre porque le seguían diciendo y escribiendo su apellido como “Gillian” además de charlar con él, mi cantante preferido de todos los tiempos. Sumamente agradable, lo único que pidió fue que no le hiceramos pararse que estaba agotado.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Perro, que sorpresa fue ese concierto de Purple!!! Fuimos con 2 amigos solo porque no queríamos dejar pasar la chance de ver a una de las bandas de nuestra adolescencia aunque estuviera en las últimas. Que sorpresa, fue excelente el concierto. Tengo el audio grabado entero en cd de buena calidad.

        Me gusta

      • Pablo, era mi cuarta vez viéndolos en vivo. Siempre con Steve Morse. Me alegro la sopresa ya que tengo otros amigos y conocidos que también se llevaron la sorpresa. “vienen a robar la plata” decían…

        Me gusta

      • Pablo Crossroads

        Siii, la violinista la rompió. Al lado mio había unos fenómenos que decían que tocara menos y que Ian le diera más la flauta…. Y en la radio escuché que decían que al grupo ” le faltó gas”, como que no habían sonado ensordecedores… hay gente para todo.

        Me gusta

      • Y sí… yo estaba por primera vez viendo a Jethro Tull. Suficiente.

        Me gusta

  4. Jaime Página

    Con respecto a la banda, sin lugar a dudas está entre los grandes que surgieron en los años sesenta y setenta.

    Me gusta

    Responder
  5. Lo unico bueno de toda la nota es la bandera del glorioso, despues embolante como la mayoría de los post intelecualoides

    Me gusta

    Responder
  6. La verdad que si, de bizarro poco de iconoclasta?? jaja, reflexivo menos y de molesto mucho sobre todo con Tabarez jajajaj, salú

    Me gusta

    Responder
  7. Y de fútbol poquito poquito, vos y los otros 3 gansos sin plumas que comentan, que anda a saber si no son la misma persona.

    Me gusta

    Responder
    • Pablo Crossroads

      Spdy, a que carajo entrás, entonces. Si entrás y no te gusta, salí y listo, hay tantos blogs interesantes. No pierdas tu precioso tiempo participando donde no querés y donde no te llaman ni precisan. Mejor pasate la tarde en la Damiani tirando piedras.

      Me gusta

      Responder
  8. Pablo Crossroads

    Salmón, como buen ganso que soy le escribo todavía asombrado de la cantidad de similitudes que hay entre su forma de aproximación a Jethro, el desarrollo de su adquisición de la discografía, sus preferencias y sus comentarios, y las mías.
    Yo comencé con Living in the Past, en Impactos en el 69. Aqualung me partió la cabeza musicalmente, me termino de alejar de la religión y fue un apéndice más que llevé debajo del brazo por meses y meses, a todos lados, mostrándolo y atomizando amigos y desconocidos.
    Durante un verano en casa, solo y estudiando, escribí mi primer libro (bah el único que no fuera de Anatomía): La nueva banda del viejo señor Tull. en él recopilaba todo lo que había podido encontrar en revistas, en la biblioteca del Anglo, mirando sus discos, etc. Nunca me animé a mostrarlo a nadie, solo a un amigo que ya murió. No de su lectura, eh. escrito en la vieja Remington y con fotos recortadas y pegadas de tapas y actuaciones. Quedó pipí cucú. Ahh, le exámen lo salvé, increiblemente. Me acuerdo que paré de escribir para salir a la puerta y ver como las tanquetas doblaban en la esquina de casa el 9 de febrero. Aquel 9 de febrero.
    Otras coincidencias: los discos que pedía a quien viajara a BsAs, el salón y disqueríaLord’s Jim del Gordo Andrés, en la bajadita de Juan María Pérez,, su programa News Rock, a quienes supe prestarle algo de Frank Zappa para un programa y me permitieron copiar en cassette Bursting Out, Impactos y sus tres ediciones diarias que escuché entre 1969 y 1975, cuando me aburrió la basura que pasaban. La dificultad para conseguir las letras, la admiración por esas maravillosas carátulas, contracarátulas y todo el arte del disco, el engaño sobre Gerald Bostock. Hasta, y no me va a creer, la cara de terror que puso Miriam, mi profesora de inglés, cuando le llevé el diario de Thick…que en una de sus páginas tenía la letra y le pedí que la tradujera…me dijo…mejor otro día!!!
    Lo mismo que a ud. me sucedió con los discos luego de la trilogía bucólica, les he perdido la pista. Los músicos han cambiado tanto que ya no los retengo.
    Gracias Salmón, ando entre jeringas y imagenología y me viene bien leer algo tan removedor de recuerdos.
    Creo que musicalmente el tema My God es mi preferido. Sobretodo a la mitad, más o menos, cuando la flauta arranca sola y la banda entera le va contestando. Glorioso.
    Los coros del arranque de Songs From The Woods, otro punto muuuy alto.
    La letra de We Used To Know, a medida que voy envejeciendo la voy entendiendo cada vez más, y cada vez me conmueve más.
    Hoy en día, si bien guardo los vinilos, gracias a lo digital tengo todo lo oficial bien guardadito y me he dedicado a los bootlegs de conciertos por todo el mundo. Voy a ser bien académico: que lo parió como sonaban esos tipos!!!
    Aprovecho la oportunidad que me brinda esta radio amiga y le envío un saludo a mi colega y tocayo Pablo, a Don Guaya, mi separado al nacer y a Jaimito Página, aunque con el nombre que eligió temo que me plagie algo….
    Ideas desordenadas, Salmón, sepa disculpar.

