Canal RSS

Archivo de la etiqueta: racismo

QUÉ TAN RACISTAS SOMOS LOS URUGUAYOS ?

Publicado en

Qué tan racistas  somos los uruguayos? Muchas veces me he hecho esta pregunta y muchas veces me he quedado sin respuesta. En un primer impulso, la mayor parte de la gente, seguramente, tenderá a contestar que los uruguayos no somos ni racistas ni xenófobos. Y seguramente muchos nos pondremos a hablar de nuestra tradición de siempre haber tenido los brazos abiertos para recibir a los emigrantes, de que en nuestro país no hay enfrentamientos raciales, de la amplitud con que hemos recibido todo tipo de etnias y de cómo los turistas que nos visitan se van encantados por el buen trato que le damos y el respeto que les brindamos.  Puede ser que haya mucho de eso, lo cual tal vez quede patente si nos comparamos con otros países. Pero se me ocurre que esto es solo una parte de la verdad y que existen cosas más profundas que nos pasan inadvertidas. Lo que sí tengo claro es que muchos de los casos a las que se les suele llamar discriminación racial no lo son realmente, lo cual tiende, además a tapar los verdaderos problemas que sí existen en ese sentido.

Empecemos por este último punto. ¿Se discrimina a los negros en Uruguay? Si le preguntamos a algún representante de dicha colectividad seguramente nos diga que sí, e inmediatamente nos tirará con algunas estadísticas que nos muestre que la mayoría de los negros viven en barrios pobres, que los ingresos de los negros son promedialmente inferiores a los de los blancos, que están empleados en los trabajos peor remunerados y cosas por el estilo. No creo, sinceramente, que estos indicadores – sin entrar a cuestionar su validez – sean los que definan la discriminación.  Me parece que el  tema está mal encarado. Así, por Lee el resto de esta entrada

UN REPASO A LAS LECTURAS JUVENILES (tercera parte)

Publicado en

 

Relectura de Julio Verne

b9f274939181dc70ada0d0b4cbdd64f7

Luego revisitar a Mark Twain y Bomba el Salmón la acometió con Julio Verne. Con mucho placer me leí “20.000 Leguas de Viaje Submarino” (20K), “5 Semanas en Globo”(5SG), “La isla misteriosa”(LIM), La Vuelta al Mundo en 80 Días (VM80), Viaje al Centro de la Tierra (VCT), de la Tierra a la Luna (DTL), Alrededor de la luna (AL)

Empezaré entonces por hablar de algunas características comunes a todos estos libros:

Aspectos generales

La literatura de Julio Verne es bastante difícil de saber a quién va dirigida. Se supone que todo lector, más allá de que escribe para sí mismo, tiene un público objetivo. Si bien durante muchas generaciones esta literatura fue dada a leer a niños y jóvenes y muchos de éstos la disfrutaron realmente, no podemos decir que sus libros fueran índice de verneescritos con este fin.  Lo que la caracteriza como literatura “infantil”o “juvenil” es que son libros de aventuras, en los cuales toda una parte de lo que son las preocupaciones del mundo adulto han sido dejadas de lado (relaciones humanas, amor, sexualidad). Pero también hay otros elementos –fundamentalmente, los de erudición científica, o incluso algunas disquisiciones filosóficas  –que difícilmente puedan ser digeridos por un público infantil (en realidad algunos son difíciles de digerir por cualquier público). Claro ejemplo de ello es 20K donde lo primero que uno piensa en su relectura de adulto es qué niños éramos los que lográbamos leer entero este libro o qué capacidad narrativa tenía el autor como para lograr que los lectores soportaran estoicos pasajes de una pesadez insoportable y siguieran adelante en su lectura.

