Canal RSS

Archivo de la etiqueta: golpe

DICTADURA (PRIMERA PARTE: EL GOLPE)

Publicado en

 

El martes pasado fue 27 de junio y se cumplieron 44 años de que la Fuerzas Armadas y el Presidente Bordaberry disolvieran el parlamento, cumpliendo la última etapa del golpe de estado que daría inicio la infame y triste dictadura cívico-militar, que  ha marcado y seguirá marcando a fuego la memoria de los uruguayos durante mucho tiempo. Yo no recuerdo que en los 60 o los 70 , – o sea 30 o 40 años después   de la dictadura de Terra y algo menos de la de Baldomir  – se siguiera hablando de ellas con la intensidad que se sigue haciendo hoy con la que iniciara Bordaberry, que además es una referencia ineludible en nuestra historia reciente. Fue un dictadura diferente a todas las demás, seguramente de lo peor que se experimentó en el siglo XX en Uruguay.

Por eso me pareció adecuado hacer un post sobre mis vivencias de aquella época. No pretendo hacer una historia sobre el golpe de estado, para eso están los historiadores. Simplemente quiero contar un poco como vivió toda esta etapa un joven de 18 años, sin contactos con la política militante, aunque atento a lo que pasaba. Por supuesto, una persona muy distinta a la que es hoy este Salmón.

No fui de los más afectados por la dictadura. Quiero decir, no estuve preso, ni sufrí tortura, exilio o persecución de ningún tipo, ni tampoco nada de ello le ocurrió a mis familiares más cercanos. Eso no quiere decir que la dictadura no me haya afectado; sentí la falta de libertad, la represión, el miedo; tuve amigos y compañeros a los que les pasaron cosas terribles (presos, exiliados, desaparecidos). Y  también sentí un gran vacío,  una gran nada, ya que para un joven de entonces no había demasiadas posibilidades de ocupar el tiempo en actividades gratificantes, más allá del estudio o el trabajo (y en ocasiones ni eso). Comparo con la f Lee el resto de esta entrada

Anuncios

TODO TIEMPO PASADO FUE MEJOR (TERCERA PARTE)

Publicado en

Última entrega de este post.

Una afirmación muy difundida y generalmente aceptada nos habla de la decadencia de nuestros valores y cultura en comparación con una anterior época dorada. En este y los dos posts anteriores analizamos qué tan ajustada a la realidad es la idealización de aquella época.  Y como probablemente muchos lectores no han leído la primera y segunda parte reitero el concepto: no se trata de defender algunas de las cosas lamentables que ocurren hoy social y culturalmente, sino que se trata de desmitificar este pasado en el cual, estas cosas, tal vez con otras formas también ocurrían.

La política y los valores cívicos

Otro aspecto que se critica mucho en nuestra época es el tema de la pérdida de valores cívicos, asociados con la llegada y permanencia de la izquierda al gobierno. Pese a que cada vez que hay una elección nacional los medios se llenan la boca hablando de la “ejemplar jornada cívica” y de la vocación democrática del pueblo uruguayo es muy común que también se hable de la degradación de los valores democráticos cuando, por ejemplo se ve a un presidente de la república hablar de que los político está por encima de los jurídico, o cuando muchas veces aparecen en los gobernantes reflejos autoritarios que no son repudiados por sus votantes, o que se defienden gobiernos dictatoriales o corruptos porque son amigos ideológicos.  También se habla de las políticas asistenciales y clientelísticas, de la demagogia, de la corrupción, de los acomodos, del poco apego al trabajo de los empleados públicos, de los abusos de su inamovilidad y de cómo una buena parte de los habitantes de esta nación tienen como máxima aspiración la de convertirse en funcionarios.

Todas esas cosas son ciertas en buena medida, pero no son peores que como eran hace 40, 50 o 60 años y más. En Lee el resto de esta entrada