    Me gusta

    Responder
  9. Muy buena Salmón. Siendo más joven, conoci Jethro gracias mi viejo. Y Aqualung y Thick As… son dos de mis discos favoritos de siempre. Nunca ahondé en el resto de la discografía de Jethro aunque tengo algunos más. Esos dos son obras maestras y con la carga emotiva de los recuerdos de la niñez. Aqualung lo re descubrí en mi adolescencia cunado comencé a derivar a la música pesada. Es un buen primera peldaño en esa dura escalera.

    Me gusta

    Responder
  10. Pablo Crossroads

    Perdón Salmón, esto correspondería a otro post pero acabo de leerlo y no puedo menos que transcribirlo : ” Este jueves 27 de abril la Junta Departamental de Montevideo considerará la propuesta de cambiar el nombre de la Defensoría del Vecino de Montevideo (DVM) para ajustarla a la perspectiva de género, a la que señalan como uno de los ejes fundamentales de su actuación.

    La propuesta presentada formalmente en agosto pasado por la propia DVM propone cambiar su nombre por Defensoría de Vecinas y Vecinos de Montevideo. En ella se manifiesta que el nombre actual “no se encuentra en consonancia con los postulados, marcos legales y estándares jurídicos vinculados a la igualdad de género”.

    No hay caso, la estupidez humana no tiene límite.

    Me gusta

    Responder
    • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

      seria completo si fuera defensoria y defensorio de….(si lo van a hacer que lo hagan con todos los términos)

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Igni, perfecto aporte. No se la crea, que por una vez estemos de acuerdo no significa nada…:):)

        Me gusta

      • ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

        jaja PC no me asuste con eso de las coincidencias de pensamiento que puedo llegar a creer que estoy equivocado (broma) y para usted que se ve no tenia claro que es un “troll” entro “el padre de todos los gansos” para que vea a uno en accion

        Me gusta

      • respondí ayer en twitter: defensorio del vecina

        Me gusta

    • Hoy viajé en el 104. Subió una parejo/a a cantar horrendas canciones colombianas. Al bajar agradecieron y desearon un bien dia a todas y todos . La plaga se ha extendido como los vampiros en la película de Polanski

      Me gusta

      Responder
  11. Pablo Scrigna

    Agradezco y retribuyo los saludos de mi tocayo y colega Pablo Crossroads

    Me gusta

    Responder
  12. Junto con Genesis una de las bandas más odiadas por los punks.
    Y eso que no cantaba Phil Collins

    Me gusta

    Responder
    • Me estaba aguantando de comentar eso pero ya cuando “salí” de mi pueblo para ir a Preparatorios en el 72 empecé a oír (de algunos amantes de Purple , Zeppelin o Black S.) que la música de Jethro la curtían los “Hippies putos”. Yo me salvé de quedar catalogado porque el primer día fui con una camiseta de Hendrix que me había pintado un amigo que estudiaba Arquitectura.
      Ya había percibido esas antinomias musicales en los 60s cuando iba a Montevideo y algunos amigos de mi prima disentían entre Beatles y Stones o Shakers y Mockers. En donde yo vivía nunca me pasó eso porque era casi el único (el primero seguro) que le gustaba el Rock…la bossa, etc y todo lo raro que girara en 33 1/3 y escuchaba en Sarandí Independencia o Vanguardia.

      Me gusta

      Responder
      • Aclaro que era una minoría fundamentalista pero nada agresiva Apenas eran slogans declamatorios,El espectro musical de los jóvenes de aquellos tiempos era muy amplio, quizás propio de la diversidad de fuentes musicales que muchos locutores solían tener Por ejemplo a Jethro luego de Rupenian lo escuché por Ruben Castillo que pasó Bourée en Discodromo donde al rato te pasaban a Serrat o Vinicius…o Les Luthiers a quien difundió cuando acá nadie los conocía.

        Me gusta

      • Slogans devenidos de posturas de rudos. Vale aclarar que Tony Iommi fue integrante de Jethro Tull https://youtu.be/LXInbfGwhNQ único registro gráfico de su paso por la banda. Playback.
        De su paso por Jethro, comprendió que si Sabbath quería pasar de una banda de bares, debía profesionalizarse según el estilo que Ian Anderson imponía en Jethro

        Me gusta

  13. salmonbizarro | abril 28, 2017 en 03:21
    Vampiros y vampiras debió decir

    Perdón, Polanski y Polanska

    Me gusta

    Responder
  14. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    seria bueno que algun o alguna,legislador o legisladora,presentara un proyecto o una proyecta de ley para incluir a las orientalas en la letra del himno,eso seria realmente empezar por el principio o no ?

    Me gusta

    Responder
  15. Yendo y saliendo del tema que nos convoca ( si tenemos ganas )
    Mi álbum favorito es Aqualung. También creo como dijo aquí no me acuerdo quién, creo que está entre los mejores de la historia del rock.
    Supongo que es simplemente un relato de la realidad, pero ver a la gran Aretha Franklin mezclada con Dawn o Lobo me provoca escalofríos de injusticia .
    Con respecto a lo que traje yo y completó muy bien Guayabox sobre los hippies putos , digo que fiormè parte, no de los putos, si no más bien de los que despreciaba a los que gustaban del rock más duro. Esa animalidad incluía a Led Zeppellin y Deep Purple entre otros ,
    El motivo la soberbia de despreciar y considerarme superior, más intelectual y sensible que los que escuchaban esa música semiprimitiva.
    Solo de pensar en Rick Wakemam me da vergüenza mi postura.
    Què más iba a decir ?
    Ah, que escuché en YouTube una imposible versión como de quince minutos del tema de Genesis The supper “s ready . Aburrida , plagada de meloso órgano .
    Uno cambia o así lo cree . Ayer se cumplieron 50 años de la primer/a versión en vivo de Whola lotta love y hoy lo celebro

    Me gusta

    Responder
    • “A trick of the tail” es un disco que todavía escucho con placer, por más que a alguno le parezca digno de “Tu Briscolandia en la tarde”

      Me gusta

      Responder
      • Ojo, me quedó como herencia el amor por Peter Gabriel. Uno de mis músicos favoritos .
        A trick of the tail es el único album potable que rescata la esencia del cadaver aún fresco de Genesis.
        El resto es como ABBA , mejor musicalmente pero sin las minas
        Exagero

        Me gusta

    • El Esquina,
      Wakeman que grabó en el Sabbath Bloody Sabbath (un tema) y cuyo hijo era el tecladista tras bambalinas en las ultimas giras de Black Sabbath.

      aquí, los dos amigos charlando, imperdible:

      Me gusta

      Responder
  16. Yo me acuerdo de Abba cada vez que voy a orinar

    Me gusta

    Responder
  17. No quisiera verte así
    aunque quieras disimularlo
    si es que tan triste estás
    para que quieres callarlo

    Chiquitita dímelo tú
    en mi hombro aquí llorando
    Cuenta conmigo ya
    Para así seguir hablando
    tan segura te conocí y
    Ahora tu a la quebrada
    Déjamela llevar yo la quiero ver curada

    Chiquitita sabes muy bien
    que las penas vienen y van y desaparecen
    otra vez vas a bailar y serás feliz
    como flores que florecen

    Chiquitita no hay que llorar
    las estrellas brillan por ti allá en lo alto
    quiero verte sonreír para compartir
    tu alegría Chiquitita
    Otra vez quiero compartir tu alegría Chiquitita

    Chiquitita dime por qué
    tu dolor hoy te encadena
    en tus ojos hay una sombra de gran pena

    no quisiera verte así
    aunque quieras disimularlo
    si es que tan triste estás
    para quieres callarlo

    Chiquitita sabes muy bien
    que las penas vienen y van y desaparecen
    otra vez vas a bailar y serás feliz
    como flores que florecen
    Chiquita no hay que llorar
    las estrellas brillan por ti allá en lo alto
    quiero verte sonreír para compartir tu alegría Chiquitita
    otra vez quiero compartir tu alegría Chiquitita
    otra vez quiero compartir tu alegría Chiquitita.

    Me gusta

    Responder
  18. La culpa de que aparezcan aquí AbbA y collins es mía por invocar a Larbanois Carrero

    Me gusta

    Responder
    • La máxima de L&C (si de prenderse a lo inclusivo se trata) es sin dudas ésta. Ya tenía aversión al rapeo simplote y terraja y sus colaterales, pero esta mezcla me “pegó” aún peor.
      Me quedo con los payadores criollos ,¡ esos sí que improvisan de verdad en sextillas y contrapunto!(y no estoy hablando del pepe)

      Me gusta

      Responder

  19. No puedo con la condición

    Me gusta

    Responder
  20. Marcel Cabot

    La verdad es que no sé como llegué a este blog del Salmón Bizarro que tiene comentarios muy lúcidos. Me llegan a mi cuenta de correo y los leo, observo que no todos (alguno no me serán notificados) dado que leyendo el de Venezuela ví con gran sorpresa el blog de Jethro Tull. 10 puntos el de Venezuela. Veo que en estos tiempos el FA anda desnorteado, y cuando sectores de la izquierda del propio FA se ponen “el balde ideológico” en la cabeza, están mandando al horno al propio FA. Esos sectores que siguen apoyando a Venezuela y no ven lo que pasa, creen que Venezuela es ejemplo de un futuro socialismo latinoamericano (????) y no se dan cuenta que con el gobierno chavista de Maduro están tirando el agua del baño con el bebé incluido (socialismo) para las futuras generaciones.
    Yendo a Jethro Tull, yo también lo conocí por Impactos y recuerdo exactamente el momento: estaba en la mesa de la cocina con mi hermano, radio prendida y Berch Rupenián pasa THICK AS A BRICK; quedamos instantáneamente en shock, fue algo mágico, A partir de esa experiencia quedé enganchado para siempre con Jethro Tull. En general estoy de acuerdo con lo que se afirma de las distintas épocas de JT, pero discrepo en ciertas cosas. Por ejemplo, para mí BENEFIT es impresionante ya desde el primer tema “With you there to help me”, siguiendo por “Nothing to say”, “To cry you a song”, etc., y de épocas que se suponen de baja calidad (coincido que Underwraps debe ser lo peor), siempre hay cosas muy buenas.
    Obvio que los fui a ver a Buenos Aires y las veces que estuvieron acá Ian Anderson y Jethro.
    Hay mucha gente desperdigada por ahí a la que le gusta JT, cincuentones en general, pero jóvenes también, es una banda que cruza generaciones. Está injustamente olvidada en los circuitos comerciales del rock, porque la verdad JT nunca entró en esa, los fans de JT escapan a las bandas “standard” del rock. Podría hablar mil cosas de JT y Ian Anderson, pero cuando pongo cualquier CD o pendrive (y bueh!, la tecnología avanza) de ellos me doy cuenta que me hacen vibrar igual que hace muchos años y siempre pienso: la pucha, cómo hacían esta música hace tantos años, y no tantos, porque escucho el THICK AS A BRIC 2 y es impresionante.
    Terminando esta serie de pensamientos inconexos quiero decir que tengo una “trilogía sagrada” del rock desde hace muchos años confirmada con el paso del tiempo: Jethro Tull, King Crimson y Pink Floyd. Con estos grupos (antes se decía así, ahora se dicen bandas) he llegado en determinadas ocasiones a estados de éxtasis sin necesidad de droga alguna. Obvio que hay muchas bandas excelentes, pero esa trilogía me acompaña todos los días.

    Me gusta

    Responder
    • Estimado:
      no sé como llegó a estar en mi lista de distribución, pero supuestamente debe recibir cada vez que hay un post una notificación. Incluso encontré su comentario de casualidad porque me había aparecido en la carpeta de spam.
      Respecto a JT no sé que pude haber dicho en mi artículo respecto a Benefit, pero para mí es un disco excelente. El punto es que cuando lo escuché por primera vez – después de haber escuchado Aqualung, (uno a veces va para atrás en el tiempo) – no me pareció tan bueno, pero con el paso del tiempo lo fui valorando. Temas como Teacher (aunque no es exactamente de ese disco, medio como que lo injertaron), Sossity, For Collins, Jeffrey and me, Inside, With you there to help me, To cry you a song están entre las mejores. y también hay cosas muy buenas en las últimas épocas , aun en los discos menos buenos. Por ejemplo Underwraps, la versión acústica del tema que le da nombre está muy buena. Gracias por la colaboración.

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: