Canal RSS

Archivo de la etiqueta: machismo

MACHISTAS Y MACHISTOS (TERCERA PARTE)

Publicado en

En posts anteriores El Salmón le ha venido echando una mirada al tema del feminismo y sus reivindicaciones, tratando de enfocarlo desde distintos ángulos. He tratado de dejar en claro que el problema de la mujer es algo serio y que la sociedad debe prestar atención a la mayor parte de los reclamos de éstas.  Asimismo he tratado de mostrar que el problema muchas veces está mal enfocado y que el machismo también puede tener como víctimas a los propios hombres, por lo que la superación de esta lacra social debería hacerse en forma conjunta entre hombres y mujeres y no enfrentando unas contra otros, ya que los dos tienen mucho para ganar en este terreno.  Lo que voy a abordar en el post de hoy son aquellas versiones en las que me parece que las posiciones feministas no son de recibo, incluida algunas de las provenientes de los grupos más radicalizados. Algunas de ellas son tan disparatadas que terminan siendo perjudiciales para las justas reivindicaciones de las mujeres, ya que les terminan restando seriedad. Y por supuesto, también le dan argumento a los machistas para que éstos se reafirmen en sus prejuicios. La expresión  “feminazis” que se ha puesto tan de moda últimamente trata de describir a muchos de estos grupos radicalizados e intolerantes.

Algunos argumentos a favor del aborto

Antes que nada quiero dejarlo claro. No me opongo a la legalización del aborto. No he firmado por la derogación de esta ley y pienso que ésta refleja la realidad de una práctica que tradicionalmente ha estado muy Lee el resto de esta entrada

MACHISTAS Y MACHISTOS (SEGUNDA PARTE)

Publicado en

Si bien las mujeres son las principales víctimas del machismo, no es menos cierto, también que los hombres tendrían mucho para beneficiarse de una sociedad más igualitaria. Dejando de lado los casos de violencia y humillación, muchos hombres pueden ser machistas y ser a la vez muy cariñosos y respetuosos con suWhatsApp-Image-2017-03-09-at-13.47.0[1]s parejas. Muchos de ellos (y de ellas) tal vez ni siquiera sean conscientes de la carga discriminatoria que conllevan algunos de sus actos, porque hay siglos y siglos de discriminación detrás que  han ido moldeando sus comportamientos. Y es por eso que uno de los grandes errores de muchos movimientos feministas es el de no integrar a los hombres a sus programas de reivindicaciones y trabajar conjuntamente. En cambio prefieren hacerlo en una lógica de enfrentamiento y crispación. Como si hombre y mujer pertenecieran a grupos enemigos y no se necesitaran mutuamente como es en verdad. Las formas más sutiles de dominación en el hogar solo podrán combatirse cuando la pareja en su conjunto tome conciencia de la situación y encare esta problemática conjuntamente, no partiendo del presupuesto de que el hombre es malo.  Las estructuras de poder que se generan dentro de una familia son mucho más complicadas como para reducirlas al esquema hombre dominador-mujer dominada, que  tal vez sea la más notoria, pero no la única. También “desde la cocina” se pueden ejercer cuotas de poder y muchas veces lo que ocurre dentro de una pareja es una lucha por ver quién domina a quién y no por mantener relaciones igualitarias. A vía de ejemplo, todos sabemos perfectamente que los celos enfermizos y castradores que ven  cualquier relacionamiento de la pareja con alguien del otro sexo como traición no son patrimonio de los hombres, y que muchas veces este tipo de comportamientos son parte de la lucha de poderes que hay dentro de una relación.

Veamos algunos ejemplos en los cuales los hombres también pueden ser víctimas de este estado de cosas y todo lo que tendrían para ganar con la “abolición” del machismo: Lee el resto de esta entrada

MACHISTAS Y MACHISTOS (PRIMERA PARTE)

Publicado en

 

Hace unos días se celebró el Día Internacional de la Mujer. Dicha celebración ha estado acompañada por una especie de agitación de los grupos feministas que se han hecho notar fuertemente. La mayoría de ellos han puesto su énfasis en reclamaciones justas, pero hay algunos otros grupos extremos que se han pasado de rosca con algunas propuestas un tanto delirantes. Al mismo tiempo también ha habido un cierto contraataque “masculinista”, que en muchos casos intenta refutar las posiciones feministas más extremas, pero que en algunos otros también se pasa para el otro lado . Eso indica que algo no anda bien en la forma en la cual se encara este tema en la sociedad y se corre el riesgo de que – debido a estos grupos extremos – todas las reivindicaciones justas y razonables de las mujeres queden caricaturizadas en una identificación banal con lo más extremo. Por otro lado también la presión que ejercen estos grupos muchas veces llevan a que se busquen aprobar leyes o a adoptar actitudes que en el mejor de los casos son estériles y en el peor inconvenientes.

A vía de ejemplo, dentro de las primeras está la ley de femicidio o feminicidio que considera como delito muy especialmente agravado el asesinato de una persona por ser mujer. Usando un poco de sentido común

Lee el resto de esta entrada