En las obras de Verne hay un énfasis obsesivo en lo científico, una minuciosidad de detalles y unos alardes de erudición increíbles, a veces fastidiosos. Así por ejemplo en 20K  hay pasajes que son francamente insufribles: largas extensiones de relato donde el protagonista nos va contando lo que ve y se pierde en detalladas y eruditas descripciones científicas más propias de un tratado de zoología o ictiología que de una novela de aventuras. Hay una enumeración exhaustiva y exasperante de las características de la fauna marítima. Los habitantes del mar son descriptos hasta en sus más mínimos detalles y clasificados obsesivamente de acuerdo a la tipología zoológica. Las lecciones de botánica del protagonista – porque en realidad es eso – se ven acompañadas también por lecciones de geografía, historia, física, entre otras disciplinas. Todo ello acompañado por un lenguaje específico lleno de palabras raras e incomprensibles para quien no haya cursado una licenciatura en la materia (con título o sin él). Enumero algunas tomadas al azar: tridacna, tubíporas, pennátulas; virgularia , ombelularias;  alcionarios;  fiabelinas; oculinas; pantacrinas, comátulas, asterófonos, holoturias, conquiliólogo, espóndilo, trocos; esteléridos;  tellinas citereas; trencillado , litorinas, delfinulas, turritelas, jantinas, óvulas,,bucínidos,  , ceritios,  estrombos, pteróceras, patelas, hiálicos, cleodoras, macrorrincos, triquiuros,  gimnoto ; notópteros ; gádidos  gobios, pámpano escómbridos; blenios; labros; eperlanos; pageles; orflos; fistéridos; cacuanas; galeolariapleuronectos; platijas; balistes, cinabrio, tetodones, centriscos, holoturias; cidípidos; beroes; comátulas; pectúnculos; pectiniformes; espóndilos; donácidos; coquinas; hiálidos; xantos; pilumnos, calapas; macruros. Parece joda. Pero todos estos nombres salen del texto.  A veces da la impresión que estos nombres son inventados, pero una simple búsqueda en google o en el diccionario denotan que el autor sabía de qué estaba hablando. Hay diálogos eruditos  que son como verdaderas lecciones pedantes de zoología, pero que normalmente aburren al lector común, por más que a veces, como en este caso en el que participan Conseil y Ned Land, sirven para efectuar un contraste de personalidades. EN 5SG las “clases” son de geografía e historia africana y en LIM los conocimientos de física y química con que nos inunda el sabelotodo ingeniero Ciro Smith son apabullantes. Algo similar ocurre con las lecciones de física, balística y astronomía de DTL, y a veces las disquisiciones  están puestas al servicio de teorías con apariencia de científicas, pero totalmente descabelladas. Tal es el caso de VCT donde la historia – más allá de que pueda ser interesante – carece de credibilidad y rigurosidad y las teorías que expone el profesor Lidenbrock – y que parecen confirmarse durante el viaje – son absolutamente descabelladas.

El énfasis en lo científico parece acompañado por una confianza  ilimitada y muy voluntarista en los poderes del hombre a través de su conocimiento. Esto queda muy patentizado en LIM en donde la sabiduría del Ingeniero Ciro Smith los lleva a ir colonizando la isla.  Un pasaje de este libro nos deja ver este optimismo:

Pero, como decía el marino, “ellos llevaban cien codos de altura a los Robinsones de tiempos antiguos, para quienes todo lo que hacían constituía un verdadero milagro”. Y, en efecto, ellos sabían; y el hombre que sabe prospera donde otros no harían más que vegetar o perecerían inevitablemente.

Es esta fe en lo científico es también lo que permite hacer el imposible viaje al centro de la tierra, construir en solitario un submarino o enviar un cohete a la luna, para lo cual basta que un grupo de personas con conocimiento se lo propongan. Este énfasis en este aspecto, con su exagerado detallismo contrasta en cierta forma con algunos elementos de lo humano o lo cotidiano que se ven soslayados. Así por ejemplo la sexualidad o el amor están totalmente ausente en estos libros; más aún las mujeres prácticamente no existen en ellos. A lo sumo son menciones secundarias que forman parte del paisaje, pero raramente están entre los personajes principales o se interrelacionan con ellos de forma influyente. Y si aparecen vinculadas con los personajes principales lo hacen de forma totalmente descafeinada. Tal es el caso de la india rescatada por Phileas Phogg en VM80 y que termina casada con éste, romance que aparece solamente al final del libro, de forma tan fría como la personalidad del flemático inglés. Ni siquiera se dan un beso. Algo parecido ocurre con Glauber, la novia de Axel, el sobrino del profesor Lidenbrock, en VCT, que es evocada en algunas ocasiones mientras el joven está en medio de su aventura, pero simplemente a través de su nombre. Nada de poner una evocación erótica que incluya alguna descripción de la amada o de las fantasías con que la evocaba. Tampoco encontramos referencias a lo cotidiano: en LIM hay versiones detalladas de como hacen los personajes para procurarse su sustento, pero en ningún momento se nos habla respecto a cómo se las arreglaban para efectuar necesidades como defecar u orinar; no se describe que en los lugares de residencia de los “náufragos” hubieran construido algún lugar para esos fines . Algo similar ocurre en AL, se nos describen todas las comodidades que los viajeros espaciales llevaban a bordo, pero no se nos cuenta qué hacían con sus desechos fecales o la orina. Más aún, en la nave no hay baño.  A lo sumo hay un relato de cuando deciden tirar el cadáver de un perro por la borda. En un pasaje de 5SG uno de los personajes, desesperado por la sed que los tiene al borde de la muerte piensa, en un momento abrirse las venas para beber su propia sangre. Pero nunca nadie se plantea hacer lo que han hecho muchas veces personas en situaciones similares: beber su propia orina. En LIM, en que los colonos pasan  varios años en la isla, sin perspectivas además de salir, en ningún momento se les plantea el tema de la falta de compañía femenina (y menos aún algún deseo homosexual). Más aún, ni siquiera hay comentarios en que denote que los colonos extrañan a su familia. De la mayoría de los personajes de los libros sabemos poco de su entorno familiar, en general aparecen como seres solitarios, y la descripción de los comportamientos humanos atraviesa aspectos de personalidad, pero raramente de sentimientos.

