Canal RSS

DICTADURA (CUARTA PARTE :REPRESIÓN)

Publicado en

 

img_31156Durante toda la dictadura uruguaya hubo represión, pero particularmente a partir de 1976 ésta comenzó a escalar hasta sus picos más altos. A diferencia de la chilena que se caracterizó por concentrar su represión fundamentalmente en el momento del golpe, con un gran número de asesinatos de opositores, la uruguaya fue intensificando su terror con el paso del tiempo. También se diferenció de la argentina por el método seleccionado. Fue más selectiva, no tan al barrer (en Argentina a mucha gente se la llevaron por simple sospecha y a veces  incluso simplemente por ser familiares de las víctimas) y en general los militares uruguayos tendían a encarcelar a los detenidos y torturarlos. No era tan sistemática la política de  matarlos o hacerlos desaparecer, con las excepciones de las acciones coordinadas en el marco del Plan Cóndor, por supuesto. Uruguay debe haber sido en el Cono Sur el país con mayor proporción de personas encarceladas y torturadas en relación a su población.

perón y bordaberry

TapaNoticias082UltraLite

524094138

El golpe de estado de Argentina, con la coordinación represiva que trajo como consecuencia fue un elemento importante para que la dictadura mostrara   sus garras más brutales.

En mayo de 1976 eran secuestrados en Buenos Aires y posteriormente muertos los ex legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, junto con los ex militantes del MLN William Whitelaw y Carmen Barredo. Las circunstancias de estas muertes siempre estuvieron rodeadas de una gran confusión y los crímenes nunca han sido esclarecidos totalmente. Michelini y Gutiérrez Ruiz estaban buscando una salida negociada a la dictadura. Incluso  se habían reunido en Buenos Aires con el Ministro de Economía de la dictadura Vegh Villegas. Whitelaw y Barredo habían sido expulsados del MLN, ya que habían preferido privilegiar la lucha política a la armada. Por este último motivo, y al ejecutarlos todos juntos, los militares intentaron hacer creer que habían sido los propios tupamaros (o sus aliados argentinos del ERP) quienes los habían matado. Incluso aparecieron volantes de este último grupo político junto a los cadáveres. Pero esta versión nadie la creyó.  No sería improbable que los asesinatos de los legisladores hubieran obedecido a pujas internas entre las fuerzas armadas, entre los que apoyaban una salida negociada y los que no. De hecho, pocos días después se produciría el reemplazo de Bordaberry al frente del gobierno. http://www.lr21.com.uy/politica/80771-los-asesinaron-para-impedir-la-salida-que-en-1976-propuso-vegh-villegas

En estas mismas acciones también intentaron asesinar a Wilson Ferreira Aldunate quién fue avisado a tiempo y pudo escapar. Junto a su hijo Juan Raúl logró huir de Argentina.  Sin embargo, en el libro “Resbalones y Caídas” , de César Di Candia se citan unas declaraciones de Marcos Gutiérrez que siempre me han dejado con una gran intriga, ya que contradicen esta versión. Lamentablemente Marcos murió y es imposible saber qué fue lo que quiso decir.

Marcos Gutiérrez, hijo mayor del ex presidente de la Cámara de Diputados asesinado en Buenos Aires Héctor Gutiérrez Ruiz, sorprendió en 1997, con acusaciones veladas (“Tengo mis propias conjeturas acerca de la razón por la cual Juan Raúl Ferreira reunió esa noche de urgencia a papá y a Zelmar pero no las voy a decir”) y afirmaciones que excluían a Wilson de la mira de los captores. “Wilson nunca estuvo escondido, todos sabían que estaba en lo de Hugo Navajas, a cinco cuadras de casa. Después que mataron a papá estuvo todo el tiempo en su velorio, excepto el rato en el que permaneció en el de Zelmar. Se lo podían haber llevado a todas las veces que hubieran querido”. En esa entrevista reveló que su padre se había quedado con algunos lingotes de Mailhos para El Debate y que el día en que “el Parlamento decidió homenajear a Héctor Gutiérrez Ruiz,  su madre le dio la mano a todos y a Wilson lo dejó con la mano estirada” (Búsqueda, 21 y 28 de agosto de 1997) . Tomado de “Resbalones y caídas”,pág 37, Segunda edición

Como se ve, todo muy confuso. Es cierto que WFA el día de los velorios descuidó su seguridad. Vaya a saber por qué no se lo llevaron en ese momento. Pero de ahí a pensar – como parecería que insinúa Marcos – que hubo “algo raro” media un abismo. De hecho, según relata Lincoln Maiztegui, en el libro Orientales (cuarto tomo, pág 292), cuando el embajador de Austria – país que había ofrecido a WFA asilo político – llegó hasta la casa en que el caudillo blanco estaba residiendo ésta estaba rodeada por militares y el diplomático tuvo que invocar su calidad de tal para que lo dejaran pasar y poder llevárselo consigo.

Ese mismo año sería el de la sustitución de Bordaberry. Durante muchos días hubo rumores sobre su sustitución. Incluso circulaba el siguiente chiste: “Bordaberry y su mujer están en la cama. Ella le acaricia suavemente la entrepierna y le dice: ´”Juan María, presiento un levantamiento”. Él le contesta: “No, Josefina, son bolas que se corren”.  Cuando finalmente los militares anunciaron el derrocamiento del dictador los argumentos que usaron eran difíciles de creer. En definitiva le adjudicaban mayores intenciones totalitarias que las de ellos. Lo acusaban de querer eliminar a los partidos políticos definitivamente e instaurar un estado con similitudes al de Franco en España.  En aquel momento parecía que simplemente los militares querían sacarse al imbécil de encima y para ello lo acusaban de “antidemócrata” ante la población. Con el  tiempo nos enteraríamos que esas acusaciones eran ciertas y que Bordaberry no era el tonto que parecía. Su postura ideológica iba más allá de la doctrina de la seguridad nacional. Era un fundamentalista antidemócrata.

Se trataba de decidir qué iba a pasar con el país al año siguiente, que iba a haber elecciones. Si íbamos a llamar a elecciones como siempre, con todos los partidos o si íbamos a hacer un nuevo sistema político que era lo que yo pensaba; lo que yo propuse”. “Propuse eso, no fue aceptado por las FFAA, que se pronunciaron por el retorno a la democracia por un período de tiempo que se consideraba necesario y yo no. Yo creo que la democracia había sido la causa de todos los males que había padecido el país.  …… –ellos me ofrecieron seguir en la presidencia después del tiempo para el que estaba previsto mi mandato– yo dije que no, que si se reformaba la Constitución en los términos que yo pedía y si yo servía para seguir dentro de una nueva legitimidad, pero seguir porque sí, tachando en el almanaque el día en que me tenía que ir, no , eso no. Entonces simplemente nombraron un sustituto, el vicepresidente” http://www.lr21.com.uy/politica/14899-bordaberry-la-democracia-habia-sido-la-causa-de-todos-los-males

demicheli presidenteNombraron presidente a Alberto Demicheli, de 80 años, quien había sido el Ministro del Interior en ocasión del golpe de Terra de 1933 y que ejercía la presidencia del Consejo de Estado (o sea la Vicepresidencia de la República). Demicheli sólo duró tres meses en el cargo y fue sustituido al negarse a firmar un decreto proscribiendo de la actividad política a todos los líderes de los partidos. Pero alcanzó a decretar lo que era para todo el mundo bastante obvio a esa altura: la suspensión de las elecciones previstas para ese año.

Lo sustituyó Aparicio Méndez, un abogado de 72 años que había sido expulsado de la Universidad en 1935 por el gremio estudiantil, acusado de expresar en clase sus simpatías por el régimen fascista de Mussolini.

En las elecciones de 1971 había apoyado al sector de Wilson Ferreira – el Movimiento Por la Patria – . Incluso fue quien presentó un recurso (era integrante del Directorio del Partido Nacional) de impugnación de las elecciones de 1971 por un supuesto fraude.  La impresión generalizada era que Aparicio Méndez era un títere más de los militares, quienes en realidad eran quienes detentaban el poder. Así era, en efecto. Sin embargo, según parece, en varias oportunidades llegó a manipular a los mandos. Según crónicas de la época en algunas ocasiones en las cuales estaba en desacuerdo con ellos se ponía caprichoso y como un niño chico amenazaba renunciar. Las amenazas eran efectivas, ya que los militares, jaqueados por el creciente aislamiento internacional, no querían pagar el costo de tener que cambiar otro presidente. Por otra parte preferían mantener una fachada de tener un civil al mando, situación que mantendrían hasta la designación de Gregorio Alvarez como nuevo Presidente.  Aparicio Méndez solía aparecer en TV haciendo discursos en los cuales hablaba de las virtudes del régimen.  Lo recuerdo en uno de ellos fumando un puro, desafiante, burlándose frívolamente de la gente.  Durante su gobierno se fijó un cronograma de “normalización institucional”, que debía culminar en una nueva  constitución basada en la doctrina de la seguridad nacional y destinada a que el régimen se perpetuara bajo una fachada democrática.  Va una muestra de su ideología y obsesión paranoica en este trozo de discurso (con el cual el Salmón inaugura una nueva herramienta tecnológica al incluir audios en su texto)

Estos fueron de los peores años, uno llegaba a clase y se empezaba a preocupar cada vez que veía que un compañero faltaba. A veces era una simple gripe. Otras veces no lo veíamos por mucho tiempo, o directamente no lo veíamos más. Además si uno no estaba específicamente conectado con las personas que habían integrado grupos de militancia en la época anterior  era difícil conseguir información sobre por qué no se los veía. Todo era silencio, nadie quería decir nada. Era comprensible. El que no había sido del grupo se quedaba sin saber si el ausente lo era por enfermedad, porque estaba preso, porque se había ido o porque lo habían matado. Tuve compañeros que se fueron a Buenos Aires cuando supieron que los iban a buscar. A alguno de ellos lo detuvieron cuando estaban cruzando en el Ferry. Tuvieron suerte. Se comieron algunos años de cana y tortura, pasaron unos años mal, pero al final salieron. Otros  figuran entre la lista de desaparecidos. Hubo incluso, quienes esperaron tranquilamente en sus casas a sus captores, convencidos de que era inútil escapar. Conozco otros casos que lograron huir para otras latitudes (Mexico, Suecia) y les fue bien, lograron rehacer sus vidas. Algunos de ellos volvieron, no todos con las mismas ideas.

Al peligro real de aquellas épocas se le sumaba además una gran paranoia. Yo tenía un compañero de trabajo que tenía una impresionante colección de discos “de protesta” (Olimareños, Zitarrosa, Numa, Quilapayún, Viglietti). Yo siempre había estado al margen de esa música, no me sentía identificado ni musical ni ideológicamente con ella. Sin embargo, a medida que la dictadura iba avanzando yo me fui radicalizando e “izquierdizando”. Como además era muy poco lo nuevo de rock que se podía conseguir,  me dediqué a explorar estos estilos. Mi compañero me prestaba discos y yo los grababa en cassettes. En una oportunidad estaba en esos menesteres, en una pieza de mi casa que daba a la calle, cuando siento el repiquetear de las bujías de un auto. Me asomó por las rendijas de la ventana y veo en medio de la oscuridad de la noche un patrullero estacionado a unos metros de mi casa. Me pegué flor de susto, apagué la música y las luces inmediatamente. Por más que a veces a algunas personas se las llevaban por hechos mínimos era muy improbable que desde afuera hubieran sentido la música, y además que por ese motivo vinieran a buscarme. De hecho no pasó absolutamente nada. Pero así se vivía en medio del miedo en aquel entonces.

Uno de los hechos más terribles fue el del secuestro de la Maestra Elena Quinteros. La Maestra había sido detenida y logró engañar a los militares haciéndoles creer que se iba a encontrar con un contacto importante en una esquina de Bulevar Artigas, “aceptando” ofrecerse como carnada, supuestamente a cambio de mejores condiciones de reclusión. Sus guardianes accedieron al trato con la esperanza de capturar un pez gordo. A poco de ser dejada en “libertad” por sus captores Elena – siguiendo un plan que había concebido previamente – comenzó a correr y se dirigió a la embajada de Venezuela, que está ubicada donde hoy hay una sucursal del Casmu. Allí logró entrar a sus jardines, pidiendo asilo, pensando que iba a ser respetado el hecho de que la embajada es un terreno que goza de inmunidad. Sin embargo, los militares que la venían siguiendo detrás se pasaron por el forro el derecho internacional, se metieron en la embajada y de allí se la llevaron. La maestra hasta el día de hoy está desaparecida.  No es muy difícil imaginar lo que debe haber pasado esa pobre joven en los últimos momentos de su vida.

Como consecuencia de este hecho desgraciado Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Uruguay y no las reanudó hasta regresada la democracia. Un gesto que lamentablemente no hemos sabido retribuirles en situaciones parecidas.

En una oportunidad fui de visita a la casa de una señora, que yo apenas conocía, pero que tenía un vínculo muy estrecho con la familia de quien entonces era mi novia. La señora era católica y mantenía cierta militancia política clandestina a través de la iglesia de Punta Carretas, donde se habían conjuntado algunos grupos provenientes del anarquismo y del catolicismo. A veces este  tipo de “resistencia” era más para que los militantes se encontraran entre ellos, se dieran ánimos y apoyo, se mantuvieran en contacto, que porque tuvieran in mente hacer acciones para derrocar a la dictadura. No obstante, había algunos que se animaban a más.  Ella tenía dos hijas presas y estaba tremendamente asombrada por lo que le había pasado a una de ellas. No entendía cómo había aparecido detenida en una casa en Shangrila si ella estaba en Buenos Aires. Era todo muy raro. Después con el paso del tiempo saldría a luz de que todo había sido un montaje. Los militares argentinos habían secuestrado en Buenos Aires a un grupo de militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) – un partido que desde el exterior se organizaba para efectuar acciones en Uruguay – y no sabían qué hacer con ellos. Algunos fueron asesinados en los trágicamente célebres “vuelos de la muerte”. Pero con este otro grupo hicieron un pacto. A cambio de salvarles la vida los trasladaron a Uruguay, los metieron en una casa de Shangrila, haciéndole creer a la población que estaban conspirando para efectuar una acción terrorista y simularon que los detenían en un operativo. Fue un montaje digno de Hollywood. Los usaron como propaganda para el régimen, pero afortunadamente estas personas salvaron sus vidas.  El PVP fue uno delos grupos más castigados por la represión.

En medio de toda esta desgracia llegaban a pasar algunas cosas tragicómicas. Por ejemplo, algunas declaraciones de los altos mandos militares. En particular las del Contraalmirante Hugo Márquez. Algunas de estas frases al cual los periodistas siempre le buscaban la lengua (además a él le gustaba hablar): “El país estaba al borde del abismo, pero hemos dado un gran paso adelante”. “Siempre que llovió paró”El país ha dado un giro de 360 grados”. En una ocasión en que un periodista le preguntó cuándo serían las elecciones contestó: “No me pregunten por plazos, lo importante es que se cumpla el cronograma”. No sé cuál de estos militares fue el creador de un  nuevo animalito: “el pato conejito”, cuando se refirió a que habían efectuado un pacto con Egipto. El General Hugo Medina: “Somos un granito de arena en el gran engranaje del Uruguay”. Un militar que no recuerdo bien quién era había tenido que hacer un viaje a la Unión Soviética y a su regreso, cuando le preguntaron por sus impresiones en aquel país, dijo que le había llamado la atención que  las rusas no se depilaban.    Ya más adelante en el tiempo cuando el país recibió la visita de los Reyes de España, el Goyo Álvarez se refirió a ellos como los Reyes de las Españas y manifestó sentirse muy orgullecido por su visita.  El General Ballestrino era otro patético personaje. Era el director de la Escuela Militar y no ocultaba sus simpatías nazis. Apelaba a exaltar el nacionalismo y la raza y solía citar “viejas canciones germánicas”. Otro militar, luego de un viaje a Europa había manifestado, muy orgullosamente que allá la “democracia estaba en pañales” y que tenían mucho que aprender de nosotros.

Un día llego a facultad y veo a todos mis compañeros alborotados y muertos de risa con un ejemplar del diario “El Día” en sus manos. El diario “El Día” en aquellas épocas mantenía una cierta postura de oposición; desde el día siguiente al golpe y hasta que la dictadura finalizara publicaba todos los días una foto de José Batlle y Ordóñez en su página editorial con alguna frase de él como forma de protesta. Era también el principal diario en materia de avisos clasificados. El Diario El País – totalmente oficialista – todavía no había desarrollado esa línea comercial. El motivo de alboroto de aquellos compañeros fue que alguien había encontrado que, en medio de los avisos clasificados había salido publicada la frase “Milicos putos”.  Al poco rato la noticia se desparramó por todos lados y seguramente ese día el diario agotó su tiraje. Todos nos preguntábamos cuál iba a ser la reacción de los militares frente a este hecho y quién había sido su autor. Aparentemente ese mismo día los militares ingresaron al diario, milicos putosrequisaron todo el material de la imprenta, interrogaron empleados, pero no encontraron nada. En lugar de pasar por alto la “travesura” emitieron un comunicado en el cual hablaban de la falta de respeto del diario, del ataque sistemático que desde la instauración del gobierno cívico-militar el diario había hecho hacia éste. Lo clausuraron por diez días, le sacaron exenciones tributarias y creo   su Director, Leonardo Guzmán,   se tuvo que exiliar.  Después de este hecho incluso muchos columnistas se fueron del diario y cambió la línea editorial que pasó a ser más complaciente con el gobierno, al punto que se pronunciaron por el Sí en el plebiscito constitucional de 1980. Eso sí, la protesta con la foto de Batlle la siguieron manteniendo. Nunca se supo quién fue el autor de esa frase que se le coló a los correctores: si fue un sabotaje, una travesura o un acto de rebeldía cuasi-adolescente. El  tema “Fui yo” del Cuarteto de Nos se refiere a este hecho, y seguramente muchos jóvenes que lo escucharon no sabían, por no haber vivido esa época, a qué se referían.

En una ocasión hicieron aparecer a un preso frente a las cámaras de televisión. El tipo parecía arrepentido. Lo entrevistaba un agresivo periodista, Leonel Tuana, quien le preguntaba las razones de su prisión. El hombre le decía que él siempre había sido demócrata, pero que tenía un amigo comunista que le había dado una caja con unas cosas para que se las cuidara mientras se iba de viaje. Él hizo fe en su amigo y las depositó en un sótano. Al poco tiempo allanaron su casa y encontraron la caja que contenía armas y material subversivo. Al llegar a este punto Tuana le hacía, en  tono de sermón,  una pregunta retórica: “¿cómo, si era demócrata, podía tener un amigo comunista?”

Como además, en aquellos días – y por razones obvias – todo era desinformación corría todo tipo de versiones distorsionadas de la realidad sobre muchos temas. Incluso el mismo episodio censa 1967del Diario El Día, con el paso del tiempo mucha gente decía haber visto en aquel aviso que las letras eran más grandes que la normal y que la frase era “Milicos putos se venden baratos”. Esta versión, incluso, ha llegado hasta nuestros días, al punto que es recogida en internet (https://radarbolivia.wordpress.com/2017/06/26/un-domingo-cualquiera-por-sayuri-loza/)  En el Cine Censa (18 de Julio y Magallanes) se exhibía la película King Kong y en la parte de arriba de la marquesina del cine había una gigantografía del gorila. Mucha gente afirma haber visto que algún arriesgado resistente había escrito debajo del gorila la palabra Vadora, en alusión a quién entonces era el Comandante en 59264653Jefe del Ejército, lo cual motivó el retiro de ésta. En 1976 los militares construyeron la Plaza del Ejército, un monumento fálico ubicado en la intersección de las Avenidas General Flores y Batlle y Ordóñez. También se corrió la voz de que, pocos días después, un grupo de valientes había pintado al pie del monumento la inscripción: “Esta es la que le metieron al pueblo uruguayo”.

 

 

____________________________

Post relacionados:

Dictadura (primera parte: El golpe) https://salmonbizarro.wordpress.com/2017/07/02/dictadura-primera-parte-el-golpe/

Dictadura (segunda parte: La Universidad)  https://salmonbizarro.wordpress.com/2017/07/09/dictadura-segunda-parte-la-universidad/

Dictadura (tercera parte: La nada) https://salmonbizarro.wordpress.com/2017/07/23/dictadura-tercera-parte-la-nada/

Anuncios

»

  1. Pablo Crossroads

    Estimado Salmón, reconozco su empeño en contarnos sobre el pasado y la Dictadura. Me parece elogiable que lo cuente alguien sin hacer proselitismo, sin postverdad, sin hacer la Gran Topolansky (lo aclaro por las dudas: contar que vio cosas que no existen) tan habitual en quienes aún viven de la Dictadura y encuentran en ella sustento económico y popularidad. Si me convenzo de que pueden interesar a alguien, también podría contar mis historias.

    Pero estoy bastante más preocupado con el presente.
    Bastante trabajo tuve en el período escolar de mis hijos con los libelos de Historia Nacional que les querían hacer aprender. Pero ahora me preocupan otras cosas, por el futuro de los niños uruguayos, y me refiero a la Guía de Sexualidad de Primaria: “Así, se indica a los docentes que no deben decirles a los niños que los varones tienen pene y que las niñas tienen vulva”. En su lugar, sugiere la propuesta didáctica, “algunos niños tienen pene y otros tienen vaginas” y a la inversa con las niñas.”
    Niños con vagina??? Niñas con pene??? Ya está, pa’qué desperdicié años estudiando biología?

    Otra: su amigo Aquiestapace anda suelto y no solo “videando”. Ahora ( o quizás hace mucho) da cursos de nutrición correcta, en los cuales aconseja hacer dieta de celíaco a personas sanas. Eliminar las TACC es una moda mundial, sin base científica, no indicada para aquellos casos en que no hay celiaquía. Tengo un hijo celíaco y sé lo que pasamos para que se alimente correctamente, tanto en calidady cantidad de contenidos nutritivos como en precio.La hija de una amiga, sana, luego de ir a los cursos, hace dieta de celíaco y vegetariana. Es decir, no se alimenta.

    Le escribo esto simplemente para continuar la costumbre de derivar hacia cualquier lado en los post. ….hummmm….para cualquier lado, no. Para las religiones prefiero que no jiji
    Abzo

    Me gusta

    Responder
  2. Don Pablo, le faltó dejar constancia de que su tía Gregoria tiene un biombo, y de que en la feria los tomates están a buen precio, para completar sus certeros aportes a este post de El Salmón. Vale.

    Me gusta

    Responder
    • Pablo Crossroads

      jajaja, bien Jorge! Era una forma delicada de recordarle al Salmón mi opinión sobre seguir insistiendo con el tema. Y le digo que una vez que precisé un biombo selo pedí a mi amigo Alex y a la feria no voy, prefiero el MAM que está buenísimo! abrazo

      Me gusta

      Responder
  3. Muy bueno Salmón. Ya lo había comentado esto en el primer post sobre la dictadura, pero los jovenes (la mayoría) solamente tenemos una idea general de lo que fue.
    Yo había oído el nombre de Elena Quinteros, pero no tenía ni idea de lo que le paso.

    La anecdota del diario El Día ya la conocía. Hace unos tres años tuve que hacer un trabajo para una materia de un curso de administración, que consistía en hacerle una entrevista y transcribirla. Era una materia sobre redacción de cartas, así que el objetivo era que entendiéramos la diferencia entre oralidad y escritura. Yo entreviste a un periodista jubilado y me lo contó cuando le pregunte sobre esa época. Los periodistas tenían que andar con mucho cuidado porque los podían clausurar, así que de cierta forma se “auto-censuraban” para evitar problemas. Cuando le pregunte me sobre si los militares, además de censurar, los obligaban a decir cosas me dijo que a él nunca le paso y que creía que no pasaba.

    Fijese Salmón mi grado de ignorancia, que me imaginaba a un soldado entrando en el diario con un papel en la mano y diciendo: “ponga esto en la primera plana”.

    Así que tiene asegurado mi apoyo para los próximos posts, pero mezclado con alguno de actualidad para que sea más ameno.

    Me gusta

    Responder
  4. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    Excelente relato Don Sal,bien logrado ya que no solo no aburre sino que es de los que obligan a terminarlo una vez que empieza a leerlo, solo una parte me dejo una duda sobre una opinion suya,cuando dice:—Venezuela rompió relaciones diplomáticas con Uruguay y no las reanudó hasta regresada la democracia. Un gesto que lamentablemente no hemos sabido retribuirles en situaciones parecidas.—?? porque deberíamos romper relaciones con venezuela ? por el pato celeste, porque ya no le ganamos nunca al balompie o porque lo dice ?

    Me gusta

    Responder
  5. El almirante Marquez vivía cerca del pueblo en el camino Cuatro Piedras y tenía tremenda casona, lo conocí bastante porque era cliente de mi tío Miguel que era carpintero y le hizo varios muebles y arreglos en la mansión. La primera vez que lo vi estaba de civil y no lo conocí pues se bajó de una camioneta particular, me resultó sencillo y amable, cuando se fue mi tío me dijo quien era. Yo me asombré que anduviera sin custodia y mi tío me dijo “y acá en Cerrillos, qué problema va a tener?”, un verdadero cronista de esa realidad, mi tío.
    Alguien recuerda a la empresa de ómnibus COMOCA, la que pasó a usufructuar las líneas de la fundida Canelones Santa Lucía?. Bueno ese rejunte fantasma de 6 viejos Leyland Aclo (los de la cabina separada del resto), era del “famoso” coronel Silva Ledesma (el juez militar) que con otros 2 ciudadanos ilustres de mi pueblo nos hicieron padecer abusos hasta la llegada de la democracia. Las influencias del coronel hacía que no pudiese entrar otra empresa a la zona y nos trataban como ganado. Pasaban cuando querían , no respetaban horarios ni norma de higiene alguna. Una vez un grupo de usuarios juntamos firmas con una queja y la llevamos al ministerio de transporte, antes pasamos por el diario El Día que accedió a publicar un pequeño (pero valiente para el momento) comentario. Alcanzó para que la empresa tomara represalias contra los “cabecillas”, los 7 Samurai, como nos bautizó cagándose de risa el pelado Castagnini, Nos sacaron los abonos, que no era tan grave sino que lo peor fue que los “lambetas” que trabajaban de chofer tenían la orden de no parar si hacíamos seña en solitario. Yo tomaba el bondi en Nueva York y Agraciada (era el tiempo que salían de Goes daban vuelta por el centro y seguían por Agraciada rumbo al Palacio),. como salía sobre la hora no tenía tiempo de ir a una parada más concurrida y debía conformarme con caminar hasta Goes y tomar el siguiente (1 y 1/2 hora después). Mucho tiempo viajé en moto pero una vez me caí en una mancha de gas oil y casi me mato, haciendo que desistiera (más vale canario tarde que canario muerto me dijeron en el laburo) Recuerdo que otro de los cabecillas era una vecina que trabajaba en el BSE y alli le hicieron notar (amablemente) que ese tipo de quejas no resultaban acordes con una funcionaria del estado de su rango y que debía pensarlo mejor en otro momento, luego se enteró que habían pedido informes sobre ella. En síntesis luego de un tiempo tomamos conciencia de nuestro estéril esfuerzo, que nos podía haber costado más caro, Fuimos los 7 Samurais,” pero con escarbadientes” dijera el pelado.

    Me gusta

    Responder
  6. ¡Formidable Salmón! Todos sus artículos sobre la dictadura han sido extraordinarios.

    Me parece importante, importantísimo, que hoy, jóvenes y adultos, sepan más sobre estos temas de historia extremadamente reciente. Y repito, sus artículos contienen más Verdad que cientos de páginas de otros libros o relatos sobre el tema.

    Es fundamental saber de Historia, y no sólo reciente. Sino estaríamos reinventando la rueda cada 10 años y cometiendo los mismos errores y horrores una y otra vez. La Historia es muchísimo más importante que miles de nimiedades de la “actualidad”.

    Claro que hay que saber de ambas cosas. Justamente, sólo conociendo la Historia es que se pueden desenmascarar a charlatanes contemporáneos de todo tipo y color.

    Para mechar hay varios temas candentes en estos días, como el mamarracho totalitario de la guía sexual escolar, o el éxito que viene teniendo la juntada de firmas para impedir el atropello de la bancarización obligatoria -o utilizando el eufemismo de Astori y Mujica-, de la inclusión financiera.

    Ah, casi me olvido, ¡magnífica su anécdota Guayabox!

    Me gusta

    Responder
  7. Pablo Crossroads

    Bueno Salmón, siga nomás con su serie sobre la Dictadura. Parece que hay muchos que lo siguen. A mi la Dictadura ya me tiene podrido, viví la previa a ella, la viví a ella, viví la post dictadura inmediata y luego la post dictadura hasta hoy. Mi vida se desarrolló en la Universidad entre 1976 y 2015, así que si habré escuchado hablar de Dictadura….Además he leído docenas de libros, desde los 2 tomos de Testimonio de una nación agredida a toda la literatura de la virtudes y autoalabanzas de los tupas. El mejor libro, el de Heber Gatto, El cielo por asalto. El más estremecedor: Mentirás tus muertos de José D’Angelo, es sobre Argentina, pero aplica.
    Para mí, ya está. Pero solo para mí. Y no leí su 4º artículo, sorry.
    Casi comparto con Noma su opinión sobre la Historia ( de hecho doy clases sobre la Historia de mi profesión basado en la Historia Universal) pero no en eso de que “es muchísimo más importante que miles de nimiedades de la “actualidad”. Si definieramos “nimiedad” quizás estaría de acuerdo. Y algo obvio: la realidad de hoy es la Historia de mañana. Así que si ignoramos el hoy, después nos podrán contar la Historia que quieran.
    La anécdota de Don Guaya, al nivel acostumbrado, genial.
    Tuve al hijo de ese Coronel de alumno, plena dictadura, gran muchacho y muy buen estudiante. Me enteré quien era años después. Menos mal que lo aprobé jeje
    slds