Los personajes principales de las aventuras Verne normalmente forman un grupo con características definidas. Siempre existe un líder; invariablemente su rol lo cumple alguien que se las sabe todas, generalmente un científico que además es centrado y de buen corazón, más allá de que pueda tener una personalidad distante : Aronax en 20K, Fergusson en 5SG, el insoportable (por lo recargado en cuanto a sabérselas todas) Ciro Smith  en  LIM, el Profesor Lidenbrock en VCT (que pese a su carácter huraño y aparentemente frío tiene un buen corazón). El Liderazgo de Phileas Phogg es de otro tipo, no basado en lo científico sino en su tranquilidad y seguridad de sí mismo  Luego siempre hay un “brazo ejecutor”, el tipo habilidoso que es experto en algún oficio no intelectual, pero necesario para la supervivencia del grupo como cazar, por ejemplo. (El arponero Ned Land en 20K,  Kennedy en 5SG o el marino Pencroff en LIM. Suele ser una persona no demasiado sagaz intelectualmente, tosca, y por lo general impulsiva o introvertida, que contrasta con la mesura del líder Y junto a ellos un personaje servil, normalmente un ayudante del líder que lo sigue a sol y sombra, y que tiene una devoción casi mística por él: Conseil en 20K, Joe en 5SG, Nab – un ex-esclavo que al ser liberado prefirió seguir con su anterior amo y cuyo servilismo resulta irritante – en LIM o Picaporte en VM80. Estos personajes normalmente solo ejecutan lo que les piden, pero son de una fidelidad y nobleza extraordinaria. Joe, por ejemplo, se sacrifica tirándose al agua para aligerar el peso del globo de forma que éste pueda seguir volando. Una de las frases características de estos personajes y que los pintan en cuerpo entero es: “donde va el profesor voy yo”: En VC70 la característica de los dos últimos tipos de personajes  se confunden un poco en  el hermético arponero islandés (alguien descripto como una especie de autista): es el habilidoso del grupo y a la vez el servil incondicional. A veces puede haber un joven, con características de “aprendiz”, como puede ser el caso de Axel en VCT o Harbert en LIM.

Otro aspecto interesante es como la inexistencia de un lenguaje políticamente correcto dejaba aflorar los prejuicios existentes en aquel momento, en particular los raciales.  en 5SG se nos dice:

Aquella caterva de negros, al ver el globo , semejante a una enorme cometa con una cola de deslumbradora luz, experimentó, como era natural, un sobresalto indescriptible.

Aquella parte de África, hasta el Senegal, es peligrosa. El doctor Fergusson lo sabía por las narraciones de sus predecesores, que habían sufrido mil privaciones y arrostrado mil peligros entre aquellos negros bárbaros.

En LIM es corriente referirse a Nab como “el negro” . Y esta frase es realmente antológica:

Encendieron el fuego y Nab y Pencroff, a los cuales fueron naturalmente designadas las funciones de cocineros, el uno en su calidad de negro, el otro en su calidad de marino, prepararon en breve un asado de agutí, que comieron con bastante apetito.

Incluso en un determinado momento los “colonos” de la isla capturan a un chimpanceé sumamente inteligente al cual toman de mascota. Le ponen de nombre Jupiter, pero le llaman Jup. Nab (Nabuconosodor) y Jup son los únicos personajes que son llamados por una apócope de su nombre. Mono y negro en parecidas escalas animales. También En una escena de 5SG – en que abundan los comentarios despreciativos hacia los negros – los aventureros confunden un grupo de monos con una “caterva de negros” –.

Curiosamente Verne es un escritor que ha sido identificado muchas veces con tener preocupaciones sociales – algunos sostienen que era socialista o anarquista –y de hecho en LIM el grupo que llega a la isla desierta está compuesto por norteamericanos soldados del ejército del Gral. Grant que intentan escapar en globo de una ciudad sitiada para volver a incorporarse al ejército de la Unión y en toda la obra Verne deja traslucir totalmente su simpatía por el Norte y su rechazo al esclavismo. Hay una visión ambigua sobre la India – y su relación con Inglaterra – En algún momento se nos presenta a los indios como salvajes (VM80) con costumbres bárbaras y a los ingleses como quienes llevan la civilización. Pero sin embargo, cuando descubrimos el secreto del capitán Nemo, (LIM) los roles se invierten: Nemo es un indio libertario, que actúa de la forma que actúa debido a lo que ha sufrido por el colonialismo y aquí los ingleses son vistos como una nación cruel. Seguramente estas contradicciones son fruto del conflicto que se le genera entre su hiperrracionalismo y fe en la ciencia y la civilización con sus ideales políticos. La sociedad que el escritor tiene en mente – a entender de acuerdo a la forma en que permanentemente presenta sus grupos de aventureros – es una  sumamente estratificada en función de criterios cientfíficos, dominada por los que piensan, en un segundo lugar estarían los que ejecutan y en tercer lugar los serviles, visión que entra en contradicción con su postura antiesclavista y antiimperialista.

Emparentado con esta visión racista y clasista, aparecen también los estereotipos nacionalistas, producto, tal vez, de una época en la cual se estaban conformando las naciones en Europa: Phileas Phog es un flemático inglés, el proesor Lidenbrock es un alemán perseverante que parece nunca apearse de su objetivo, los norteamericanos – por los cuales Verne no oculta su admiración – son personas que parecen de ser capaces de lograr todo lo que se proponen sin economizar para ello esfuerzos y recursos.

“Pues unamos nuestros esfuerzos, inventemos máquinas y enderecemos el eje de la Tierra”…. Pero, a decir verdad, muchos le aplaudieron de buena fe, y si hubieran tenido el punto de apoyo reclamado por Arquímedes, los americanos hubieran construido una palanca capaz de levantar el mundo y enderezar su eje. ¡El punto de apoyo! He aquí lo único que faltaba a aquellos temerarios mecánicos.

Los nórdicos, sean el canadiense Ned Land (20k) o el islandés de VCT son toscos y huraños. Los franceses tienden a ser curiosos, habladores y con preocupaciones por el conocimiento.  “Yo les enseñaré que un francés puede ser tan americano como ellos.” dice en un momento Picaporte tratando de compensar un cierto sentimiento de inferioridad frente a los yanquis.

Se ha hablado mucho de los conocimientos científicos de Verne y de como anticipó algunos descubrimientos. Estas dos cosas son ciertas, pero también es cierto que muchas veces tira fruta, lo cual lo lleva a generar cierta situaciones bastante irreales, como por ejemplo pretender que no hace calor o presión insoportable a medida que se desciende hacia el centro de la tierra o que en una nave espacial que está cerca de la luna se puede abrir la escotilla sin que la diferencia de presión los reviente o que pueden sobrevivir a una entrada en la atmósfera a toda velocidad en un vehículo de porquería sin quemarse o destrozarse por el impacto.

Tal vez  relacionado con eso Verne no resuelve bien el final de sus obras. Suele meter a sus personajes en aventuras de las cuales después es difícil salir, y muchas veces las salidas, o bien son poco creíbles, o bien tienen demasiado componente de suerte en ellas, o bien son totalmente oscuras, contrastando muchas veces con el detallismo y la necesidad de explicar todo científicamente del resto del libro. Así, por ejemplo en 20k no se sabe cómo los pasajeros del Nautilus que huyen se salvan del maelstrom, en LIM justo cuando la isla está por desaparecer y llevárselos a los abismos aparece el barco que los rescata, en VCT la salida de las entrañas de la tierra impulsados por la erupción de un volcán, sin que nada les pase es poco creíble y nada se nos explica sobre las razones por las cuales los “astronautas” de AL sobrevivieron al impacto sin quemarse ni hacerse polvo.

Un elemento adicional es que estos libros tienen todos los ingredientes típicos de las películas de aventuras de Hollywood; no en balde una gran cantidad de ellos se han llevado al cine. Una vez que se les saca toda la cháchara erudita están todos los elementos para una película entretenida: mucha acción, suspenso, paisajes naturales, personajes simpáticos, pero eróticamente descafeinados y por lo general siempre ganan los buenos y terminan bien.

20.000 leguas de viaje submarino

La línea general del relato tiene una trama interesante y despierta una buena dosis de 180px-20000_title_0amisterio y suspenso, ya que uno no quiere dejar de leer el libro porque no quiere quedarse sin resolver el misterio de quién es el Capitán Nemo, por qué se aisló de la humanidad y cómo se ingenia el protagonista de la obra – el Dr. Aronnax – y sus acompañantes Conseil y Ned Land para poder escaparse (cosa que ya sabemos que ocurrirá puesto que el libro está relatado en primera persona). También están logrados los personajes: Aronnax es el sabio centrado, correcto y calmo, Conseil un ayudante servil y alcahuete del primero, un obsesivo clasificador de especies zoológicas y Ned Land, un arponero canadiense simple y sencillo.

Pues bien, amigo Ned, escúcheme bien y reténgalo. Los peces óseos se subdividen en seis órdenes: los acantopterigios, cuya mandíbula superior es completa y móvil y cuyas branquias tienen la forma de un peine; este orden comprende quince familias, es decir, las tres cuartas partes de los peces conocidos. Su prototipo podría ser la perca.  

-Que está bastante buena -dijo Ned Land.

-Otro orden es el de los abdominales, que tienen las aletas ventrales suspendidas bajo el abdomen y más atrás de las pectorales, sin estar soldadas a las vértebras dorsales, orden que se divide en cinco familias que comprenden la mayor parte de los peces de agua dulce. Tipos: la carpa y el lucio.

-¡Puaf! -exclamó, despectivamente, el canadiense-. ¡Peces de agua dulce!

-Hay también los subbranquianos, con las ventrales colocadas bajo las pectorales e inmediatamente suspendidas de las vértebras dorsales. Este orden contiene cuatro familias, y sus tipos son las platijas, los gallos, los rodaballos, los lenguados, etcétera.

-¡Excelentes! ¡Excelentes! -exclamó el arponero, que continuaba obstinándose en considerar los peces exclusivamente desde el punto de vista gastronómico

Pero, pese a todo lo abrumador que resulta el desborde científico el libro atrapa en lo que es su línea narrativa general y siempre está el recurso de saltearse los aburridos pasajes para llegar a buen destino al final. La acción está convenientemente dosificada y hay pasajes realmente atrapantes, como el momento en el cual el Nautilus queda atrapado en el hielo y sus tripulantes comienzan a sentir los síntomas de la asfixia para salvarse – viejo recurso narrativo – en el último minuto. Verne logra que los pasajeros del submarino traspasen a los lectores la sensación de asfixia. Como dato curioso, en un momento comenta que pasa a unas cincuenta millas de las costas del Uruguay  (Uruguay nomá !!!! ). Para terminar les diré que el  final del libro – al cual uno llega con tanta ansiedad como sacrificio – es francamente decepcionante, ya que los dos leit motiv de seguir adelante con la novela no se resuelven bien: No se revela el misterio del Capitán Nemo (hay que esperar a otro libro) y la forma en que se salvan Aronnax y los suyos es ciertamente confusa y  traída de los pelos.

5 semanas en globo

Con algunas características similares al anterior en cuanto a los alardes de erudición, en este caso respecto a historia y geografía de África, y algo de física, 5 semanas en 3443globo contiene, sin embargo menos pasajes pesados que un lector normal se vea impulsado a saltear.  El libro tiene momentos de mucha acción y tensión en los cuales Verne maneja los ritmos y el suspenso de forma maestra, como por ejemplo la parte en que corren riesgo de morir de sed en el desierto, el sacrificio de Joe de tirarse al lago para aligerar el peso del globo que se venía cayendo, la lucha con los pájaros rompehuesos o  cuando sobre el final logran cruzar el Río Senegal con lo que les queda del globo, perseguidos de cerca por los “salvajes negros”. Una tónica colonizadora e ingenuamente racista sobrevuela la obra, ya que en todos los casos los indígenas son mostrados como salvajes terribles y peligrosos, capaces de las peores barbaridades. Diríamos que la obra no pasaría los cánones actuales de la corrección política.  Todo el relato está salpicado de expresiones francamente racistas.

La Isla misteriosa

Es tal vez uno de los mejores libros. Por lo menos fue el que me gustó más. Es una especie de relato de Robinson Crusoe aumentado.  Este libro es uno en los cuales Verne isla_misteriosa_la_cisne_1942pone más en  evidencia su fe en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. Solo con el conocimiento de un hombre – el Ingeniero Ciro Smith – los “náufragos” perdidos en la isla son capaces de colonizarla y levantar una especie de minicivilización. Yo diría que es una especie de antecedente de algunos juegos de computadora como el SIm City, por ejemplo. Sobre el final la historia se entrelaza con 20K, ya que se encuentran con el Capitán Nemo, ya a punto de morirse, y ahí es donde se revela toda su historia. Si bien en 20k Nemo se nos mostraba como un personalidad extraña, inflexible y algo cruel – alguien que estaba peleado con el mundo – en LIM Verne logra que empaticemos con él y nos reconciliemos. La obra tiene un error cronológico; los personajes caen en la isla en plena guerra de Secesión y cuando se encuentran con Nemo él les cuenta de un profesor que había venido hacía diez años a su submarino. (el que corresponde al relato de 20K). Pues bien el profesor había venido en un barco de nombre Abraham Lincoln y no tiene demasiado sentido que hubiera un barco llamado Abraham Lincoln años antes que éste fuera presidente.

La vuelta al mundo en 80 días

1956 La vuelta al mundo en 80 dias (ing) (lc) 01Esta novela es un poco distinta, ya que en ella desaparece bastante el énfasis en lo científico. La novela entra más en la categoría comedia que la de aventuras y uno de los puntos fuertes son las personalidades de los personajes: Phileas Fogg, una especie de caricatura del estereotipo del inglés flemático, imperturbable y seguro de sí mismo, el policía que lo percibe obsesiva y torpemente y el siempre ingenioso Picaporte. Hay también algunas sutiles críticas a la burocracia de la época. Y en este libro, como algo excepcional se produce un idilio entre el protagonista y una india a la cual rescatan. Como ya se dijo antes es un idilio totalmente descafeinado y sin ningún componente erótico.

Viaje al centro de la tierra

Esta tal vez sea la novela más disparatada de Verne. Desde ya el planteo de pretender ir al centro de la tierra es absurdo, por más que  se le quiera dar realidad con elucubraciones de teorías con aspecto de científicas que intentan justificar la inexistencia de calor en el centro de ésta. El tema es que esta irrealidad se traslada a la  trama en una serie de preguntas que normalmente el lector se hace, pero que los personajes no – o por lo menos no se lo hacen desde el principio. Por ejemplo ¿como es posible bajar tantos miles de kilómetros caminando? ¿cuánto tiempo puede llevar? ¿cómo se proveerían de alimento durante el viaje? ¿cómo harían para volver después de bajar a las profundidades del pozo?. De todas maneras la aventura es disfrutable, las descripciones de los mundos subterráneos llenos de criaturas prehistóricas denota gran imaginación, hay mucha tensión en el relato – una de las partes culminantes y realmente angustiantes es cuando Axel se pierde en una de las cuevas – y las características de los personajes son disfrutables. El final, como siempre, traído de los pelos por lo absurdo y poco creíble.

De la tierra a la luna

De todos estos libros, seguramente sea el más aburrido. Aquí no hay aventura, no hay emoción, sino simplemente las disquisiciones científicas y personales de los personajes verne1respecto a enviar un proyectil a la luna, al principio sin tripulación; luego surge la idea de tripularlo. Por supuesto, muchas de las teorías son disparatadas, y en el fondo el libro esconde una gran sátira (u homenaje?)  hacia el espíritu estadounidense de lograr hacer lo que se proponen sin escatimar esfuerzos. Como en VCT hay una pregunta fundamental que inevitablemente debe girar en la cabeza de cualquier lector. Suponiendo que los viajeros espaciales sobrevivan a la explosión que impulsa el cohete hacia el espacio (que además cuando ocurre levanta maremotos y se siente en varios kilómetros a la distancia): ¿cómo harían para volver? Esta pregunta es, apenas, planteada en una ocasión a uno de los tripulantes quien responde: “No volveré”. Y no es objeto de preocupación en ningún momento, ni siquiera hay un planteo de la angustia de quienes van a partir de esa forma.

 

Alrededor de la Luna

Esta novela es continuación de la anterior y también es bastante aburrida, aunque no tanto como DTL; hay largas explicaciones respecto a las características de la luna, sus 6043zonas y accidentes geográficos, historia  de los conocimientos que se fueron haciendo sobre ésta y cálculos sobre trayectorias y velocidad (incluso con fórmulas matemáticas que incluyen cálculo integral). En general hay pocas instancias donde se ve a los “astronautas” enfrentando los típicos peligros que configuran una aventura, También en esa ocasión llama la atención como los personajes no se cuestionan demasiado cómo harán para volver. Verne tiene la suficiente inteligencia como para ser ambiguo y no jugarse demasiado respecto a ciertos elementos que en la época eran controversiales: la existencia de vida, – presente o pasada – atmósfera o agua. Y de nuevo, el final mal resuelto: una nave precaria entrando a toda velocidad a la atmósfera sin ningún tipo de amortiguación y cae intacta en el mar.

__________________

Posts relacionados:

Un repaso a las lecturas juveniles (primera parte) https://salmonbizarro.wordpress.com/2016/11/06/un-repaso-a-las-lecturas-juveniles-primera-parte/

Un repaso a las lecturas juveniles (segunda parte)  https://salmonbizarro.wordpress.com/2017/01/15/un-repaso-a-las-lecturas-juveniles-segunda-parte/

UN REPASO A LAS LECTURAS JUVENILES (SEGUNDA PARTE)

Publicado en

Tal como había anunciado en un post anterior me lancé a la aventura de volver a leer algunos de los libros con los cuales había pasado horas de entretenimiento en mi niñez y adolescencia. Lo primero que les quiero decir es que releer viejos libros juveniles es una actividad muy recomendable por varios motivos.  Cuando llegamos a cierta edad – no necesariamente a la vejez, pero sí a las puertas de ésta – puede ocurrir que leamos completo un libro que habíamos leído el año pasado, y no darnos cuenta que ya lo habíamos hecho. Es lamentable, pero pasa. Por supuesto, tampoco nos acordamos marktwain-1demasiado de la historia que contaban los libros que hemos leído hace alrededor de 40 o 50 años, salvo que por algún motivo nos hayan dejado alguna profunda huella. A lo sumo podemos tener una vaga idea de la temática general, de algún personaje, alguna escena perdida o esas cosas que uno caprichosamente guarda en la mente sin saber bien por qué, como si fueran archivos que nos olvidamos borrar del disco duro. Pero poco más. Pues bien, volver a leer algunos de estos viejos libros  nos permite remover telarañas del cerebro y recuperar viejos tesoros de recuerdos perdidos. En más de una oportunidad frente a alguna escena me encontré “adivinando” el final de la misma. Algo activaba el acceso a lugares remotos de mi memoria y empezaba a recordar   cómo era el desenlace de algunos libros o aventuras antes de terminar de leerlos. Es increíble como también, a veces, lo que “anticipamos” son detalles totalmente intrascendentes. Pero además, estas relecturas  permiten recrear atmósferas o circunstancias de la época en que los hemos leído, no necesariamente recuerdos concretos, pero sí sensaciones o sentimientos.   Finalmente,  leer estas historias tanto tiempo después nos permite agregar otra nueva dimensión a la lectura: no sólo recuperamos por un instante la ingenuidad de aquellas edades – no hay más remedio que hacerlo, sino sería imposible leer algunas cosas – sino que además podemos mirar con ojos de adultos aquella literatura y ver cosas que de niño eran imposible verlas. Porque muchos de los libros de nuestra niñez, si bien estaban escritos apuntando a públicos infantiles,  tenían conceptos que solo un adulto podría comprender.  Los buenos escritores que escribían aquellos libros para niños ponían   mucho de sí mismos y de los problemas y características de su época en lo que escribían,  tal vez por aquello de que la mayor parte de los escritores – si no todos – además de Lee el resto de esta entrada