    Me gusta

    Responder
    • Pablo, creo que estamos de acuerdo respecto a las nimiedades. Para definición la del Pequeño Larousse Ilustrado, en su acepción más utilizada hoy, como nadería. Ejemplos: Vázquez y sus idas y vueltas respecto a si le aceptaría la renuncia a Sendic; Mujica, otra vez, interpretando al pie de la letra su personaje, en entrevista que anduvo estos días en los informativos, filmada en una especie de galpón sucio y desprolijo, diciendo que la inclusión financiera beneficia a los más pobres, destilando populismo; el FA y ONGs “inclusivas” con sus estudios de universidades internacionales, sus Phd, sus expertos, evaluando si la clase de mejores prácticas para hacer girar un spinner sobre un pezón, la enseñamos en primaria o secundaria.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Ves Noma, no estamos de acuerdo en qué considerar nimiedades. Justo algunas de las cosas que mencionás, para mí son las más graves, al dejar en evidencia una falta de moral, ética y preparación en los políticos mas importantes en la consideración popular. Lo cual demuestra que han tenido éxito en destruir la trama educativa y de valores de este país. Como te digo una cosa te digo la otra. Si te hace bien, está bien. Podrán haberse equivocado pero no se robaron nada para ellos. De terror. Que futuro. No son nimiedades, para mí son la base de un futuro desastroso. Y lo del pezón, eso sí que no son nimiedades, nunca les di pelota a los spinner, pero luego de ésto, salgo a comprar uno.

        Me gusta

      • No me expresé bien; sigo creyendo que estamos de acuerdo. Naderías son las declaraciones de Vázquez, Mujica o las campañas de las ONGs “inclusivas” (andá a aplicarle las penas del femicidio al que ayer mató a su pareja a puñaladas y luego se ahorcó). Los temas de fondo son muy graves. Ni hablar del totalitarismo del sexo único, de la inclusión financiera, o el bajísimo nivel de la política partidaria. Sin saber algo de Historia es mucho más difícil pensar estos temas serios y actuales, muy serios; y es mucho más fácil creerse un relato o argumentos falsos.

        Me gusta

      • Ah, y en lo del spinner estamos de acuerdo sin lugar a dudas… no sólo de Historia vive el hombre…

        La tontería es que expertos, científicos, médicos, psicólogos, estén discutiendo, escribiendo papers y tesis, a ver si incluimos el spinner en la guía sexual o no lo hacemos, por las dudas de que luego alguien se traume o deprima si su biología no sirve para este juego.

        Me gusta

    • Estimado Pablo:

      a mí también la dictadura llegó un momento que me saturó, me cansó. Hubo un momento que todo el tema revisionista – más allá de la justicia de los reclamos y de la empatía que uno puede sentir por quienes han tenido familiares muertos o desaparecidos o por la gente que fue torturada – me pareció que quedaba fijado en el pasado en una serie de reclamos que – repito pese a que fueran justos – ya eran inconducentes, por lo menos como para tenerlos permanentemente como motivos de agitación. Por otra parte el tiempo permitió que muchos actores pudieran tomar distancia, pero una toma de distancia que lejos de mirar las cosas con objetividad lo que terminaron haciendo fue armando cada cual su propia historia reconstituyendo la que tenía hace 40 años. Tal el caso del tema tupamaros. Para unos pasaron a ser los héroes del pasado, para otros los villanos de la historia y poco menos los culpables de la dictadura. Ambos simplificando el problema y descontextualizando. Autocrítica de frentistas, blancos y colorados 0. No sé qué fue lo que me picó que el 27 de junio con motivo del aniversario del golpe se me dio por escribir algo sobre mis vivencias de entonces. traté de alejarme lo más posible de hacer una crónica de historia – hubiera sido un atrevimiento de mi parte – y lo que sí me centré fue en mis vivencias personales. Iba a escribir un solo artículo, pero terminé entusiasmándome, a medida que mis vivencias empezaban a aparecer. Si bien no podia obviar las referencias a hechos notables traté de no centrarme en muertos, desaparecidos, etc. sino en mi vivencias, algunas tal vez muy nimias pero que terminé rescatando del pasado. También me entusiasmó el que enconbtré comentarios de algunos lectores que me alentaron manifestándome que nunca habían leido una crónica sobre la dictadura de este tipo, pese a haber leído al respecto. En particular algunos jóvenes El último post es tal vez el que más se acerca a “lo tradicional” porque abarca la etapa de más represión. Lo que viene ahora son mis vivencias sobre el plebiscito, luego otro sobre las elecciones internas, – en el cual rescato algunos audios que tenía de aquella época y otros que conseguí (le recomiendo a los lectores el hit: “los tamboriles de Wilson”, un jingle de Wilson Craviotto.), otro sobre la apertura y luego pensaba hacer una evaluación final con algunas cosas que me fueron surgiendo por el camino. Por supuesto tuve que desechar muchos temas porque si no la cosa se me iba demasiado larga. Tendré en cuenta la bibliografía recomendada. En lo que me es particular descurí un gran libro, el cuarto tomo de Orientales de Maiztegui, sobre todo por una capacidad de recrear la atmósfera de la época. En la próxima entrega voy a alternar porque si no todo seguido es demasiado. Tengo algo sobre religión, también, para deleitar a nuestros más asiduos lectores, jeje.

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Estimado Salmón, metale pa’delante con esos artículos. Que a algunos como yo les rechinen porque estamos sobresaturados del tema no es impedimento para que algunos jóvenes puedan leer algo no flechado y quizás entusiasmarse a leer algo más que los ilustre.. Gracias por las explicaciones, no hacían falta y dejesèmbromà con la religió. juaaa

        Me gusta

  8. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    se recomienda en caso de comprar spinners no comprar los amarillos y negros ya que se dice que estos pueden tardar años en dar una vuelta

    Me gusta

    Responder
  9. Jaime Página

    Muy buenas estas entregas sobre la dictadura, Salmón. Creo que Pablo Crossroad está un poco preocupado porque en algún momento vas a tener que mencionarle su Némesis (Fernando Morena) cuando él estaba haciendo un gran esfuerzo para borrarlo de la memoria.

    Me gusta

    Responder
    • Pablo Crossroads

      Querido Jaimito, intentando hacer honor a su nombre?
      Deje tranquilo al niño mimado de la Dictadura.
      Yo lo recuerdo muy bien, estuve la noche de Cerullo. Y tantos otros partidos donde caía fulminado a 2 metros del rival más próximo y cobraban penal. Y recuerdo aquel partido donde batió el record e hizo 7 goles, justo cuando Young, anterior poseedor y que no iba al fútbol hacía 30 años, decidió ir…hummmm, eso sí, el golero rival no jugó más al fútbol y a los 3 días perdieron contra el Dep. Cali, 2-0, en el Estadio y lo anularon dos grandes defensas colombianos: Foronda y Marulanda(solo faltaba Fofó…). Y lo vi en una foto con mi excuñado, ambos de equipo tricolor siendo niños, cuando iba con el padre a pagar las pensiones a ancianos a domicilio. Y recuerdo cuando Damiani hizo la campaña del millón para traerlo y no juntaron ni 15 pesos y tuvo que garparlo el mismo. Como ve recuerdo muchas cosas, y también aún me duele el dedo gordo de la patada que le pegué a una puerta cuando hizo el gol en la final en Chile….
      Una noche en BsAs, cuando él jugaba en Boca ( todo un éxito jiji) me lo crucé caminando por Florida. Yo iba con varios amigos, compañeros de un congreso, y me desafiaron: dale, a que no lo saludás, bolso! Lo encaré cruzando de senda,le extendí la mano con la mejor sonrisa, esperé que la tomara y la apreté fuerte mientras le decía: que honor, que alegría, nunca esperé poder verlo acá, que jugador…Juan Ramón Carrasco, que placer poder saludarlo. Le solté la mano y seguí, no sin antes mirarle la cara que pasaba de pedante a confusión total jajajajaja
      Abrazo Jaime, recuerde ud si quiere ahora jajaja

      Me gusta

      Responder
  10. Ahora recuerdo una leyenda urbana de aquellos tiempos que contaba acerca de un maletín o paquete (escuché ambas versiones) que amaneció colgado del monumento a Herrera. Cuando llega la poli (algunos hasta mencionaron el grupo anti explosivos del ejército) descubre que contenía una esquela que decía ” Y ya me estoy yendo, nomás”. En referencia a una frase popularizada por el personaje Santos Brizuela, interpretado por el actor Oscar Ferrigno en la telenovela argenta “Malevo”.
    PD hasta no hace mucho algunos veteranos todavía deslizábamos ese chascarrillo al retirarnos del boliche o de una fiesta, pero esa costumbre se fue abandonando, lápida tras lápida.

    Me gusta

    Responder
  11. Pablo Crossroads

    Nooo Salmón, a mi me dolieron en la infancia Spencer y Rocha, pero lo superé con Celio y Artime. Lo de Morena fue solo indignación.

    Me gusta

    Responder
  12. ignostico_misantropo_nihilista_iconoclasta

    Don Sal,me atrevo a darle una idea,consejo,aporte o algo parecido,vio que en la columna que tiene de “tabla del descenso” no entra ni el loro, quizás si la cambia por una “intitulada” off-topic para que los partener del sitio podamos tirar fruta ahí ya sea balonpie,religión y demás y así evita que los temas de los post siempre se vayan a la …..

    Me gusta

    Responder
  13. Pablo Crossroads

    Y Salmón, ya tiene su entrada? Yo ya tengo las mías. 17 de octubre, cita de honor en el Teatro de Verano.

    Me gusta

    Responder
    • Lamentablemente ese día no voy a estar en el país. ya lo vi dos veces, pero verlo una tercera no estaría mal. ¿va a llevar la camiseta del club de sus amores a ver si tiene suerte?

      Me gusta

      Responder
      • Pablo Crossroads

        Yo también lo vi las dos veces que anduvo por estos pagos y no pienso dejar pasar la 3º. No entendí lo de la camiseta? No sé a SANTO de qué viene la mención …:):)

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: